¿Cómo se hace el hachís al hielo o Ice-O-Lator?

Son fechas de cosecha para el cultivador de cannabis de exterior. Y serán muchos los que opten por "procesar" los cogollos...

Son fechas de cosecha para el cultivador de cannabis de exterior. Y serán muchos los que opten por “procesar” los cogollos buscando derivados como puedan ser el hachís tanto en seco como con hielo, Rosin, BHO o cualquiera de las muchas variantes. Finalmente el resultado será disfrutar de la maravilla de los tricomas de la planta, sea en un cogollo o en un concentrado. Hoy os vamos a hablar del hachís extraído con agua y hielo, también conocido como Ice-O-Lator.

Para conocer su origen debemos remontarlos a finales del siglo XX, cuando el gran conocedor del cannabis Robert Connell Clarke, en su libro HASHISH! publicaba “El secreto de Sadu Sam”. Sadu Sam es propietario de Pollinator, fabricante holandés que dio a conocer las mallas de extracción Ice-O-Lator. El secreto de este tipo de extracción se basa en la física. Por un lado los tricomas del cannabis tiene una base oleosa. Y por otro, la masa vegetal tiene una base acuosa.

Ésto hace que sea fácil su la separación de los tricomas de la masa vegetal en agua, ya que el peso de éstos hará que se hundan mientras la materia vegetal flota. Para ello se debe tener en cuenta que con la calor los tricomas se ablandan y crean una masa pegajosa imposible de trabajar. Es por ello que se usa el hielo, ya que hace que se endurezcan y se desprendan con gran facilidad. Si a ello le sumamos una ayuda manual o mecánica que agite la mezcla, prácticamente se conseguirá extraer todos los tricomas.

Las primeras mallas de extracciones con hielo no tardaron en perfeccionarse y desde hace ya muchos años apenas han sufrido variación. Ahora se pueden encontrar juegos de mallas en diferentes tamaños y son bastante simples: todas cuentan con un fondo de nylon con diferente micraje, lo que permite que los tricomas queden retenidos en cada una de las mallas según su tamaño.

Se puede trabajar con una sola malla, aunque lo mínimo deberían ser dos. También es necesario un cubo, en donde se introducirán las mallas. La primera malla que se introduce en el cubo siempre es la de menor micraje y la última la de mayor micraje, que suele ser de 220 micras. A continuación se añade agua, hielo y los cogollos o restos de manicura. Conviene que éstos hayan estado en el congelados 1-2 horas antes de realizar la extracción, ya que ayudará a que los tricomas se endurezcan y desprendan más fácilmente.

Cuando la hierba se agita dentro de las mallas, todos los tricomas se soltarán de la materia vegetal y se hundirán llegando hasta las mallas. La primera malla que se encontrarán será la de 220 micras, que retendrá las impurezas y materia vegetal, pero dejará pasar todos los tricomas. Y en todas las siguientes, quedarán retenidos los tricomas por su tamaño de mayor a menor. Es decir que en la segunda malla después de la de 220 micras, se quedarán los tricomas más grandes, mientras que los de menor tamaño se irán seleccionando en las siguientes.

Cuando terminemos, retiraremos las mallas una a una, comprobando como en su fondo se encuentra una buena cantidad de polvo dorado. Tan sólo queda escurrirlo y ponerlo a secar antes de poder trabajarlo. El resultado es un hachís único, también conocido como bubble hash por su efecto burbujeante cuando es expuesto a una llama.

  • Más Artículos
    El prensado del hachís, ¿por qué y cómo se hace?
    >