LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "contaminantes"

contaminantes

0 1.600 vistas

La marihuana contaminada es una de las consecuencias de la prohibición de la marihuana. Uno de los principales argumentos y más sólido para legalizar la marihuana es el hecho de que nos permitiría controlar la producción en ves de estar en manos de grupos delictivos, y creando un producto regulado, confiable y de alta calidad.

Esta es una gran noticia para cualquier persona que vive en un país donde las ventas de cannabis son legales y están reguladas. Desafortunadamente, la gran mayoría de los usuarios de marihuana en el mundo aún se enfrentan a una prohibición, lo que significa que se compra mucha hierba de fuentes no confiables.

Uno de los mayores problemas de los consumidores de cannabis en el mercado ilícito, aparte de los obvios problemas legales, es la calidad del producto que se compra. En áreas donde las ventas de cannabis siguen siendo ilegales, es difícil no darse cuenta de “marihuana contaminada”.

¿Cómo reconocer la marihuana contaminada?

Es prácticamente imposible reconocer la marihuana contaminada químicamente, a menos que tenga acceso a un laboratorio. Sin embargo, hay algunas formas básicas de probar la marihuana para asegurarse de que la hierba no esté contaminada.

Hay que comenzar observando los cogollos con una lupa y prestando atención a los cristales más grandes, especialmente a lo largo de los tallos, que pueden llegar a ser de azúcar. También tratar de detectar cualquier tiza o textura granulosa causada por la presencia de arena, vidrio o azúcar que puede haberse rociado en la hierba.

También con el grinder se puede moler para obtener polen. A continuación, colocar el polen en una superficie plana y limpia, colocar un vaso sobre él y escuchar el sonido de raspado o agrietamiento. Si se escucha uno de estos sonidos, se puede sospechar que es de vidrio o arena.

Marihuana contaminada: cómo reconocerla

Para aumentar el peso de la marihuana, se usan varias sustancias. Por ejemplo, hojas de plantas en polvo, hierbas, grasas, arena, cera, azúcar, lacas para el cabello, Brix, pesticidas y fertilizantes, vidrio, bebidas e incluso refrescos de cola. El ingenio de los vendedores parece ser inagotable, y a ellos no les importa las consecuencias de fumar marihuana contaminada.

A continuación hay algunos consejos generales que pueden ayudar a identificar la marihuana contaminada. La atención debe fijarse en:

-El brillo del porro que chispea como un fuego frío
-Los cogollos secos parecen ser sospechosamente pesados
-El olor químico de cáñamo tostado
-La ceniza es dura y negra, y cuando se comprime se vuelve grasa
-Las partes superiores son demasiado blancas y parecen recubiertas con una sustancia cristalina
-Las flores no se secan después de la exposición al aire
-En el empaque se puede encontrar arena, cristales y sustancias en polvo

Marihuana contaminada por arena

Marihuana contaminada con arena. Sensi Seeds

Al crecer al aire libre, no siempre es posible evitar adherirse a la arena y al suelo. Sin embargo, la marihuana a menudo se contamina deliberadamente con arena o arena de cuarzo, y pequeñas partículas pueden permanecer en el paquete, por ejemplo, en bolsas de plástico.

Si la marihuana está contaminada con arena, es fácil de reconocer. Simplemente mordiendo la parte superior y si sientes un tiroteo agudo entre los dientes, entonces se sabe que algo está raro sucede.

Con la inhalación de arena de cuarzo, existe el riesgo de neumoconiosis, que es una enfermedad pulmonar grave que causa inflamación y cicatrices en forma de cambios nodulares en los lóbulos superiores de los pulmones.

Marihuana contaminada con azúcar

Marihuana contaminada con azúcar. Sensi Seeds

El cannabis, que sabe más dulce de lo normal, puede empaparse de azúcar. Las pruebas estándar de glucosa, disponibles en farmacias como pequeñas tiras de papel, pueden dar resultados rápidos y confiables en términos de concentración de carbohidratos.

El azúcar es una forma común de aumentar el peso de la marihuana, porque es barata y fácil de usar: el azúcar se disuelve en agua hirviendo, que después se rocía en las plantas. El agua se evapora dejando una capa pegajosa, y la marihuana queda contaminada. Cuando se usa azúcar blanco, los brotes pueden tener una apariencia muy pálida; el azúcar moreno también se usa porque parece más cercana al color de los pistilos de la flor ya maduros.

Brix para aumentar el peso de la marihuana

Brix solo es para aumentar el peso de la marihuana. Brix es un líquido compuesto por azúcar, material sintético líquido y hormonas, en el que las flores de cáñamo se sumergen después de la cosecha y luego se suspenden y secan. A primera vista, la marihuana contaminada con Brix es difícil de distinguir de la parte superior pura. Sin embargo, arde muy mal y deja duras cenizas.

Brix contiene plásticos líquidos y pertenece a las ceras sintéticas, como el betún para zapatos. El efecto de fumar marihuana contaminada con Brix puede ser tos irritante, flema y dificultad para respirar, y cuando se fuma, se libera cannabis contaminado, sustancias carcinogénicas y mutagénicas.

Contaminación de cannabis con laca para el cabello

Marihuana contaminada con laca para el cabello. Sensi Seeds

La laca es altamente inflamable, lo que expone a los consumidores a quemar e inhalar esta mezcla de polímeros industriales, el alcohol y muchos otros ingredientes son altamente nocivos para la salud.

Las partes contaminadas con laca para el cabello se vuelven duras y compactas. El cáñamo indio empapado en laca para el cabello es difícil de distinguir como el que está contaminado con Brix y, por lo tanto, a menudo se confunde. La marihuana rociada con laca para el cabello produce un penetrante sabor químico y un olor inusual a perfume, y la quema de solventes contenidos en la laca para el cabello es cancerígena.

Foto: Sensi Seeds

Entre las flores o cogollos de cannabis nos podemos encontrar con la presencia de contaminantes que pueden dañar nuestra salud. Por eso, es muy importante saber de la procedencia y asegurarse de una mínima calidad. Aquí os dejamos cuatro de esos conatminantes que desgraciadamente aparecen mas a menudo de los que nos gustaría.

Bacterias

Un estudio reciente de muestras de 20 dispensarios de cannabis en el norte de California mostró la presencia de bacterias Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae y Acinetobacter baumannii en los cogollos estudiados. Estas bacterias causan infecciones graves en el tracto gastrointestinal y respiratorio. Además, presentan un riesgo particular para los pacientes inmunocomprometidos que usan marihuana como analgésico.

Hongos

Por lo general, los productores de marihuana están más preocupados por probar sus muestras en busca de potencia en lugar de la contaminación. En algunas de las muestras analizadas, los laboratorios detectaron la presencia de Cryptococcus, Mucor y Aspergillus. Estos hongos producen productos de desecho muy tóxicos, las llamadas aflatoxinas, que tienen un efecto perjudicial sobre el sistema nervioso central. Estos hongos fueron detectados en marihuana perteneciente a pacientes que sufrieron infecciones pulmonares.

Moho

El crecimiento del moho es un fenómeno natural y al mismo tiempo preocupante. Cuando ocurre en grandes cantidades, puede provocar complicaciones de salud en el sistema respiratorio. Los resultados recientes de pruebas de laboratorio llevadas a cabo en muestras tomadas de dispensarios en Arizona mostraron contaminación de moho en las muestras analizadas. Aunque no existe un acuerdo específico entre los científicos sobre cuánto moho se consideraba una amenaza, estos hallazgos se han relacionado con casos de neumonía en pacientes con marihuana. El moho puede formarse en la última etapa de floración cuando la habitación está demasiado húmeda.

Metales pesados

Los metales como el arsénico, el cadmio, el mercurio y el plomo no son buenos para nuestra salud. La presencia de metales pesados en el cannabis puede ocurrir incluso en las explotaciones más higiénicas que producen de acuerdo con las mejores prácticas para el cultivo, ya que estos no se originan a partir de los materiales utilizados para el cultivo, sino en el suelo, el agua y el aire.

Aunque una pequeña cantidad de estos metales está presente en la mayoría de muestras de cannabis, hay una creciente preocupación sobre un posible aumento de la presencia de metales pesados ​​acumulados cuanto más tierra cultivable comienza a ser utilizada para cultivar cannabis y sin antes extraer los metales pesados de la tierra.

Aquí más información sobre contaminantes del cannabis

1 1.194 vistas

El cannabis atacado por hongos puede ser una fuente de problemas serios. El British Medical Journal describió el caso de una mujer cuya marihuana medicinal estaba infectada con hongos. Una paciente de 48 años que usaba marihuana para fines médicos, que fumaba hasta seis porros al día, sufría mareos, fatiga, no recordaba su nombre y se comportaba agresivamente.

Después de algunas semanas de prueba, los médicos encontraron al paciente con infección por coccidioidomicosis (fiebre de San Joaquín o fiebre del Valle) e indicaron que era el cannabis la fuente de infección, contenía un hongo llamado coccidioidomicosis.

En algunas regiones de California, la coccidioidomicosis  esta en el suelo. Esta especie de hongo puede causar la coccidioidomicosis humana, comúnmente conocida en Estados Unidos como fiebre de California. Cuando las plantas se cultivan en el suelo donde esta este hongo, las esporas inevitablemente terminan en la planta.

Marihuana medicinal contaminada con pesticidas

Para confirmar sus sospechas, los investigadores tomaron muestras de una dispensario en Bakersfield, donde el paciente compró marihuana medicinal. Más del 90 por ciento de las plantas de cannabis probadas estaban contaminadas con pesticidas, y las plantas de 20 cultivos fueron analizadas para detectar el moho.

En la muchas de las cepas de exteriores, los científicos descubrieron esporas de Coccidioides Immitis (3 de 9 muestras). Los investigadores también encontraron casos de infección por Cryptococcus neofarns. Los cirujanos han descubierto que es posible que las esporas de hongos sobrevivan a las altas temperaturas que ocurren cuando los pacientes fuman la hierba.

Por primera vez, surgen inquietudes sobre el moho y otros contaminantes, pero hasta ahora se ha sospechado que solo las personas con sistemas inmunes debilitados pueden enfermarse mientras fuman marihuana contaminada con hongos. Este es el primer caso documentado de una persona con un sistema inmune intacto infectado por fumar cannabis contaminado con coccidioidomicosis.

“Asegúrese de saber de dónde proviene su marihuana. Recomiendo comprar cepas cultivadas en interiores, y para personas con inmunidad reducida, por ejemplo, infectadas con VIH o sometidas a infecciones, recomiendo evitar fumar marihuana. Por otro lado, los productos comestibles son probablemente más seguros para comer, y los vaporizadores pueden ser una alternativa efectiva al tabaco. “- dijo el autor de la investigación, el Dr. Bryan Sharpiro.

Lucha contra la marihuana contaminada

Muchos estados de los EE. UU. Donde el uso de marihuana con fines médicos es legal requiere un análisis de laboratorio para garantizar que el producto esté libre de contaminantes, incluidos pesticidas, mohos y otros. Este año, como parte de la legalización de la marihuana con fines recreativos, se introdujeron los requisitos de pruebas de laboratorio en California, que no se aplicaron antes de la legalización.

Independientemente de si el país requiere una prueba de laboratorio, la verificación de la pureza de la marihuana es importante para la salud del paciente. Sin embargo, mientras sea ilegal, los usuarios recreativos de todo el mundo usan marihuana de origen desconocido. Una parte importante de ella está contaminada con diversos productos químicos, azúcares y otros productos que aumentan su masa, gracias a la cual los distribuidores ganan más.

El cannabis debe de estar libre de residuos y contaminantes que puedan suponer un grave riesgo para la salud, tanto a corto como a largo plazo. Durante todo el proceso de producción, que va desde el cultivo hasta el envasado, las plantas pueden estar expuestas a varios tipos de contaminantes químicos y microbiológicos que es preciso evitar.

articles-contaminantes-en-cannabis_text_1

Contaminantes químicos. Los metales pesados
Algunos metales pesados que pueden encontrarse en los vegetales cultivados y, en particular, en el Cannabis, son el plomo, el cadmio, el mercurio y el cromo. Estos metales se acumulan en diferentes partes del organismo humano, el cual tarda mucho en eliminarlos. Cuando se alcanzan determinados niveles de estos tóxicos se producen desequilibrios metabólicos que conllevan al envenenamiento. Por ejemplo, la intoxicación por plomo se denomina saturnismo y se caracteriza por una acumulación de este metal en sangre, tejidos blandos y huesos, provocando determinados desordenes fisiológicos y pudiendo llegar a causar la muerte.

No todas las plantas toleran ser cultivadas en altas concentraciones de estos contaminantes. Sin embargo, la planta de cannabis es bastante resistente a ellos. Esta propiedad, sumada a su rápido crecimiento, ha hecho que el cáñamo haya sido estudiado para su uso en fitorremediación. La fitorremediación consiste en cultivar plantas en suelos contaminados de forma que estas absorban los metales pesados y otros contaminantes, produciendo una descontaminación del suelo. El tratamiento posterior de estos vegetales permite la eliminación controlada de los contaminantes. También pueden usarse como materia prima para fabricar determinados productos no destinados a ser consumidos. Se ha demostrado la capacidad de la planta del cannabis en absorber cesio radiactivo.

La acumulación en las plantas de estos metales pesados es debido al cultivo en suelos contaminados, por el uso de aguas contaminadas o por la aplicación de fertilizantes de baja calidad.

Algunos contaminantes químicos no metales. Arsénico, nitratos y nitritos

articles-contaminantes-en-cannabis_text_2
Penicillium. Imagen cedida por Peter Halasz

La contaminación del agua por arsénico es mucho más común de lo que pensamos. De hecho, hay varias zonas de España que presentan aguas contaminadas con arsénico. El caso más reciente es en Galicia, en la que una antigua explotación minera de oro produjo la contaminación de las aguas con arsénico. El oro en estas minas forma parte de la arsenopirita, la cual pulverizan y lavan para aislar el metal preciado. El consumo de arsénico se relaciona con cáncer de piel y otras dolencias. Las plantas absorben de forma natural el arsénico que acumulan en sus tejidos, por lo que es necesario evitar la utilización de aguas subterráneas o pozos de las que desconocemos si existe presencia de este elemento. Los suelos también pueden estar contaminados con arsénico.

Los nitritos son una forma en la que el nitrógeno esta presente en los vegetales. Los cultivos requieren determinadas cantidades de nitrógeno para un correcto crecimiento. Cuando aplicamos abonos con nitrógeno orgánico, este es transformado en el suelo en amonio, nitritos y nitratos en el proceso denominado nitrificación. Una gran parte del nitrógeno que aplicamos a nuestras plantas es absorbido en forma de nitratos, aunque también pueden absorber cantidades importantes de amonio y de nitritos.

Cuando los nitratos entran en nuestro organismo una parte pueden llegar a transformarse en nitritos. La combinación de nitrito con ciertas aminas orgánicas puede dar lugar a nitrosaminas, sustancias con alto poder cancerígeno.

Toxinas biológicas

articles-contaminantes-en-cannabis_text_3
Oídio rosa. Imagen cedida por Truman State University

Dentro de los contaminantes químicos orgánicos nos encontramos con las toxinas de origen biológico, que son aquellas producidas por microorganismos (hongos y bacterias). Algunas bacterias poseen estas toxinas en su membrana celular y se denominan endotoxinas.

En el caso de hongos hablamos de micotoxinas y suelen ser sustancias que son segregadas por estos microorganismos.

Residuos de pesticidas
El cannabis destinado a ser consumido no debería contener residuos de pesticidas. Existe la creencia que respetando el plazo de seguridad que marca el envase del pesticida ya es suficiente y que no va quedar ningún residuo en la planta. Esto no tiene porqué ser cierto.

En los insecticidas químicos siempre aparece una lista de cultivos autorizados en su envase, en la que se especifica aquellos cultivos en los que se puede aplicar el pesticida. El motivo
de que no se pueda aplicar a otros cultivos es debido al límite máximo de residuos. Dependiendo de la especie vegetal que ha sido tratada con el mismo producto insecticida, pueden llegar a presentar una cantidad diferente de residuos en el producto final.

En cannabis, no hay estudios que indiquen cual es la cantidad de residuos que quedan después de haber aplicado determinado insecticida. De esta forma, no sabemos cuanto residuo podemos llegar a ingerir. El plazo de seguridad que aparece en la etiqueta no es de aplicación al cannabis ya que solo es aplicable a los cultivos autorizados que aparecen en la etiqueta.

Contaminantes biológicos

Son aquellos microorganismos (bacterias, hongos y levaduras) que pueden encontrarse en el producto final.

Durante el cultivo, la plantas pueden desarrollar diversos patógenos vegetales principalmente hongos. Sin embargo, estos hongos que únicamente atacan a especies vegetales no suelen ser patógenos de seres humanos, pero su inhalación o la de sus esporas puede provocar graves reacciones alérgicas. Existe una enfermedad denominada cannabinosis que es específica de aquellos que trabajan con fibras de cáñamo y que inhalan las partículas que hay suspendidas en el ambiente. El síntoma principal es una importante insuficiencia respiratoria. Algunos investigadores señalan a los microorganismos que pueden haber presentes en dichas partículas como los responsables de esta enfermedad. Hay algunos patógenos vegetales que producen toxinas como, por ejemplo, el Trichothecium roseum u oidio rosa. Un producto final destinado a ser consumido debería contener la mínima cantidad de restos de estos patógenos vegetales.

En EEUU se realizó un estudio para comprobar que tipos de microorganismos se encontraban en el ambiente de los cultivos de interior de cannabis. Los resultados mostraron que había hasta 100 veces más esporas de hongos del género Penicillium en el ambiente de los cultivos de interior que en el exterior. Este hongo se encuentra principalmente en la tierra y en los sustratos pero sus esporas pueden
ser liberadas fácilmente al ambiente. Aunque algunos hongos de este género son utilizados para la fabricación de quesos, otros producen toxinas que pueden causar graves daños a la salud. También encontraron que la manipulación de la cosecha para el manicurado, secado, etc. provocaba una liberación de esporas que podía llegar a alcanzar una concentración de hasta 500000 esporas por metro cuadrado. Los investigadores del estudio recomiendan el uso de mascarillas durante la manipulación de la cosecha ya que esta elevada concentración de esporas puede provocar reacciones alérgicas e hipersensibilidad a los operarios [1].

articles-contaminantes-en-cannabis_text_4
Escherichia coli

 

Algunos microorganismos contaminantes

Escherichia coli. Se trata de una bacteria que principalmente se encuentra en los intestinos y en las deyecciones de los animales. Aunque hay una gran cantidad de cepas que no son patogénicas, muchas otras pueden causar graves enfermedades y diarreas. También hay cepas que producen toxinas.

Al encontrarse en las deyecciones animales también se encuentra en el estiércol, compost y abono fabricado con ellas. Por lo tanto, una vía de contaminación con esta bacteria es el contacto de la planta con este tipo de abonos, bien sea porque la planta entra en contacto con él cuando lo aplicamos o porque, cuando la cortamos, la depositamos sobre la tierra que ha sido previamente abonada con este tipo de abonos.

También el contacto con deyecciones de animales domésticos como perros, gatos y ratones puede provocar la contaminación. La manipulación del producto con manos que no han sido adecuadamente lavadas también puede ser una vía de contaminación.

Género Salmonella. Al igual que E. coli se trata de enterobacterias que se encuentra en las heces de los animales. Hay varias cepas que causan graves enfermedades en el ser humano. Existen casos de intoxicaciones por Salmonella debida a marihuana contaminada, como ocurrió en 1981 en EEUU cuando se registraron 85 casos de enteritis provocada por Salmonella. De estos 85 casos, el 71% había estado en contacto con marihuana que después de ser analizada dio positivo en Salmonella munchen [2].

Tanto E. coli como Salmonella son bacterias que tienen que llegar al tracto digestivo para causar la infección. Por lo tanto, en el caso de utilizar el cannabis ingerido o en infusión, el riesgo
es inmediato. Para aquellos que la consumen inhalada, el mayor riesgo se encuentra en la manipulación del cannabis contaminado, por ejemplo, cuando desmenuzamos la materia vegetal para elaborar el cigarrillo. En este caso, los dedos quedan impregnados de la bacteria, de forma que si posteriormente tocamos algún alimento o nos llevamos las manos a la boca sin habérnoslas lavado antes, el riesgo de infección es alto.

articles-contaminantes-en-cannabis_text_5
Salmonella

 

Género Aspergillus. Estos hongos son de los más peligrosos que podemos encontrar, no solo por su capacidad de desarrollarse en el interior del organismo sino por la producción de micotoxinas de alto poder cancerígeno denominadas aflatoxinas. Es un hongo que se encuentra en todas partes y sus esporas las estamos respirado continuamente. Esto, en general, no causa ningún tipo de problema, sin embargo, en personas sensibles o con determinadas patologías que

causan un debilitamiento del sistema inmunológico puede causar la enfermedad denominada aspergillosis. Esta enfermedad consiste en que el hongo empieza a crecer en los pulmones y el organismo lo empieza a recubrir de células, provocando una masa denominada aspergiloma que acaba afectando a los órganos. Se han reportado casos de aspergillosis en consumidores de marihuana ya que las esporas son fácilmente inhaladas con cada calada. Este hongo se desarrolla, principalmente, sobre cannabis que contiene un alto grado de humedad o que ha sido almacenado en condiciones elevadas de humedad y calor.