¿Confundido con todos los tipos de semillas que hay?

Cuando alguien por primera vez decide iniciarse en el mundo del autocultivo de cannabis, lo normal es que se sorprenda con la cantidad de semillas que hay

semillas-que-hay
Macfoto Semillas de cáñamo

Cuando alguien por primera vez decide iniciarse en el mundo del autocultivo de cannabis, lo normal es que se sorprenda con la cantidad de semillas que hay. No llega a ser fácil la elección entre cientos y cientos de variedades. Y en muchas ocasiones una mala elección puede suponer desde problemas a lo largo del cultivo, a una cosecha que nos deja insatisfechos bien sea por su sabor, efectos… En nuestro post de hoy te daremos algunas recomendaciones para acertar a la hora de comprar semillas, siempre teniendo en cuenta que los gustos llegan a ser muy personales.

REGULAR Y FEMINIZADA

Las semillas regulares o estándar son las que ofrecen tanto plantas masculinas como femeninas. Las feminizadas ofrecen plantas hembra en el 99% de los casos. Hasta la aparición de las feminizadas tan sólo existían regulares, por lo que no era necesaria ningún tipo de distinción.

Cuando se cultivan semillas regulares, aproximadamente el 30-40% serán machos. Ésto en cierto modo es un inconveniente, ya que pasaremos semanas cuidando una planta que finalmente puede terminar en la basura de ser un macho. Además, nos dejará un hueco en el cultivo.

Es algo común que muchos cultivadores dispongan tan sólo del espacio para cultivar una o dos plantas. Si una resulta ser macho, será una gran pérdida. Pero si se da el caso de que lo sean las dos, la pérdida será total y puede que irreemplazable dependiendo de las fechas.

Pero en cambio, las semillas regulares tienden a ser más estables, más vigorosas y muchos cultivadores incluso aseguran que más potentes. Un dato a tener en cuenta, es que prácticamente todos los llamados “clones elite” proceden de semillas regulares (Critical Bilbo, Amnesia Cordobesa, Black Domina “La Barraca”…).

FOTODEPENDIENTES O AUTOFLORECIENTES

El cannabis es una especie que sus ciclos se rigen por la duración de las noches. Cuando las noches tienen más de 12 horas de duración, las plantas crecen. Y cuando tienen menos de 12 horas, las plantas florecen. Pero por otro lado existe una subespecie, la ruderalis, que florece independientemente de las horas de oscuridad que recibe.

Las ruderalis en sí no tienen más interés que ese gen que las hace florecer pasadas unas 3-4 semanas desde la germinación. Al cruzar una ruderalis con una variedad fotodependiente durante al menos dos generaciones, se obtienen las semillas autoflorecientes al fijarse el gen en la descendencia.

Lo común en bancos de semillas y grow-shops, es ver la clasificación de semillas por feminizadas, regulares y autoflorecientes. Regulares y feminizadas se refieren a semillas fotodependientes, pero por otro lado las autoflorecientes pueden ser también tanto feminizadas como regulares.

Las autoflorecientes se pueden cultivar en cualquier época del año en la que se disponga de una temperatura media y al menos 5-6 horas de sol directo. Son rápidas, ya que algunas se cosechan en ta sólo 8 semanas tras la germinación. Pero en general son plantas que no alcanzan gran altura, su producción es acorde a su tamaño, y sus efectos menos intensos que el de las fotodependientes.

Las semillas fotodependientes son de temporada. Se siembran en primavera y crecen hasta aproximadamente mediados de verano. La floración se extiende mínimo durante los meses de agosto, septiembre y siguientes. Las variedades más rápidas se cosecharán en septiembre, mientras otras pueden irse hasta noviembre o diciembre.

INDICA, SATIVA E HÍBRIDOS

Las variedades índicas proceden de zonas subtropicales del planeta, especialmente de Afganistán, Pakistán y Norte de la India. Son plantas de floración rápida, fáciles de cultivar en interior, estructura compacta, hoja ancha, baja estatura y gran producción. Son además variedades de cogollos muy resinosos y compactos, tradicionalmente usadas en sus países de origen para la elaboración de hachís. Los efectos son corporales, relajantes y calmantes.

Las variedades sativas proceden de las zonas tropicales como Mexico, Colombia, Jamaica, Tailandia o el Sur de la India. Son plantas de floración muy larga (en ocasiones 4 meses), altas, complicadas en interior debido a su tamaño, generalmente muy ramificadas, de hoja estrecha y menor producción en comparación con su tamaño. Sus cogollos suelen ser aireados y menos resinosos que los de las índicas. Sus efectos son energizantes, eufóricos, creativos y alegres.

Los híbridos son el resultado de combinar dos variedades diferentes. Puede ser un híbrido índica/sativa, con dominancia sativa, con dominancia índica… y dentro de la dominancia índica o sativa, con mayor o menor grado. Los híbridos pretenden ofrecer lo mejor de los dos mundos; el tamaño de una sativa y la producción de una índica, unos efectos más equilibrados, rapidez de floración, etc.

En cuanto a las ruderalis, no las volvemos a nombrar pues ya hemos comentado que carecen de todo tipo de interés. Hoy en día muchas autoflorecientes tan sólo poseen un 5% de ruderalis, mientras el 95% restantes puede ser aportado por una índica, una sativa o un híbrido. Así que una sativa autofloreciente tendrá un período de floración más largo que una autofloreciente índica, sus efectos serán eufóricos, su tamaño mayor, etc.

Más Artículos
semillas-que-hay
Aprende a conservar tus mejores genéticas hasta la próxima temporada
>