LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "consumo adolescente"

consumo adolescente

0 409 vistas

La marihuana tiene menos impacto en los cerebros más jóvenes de lo que se pensaba anteriormente. Un informe reúne datos de muchos estudios previos sobre el uso a largo plazo de la marihuana. Los hallazgos de los científicos brindan conclusiones sobre el impacto del consumo de cannabis entre los adultos jóvenes. Esto es lo que sabemos sobre la influencia de la marihuana en el cerebro en desarrollo.

Un estudio publicado por JAMA Psychiatry contiene datos de 69 estudios previos. Todos estos estudios mostraron un efecto significativo del uso de marihuana en el funcionamiento del cerebro. Según el autor del estudio, Cobb Scott, “este es el primer estudio que se lleva a cabo en adolescentes y adultos jóvenes”.

¿Cómo puede la marihuana afectar las funciones cognitivas? Las personas que se identificaron a sí mismas como usuarias de cannabis a menudo tenían una velocidad de procesamiento más lenta y tenían más dificultades para aprender, memorizar y concentrarse que aquellos que no fumaban cannabis.

El profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Pensilvania, Scott Cobb dijo a CNN : “Básicamente, hemos demostrado que el mayor efecto – alrededor de un tercio de la desviación estándar – se trata de memorizar la nueva información, la memoria y la velocidad de procesamiento de la información. “

La función cognitiva se altera hasta 72 horas

Después de la interrupción del consumo de cannabis durante 72 horas, la diferencia en las funciones cognitivas entre los consumidores regulares de marihuana y los abstemios ya no es discernible. Estos resultados contradicen estudios anteriores, según los cuales es posible mostrar las diferencias entre consumidores frecuentes de marihuana y abstemios después de un período de abstinencia de 72 horas.

Scott plantea la hipótesis: “algunos de los efectos observados en estudios previos pueden deberse a los efectos residuales del cannabis o los efectos de abstinencia de los consumidores regulares de cannabis”. Esto significa que los sujetos en estudios anteriores continuaron siendo influenciados por el cannabis, que distorsionó la evaluación y sus funciones cognitivas.

Estudios previos han demostrado los efectos opuestos

Esta es solo la última de una serie de estudios sobre la influencia del cannabis en las funciones cognitivas. Tres estudios separados muestran que usar marihuana es peligroso para el cerebro en desarrollo.

Un estudio de 2008 publicado en ” Addiction Biology ” relacionó el uso de marihuana durante la adolescencia con un mayor riesgo de trastornos mentales y un impacto negativo en las funciones cognitivas. También se sugirió que el uso de cannabis a una edad temprana podría aumentar las posibilidades de consumir drogas duras y volverse adicto a la marihuana .

En otro estudio de 2012. En comparación con el CI de los usuarios de marihuana y el de los no usuarios de entre 13 a 38 años. Se descubrió que las personas que usaban cannabis siendo adolescentes tenían un cociente intelectual medio más bajo en 8 puntos. Según el NPR, la comunidad científica ignora este estudio porque varios factores clave no se han incluido en él.

Un estudio titulado ‘ Influencia del cannabis en un cerebro maduro ‘ de 2014 también mostró que el uso de cannabis afecta el desarrollo y el funcionamiento del cerebro. Este informe argumenta que el consumo de cannabis tiene un efecto a largo plazo sobre las funciones cognitivas, en particular al alterar el desarrollo de la corteza prefrontal.

Otros articulos científicos no confirman que el consumo de marihuana tenga efectos negativos a largo plazo. La investigación reciente que encontró que el cannabis tiene menos impacto en los cerebros más jóvenes de lo que se pensaba anteriormente no son los únicos estudios que lo indican. Nicholas Jackson de la Universidad de California en Los Ángeles realizó un estudio en el que comparó gemelos, uno de los cuales usaba marihuana y el otro no. El estudio no indicó que el gemelo que usó marihuana tenía un cociente intelectual más bajo.

La influencia de la marihuana en los cerebros en maduración es una de las áreas de investigación de cannabis más estrechamente estudiadas. Sin embargo, no podemos decir con certeza que el consumo de cannabis no cause efectos secundarios a largo plazo. Sin embargo, el tamaño del último metanálisis sugiere que el cannabis tiene menos impacto en los cerebros más jóvenes de lo que se pensaba anteriormente.

0 107 vistas

La promulgación de leyes estatales que regulan el uso y la distribución de cannabis con fines médicos no está asociada con el aumento del consumo de marihuana entre los jóvenes, según una revisión de estudios relevantes publicados online antes de imprimirse en la revista Addiction.

Investigadores de la Universidad de Columbia, la Corporación RAND, la Universidad de California en Davis y la Escuela de Salud Pública de Boston revisaron 11 estudios desarrollados a partir de cuatro encuestas nacionales en curso. Los estudios se publicaron entre los años 1991 y 2014. Ninguno de los estudios identificó cambios significativos en los patrones de uso de los jóvenes que pudieran ser atribuibles a cambios en el estado legal de la marihuana.

Los autores concluyeron: “[Todas] las estimaciones de los cambios previos y posteriores al uso de marihuana durante el mes pasado dentro de los estados de MML (leyes de marihuana medicinal) de estos estudios no fueron significativas. … En resumen, la evidencia actual no respalda la hipótesis de que el paso de MML está asociado con el aumento de la prevalencia del consumo de marihuana entre los adolescentes en los estados que han aprobado dichas leyes “.

Una de las principales autoras del estudio, la Dra. Deborah Hasin, afirmó además en un comunicado de prensa que acompaña : “Por ahora, parece que no hay ninguna base para el argumento de que legalizar la marihuana medicinal ha aumentado el uso de la droga por parte de los adolescentes”.

Los hallazgos son consistentes con los de numerosos estudios previos , incluido un estudio financiado con fondos federales del 2015 y publicado en la revista Lancet Psychiatry que evaluó los patrones de consumo de marihuana de más de un millón de adolescentes en 48 estados. Ese documento concluyó que “las preocupaciones por el aumento del consumo de marihuana son un efecto involuntario de las leyes estatales sobre la marihuana que parecen infundadas “.

Estudios independientes informan que el uso de marihuana por parte de los adolescentes y el acceso al cannabis han disminuido significativamente en la mayor parte de las últimas dos décadas, durante el mismo tiempo en que la mayoría de los estados promulgó programas de acceso a la marihuana medicinal. Los datos de los estados que regulan el uso y la venta de cannabis por parte de adultos tampoco informan sobre ningún repunte asociado en el uso de la juventud o el acceso a la marihuana.

by Paul Armentano, NORML Deputy Director

1 1.516 vistas

Un estudio dotado con financiación de la Unión Europea ha puesto de manifiesto que ofrecer sesiones de terapia cognitivo-conductual a buscadores de sensaciones en la adolescencia puede reducir de manera sustancial el consumo de cannabis entre estos jóvenes.

Algunos de los efectos secundarios más preocupantes del consumo habitual de cannabis son una capacidad de atención reducida, un deterioro de los procesos cognitivos y un mayor riesgo de padecer psicosis. Resulta necesario adoptar medidas de prevención dado que cada vez son más los países que empiezan a plantearse la legalización del cannabis y que, según el Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías, el promedio de europeos entre los quince y los treinta y cuatro años de edad que consumen esta sustancia se eleva hasta el 20 %. Un caso especialmente agudo es el de los adolescentes, ya que su cerebro aún se está desarrollando y para ellos los riesgos citados son mayores.

Con el fin de prevenir y reducir el consumo de cannabis entre los grupos de población en riesgo, unos investigadores de la Universidad de Montreal y del Centro Hospitalario Universitario (CHU) Sainte-Justine —dedicado a la medicina pediátrica— realizaron un experimento en el que participaron 1 038 estudiantes británicos de noveno grado y sus profesores cuyo objetivo último consistía en retrasar la edad a la que estos estudiantes se inician en el consumo de cannabis y en reducir su frecuencia.

                         «Los estudiantes participaron de forma voluntaria en dos sesiones de terapia cognitivo-conductual adaptadas a sus tipos de personalidad específicos. Estas sesiones implicaban el aprendizaje a partir de situaciones reales descritas por otros jóvenes en situación de riesgo y estaban diseñadas para ilustrar la forma en que cada cual gestiona este riesgo. El cannabis no se mencionaba de forma explícita, pero se incorporaba al debate si los propios estudiantes lo sacaban a colación», apunta T. Mahu, el autor principal del estudio, financiado en parte por la Unión Europea al auspicio del proyecto ALICE RAP.

Durante los dos años en que se desarrolló el experimento, los niveles de consumo de esta droga se determinaron gracias a cuestionarios que los participantes rellenaban de forma anónima cada seis meses, así como a un protocolo de evaluación que incluía una serie de procedimientos para filtrar las respuestas de estudiantes que proporcionaban información inexacta. En torno a un 25 % de los adolescentes consumieron cannabis durante los dos años que duró el estudio.

Intervenciones de gran repercusión

                        «Hay indicios de que el programa consiguió retrasar el momento de iniciación y reducir la frecuencia en el consumo de cannabis de la totalidad de los jóvenes que participaron en las intervenciones, aunque los resultados también demostraron de manera rotunda que el programa resultó especialmente efectivo en cuanto a prevenir el consumo entre aquellos más expuestos: los “buscadores de sensaciones”», destacó la Dra. Patricia Conrod, responsable de dirigir el estudio.

Los buscadores de sensaciones conforman una categoría de personas identificada por primera vez por Marvin Zuckerman —de la Universidad de Delaware— como propensas a asumir riesgos, buscar aventuras y nuevas experiencias, lo que les lleva a desechar las inhibiciones y a soportar el aburrimiento a duras penas. Estos rasgos de personalidad los hacen especialmente proclives a dejarse seducir por el cannabis.

En términos generales, se atribuye a la labor de los investigadores una reducción del 33 % en el consumo de cannabis a los seis meses de que tuviera lugar. Esta cifra se eleva hasta el 75 % en el caso de los buscadores de sensaciones. La intervención también derivó en un descenso significativo de la frecuencia tras iniciarse en el consumo.

Los resultados del estudio revelan la importancia de las medidas de prevención, pero también demuestran que los diferentes rasgos de personalidad pueden motivar distintas respuestas frente a tales medidas.

                          «Los estudios venideros deberían centrarse en los factores que motivan el consumo de cannabis entre los jóvenes con otros tipos de personalidades de riesgo de cara a desarrollar programas de intervención que resulten tan efectivos para ellos como éste lo ha sido para los buscadores de sensaciones», asevera Mahu.