Cuba prohibe gorros y remeras con hojas de marihuana

El prohibicionismo encuentra en Cuba sus ribetes más ridículos. Ahora, y según informa 14 y Medio, el Gobierno endurece aún más su política sobre el consumo del cannabis

El prohibicionismo encuentra en Cuba sus ribetes más ridículos. Ahora, y según informa 14 y Medio, el Gobierno endurece aún más su política sobre el consumo del cannabis

El decreto considera que llevar artículos con símbolos que aludan a la marihuana supone “incitación”, “estímulo” o “propaganda” de su consumo.

Las gorras, carteras, accesorios y pañuelos con la hoja de marihuana, que en los últimos años se han hecho muy populares en Cuba, podrán acarrear a quienes los porten una penalización legal.

Un decreto emitido por el Gobierno en julio en la Gaceta Oficial endurece a partir de ahora la política sobre la marihuana.

Para la nueva legislación no importa que la planta se presente en paquetes comerciales, con fines terapéuticos o por prescripción médica. Pues quedan terminantemente prohibidas la tenencia, importación y transporte de la sustancia.

Y no solo eso, sino que también será delito cualquier tipo de publicación o de “objetos” que aludan a la planta.

El mero hecho de tener una revista con ilustraciones y artículos que promuevan el uso de lo que en el habla popular se llama maría, ya es considerado un delito.

Prohibido

Así mismo, lo será también cualquier material audiovisual que cuestione su penalización y muestre el lado terapéutico o presuntamente medicinal de su consumo.

Esto podría afectar, incluso, al paquete, que con frecuencia tiene documentales sobre el tema.

El texto considera que los productos que no contienen “en sí los principios activos de la droga o sustancia”, pero que sí los representan o hacen alusión a ella, suponen “incitación”, “estímulo” o “propaganda”, y que son “nocivos para la salud humana”.

La Resolución 23/2020 emitida por el Ministerio de Salud Pública establece una estricta política en cuanto al uso de la marihuana y cualquier producto derivado de la planta de cannabis.

Justo cuando muchos países avanzan en la creación de leyes de apertura sobre su legalización para usos medicinales y recreativos.

Advierten de que aunque el consumo, posesión y traslado de marihuana y sus derivados comienza a ser una práctica habitual a nivel internacional. Cuba continúa con su política de tolerancia cero.

En este sentido, advierten de que aunque el consumo, posesión y traslado de marihuana y sus derivados comienza a ser una práctica habitual a nivel internacional, Cuba continúa con su política de tolerancia cero ante el fenómeno.

El cultivo, la venta y la posesión de cannabis con fines recreativos es ilegal en Cuba y el Código Penal determina un marco de entre cuatro y 10 años de privación de libertad para el que trafique, adquiera, introduzca o extraiga del territorio nacional marihuana o cualquier otra planta con propiedades similares.

Mas personas implicadas

La directora de Gestión y Control de Riesgos de la Aduana General de la República (AGR), Moraima Rodríguez dijo a prensa oficial; que “aunque en 2019 las cantidades de drogas detectadas han sido menores, han implicado a una mayor cantidad de personas”.

Según Rodríguez, ese año fueron abortados al menos 30 intentos de introducir drogas en la Isla, en su mayoría por vía aérea.

Aseguró, además, que entre las drogas intervenidas predominó la cocaína tanto líquida como sólida; seguida por la marihuana y que se habían elevado los casos de detección de drogas sintéticas como el aceite de cannabis.

A pesar de la estricta penalización, en la Isla hay un amplio consumo de marihuana.

Una parte de ella cultivada en el territorio nacional especialmente en zonas de difícil acceso como montañas y parajes aislados. Pero también proveniente de los recalos que llegan a las costas.

Algunos de estos bultos que arriban son detectados y confiscados por las fuerzas del orden, pero otros terminan en el mercado negro.

En 2013, el conocido músico Robertico Carcassés, aprovechó un concierto en la Tribuna Antiimperialista para pedir elecciones, información y “que liberen a maría”.

Tras las críticas del sector oficial que llovieron sobre el creador, este declaró que quizás se había equivocado “al esperar” que sus palabras “dieran una imagen de tolerancia y evolución del actual Gobierno cubano”.

Más Artículos
Ley de cannabis recreativo, una chance para cambiar el enfoque en Colombia
>