¿Cómo se sabe que una planta de cannabis entra en floración?

Entramos en la cuenta atrás para el inicio de floración. El día 21 de junio se produjo el solsticio de verano, que es el día con mayor duración de horas de luz.

Entramos en la cuenta atrás para el inicio de floración. El día 21 de junio se produjo el solsticio de verano, que es el día con mayor duración de horas de luz. Desde ese día, las noches se hacen cada vez más largas. Las plantas de cannabis van recibiendo esta reducción de horas de sol como la señal de que deben florecer antes de la llegada del descenso de temperaturas y lluvias típicas del otoño.

El cambio de crecimiento a floración no se produce inmediatamente. Esta disminución de horas de luz es de apenas un par de minutos diarios, por lo que las plantas continuarán creciendo unas 2-3 semanas más. A partir de mediados de julio, ya las noches son los suficientemente largas como para obligar a que las plantas comiencen la nueva fase de floración.

Lo habitual es que antes de que termine el mes de julio, las plantas ya muestren claros indicios de floración. Siempre hay excepciones, y son principalmente las sativas puras e híbridos con gran dominancia sativa las que se suelen retrasar algunos días e incluso algunas semanas más. Así que durante todo este tiempo, las plantas entrarán en una fase de transición o lo que solemos llamar prefloración.

Durante este período podemos ir viendo algunas señales que indican que la planta pronto entrará en floración. Éstas suelen dar un fuerte estirón en un último intento de ganar tamaño para producir más cantidad de cogollos. En interior ésto llega a ser más exagerado que en exterior, aunque también es apreciable. Quien a estas alturas tenga alguna planta pequeña, podrá comprobar como crecerá todo lo que no ha crecido hasta ahora.

Las plantas que todavía no hayan sexado, se verán obligado a hacerlo. Cuando se cultivan semillas regulares, será cuando se deba estar más pendiente para identificar y eliminar los posibles machos que vayan sexando. Siempre debemos buscar las preflores en los nudos superiores de la planta. Las hembras tienen preflores en forma de gota de cuyo extremo salen dos pelillos blancos. Las preflores de los machos son más redondas y están sujetas por un rabito.

Otro de los signos de que la planta está entrando en floración es lo que se conoce con el nombre de “cerrado de puntas”. Todos las nuevas hojas de los brotes comenzarán a cerrarse como envolviendo y protegiendo el propio brote, cuando hasta entonces tendían a abrirse.

Para terminar, también podemos comprobar que las nuevas hojas que nacen van reduciendo el número de peciolos o puntas. Sucede lo contrario de una planta de semilla cuando nace. Podemos ver que tras los cotiledones, las primeras hojas en brotar son de tan sólo un peciolo o punta. Las siguientes serán de tres, y las siguientes de cinco, aumentando hasta que todas cuentan con las mismas puntas.

Más Artículos
Planificando el próximo cultivo exterior para que nada falle
>