Consejos para evitar que los hongos ataquen un cultivo interior

Los hongos en cultivos de cannabis llegan a ser muy comunes. Tan sólo es necesario que se den las condiciones apropiadas

Los hongos en cultivos de cannabis llegan a ser muy comunes. Tan sólo es necesario que se den las condiciones apropiadas, para que en cuestión de días tengamos las plantas afectadas. En el mejor de los casos, tan sólo sufriremos alguna pérdida de alguna hoja o cogollo. En el peor de los casos, podremos perder plantas e incluso la cosecha.

HONGOS MÁS COMUNES EN CULTIVOS DE INTERIOR

Botrytis: es un hongo que parasita flores, hojas y tallos tiernos a los que mata. Puede sobrevivir en materia vegetal viva o muerta, por lo que sus esporas siempre están en el ambiente. Genera podredumbre blanda, observando primero una marchitez en la zona afectada de colores grisáceos y aspecto de polvo o pelusilla en estado avanzado.

Oídio: se manifiesta como un polvillo de color blanco/grisáceo sobre las hojas. Si pasamos el dedo lo eliminaremos, pero en poco tiempo aparecerá. Las pequeñas manchas iniciales se harán haciendo más grandes, extendiéndose a tallos y flores más tarde.

Negrilla: es un hongo no parásito que se manifiesta como un polvo negro y seco sobre el haz de las hojas y los tallos. Aunque en principio es un hongo que el mayor daño que causa es estético, puede limitar la fotosíntesis al mermarse la entrada de luz y aire en las hojas. El causante es siempre la melaza que excretan algunas algunas plagas como el pulgón, la mosca blanca o la cochinilla.

Fusarium: es posiblemente el hongo más temido durante el cultivo, ya que en sólo unas horas una planta aparentemente sana, nos la encontremos muerta. Puede afectar a toda la planta o a sólo una zona, siendo típica la muerte total de una rama o varias ramas mientras el resto de la planta presenta un buen aspecto.

CONSEJOS PARE EVITARLOS EN INTERIOR

Las condiciones ambientales que se dan en un cultivo interior son sin duda uno de los factores más influyentes en la aparición de hongos en un cultivo. Temperatura media/alta, humedad alta y poca ventilación, son caldo de cultivo de hongos.

Con un termogrómetro en el interior del armario podremos conocer la temperatura y humedad. Y ajustando los rangos de funcionamiento del sistema de extracción de aire, podremos dentro de lo que cabe mantener unas condiciones apropiadas. Decimos apropiadas, ya que para condiciones óptimas generalmente se debe recurrir a humificador o deshumidificador, y calefacción o aire acondicionado/climatizador.

Algo realmente eficaz y económico para evitar padecer hongos en un interior, es contar con un ventilador funcionando las 24 horas del día. Su precio no es mucho, el consumo no demasiado excesivo, y como decimos su eficacia es bastante alta. Ésto evitará que las esporas de los hongos consigan desarrollarse en hojas o cogollos.

Además, determinadas variedades son más sensibles a padecer hongos, especialmente en floración las de cogollos muy compactos y voluminosos. En este caso, el ventilador interior ayudará en gran medida a evitarlos, pero también realizar alguna poda o reducir la densidad de plantas para conseguir flores más pequeños y numerosos.

El uso de preventivos en climas donde las condiciones son las más favorables para la aparición de hongos debería ser fundamental. Productos naturales como la cola de caballo, la ortiga o el neem se pueden aplicar regularmente y sin peligro durante el crecimiento y la floración.

En caso de que pese a todos nuestros esfuerzos algún hongo se instala en el cultivo y una vez identificado, procederemos a usar un fungicida específico con el fin de minimizar las pérdidas. Algunos productos son eficaces contra la botrytis, pero no contra el oídio. Otros eficaces contra el oídio no lo son contra otros hongos, etc.

Una vez finalicemos un cultivo que haya sido atacado por algún hongo, es muy importante desinfectar bien todo el armario antes de comenzar uno nuevo. Podremos usar desde lejía, hasta algún fungicida o incluso azufre mediante un quemador con el fin de eliminar cualquier espora.

Más Artículos
Cannabis
El aporte de CO2 en el cultivo de cannabis en interior
>