EEUU, Times Square comienza a vestirse de verde

Foto: Youtube

Aquel que haya tenido la oportunidad de visitar Times Square, la famosa esquina neoyorquina de Broadway con la séptima avenida, sabe que desde muchos metros antes de llegar puede advertirse que se trata de una verdadera batalla de luces. Cientos de letreros compiten por la atención de los transeúntes con estallidos de colores y sonidos, al punto que es difícil centrar la atención en uno solo durante mucho tiempo. 

Entre ellos, hay uno que hipnotizó a muchos. Los anuncios de la compañía medicinal NutraFuels en la víspera de Año Nuevo se convirtieron en los primeros en que una compañía de cannabis se presentara en carteles digitales en la famosa intersección. Todo, en un reciente contexto marcado por la prohibición de la cadena CBS de un anuncio de marihuana medicinal durante el Super Bowl.

“Esta campaña publicitaria fue nuestra manera de celebrar la desregulación del cáñamo y crear conciencia de sus beneficios para la salud y el bienestar”, dijo Edgar Ward, presidente y CEO de NutraFuels. 

“Esta campaña fue nuestra forma de celebrar la Ley Agrícola y la desregulación del cáñamo”, dijo la portavoz de NutraFuels, Chloe Sommers.

La mujer se refiere al gran golpe dado por Donald Trump en favor del cáñamo industrial. Hasta 2018, la ley federal clasificó técnicamente todas las partes de la planta de cannabis como marihuana, un narcótico programado. Pero el Proyecto de Ley Agrícola de 2018 protegió al cáñamo, una parte de la planta que contiene menos de 0,3% de tetrahidrocannabinol (THC).

Si bien el gobierno federal hizo la vista gorda a la venta de aceite de cáñamo y CBD, que se puede vender en los 50 estados, las principales compañías de medios no aceptarían un anuncio de un producto aún técnicamente prohibido por ley. Es el mismo razonamiento que llevó a CBS a rechazar un anuncio publicitario para el Super Bowl de Acreage Holdings, que vende marihuana medicinal, con el argumento de que el gobierno todavía considera que la venta del producto es un delito.

Investigación, educación y salud

El debate en torno al cannabis ha generado nuevos planes de estudios, como en la universidad de Trenton de Nueva Jersey o en la Universidad de Nueva York o el nacimiento, hace un par de semanas, del Instituto del Cannabis de la universidad William Paterson, también en Nueva Jersey.

El director de este centro, Rahi Abouk, reconoció a EFE que los acelerados avances regulatorios van muy por delante de los estudios científicos sobre las posibles consecuencias de su legalización.

“No podemos responder a muchas cuestiones, se necesitan al menos cinco años para recoger información nueva y de calidad, seguir a individuos, no es fácil” para determinar si es positivo o negativo el uso de esta droga, sentencia.

Abouk adelanta que será beneficiosa para los trabajadores cercanos a la jubilación, porque podrán alargar su edad laboral gracias a los efectos analgésicos de la marihuana. Sin embargo, advierte de que hay estudios que apuntan a alteraciones en el cerebro en los consumidores menores de 25 años.

Otras voces, como la de, advierten del impacto adverso en la salud.

“Las experiencia en otros estados, en los que las muertes por accidente de tráfico y las visitas a las unidades de emergencia han aumentado significativamente, muestra que legalizar la marihuana recreativa podría tener un impacto negativo en la salud de muchos neoyorquinos”, aseguró la directora ejecutiva de la Asociación de Funcionarios de Salud de los Condados de Nueva York, Sarah Ravenhall, en una columna de opinión en el diario Syracuse el pasado 9 de enero.

 Por Rama
Más Artículos
Formula 1, Sebastian Vettel huele a cannabis en Gran Premio de Estados Unidos
>