Crema casera de cannabis CBD para el acné

El acné es una enfermedad muy extendida que especialmente afecta a personas entre los 12 y los 24 años, siendo la enfermedad más común en este rango de edades.

acné

El acné es una enfermedad muy extendida que especialmente afecta a personas entre los 12 y los 24 años, siendo la enfermedad más común en este rango de edades. También puede afectar a personas de cualquier edad. Aproximadamente el 85% de los jóvenes parece acné, y en algunos casos se llega a mantener durante toda la vida.

El acné es un trastorno de la piel que sucede cuando los folículos pilosos se obstruyen con grasa y células cutáneas muertas. Pero también puede ser provocado por una infección bacteriana, por un exceso de actividad de hormonas andrógenas o un exceso de grasa. A menudo, ésto ocasiona la aparición de espinillas, puntos negros o granos. Suelen aparecer en la cara, la frente, pecho, parte superior de la espalda y hombros.

Según su gravedad, el acné puede causar angustia emocional al ser un trastorno muy antiestético. Si no se sigue ningún tratamiento, en ocasiones puede dejar cicatrices en la piel. Así que cuanto antes se tomen medidas, menor será el riesgo de padecer futuros problemas. En nuestro post de hoy te enseñamos a hacer una crema antiacné con cannabis.

Hace unos años la revista médica Journal of Clinical Investigation publicó un artículo de investigación sobre el CBD y el acné. Por un lado normaliza la formación metabólica de grasas producida por agentes “pro-acné”, suprime la proliferación de células cutáneas, evita la producción de citocinas proinflamatorias y tiene un gran potencial antibacteriano.

Además, las semillas de cáñamo están llenas de antioxidantes, son ricas en ácidos grasos omega y ácido linoleico (sobre el 50% del aporte diario recomendado). Los niveles bajos de ácido linoleico se relacionan con brotes de acné, ya que el está implicado directamente en la síntesis de lípidos sebáceos. Además niveles bajos de ácido linoleico son un factor de riesgo para aparición de espinillas y aumentan el deterioro de la función de barrera epidérmica.

INGREDIENTES

  • 100 ml de aceite se semillas de cáñamo
  • 40 gramos de cannabis con alto contenido en CBD
  • 15 gramos de cera de abeja
  • 20 gramos de manteca de cacao
  • 5 ml de aceite de germen de trigo
  • 2-3 gotas de aceite esencial de vainilla o lavanda
  • 30-40 ml de agua destilada

PREPARACIÓN

Comenzamos descarboxilando el cannabis. La temperatura ideal para la descarboxilación del CBD ronda los 140º. El tiempo, unos 60 minutos. Así que en una bandeja de horno ponemos los cogollos y la introducimos en el horno, removiendo a la media un poco la hierba.

La crema la haremos al baño maría y a una temperatura relativamente baja. Es conveniente el uso de un termómetro para no exceder los 65º. En una olla grande añadimos dos dedos de agua, la ponemos a fuego bajo y en su interior ponemos otra olla de menor tamaño.

En primer lugar añadimos la cera de abeja y dejamos que se derrita. A continuación añadimos la manteca de cacao, el aceite de semillas de cáñamo, el aceite de germen de trigo (posee un gran contenido en vitamina E, un potente antioxidante), el aceite esencial, y el cannabis triturado y descaboxilado.

Deja que emulsione durante unos 40 minutos. Usando un colador retira la materia vegetal. Puedes ayudarte de un cucharón para prensar la hierba sobre el colador y exprimir al máximo el líquido que pueda contener. Vuelve a poner la mezcla colada a fuego suave, simplemente para que no enfríe.

Para que a crema tenga una buena textura homogénea y emulsione bien, el secreto es añadir en el último momento el agua y que ambas estén a la misma temperatura. Así que pon en un cazo el agua a calentar y controla la temperatura de agua y la preparación anterior. Recuerda trabajar por debajo de 65º.

Añade poco a poco el agua mientras bates la mezcla con una batidora a velocidad baja y de manera continua hasta conseguir una textura de pomada. Podrás necesitar más o menos cantidad de agua, así que siempre añádela lentamente para no excederte y que quede una crema muy líquida.

Terminamos pasando la crema a pequeños envases. Los más interesantes son los estériles de vidrio que se pueden adquirir en algunas farmacias. Incluso lo típicos de plástico que se emplean para los análisis de orina son una buena opción. Usar agua destilada en lugar de agua del grifo, hará que la crema se conserve por más tiempo.

Aquí puedes encontrar más sobré acné y CBD

Más Artículos
Nuevo estudio: evidencia del “potencial de CBN en terapia contra el cáncer”.
>