EEUU, cannabis medicinal para los abuelos de Miami

La península de Florida es una suerte de Benidorm estadounidense, o sea, un sitio que está poblado de ancianos o recién retirados. Ese Estado que siempre es noticia en los medios por la llegada de un Huracán y las consiguientes inundaciones que lo castigan, esta semana apareció en los titulares por otro acontecimiento: el gobernador Ron DeSantis finalmente decidió sacar del letargo la ley de cannabis medicinal votada en masa hace más de dos años. Muchos dolores reumáticos tienen las horas contadas en la tierra de Disneyworld.

Hace más de dos años que los votantes de la península de la Florida -un lugar clave en cada elección para presidente en Estados Unidos- dijeron “si” a la marihuana medicinal. En términos estadísticos, la norma estuvo apoyada por tres de cada cuatro personas. Sin embargo, la ley se empantanó en numerosas regulaciones impuestas por la legislatura. 

Con todo, estadísticas de junio pasado dan cuenta de que 91.000 floridanos están comprando semanalmente 56 libras (25 kilos) de marihuana con recetas de 1.400 médicos. Año y medio después de que una enmienda en la constitución estatal legalizara la marihuana medicinal, la industria está por fin dando señales de prosperidad. Este lunes, DeSantis se comprometió a acelerar lo que se ha estancado durante mucho tiempo

Concretamente, el gobernador dijo que es hora de dejar de “arrastrar los pies” en el programa estatal de marihuana medicinal a gran escala.

“Creo que muchos floridanos se han sentido frustrados”, dijo DeSantis, “Queremos asegurarnos de que esto se implemente de manera que la gente que votó por él pueda sentir que es por eso que votaron. Creo que muchos de ellos no se sienten así ahora mismo, así que veremos algunos cambios”.

En medio de todo hubo una gran traba. El ex gobernador Rick Scott había tratado de prohibir a los usuarios de marihuana medicinal el uso de cannabis fumable. El año pasado, la jueza de la Corte de Circuito del Condado de Leon Karen Gievers dictaminó que la prohibición era inconstitucional.

El fallo de 22 páginas confeccionado y firmado por el juez decía que los floridanos “tienen derecho a usar la marihuana medicinal para el tratamiento de sus condiciones médicas debilitantes, según lo recomendado por sus médicos certificados, incluido el uso de marihuana fumable en lugares privados”. DeSantis podrá terminar esa costosa batalla legal al finalizar el proceso de apelaciones.

Florida, paraíso de las personas mayores

La Oficina de Uso de Marihuana Médica de Florida también ha enfrentado desafíos legales relacionados con el proceso de concesión de licencias para los cultivadores y distribuidores de marihuana medicinal. El estado sabe que podría impulsar a gran escala el programa estatal de marihuana medicinal. También sabe que la elevada tasa de ancianos que viven allí aportaría una gran cantidad de beneficiarios, sobre todo, en tratamientos del dolor y artrosis.

El abogado de la Florida Central, John Morgan, quien encabezó y financió la enmienda constitucional, tuiteó este fin de semana sobre una próxima visita a uno de los confidentes más importantes del gobernador, el representante estadounidense Matt Gaetz.

“Air Morgan tiene combustible y está listo para volar. ¡#PotDaddy está ansioso por ver a su republicano favorito, además de a mi esposa! Deje que la gente hable y se escuche. ¡Aquí está, aquí está, aquí!” escribió el abogado colorido apodado PotDaddy.

Por Rama

Más Artículos
EEUU, Nueva Jersey cancela votación para legalizar la marihuana
>