NEWS

El frío, ¿como afecta a nuestras plantas?

9 noviembre, 2020, 8:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

¿Quieres saber cómo afecta el frío a un cultivo de marihuana en exterior? ¿Si es bueno o malo? Cabe destacar sobre todo, que los excesos siempre son malo. Puede ser malo un exceso de frío tanto como un exceso de calor. Pero quizá después de leer nuestro post de hoy te sientas identificado como cultivador. Además conociendo los límites, será muy fácil mejorar la calidad de un cultivo.

frio 2

En Suiza, un cultivador cuenta con dos grandes cultivos. Uno de ellos situado a 800 metros de altura. El otro, situado a 1300 metros de altura. Aunque confiesa que el primero de ellos es el de mayor producción, el situado a más altitud destaca por su gran calidad. Y esto cultivando las mismas genéticas. ¿La razón? Pues sin duda se debe al frío en la fase final del cultivo.

Lo mismo sucede con los cultivos invernales, que consiste en crecer esquejes en interior y sacarlos al exterior en pleno invierno. Las plantas por el cambio brusco del fotoperíodo, comienzan a florecer pasadas pocas semanas. Aún siendo la misma genética que el mismo cultivador pueda cultivar en temporada, la mayoría coincide en la gran calidad de la cosecha de invierno. Aunque los cogollos lógicamente serán más pequeños, son más resinosos y poseen un sabor más puro.

EL FRÍO EN LOS CULTIVOS DE EXTERIOR

Una planta durante la fase de crecimiento invierte toda su energía en la producción de celulosa, es decir en crear una buena masa vegetal. Tanto en sus raíces como en las zonas aéreas. Al comenzar el cultivo a principios de primavera, las plantas tendrán prácticamente de 4 meses de crecimiento para desarrollar una estructura fuerte, con raíces grandes, profundas y con miles de ciliares, que son las raicillas finas y blancas que son con las de mayor poder de asimilación de nutrientes.

Cuando empiece la fase de floración, a partir de mediados de julio. la planta tendrá una estructura consolidada que podrá hacer frente a muchos tipos de estrés, el térmico incluido. Cuando se acerque la fecha de la cosecha y se ve sometida a un frío constante, para la planta será la señal de que su final se acerca. Y será entonces como respuesta y con el fin de atraer polen de una planta masculina, se multiplique la producción de resina. La intención será la de cumplir su función vital, es decir desarrollar semillas para perpetuar la especie.

frio 4

Cuantas más resina produzca la planta, más probabilidades tendrá de atrapar el preciado polen macho. Así que no dudará en hacerlo con verdadera pasión ya que en realidad, no le queda ya nada más que hacer en su vida. Se podrá observar como los cogollos se endurecen por momentos y que las hojas que todavía quedan en buen estado comenzarán a arrugarse, tal y como les pasa a los árboles de hoja caduca. La planta se cubre además de una gruesa y espesa capa de resina.

Pero esto sucede si la planta está ya completamente madura y entra en su fase final. Si esto ocurre antes, sucederá todo lo contrario. Los cogollos que están todavía formándose, no alcanzarán la dureza necesaria. Además veremos como toda la planta declina sin llegar a ser jamás una promesa. Como cualquiera puede comprobar, es muy diferente en uno y en el otro caso. Además de todo esto, el calor tiende a volatilizar los terpenos, mientras que con el frío esto no sucede. El sabor y aromas de una planta cultivada con frío, son mucho más puros e intensos.

CONOCE BIEN TU CLIMA

El frío es bueno para las plantas en las condiciones anteriormente mencionadas. Pero siempre hablamos de frío, no de temperaturas excesivamente bajas, como pueden ser inferiores a los 8-9ºC. Cuando las temperaturas son inferiores, la actividad radicular se ralentiza y la asimilación de nutrientes disminuye. Y por debajo de los 0ºC, toda la sabia de la planta se congela y se paralizan sus funciones vitales y hasta que estas vuelven a estar activas pasa un tiempo que es fatal para la planta.

frio 5

Esto no significa que la planta muera ni mucho menos, siempre hablando de plantas muy formadas. Pero no cabe duda de que es perjudicial. Se han visto plantas sativa de casi gran tamaño cubiertas de nieve a principios de diciembre, y cosechadas dos semanas más tarde sin ningún tipo de problema. Y siempre hablando de plantas cultivadas en tierra madre, ya que en maceta el frío afectará de manera más severa.

Es muy importante conocer el clima de cada uno antes de decirse por determinadas genéticas. Pero una muy buena opción es cultivar índicas tempraneras y de montaña cuando nuestro clima es muy frío a principios del otoño. Estas genéticas ya están preparadas para aguantar las frías noches del final del verano y principio del otoño. O también en situaciones en que las temperaturas diurnas son muy elevadas, pero por las noches bajan tanto que el estrés térmico que sufre la planta es muy difícil de soportar para la mayoría de las variedades existentes.

CONSEJOS ÚTILES

Cuando optemos por cultivar con frío a finales de temporada, cuando calculemos que nos queda una semana para la cosecha, conviene eliminar las hojas principales y casi todas las pequeñas de la planta. Prácticamente sería una manicura una semana antes de cosechar. La planta cuando se ve desprovista de las hojas, fundamentales para realizar la fotosíntesis y continuar así con su proceso biológico normal, se centrará en la producción de resina y tricomas.

Una vez comienzan los días y noches de frío, de debe dejar de regar la planta. La misma helada que cae sobre las hojas, será capaz de  congelar el agua que está bajo el sustrato. Esto puede llevar a la muerte de la planta. Una prolongada sequía junto a una helada no muy severa, proporcionará una cosecha de máxima calidad.

Como hemos visto, la planta soporta bien el frío en las zonas aéreas, pero no tanto el frío en su sistema radicular. Una buena elección es protegerlas con un mantillo de hierba o césped recién cortado, hojarasca, incluso un plástico o saco. El césped u hojas al irse compostando, alcanzará temperaturas muy elevadas. El proceso de compostaje es lento, así que no afectará negativamente a una planta que cosecharemos en poco días. El plástico ayudará a que el sustrato se caliente durante los días más que sin él. Y por las noches tardará más tiempo en enfriarse, manteniendo la temperatura prácticamente hasta el día siguiente.

SECADO Y CURADO

Secar las plantas con frío seco, es la mejor opción posible. Y curarla posteriormente en unas condiciones similares, mejor todavía. El calor acelera el proceso de secado, además de restar psicoactividad al THC. El frío en cambio, siempre que sea seco y no húmedo, aunque se prolongue el secado. Si quieres hacer la prueba, simplemente mete algunos cogollos durante dos meses en una caja de cartón y en un lugar frío. Y compara después con cogollos de la misma planta secos y curados con una temperatura más elevada.

Por lo tanto, cuando vemos que se aproxima una bajada drástica de las temperaturas a primeros de otoño, debemos considerar si las plantas son sativas o índicas, si están ya a punto de ser cosechadas o todavía les quedan semanas. Incluso si es una genética procedente de climas fríos o no. Conociendo las respuestas, optaremos por unas u otras genéticas el año que viene.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular