Empresarios uruguayos vislumbran un unicornio cannábico

El inusitado avance que la industria del cannabis ha tenido en Uruguay durante la pandemia y 2013 años después de la legalización enciende los entusiasmos.

Santa Fe
Macfoto

El inusitado avance que la industria del cannabis ha tenido en Uruguay durante la pandemia y 2013 años después de la legalización enciende los entusiasmos.

Uno de los ilusionados es Marco Algorta, presidente de la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal en Uruguay, según dijo al portal 180.

“No es descabellado hablar de 1.000 millones de dólares” por exportaciones de cannabis, opina el también empresario.

Este mes el gobierno emitió dos decretos que buscan agilizar el mercado del cannabis medicinal e industrial.

Se habla de que esas exportaciones pueden generar divisas similares a las de la carne.

Marco Algorta dijo que eso “no es descabellado”.

Algorta dijo en el programa No toquen nada que el desarrollo de esta producción dependerá “de la capacidad de industrialización que tengamos, de las inversiones que terminen de afianzarse en Uruguay”.

“Pero no es descabellado hablar de 1.000 millones de dólares que es el número de la carne. Si uno ve los precios internacionales no me parece descabellado”, ratificó.

Dijo que la producción de unos 100 millones de dólares que se ha logrado hasta ahora se ha realizado en 600 hectáreas.

“El terreno utilizado ha sido muy poco”, dijo Algorta.

Si el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca logra el acuerdo que está negociando con la FDA de Estados Unidos, “1.000 millones de dólares no es mucha plata”, agregó.

Respecto a la nueva reglamentación para la industria, Algorta consideró que los decretos dan pistas de por dónde puede venir ese desarrollo industrial en el país.

Primero que el decreto de cáñamo que permite la venta de flores dentro del territorio nacional para los rubros de alimentación y cosmética, por ejemplo.

“En lo que es cannabis medicinal, cuando habla de que se puede vender sin registro es que se vaya generar algún tipo de autorización o certificación más simplificada para que ese producto pueda salir del país para fines medicinales”, señaló.

El objetivo sería que se permita exportar a la industria bajo las leyes de los países compradores.

PALABRA OFICIAL

“Hay que entrar en un círculo virtuoso, donde decimos ‘inviertan que van a saber lo que va a pasar, que se le va a permitir exportar’”. Así lo expresó Daniel Radío, secretario general de la Junta Nacional de Drogas.

“El inversor puede venir a Uruguay a trabajar y a invertir, porque el fruto de su trabajo va a prosperar. Eso lo hizo muy bien el Presidente (Lacalle Pou) y el pro secretario (Rodrigo Ferrés)”

Existen “tres elementos, primero la actitud del Presidente de la República (Lacalle Pou) y del pro secretario Rodrigo Ferrés, que tuvieron un rol protagónico, dieron un mensaje muy claro; hay que ser ‘agentes catalizadores’ y favorecer para que el cultivo y la importación se transforme en una instancia productiva y eventualmente también de exportación”.

“Los decretos que se aprobaron tienen efecto retroactivo, resuelven hasta 2020, pero no resuelven hacia adelante”.

“Ahora hay que pensar en las modificaciones normativas que habrá que llevar hacia adelante, para que esta situación no se vuelva a repetir”.

“La tercera cuestión es que se tiene que favorecer la exportación, el mensaje a los productores y los inversores que sepan que no se los va a dejar tirados, sino al contrario”.

Normativa fija para industria

Consultado sobre si se emitirán nuevos decretos, Radío respondió; “sí, pero de ahora en adelante hay que pensar una normativa que no requiera que cada tres años tengas que hacer un nuevo decreto”.

Sobre si aumentará la producción, el funcionario dijo que “si bien es la voluntad del gobierno, no alcanza con la voluntad, se precisa ingresar en un círculo virtuoso, donde los inversores  sientan que pueden invertir”.

“Estamos en una etapa incipiente, el mercado se puede modificar muchas veces”.

“A pesar de las dificultades que teníamos en torno a este negocio, se movieron más de 100 millones de dólares y seguramente habrá más”.

“En estos días, nos reunimos con una empresa que pretende instalarse en Uruguay para vender servicios a los productores, para evitar la primarización de la producción y que lo que se exporte tenga valor agregado”.

Más Artículos
Universidad Bozok
La Universidad Yozgat Bozok de Turquía especializada en producción de cáñamo
>