Dos días en Panamá para los expertos del cannabis medicinal

“América Latina juega un papel creciente en la industria del cannabis medicinal, por el bajo costo de su producción en comparación con mercados como Europa y Estados Unidos”, aseguró el activista israelí Saul Kaye, presidente de CannaTech, el evento ya celebrado en Tel Aviv, Londres, Sydney y Hong Kong y que este martes y miércoles dice presente en Panamá.

Se trata de la gran convención anual de la floreciente industria de la marihuana medicinal que acoge a científicos, productores, farmacéuticos, entusiastas e inversores de un mercado que mueve unos 20.000 millones de dólares al año.

La cita es de una gran trascendencia, pero los organizadores se mostraron entusiasmados con el crecimiento del último año. En declaraciones a la prensa que está presente en el mitin cannábico, que se desarrolla en el Casco Viejo de la capital panameña, Kaye señaló que el consumo de marihuana con fines terapéuticos es legal en 10 naciones latinoamericanas, y la demanda global crece rápidamente, lo cual aprovechan empresarios sin prejuicios y con mente abierta ante el potencial de estos productos para la salud, pero también para la economía.

Agrotecnología, negocios y finanzas, regulaciones y descubrimientos científicos en el ámbito de un producto que muchos ven como un opiáceo más, cuyo consumo y comercialización es penado serán los tópicos presentes en las conferencias, durante las 48 horas. 

CannaTech es un evento médico único de su tipo, promueve un enfoque global y el intercambio de experiencia, sobre todo para romper con los tabúes y la mala fama de la marihuana, cuyos beneficios opacan, según Kaye, el costo político al que le temen los gobiernos que recelan de sus potencialidades.

“Con los crecientes costos médicos y farmacéuticos, los gobiernos recurrirán al cannabis medicinal como una mejor alternativa que no solo salva vidas, sino que también ahorra dinero”, explica Kaye, un embajador mundial de los tratamientos con marihuana.

La OMS ya declaró en 2017 sobre el cannabis

El evento recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en 2017 que la marihuana medicinal no debe ser considerada una droga, pues sirve como paliativo para ciertas enfermedades crónicas y pacientes con epilepsia, y no propicia la adicción al tetrahidrocannabinol (THC). Y llega en un contexto de reciente conmoción, tras el pedido de la propia OMS a las Naciones Unidas, de que los copien, y quiten al cannabis del listado de drogas duras, con el objetivo de aliviar penas a los usuarios, fomentar la investigación y flexibilizar el acceso a los tratamientos medicinales a base de esta planta.

Al respecto, Kaye aboga por autorizar el cultivo del cannabis medicinal, apuntalado por una investigación rigurosa y un programa clínico que permita su desarrollo, algo en lo que es abanderado su país, Israel, donde incluso existe una agencia gubernamental dedicada al estudio de los cannabinoides. 

El plantel de oradores es un verdadero ‘dream team’ del cannabis medicinal mundial, en el que destacan Collin Bell, Bibiana Rojas, Mack Lewis, Mauricio Agudelo, Raquel Peyraube, Nirit Bernstein, Henry Muñoz Vallejos, Nicolás Dormal, Nadav Eyal, Jon Ruiz, Diego “Raven” Grooscors, Juan Restrepo, Yona Levy, María Fernanda Arboleda, Matthew Murphy, Reggie Gaudino, Luisa Ospina Medina, Michael Dor, Jhon J. Betancurt, Sandra Carrillo y Ana María Gazmuri, entre otros.

Por Rama

Más Artículos
Australia, un cultivador evita la cárcel por la mala calidad de su cannabis
>