Cuáles son las predicciones para el cannabis en 2019

El hemisferio sur del planeta tierra tiene las tijeras en la mano. Terminó el tiempo de las reflexiones, con la mirada en lontananza, posada en cientos de copas verdes. La cosecha es un hecho y, para muchos, es momento de analizar lo que se viene en uno de los mercados con mejor perspectiva del mundo.

Así, los especialistas destacan cinco grandes predicciones para 2019. A saber:

1. Las grandes farmacéuticas entran a la industria

Las pérdidas finalmente llegaron a las grandes corporaciones de alcohol y tabaco que decidieron emparchar sus bolsillos asociándose con empresas de cannabis o empezando sus propias incursiones en la industria. Altria, los fabricantes de Marlboro, invirtieron 1.800 millones de dólares al grupo Cronos. Constellation Brands, productores de Corona y de decenas de otras marcas, pusieron casi 4.000 millones de dólares en Canopy Growth para apostarle a las bebidas infusionadas con cannabis. Y en una estrategia totalmente diferente, Heineken desarrolló su propia bebida infusionada, Hi-Fi Hops.

A partir de ahora veremos a empresas farmacéuticas haciendo inversiones estratégicas conforme la población sigue envejeciendo y aumenta la demanda de productos de CBD (cannabidiol).

En Estados Unidos, el CBD es legal en 31 estados, yes esperable que las compañías farmacéuticas empiecen a acercarse cada vez más a las empresas de cannabis, buscando alianzas estratégicas. A esto se suma el hecho de que un reporte reciente de la industria mostró que hay un mercado de 50.000 millones de dólares anuales para los fármacos con CBD.

Novartis, la cuarta farmacéutica más grande en Estados Unidos, lideró el camino en 2018 asociándose con el productor Tilray para desarrollar y vender nuevos productos para su división Sandoz. GW también tuvo su momento cuando la FDA aprobó Epidiolex, una medicina con CBD utilizada para el tratamiento de ataques. Esto legitima no sólo a los productores de cannabis.  También a los fabricantes de medicamentos que están esperando para traer al mercado la primera medicina con cannabidiol.

2. Comienza la era de las microdosis

Liarse un king size y echar humo desde la ventana del auto es historia. Las últimas tendencias de consumo de cannabis indican que es cada día más creciente el número de personas que apuestan por bajas dosis de THC. Esta práctica permite a los consumidores experimentar los beneficios del cannabis sin los efectos psicoactivos que podrían interferir con sus rutinas diarias.

Las micro dosis habían sido más populares entre los consumidores de mayor edad, pero también es un buen punto de entrada para los nuevos usuarios y para los que quieren pasarse a un estilo de vida que incorpore el uso regular de cannabis. Considerando que cada vez hay más consumidores en cada categoría enfocados en la salud y el bienestar, las empresas han empezado a respaldar los productos con cannabis que promuevan la moderación y el uso responsable.

Las dosis con niveles de THC entre el 8 y el 12% se consideran una categoría de gran valor. Mentas, chocolates, miel y té son las principales ofertas. También las tinturas, otra área de gran crecimiento porque permite administrar en pequeñas gotas. 

3. CBD y cannabis, asuntos separados 

Este es el año en el que la CBD se distanciará de su hermana la marihuana. Esto es gracias a la ley que quitó a los productos derivados del cáñamo de la lista de narcóticos y a que el cáñamo crece rápido, no necesita mucha agua y puede plantarse en cercanía. Es el sueño de cualquier agricultor. Según un reporte de 2017, ese año en Estados Unidos sólo se sembraron 10,000 hectáreas de cáñamo en todo el país. Sería el equivalente a un parque de Disney. Y de eso, el 70% fue utilizado para hacer aceite de CBD. 

4. El comercio interestatal está en un buen momento

El gobierno federal de Estados Unidos prohíbe el comercio de productos de cannabis entre estados, por su clasificación como narcóticos. Pero en Oregón algo está pasando.

La sobre producción que tuvieron en 2018 hizo que los precios de la marihuana cayeran en un 40%, mientras que hay un exceso de demanda en otros estados en las que el uso recreativo y medicinal ya es legal.

La Alianza de Cannabis Artesanal de Oregón está promoviendo un plan que se propuso originalmente en 2017, que les permitiría llevar productos de cannabis entre estados en los que su uso sea legal, tras haber pasado pruebas específicas, y con reglas sobre el empaque y etiquetado de los mismos, así como regulaciones interestatales.

La ley original no pasó, pero la Alianza cree que la capacidad de producción del estado, combinada con la creciente popularidad de la planta, brinda una razón para que se haga una segunda revisión por parte de los legisladores estatales. Este paso podría abrir el camino para dar paso al comercio interestatal. Y una vez que los legisladores federales simplifiquen las regulaciones.

Para adelantarse, dos senadores de Oregón ya pidieron a la DEA en enero que modernice “las regulaciones anticuadas”. Y que prohíben que alimentos con CBD crucen las fronteras estatales. 

5. Las compañías públicas están creciendo

Después de las febriles ofertas públicas de venta y de las predicciones optimistas, una racha de débiles ganancias provenientes de los líderes del mercado que se movieron pronto a finales de 2018, hizo que todos voltearan a ver dónde está la oportunidad en el mercado.

Inversionistas institucionales como Goldman Sachs y JP Morgan aconsejando a las empresas que inviertan en cannabis marca la entrada de los adultos a este juego, señalando el crecimiento de la industria. Por su parte, las empresas de cannabis tendrán que hacer estimaciones y tener un desempeño sólido, lo que implica escalar el negocio para satisfacer la demanda, manteniendo sus gastos bajo control. Ese ha sido un gran problema para las empresas que están perdiendo dinero conforme ganan licencias para sus negocios.

Veremos si esto, y todo lo anterior, se cumple en 2019.

Por Rama

Más Artículos
Usuarios mexicanos esperan con ansias su hierba legal
>