Control biológico de plagas: los principales depredadores

Cuando se trata de combatir plagas, nada resulta de menos impacto medioambiental que la lucha biológica o el control biológico.

PLagas

Cuando se trata de combatir plagas, nada resulta de menos impacto medioambiental que la lucha biológica o el control biológico. Como toda plaga tiene un depredador, podremos de una manera natural y sobretodo eficaz, prácticamente cualquier tipo de insecto perjudicial en nuestro cultivo. En nuestro post de hoy te hablamos de los principales depredadores para plagas que se pueden usar en cultivos de cannabis y que podrás encontrar en tiendas especializadas.

Swirskii: es un pequeño ácaro de unos 0, 5mm de longitud, de color cremoso y forma aperada. Se alimenta de mosca blanca, así como de huevos y pequeñas larvas de trips, araña blanca, araña roja y huevos de lepidópteros. Aunque no es el caso en un cultivo de cannabis, se pueden introducir en cualquier momento de la floración ya que también se alimenta de polen, siendo muy versátil en otro tipo de cultivos. En cultivos de cannabis, siempre se deben introducir cuando haya una plaga, de lo contrario morirán de hambre o se irán en busca de alimento.

Phytoseiulus Permisilis: es un ácaro depredador exclusivo de la araña roja. Una vez introducido en el cultivo, realiza un excelente control de esta plaga tan extendida y otros ácaros de la misma familia (Tetranychus urticae). Es capaz de succionar hasta 5 arañas, o 20 huevos o larvas al día. Gracias a su gran capacidad depredadora eliminar cualquier plaga de araña roja por extendida que esté. No conviene usar con humedad relativa demasiado baja ya que podría morir.

Amblyseicus Californicus: es un ácaro fitoseido de forma aperada y de color anaranjado. Es un depredador de otros ácaros, sobre todo de la araña roja. Se alimenta sobre todo de sus huevos y de los estadios inmaduros, impidiendo que la gran mayoría lleguen a la madurez. Es una especie típica de las regiones de clima mediterráneo de Europa, y América. En España por ejemplo, suelen aparecer en cultivos hortícolas por la costa mediterránea y Andalucía buscando alimento. También es eficaz contra microácaros como Panonichus ulmi o Tarsoemus latus.

Encarsia Formosa: se trata de una avispa parasitaria de la mosca blanca. Las pequeñas hembras, de apenas poco más de medio cm de longitud, son de color negro con el abdomen amarillo. Cada hembra pone entre 50 y 100 huevos, cada uno en el interior de una ninfa de mosca blanca. La larva se desarrolla dentro de la ninfa durante unas dos semanas, para a continuación realizar la metamorfosis. 10 días después, emerge de él una avispilla. En comparación con las hembras, los machos de este insecto son muy escasos, por lo que prácticamente todas las avispillas que nazcan serán hembras dispuestas a reproducirse y parasitar más y más mosca blanca.

Eretmocerus: es otra avispilla parasitaria también eficaz contra varias especies de moscas blancas. Es originario del área meridional del desierto de California y de Arizona en Estados Unidos. Los adultos de esta avispilla miden aproximadamente 1 mm de longitud. Las hembras ponen los huevos entre las ninfas de las moscas blancas y la superficie de las hojas donde se encuentran, para emerger aproximadamente a los cuatro días una larva que se desarrolla como un parasitoide interno que desprende enzimas digestivas y para digerir las partes semilíquidas del insecto parasitado. La hembra adulta puede vivir entre 6 y 12 días a 27 °C y poner entre tres y cinco huevos por día.

Chrysoperla o crisopa: es un insecto alado que se encuentra en muchas partes de América, Europa y Asia. Los adultos se alimentan tanto de néctar y polen, como de la melaza que excretan los pulgones. Lo interesante en el control biológico de plagas son sus larvas, grandes depredadores activos que se alimentan principalmente de pulgón, aunque también en su dieta entran otros pequeños insectos. Los huevos de crisopa son ovales y se fijan individualmente a los vegetales con un largo hilo. Las larvas poseen un par de grandes mandíbulas en forma de pinza con las que apresan a sus víctimas, inyectando enzimas dentro su cuerpo que disuelve sus órganos internos para absorberlos posteriormente.

Aphipar: se trata de otra avispa parasitoide, en este caso eficaz contra el pulgón. Las hembras adultas ponen sus huevos en los pulgones. Pasados unos días, emerge la larva que provocan el hinchazón y endurecimiento del pulgón, que termina convirtiéndose en una momia coriácea de un color gris/marrón. Unas dos semanas después, una avispa adulta parásita hace un orificio en la parte posterior del pulgón momificado, por el que emerge lista para reproducirse y parasitar más pulgones.

Orius Laevigatus: es una especie de hemíptero heteróptero muy empleado para luchar contra plagas dada su versatilidad. Aunque su dieta preferida son los trips, también se puede alimentar de mosca blanca, araña roja y pulgones. En condiciones favorables puede vivir entre 3-4 semanas, comiendo hasta 20 trips cada día. Además las hembras realizan las puestas de huevos en la planta que frecuenta, por lo que en unos días comenzarán a multiplicarse. Dos o tres individuos de este depredador por m2 de cultivo, eliminan rápidamente muchas plagas.

Steinernema Feltiae: se trata de un nematodo que una vez introducido en el suelo, busca larvas de esciaridae o mosca del sustrato. Una vez las encuentran, se introducen en su interior por el orificio anal y perforas la pared intestinal, provocando la muerte de la larva. Seguirán alimentándose y reproduciéndose en el cadáver de la larva hasta que ésta se desintegra completamente. La combinación de este nematodo con el ácaro Hypoaspis Miles es bastante común para eliminar en pocos días hasta la plaga más severa de mosca del sustrato.

Hypoaspis Miles: es un ácaro que vive en la parte superficial del suelo, a una profundidad de entre 1 y 4 mm. Su dieta se compone principalmente de mosca del sustrato y pupas de trips, aunque también de otros organismos nocivos del sustrato. En combinación con el anterior, como comentamos, ofrece una altísima efectividad contra la molesta mosca del sustrato. Mientras los nematodos puede ocupar todo el sustrato disponible, este ácaro terminará con los insectos más superficiales.

Diglyphus Isaea: se trata de otra avispa parasitoide, especializada en parasitar larvas de minador de la hoja. La hembra explora las hojas con su gran capacidad de búsqueda de sus antenas hasta encontrar una larva adecuada para ser parasitada. Una vez localizada y realiza la puesta de un huevo junto a ella en el interior de la galería. Cuando los huevos de la avispilla eclosionan, las larvas comienzan a alimentarse de la larva del minador. Finalmente se produce la metamorfosis y la avispilla sale del interior de la hoja.

Mas sobre plagas aquí

Más Artículos
madres_cultivadoras
¿Es ya tarde para comenzar un cultivo en exterior?
>