El cáñamo, una planta para fabricar aviones, barcos, coches…

Con la planta de cáñamo ya se fabrican desde aviones a barcos pasando por coches, eso si, consumiendo combustibles a base de la misma planta

Foto Porsche

Con la planta de cáñamo ya se fabrican desde aviones a barcos pasando por coches, eso si, consumiendo combustibles a base de la misma planta

El uso de la planta para fabricar aviones ya no es una historia de innovación. De hecho el coche de Henry Ford se fabricó con este material ya hace 80 años. 

El cannabis para uso industrial ya no es un concepto nuevo, y se ha vuelto cada vez más popular en el mercado mundial en los últimos años. Este nuevo cultivo económico tiene amplias perspectivas de mercado no solo en los campos de la medicina, textiles, ropa, fabricación de papel, productos químicos, nuevos materiales de construcción, etc. Hoy, también está entrando en áreas que antes eran inimaginables, como la fabricación aeroespacial y de automóviles.

Coche de cáñamo de Henry Ford que funcionaba con combustible de cáñamo

El primer avión hecho con la planta y alimentado con combustible producido de ella

Con los crecientes requisitos para la protección del medio ambiente y las emisiones de carbono, incluso la industria tradicional de fabricación de aviones ha estado buscando lo último. Ahora ya utiliza los métodos más innovadores para mejorar sus productos, ahorrar costos de producción y ser más respetuosos con el medio ambiente.

Derek Kesek, dueño de la compañía Hempearth

En 2019, la compañía canadiense Hempearth propuso construir el primer avión a base de cáñamo del mundo. Los componentes principales de la aeronave están hechos completamente de materiales de cannabis: asientos, alas, fuselaje de la aeronave e incluso las sillas, etc., y pueden propulsarse con combustible de cáñamo al 100%. La aeronave tiene una envergadura de 11 metros y puede acomodar a un piloto y cuatro pasajeros.

Hempearth fue fundada en 2012. Los productos de la compañía también incluyen tablas de surf hechas de cáñamo 100%, aceites, placas, plástico, el primer teléfono hecho de esta fibra de cáñamo del mundo y varios productos orgánicos.

Tabla surf 100% de cáñamo

Los plásticos tradicionales dañan el medio ambiente, pero las personas no pueden prescindir de la utilidad que ofrecen los plásticos. Encontrar alternativas a los plásticos se ha convertido en un consenso.

El tablero de fibra de cáñamo 100% de la compañía, es un tablero de fibra de densidad media hecho de fibras de la planta de cáñamo. Por lo general, se usa para reemplazar los tableros de madera, de partículas o MDF, y con superficies decorativas especiales con bordes finos y uniformes. El uso de cannabis para fabricar bioplásticos degradables se ha convertido en una posible alternativa a los plásticos.

Productos realizados con plástico de cáñamo

El plástico de cáñamo de Hempearth es un producto de base biológica que contiene 30% de su fibra. Este plástico producido con celulosa extraída de los tallos de estas plantas. Posteriormente se utiliza para completar las cadenas de polímeros y combinarse con catalizadores para acelerar la replicación del polímero. Luego se mezcla con los aditivos y se calienta para que sea más flexible. Después de enfriarse, el resultante plástico de cáñamo generalmente se corta en gránulos y se envía a la planta de fabricación. En las áreas donde se pueden usar plásticos tradicionales, se pueden usar este otro.

Coches y yates de cáñamo más ligeros y rápidos

En 2019, Porsche lanzó el automóvil Cayman GT4 Clubsport, que utiliza fibra de cáñamo como material del cuerpo. El cuerpo y el alerón trasero están hechos de fibra orgánica, principalmente de lino y fibras de cáñamo. Estos materiales son comparables a la fibra de carbono en peso y dureza, lo que puede reducir el peso del cuerpo y mejorar el manejo.

Deportivo que utiliza piezas de cáñamo para su fabricación

Debido a las propiedades materiales del cáñamo, el constructor de barcos compuestos de alta tecnología de Nueva Zelanda, Caliber Boats, produjo la lancha rápida ecológica de cáñamo Earthrace en 2006. La lancha rápida tiene 78 pies de largo y cuesta $ 2.4 millones.

El barco funciona con biocombustibles, grasas animales, soja u otras formas de biodiesel. El casco está protegido por una carcasa de tres capas, con dos motores avanzados en el interior y una velocidad máxima de aproximadamente 74 kilómetros por hora. Incluso si navega en grandes olas, la velocidad no disminuirá.

Lancha rápida ecológica de cáñamo Earthrace
Más Artículos
provincia
Provincia argentina vislumbra proyecto cannábico con meta económica
>