Consejos para superar un análisis, drogotest o test de orina

Los análisis de orina buscando el consumo de estupefacientes son bastante comunes en determinadas circunstancias. En ellos se buscan los metabolitos de una sustancia en concreto. El consumidor de cannabis teme que en estos análisis se detecte THC-COOH, un metabolito secundario del THC.

El THC-COOH se forma por parte de las enzimas hepáticas mediante oxidación del metabolito THC-OH, a su vez el metabolito más activo del THC. Tiene un tiempo de vida en el cuerpo de medio de medio a largo. Pueden ser varios días o varias semanas en consumidores habituales. En cambio el THC-OH tiene una vida mucho más corta.

Los test de cannabis más selectivos son capaces de diferenciar entre THC-OH y THC-COOH, lo que ayuda a determinar la fecha de consumo. Si tan sólo se detecta THC-COOH el consumo ha sido hace algún tiempo. En este caso se deduce que la persona no está bajo los efectos del cannabis.

Pero en cambio si se detecta tanto THC-OC como THC-COOH, el consumo ha sido reciente e incluso la persona puede estar todavía bajo los efectos. Pero muchos análisis a los que un consumidor se ve sometido, buscan el simple consumo, indiferentemente de la fecha de la última vez.

Los análisis de orina tanto pueden ser con previo aviso, o por sorpresa. En un caso puede que tengamos el suficiente tiempo para intentar eliminar el metabolito THC-COOH de nuestro organismo. En el otro desgraciadamente poco se puede hacer, sólo intentar probar a la desesperada con las opciones que os damos.

La vida del THC-COOH decae un 50% cada 7 días. Ésto significa que desde la última vez que se ha consumido, en una semana habremos eliminado el 50%, en dos semanas el 75%, en tres semanas prácticamente el 90%, y en cuatro semanas los niveles serían indetectables, ya que el corte del positivo se suele establecer en 50ng / ML.

El peso corporal es importante

Pero todo ésto también depende de factores como el peso de la persona, frecuencia de consumo, alimentación, ejercicio realizado… Un consumidor regular puede llegar a presentar niveles de THC-COOH considerables hasta los dos meses después del último consumo, mientras un consumidor esporádico puede dar negativo en dos semanas. No existe ninguna fórmula matemática para ésto.

El THC al ser liposoluble, se almacena en los tejidos adiposos, es decir en la grasa corporal. De ahí se comienzan a liberar sus metabolitos en el torrente sanguíneo a un ritmo continuo y lento. Y a la hora de pasar un test lo que nos interesa es que la liberación sea más rápida. O no.

La solución es quemar esas grasas. Y nada mejor que a base de ejercicio aeróbico, es decir que nos haga sudar. No interesa ni pasear calmadamente, ni hacer pesas. Siempre sera mejor correr, hacer fitness, nadar o rodar en bici. Pero por otro lado, nos encontramos que tan rápido se liberará el THC-COOH, que sus niveles en orina aumentan en un corto período de tiempo.

Análisis a corto o largo lazo

Así que por un lado es interesante con un análisis que se tenga programado y queden al menos 3 semanas por delante. Pero no es una buena opción para análisis programados a muy corto plazo, pues es más que probable que los niveles detectables de cannabis sean mayores de lo que realmente son.

Relacionado con lo anterior, una alimentación sana también ayuda a eliminar grasas. Lógicamente se debe reducir la ingesta de todo tipo de grasas. Menos leche entera y derivados, carne de cerdo, aperitivos y bollería. Y más frutas, verduras y pescados. Si no tenemos la fuerza de voluntad para hacer ésto, es que realmente poco nos importa que el análisis salga positivo.

Otra opción son los limpiadores de toxinas, algunos muy efectivos siempre y cuando se sigan las pautas que indica el fabricante. Y ésto no ocurre en la mayoría de los casos. Éstos productos ayudan a limpiar el organismo y su efectividad también depende de lo que pongamos de nuestra parte.

Lo que no suele funcionar, es intentar hacer trampas como diluir la orina con un poco de agua para que baje la concentración de metabolitos. Se corre el riesgo de que detecten también una baja concentración de creatina o un pH muy alto o muy bajo. En este caso tanto pueden dar la prueba por nula, como por positivo por manipulación.

El agua es importante

También se puede beber una gran cantidad de agua en las horas anteriores a un análisis, lo que reducirá igualmente la concentración de THC-COOH. Pero también nos obligará a orinar con gran frecuencia, la orina tendrá poco color y los niveles de creatina serán muy bajos. Como en el caso anterior, es posible que la den o nula o positiva.

En cambio, dos sustancias fáciles de encontrar como vitamina B y creatina, harán que por un lado la orina tenga un color amarillento normal, y por otro que los niveles de creatina sean más naturales y creíbles. En muchas tiendas de alimentación saludable se pueden encontrar.

La orina sintética es un buen recurso, aunque en ocasiones no es sencillo de usar. Sobretodo en análisis donde alguien observa. En los análisis son 100% efectivos. Incluso algunos fabricantes ofrecen diferentes niveles de creatina y pH, ya que ninguna persona mantiene siempre los mismos niveles. En análisis muy continuados tampoco funcionaría usar una orina sintética que siempre tuviere los mismos valores.

Más Artículos
Papel de fumar, imprescindible compañero del cannabis
>