El hongo Oídio: detección, control y tratamiento

Tal como hicimos con nuestros post dedicados a las principales plagas que afectan al cultivo de cannabis en exterior,

Tal como hicimos con nuestros post dedicados a las principales plagas que afectan al cultivo de cannabis en exterior, éste post y los siguientes los dedicaremos a hablaros de los temidos hongos. El primero que vamos a tratar se trata del oídio, también llamado blanquilla o cenicilla por su apariencia.

¿QUÉ ES EL OÍDIO?

El oídio realmente es el nombre de una enfermedad producida por varios hongos parásitos de la familia de las erisifáceas. Principalmente atacan las partes aéreas de las plantas, tanto hojas como tallos generalmente jóvenes. Los micelios de estos hongos son transportados por el aire, buscando una planta huésped que atacar.

Se desarrolla especialmente bien en climas húmedos y templados. Además es un hongo muy agresivo que incluso una vez tratado, dejará inservibles aquellas zonas donde ha atacado, especialmente las hojas que pierden su capacidad fotosintética .

IDENTIFICACIÓN

El oidio es muy fácil de identificar. El principal signo de su aparición son unas manchas blancas o grísaceas sobre hojas o tallos jóvenes de aspecto harinoso o algodonoso. Ésta está formada por el micelio del hongo y los órganos de reproducción asexual llamados conidios.

A diferencia del mildiu, el Oídio no penetra el tejido vegetal si no que se desarrolla sobre él. Si pasamos el dedo sobre la zona afectada, lograremos eliminarla temporalmente. Con el tiempo volverá a aparecer y si como decimos las condiciones son apropiadas, no tardará en extenderse por toda la planta.

Las temperaturas altas impiden su desarrollo, por lo que en pleno verano es muy complicado que se presente a no ser que la humedad sea muy elevada y la ventilación escasa. No sucede lo mismo con la llegada del otoño y la bajada de temperaturas, que es cuando se dan la mayoría de ataques.

DAÑOS

El oídio destruye tanto las células donde ataca. Esas zonas se vuelven amarillas y terminan secando debido al bloqueo de la fotosíntesis. Cuando los ataques se producen en los cogollos, el hongo es capaz de destruir los cannabinoides. Además el consumo de cogollos infectados es perjudicial para la salud.

Cortar las zonas afectadas no es una solución. Todo lo contrario, la retirada de hojas afectadas debilitará aún más la planta, además de que es probable que en pocos días el oídio ataque a zonas nuevas. Una vez tratado el hongo, las hojas muy dañadas se pueden retirar. Las poco dañadas seguirán cumpliendo su función, aunque más limitada.

CONTROL Y TRATAMIENTO

No es uno de los hongos más difíciles de controlar y tratar. Al no penetrar en el tejido vegetal, con preventivos es fácil evitarse problemas en zonas o climas susceptibles. Tanto los suplementos de calcio como de silicio, fortalecen las paredes celulares y hace que la planta sea menos propensa al contagio.

El uso de Trichoderma Harzarium previene y evita la enfermedad en un elevado porcentaje de casos. Se trata de un hongo antagonista de los hongos patógenos. El propóleo, un producto natural elaborado por las abejas, posee una importante acción antifúngica. La cola de caballo, también se muestra eficaz.

En caso de detectar los primeros ataques, conviene actuar con rapidez. El uso de fungicidas específicos es la mejor opción para erradicar el problema, además de en todo lo posible, mejorar por nuestra parte las condiciones de cultivo para que no se vuelva a presentar.

 

 

Más Artículos
SOG
Las claves para un cultivo en SOG partiendo desde cero
>