Como hacer trufas de marihuana, recetas

En nuestro post de hoy te enseñaremos a hacer unas deliciosas trufas de marihuana. Las trufas de chocolate son un dulce muy parecido a un bombón

En nuestro post de hoy te enseñaremos a hacer unas deliciosas trufas de marihuana. Las trufas de chocolate son un dulce muy parecido a un bombón, pero que se elaboran con chocolate negro, mantequilla, azúcar glaseado, yema de huevo y en ocasiones también nata. Como se puede intuir, su nombre hace referencia al hongo que se desarrolla bajo tierra, una delicatessen culinaria muy usada en la alta cocina para dar sabor a determinados platos.

Como ya es habitual en nuestro blog, adaptamos todo tipo de recetas para añadirle marihuana. En este caso, este dulce es ideal para sorprender a tus amigos en reuniones, pero también para darse un placer cualquier día y una alternativa a los típicos bizcochos o galletas cannábicas.

INGREDIENTES PARA TRUFAS DE MARIHUANA

  • 150 gramos de chocolate negro para postres
  • 100 ml de nata líquida
  • 250 gramos de magdalenas o bizcocho
  • 10 gramos de cannabis
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 poco de licor (Brandy o ron, por ejemplo)

ELABORACIÓN

Empezamos como siempre integrando el cannabis en uno de los ingredientes grasos, en este caso lo integraremos a la nata y no a la mantequilla. Hacer una nata cannábica no es más complicado que hacer una leche cannábica. Para ello ponemos en un cazo la nata y el cannabis triturado a fuego suave. Dejamos que se infusione durante unos 30 minutos sin parar de remover y a una temperatura de 115-120º.

Así conseguiremos que los cannabinoides se disuelvan en la nata y el THC se descarboxile correctamente. Es decir que pase de su estado ácido al neutros y se active su psicoactividad. Pasado este tiempo retiramos del fuego. Con un colador muy fino o un filtro de café, colamos para retirar la materia vegetal y reservamos. Usaremos la nata cannábica más adelante, pero debe estar fría.

En un cuenco desharemos las magdalenas hasta conseguir unas finas migas. No conviene que se escape alguna miga gruesa, pues sobre todo afectaría a la textura de nuestras trufas de marihuana. Y de momento reservamos también mientras seguimos con la elaboración.

LA MANTEQUILLA Y EL CHOCOLATE

En otro cazo añadimos la mantequilla y ponemos a fuego suave hasta que se derrita. Para evitar que la mantequilla se queme por un descuido, algo que perjudicaría al sabor de las trufas, puedes añadir unas gotas de aceite de oliva. Tardará muy poco tiempo en fundirse, conviene remover continuamente hasta que esté completamente líquida.

Y rápidamente comenzaremos a fundir el chocolate para no dar tiempo a que la mantequilla se solidifique. Podemos hacerlo en un cuenco en el microondas, con intervalos de no más de 15-20 segundos, removiendo entre medias pues el propio calor del recipiente nos ayudará. También podemos hacerlo al baño maría, apenas llevará unos minutos.

Cuando el chocolate se haya fundido, añadimos las magdalenas desmigadas, la nata cannábica, el licor y la mantequilla que todavía debe estar líquida o con textura de pomada. Con la ayuda de las manos, de una cuchara o una lengua pastelera, amasamos muy bien hasta conseguir que todos los ingredientes de las trufas de marihuana se integren y formen una masa homogénea.

TERMINANDO LA RECETA

Esta masa la taparemos con un papel film trasparente en el mismo recipiente que hayamos usado. Así evitaremos que se forme una costra exterior. Y metemos en la nevera para que adquiera consistencia y sea más fácil de trabajar posteriormente. Unos 30-40 minutos suele ser suficiente, aunque dependerá siempre de la temperatura de la nata cannábica y la mantequilla en el paso anterior.

Pasado ese tiempo, sacamos de la nevera y retiramos el film transparente. Tan sólo quedará hacer pequeñas bolas del mismo tamaño con la ayuda de las manos. Para terminar, podemos pasar cada una de las trufas cannábicas por cacao, coco rayado o fideos de chocolate para darles un acabado diferente. Aunque es totalmente opcional, ayudará a que no se peguen entre ellas y no se derritan tan fácilmente en nuestras manos al comerlas.

Una dosis de 0,5 gramos de marihuana ingerida ya proporciona unos efectos notables, siempre dependiendo del hábito de consumo de cada uno. Así que haz al menos 20 trufas de marihuana para que cada una tenga esos 0,5 gramos. Las conservaremos en la nevera y en un recipiente con tapa, donde se podrán conservar en buen estado durante al menos dos semanas.

  • Más Artículos
    Puerto_Rico
    Firmas de cannabis piden participación en Puerto Rico
    >