LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "cultivo interior"

cultivo interior

0 1.490 vistas

El cultivo de cannabis ecológico en interior no existe. Quizá a muchos esta afirmación les sorprenda, pero pensemos que todo cultivo en interior requiere de iluminación artificial y una serie de equipos eléctricos y su consumo como todo consumo eléctrico produce CO2. Podremos cultivar con nutrientes orgánicos, pero nunca será un cultivo ecológico.

Expertos han calculado que el 1% del consumo eléctrico de EEUU corresponde a cultivos de marihuana en interior. Ésto equivale a una cifra cercana a los 40.000,000.000 de kW/h. Y éste es el consumo eléctrico anual de un gran país como Nueva Zelanda, para que nos hagamos una idea.

En España el consumo anual ronda los 250.000.000.000 kW/h. Extrapolando los datos de EEUU a España, país con una gran tradición de cultivo en interior, el gasto eléctrico de los cultivadores de cannabis superaría los 1.000.000.000 de kW/h. Se calcula que cada kW/h consumido, produce el mismo CO2 que circular cuatro kilómetros en un coche.

Aproximadamente el gasto de un cultivo estándar en interior, es decir con una iluminación más empleada que es HPS de 600W, con un mes de crecimiento y dos meses de floración tiene un consumo de aproximadamente 750 kW/h. Si lo traducimos, se consumen una media de 2-2,5 kW/h para obtener un gramo de cannabis, lo que es lo mismo a circular unos 8-10 km en coche en cuanto a CO2 producido.

Quizá éste sea el motivo menos habitual por el cual cultivador decide intentar reducir el consumo eléctrico, sino los que normalmente se busca es pagar menos en la factura de la luz, sin que ello vea afectada la relación gramo/w. Sin embargo son datos de pueden hacer pensar a más de uno.

CÓMO AHORRAR EN CONSUMO ELÉCTRICO

Una de las técnicas más empleadas y que no conlleva ningún tipo de inversión, es modificar los fotoperíodos. En la fase de crecimiento se puede optar por reducir las horas de luz, en lugar de usar un fotoperíodo típico 18/6, se podría usar 17/7 o 16/8. Cabe destacar que ésto lógicamente ralentiza un poco el crecimiento, y las plantas tienden a estirarse un poco más. En floración en lugar de 12/12, se podrían aportar 10 o 11 horas de luz.

Otra opción con el fotoperíodo es usar el conocido como Reinhard Delp o también conocido como fotoperíodo 12/1. En la fase de crecimiento se usa un fotoperíodo de 12 horas de luz continuada, 5 horas y media de oscuridad, 1 hora de luz y otras 5 horas y media de oscuridad (12- 5,5 – 1 – 5,5). En floración se puede usar 11/13 o 10/14. Cualquiera de las dos opciones suponen varias decenas de horas de ahorro.

La iluminación supone el mayor gasto de un cultivo. Y aunque hoy en día existen diferentes sistemas de iluminación, todavía las lámparas HPS siguen siendo las más usadas por cultivadores de todo el mundo. Con la llegada de los LEDS hace unos años, fueron muchos los cultivadores que decidieron hacer el cambio. Aunque, un panel LED de igual rendimiento a una lámpara HPS tiene coste que no está al alcance de cualquiera. Y finalmente el consumo no supone el gran ahorro que cualquier pudiera esperar, aunque sí se cuenta con la ventaja del poco calor emitido.

Lámparas LEC

Hace 2-3 años comenzó a asomar con gran interés las lámparas LEC, un híbrido de lámparas de vapor de sodio (HPS) y de halogenuros metálicos (HM). Las grandes ventajas es que consumen menos para superar los rendimientos y por lo tanto emiten menos calor. Duran más. Además producen rayos UV como el sol, lo que incrementa la producción de resina. Y no supone una inversión mucho mayor que un equipo completo de HPS. En unos años veremos como los nuevos estándares de cultivo los marcarán estas lámparas.

Otra de las maneras de ahorrar a la larga, es contando con dos zonas de cultivo. Una zona exclusivamente para floración con un fotoperíodo de 12/12 o menos cantidad de 12 horas de luz. Y otra zona para mantener algunas madres, darle crecimiento a esquejes e incluso crecer plantas desde semilla. Así podremos obtener cosechas cada 2 meses en lugar de los mínimo 3 cuando se parte de semilla. Tan sólo debemos procurar tener los suficientes esquejes o plantas disponibles para pasar a floración en cuanto hayamos cosechado todas o alguna de las plantas.

Esta zona de crecimiento se puede mantener con unas cuantas bombillas de bajo consumo. Las 16-18 horas que estén encendidas, no consumirán más que las 4-6 horas extra que emplearemos en una sola zona de cultivo en la fase de crecimiento. Además de que podremos conseguir hasta 6 cosechas anuales frente a las 4 cosechas usando semillas y un único espacio.

Macfoto

¿Cuales son las ventajas y desventajas del cultivo en interior y en exterior? Trataremos de resumirlas a continuación:

VENTAJAS DEL CULTIVO EXTERIOR

  • El sol es gratis. Las plantas de cannabis crecen más y las producciones son mayores cuando reciben gran cantidad de horas de sol. Y en especial los rayos UVA, lo que ayuda a incrementar la producción de resina y terpenos.
  • Inversión mínima. La mayoría de cultivadores puede hacer un compost a lo largo del año para en temporada de cultivo, invertir lo mínimo posible en abonos. Basta llenar un buen agujero con un compost y las plantas apenas requerirán nada más.
  • Una sola planta nos puede ofrecer cosechas superiores a un quilo e incluso dos de cogollos secos. Ésto es posible gracias al espacio ilimitado para el crecimiento tanto de sus raíces como de la zona aérea.
  • No se requiere un gran espacio. Un simple balcón o terraza permite el cultivo de pequeñas variedades autoflorecientes cuando no se dispone de un huerto, jardín o guerrilla para plantas de mayor tamaño.

DESVENTAJAS DEL CULTIVO EXTERIOR

  • En exterior no se puede cultivar todo el año, tan sólo en los meses que el clima lo permita y que suele ser en los meses de primavera y verano. En zonas próximas al ecuador, se puede cultivar todo el año no obstante.
  • No podremos controlar el clima. Días nublados, lluvias, granizo, frío… salvo que cultivemos en un invernadero, nuestras plantas estarán expuestas a las inclemencias meteorológicas que además siempre pueden llegar en los peores momento.
  • Peligro de robos o denuncias. Los robaplantas son una plaga cada vez más extendida. En 5 minutos pueden hacer desaparecer el trabajo de varios meses. También están los intolerantes a los que les molesta que en tu jardín o balcón tengas una planta.
  • Mayor variedad de plagas. En exterior los ataques que pueden sufrir las plantas son incontables, desde pájaros y conejos, hasta jabalís. Desde araña roja, trips y mosca blanda, a orugas, saltamontes y caracoles.

VENTAJAS DEL CULTIVO INTERIOR

  • Total control del clima. Con las facilidades de hoy en día, podremos mantener una temperatura y humedad óptima y constante, ofrecer gran cantidad de horas de luz de alta intensidad y decidir en qué momento las plantas comienzan la floración con el control del fotoperíodo.
  • Y puestos que tenemos el total control del clima, podremos cultivar durante todo el año ininterrumpidamente. Con la variedad acertada, se pueden conseguir 4 cosechas al año. Si se parte de esquejes, hasta 6 cosechas al año.
  • Cultivos con la máxima discreción. Lo más delatador del cannabis, son los intensos olores en la fase de floración. Con un simple filtro de carbón, ningún vecino por cerca que viva se dará cuenta de nuestra actividad.
  • Menos plagas. Se pueden contar con los dedos de una mano las plagas que afectan a cultivos de interior. Araña roja, mosca blanca, trips, mosca del sustrato y excepcionalmente pulgón.

DESVENTAJAS DEL CULTIVO INTERIOR

  • Gran inversión inicial. Entre iluminación apropiada, ventilación, armario de cultivo, programadores, termohigrómetro… sumarán una importante inversión para poder poner en marcha un cultivo en interior.
  • Alto coste eléctrico. Aunque cada vez se fabrican equipos con un menor consumo eléctrico, desde a extractores a sistemas de iluminación, lo cierto es que la luz cada día está más cara. Aún así, siempre será rentable un autocultivo.
  • Las plagas con más agresivas. Aunque menos variedad, son más complicadas de detectar, tratar y eliminar. Además en un ambiente como el de un armario, templado y con una humedad media, la mayoría se reproduce muy rápidamente.

0 1.091 vistas

Entre los varios problemas que se pueden presentar en un cultivo de cannabis, algunos de ellos son debidos al estrés. Éstos suponen un efecto negativo para las plantas, que pueden ir desde un crecimiento lento a una menor producción. En el peor de los casos, puede hacer que una planta hembra produzca flores masculinas, lo que puede dar lugar a una polinización no deseada y que los cogollos que cosechemos tengan semillas.

PRINCIPALES CAUSAS DE ESTRÉS

Estrés hídrico: es el causado por es exceso o la falta de agua. Poco hay que explicar al respecto, el cannabis es una especie que consume grandes cantidades de agua, pero a la que no le gustan los encharcamientos. Conocer el momento apropiado para regar es algo que con experiencia descubriremos.

Estrés por hipoxia: se debe a la deficiencia de oxígeno en las raíces. Generalmente es producido por un exceso de riego o por un mal drenaje. Las plantas ralentizan su metabolismo y en casos de hipoxia continuada, las hojas tienen a adquirir un color más amarillento.

Estrés por temperatura: los cambios bruscos de temperatura diurna-nocturna, o la exposición de plantas a temperaturas demasiado elevadas o demasiado bajas, es también una causa de estrés. Con temperauras bajas la actividad radicular se detiene. Temperaturas excesivas, puede producir quemaduras.

Estrés por plagas y/o enfermedades: en un acto natural, una planta afectada por una plaga, hongo o enfermedad, volcará todas sus energías tanto en su defensa como en su posterior recuperación. En casos graves, la planta se estresa y relentiza e incluso detiene su desarrollo.

Estrés por exceso o carencia de nutrientes: una mala alimentación hará que la planta sufra las consecuencias, mostrando deficiencias de nutrientes en un caso, y sobrefertilizaciones en el otro. La planta de nuevo empleará sus energías en sobrevivir el mayor tiempo posible, lo que frena su desarrollo.

Estrés por fluctuaciones de pH: para que los nutrientes del suelo estén disponibles, éstos deben estar dentro de un rango de pH que va desde 5.5 a 6.5. Por encima de estos márgenes, la planta muestra dificultad para asimilar determinados nutrientes, lo que también frenará su desarrollo y causará carencias.

Por heridas: cualquier herida causada por una rotura o poda, o un simple daño en los tejidos, lo causará. La planta empleará sus defensas para recuperar el daño, tanto a nivel de cicatrización como de combatir los posibles patógenos. Éste también es un motivo de estrés.

Por contaminación lumínica: se entiende por contaminación lumínica como la interrupción del fotoperíodo oscuro en floración. Es una de las principales causas de que una planta macho desarrolle flores hembra. No estaríamos hablando de plantas hermafroditas, sino de plantas estresadas.

0 1.448 vistas

Las temperaturas en exterior comienzan a descender y el cultivo en interior vuelve a ser de nuevo tema de actualidad. En un post pasado os hablábamos de los pilares básicos del cultivo con luces artificiales, que son la propia iluminación artificial y el aire, además de lógicamente las semillas o esquejes. Hoy dedicaremos este post a las macetas, no menos importantes.

TIPOS DE MACETAS

Empezamos hablando de los tipos de macetas, sus características, ventajas y desventajas.

  • Macetas de plástico redondas: son las más económicas. Si bien en exterior siempre recomendamos macetas de colores claros como el blanco, en interior es indiferente. No existe peligro de que el sol pueda dañar las raíces, y las negras son más económicas aún si cabe que las blancas.
  • Macetas de plástico cuadradas: son las más usadas en interior, además de ser muy cómodas. Al ser cuadradas, se pueden pegar unas a otras sin que queden espacios entre ellas. Igualmente, es indiferente el color por el que se opte.
  • Macetas geotextiles: son macetas biodegradables, fabricadas en tela y disponibles en diferentes colores. Con ellas se produce el llamado “air root pruning” o poda aérea. Las raíces no tienen dificultad para atravesarlas, pero en contacto con el exterior se queman, lo que favorece el desarrollo de raíces secundarias que tienen mayor capacidad de asimilación de nutrientes.
  • Macetas de alveolos: las más conocidas son las del fabricante Aero-Pot. También ofrecen una poda aérea que favorece plantas más compactas y un sistema radicular más potente. Vienen desmontadas en forma de plancha, pero son muy fáciles de montar.

TAMAÑO IDEAL DE LA MACETA EN INTERIOR

El tamaño de las macetas en interior siempre dependerá de la técnica de cultivo. Existe una fórmula que se suele emplear, que es la de unos 100 litros de sustrato por m2 de cultivo. Por ejemplo para un cultivo en SCROG, se pueden optar por unas 5 macetas de 20 litros. Para un cultivo en SOG, se podría optar por unas 36 macetas de 3 litros o 20 macetas de 5 litros. Para un cultivo más convencional, 9 macetas de 11 litros es igualmente una buena cantidad.

Pero también hay que tener en cuenta algunos aspectos. Con macetas demasiado pequeñas, las raíces tendrán un espacio más limitado para su desarrollo y las plantas crecerán menos. Ésto es muy interesante para el cultivo de variedades sativas, ya que tienden a crecer descontrolablemente. Por el contrario, macetas demasiado grandes y en gran cantidad, pueden llegar a ser un desperdicio de sustrato, ya que las plantas en muchos casos no llegan a colonizarlo todo.

También como en exterior debemos siempre usar un drenaje en el fondo de la maceta, lo que finalmente restará volumen al sustrato que se use. Ésto favorecerá la evacuación del exceso de riego evitando encharcamientos. Además permitiremos una mejor oxigenación del sustrato en la zona baja de las macetas, lo que también evitará el riesgo del ataque de hongos de raíz. El agua drenada conviene recogerla en una bandeja de cultivo para que no se quede estancada sobre el suelo del armario.

0 1.831 vistas

Con el verano aún encima, no es un mal momento para comenzar a planificar el cultivo de cannabis en interior. Son muchos los cultivadores que en estos meses se ven obligados a interrumpir su actividad, ya que las altas temperaturas en muchos casos hacen inviable el cultivo con luces artificiales. A no ser que se viva en zonas de temperaturas suaves o se usen sistema de climatización, llega a ser prácticamente imposible llevar un cultivo a buen puerto. Es complicado mantener un interior a una temperatura agradable para las plantas, cuando en exterior se superan ampliamante los 30º. Y a ello le sumamos el calor generado por las lámparas. No es raro que a estas alturas del año, un interior alcance fácilmente los 35-40º.

Así que una vez pasen los meses de agosto y septiembre, sea ya momento de pensar en comenzar o reanudar la actividad en interior. El que lleve más de un cultivo a sus espaldas ya conocerá las exigencias de las plantas en cultivos de interior. Para el que decida cultivar por primera vez, debe hacerlo siempre teniendo en cuenta unos conceptos básicos que te contamos a continuación.

¿QUÉ SE NECESITA PARA CULTIVAR EN INTERIOR?

SEMILLAS O ESQUEJES

Lo básico para cultivar cannabis en interior, es lógicamente cannabis. Semillas o esquejes llega a ser indiferente. Lo único que debemos tener en cuenta, es que sea una variedad que se adapte bien a nuestro armario o zona de cultivo. Las índicas e híbridos índica/sativa siempre serán más manejables que las sativas o híbridos con dominancia sativa, ya que éstas son plantas de enorme crecimiento que harán que en ocasiones un interior se convierta en una selva incontrolable. Además éstas tienen generalmente un período de floración mucho más largo, en ocasiones de hasta 3-4 meses.

Los esquejes cuentan con la ventaja de que podremos conocer su comportamiento antes de siquiera comenzar a cultivarlos. Si conocemos a quien nos los ha cedido, nos podrá contar cuánto crecen, cuánto tiempo tardan en florecer, cuánto producen, a qué saben sus cogollos, qué efectos tienen… además de ser mucho más manejables ya que se pueden pasar a florecer tengan el tamaño que tengan. Las semillas en cambio pueden llegar a ser una lotería, aún siendo de la misma variedad puede que un fenotipo produzca más que otro, tarde más en florecer que otro, sea más potente que otro…

LA ILUMINACIÓN

Lo siguiente, es un sistema de iluminación apropiado. No todas las lámparas son aptas para el cultivo interior, como pueden ser las halógenas. Hoy en día el mercado nos ofrece muchas alternativas, todas ellas efectivas. Desde las clásicas lámparas de vapor de sodio especiales para la fase de floración o de halogenuros metálicos especiales para crecimiento, hasta lámparas de bajo consumo, LED, LEC… En cualquier caso y siendo la iluminación uno de los pilares básicos en el cultivo interior, vale la pena realizar una buena e inteligente inversión, ya que tanto el crecimiento de las plantas como las buenas cosechas dependerán de ellas.

Los LEDS se caracterizan por el bajo calor que emiten, el bajo consumo eléctrico, y su gran duración. Aunque por lo general un buen panel LED es caro y tardará tiempo en amortizarse. Las lámparas de vapor de sodio y halogenuros metálicos son las más económicas y no tardaremos en amortizar su gasto. En contra, tienen un consumo elevado, su vida útil es muy corta (2-3 cultivos antes de que empiecen a perder eficacia) y generan mucho calor. En el medio podríamos situar las nuevas lámparas LEC, similares a las de vapor de sodio y halogenuros. Son más caras, consumen menos y duran mucho más.

LA VENTILACIÓN

El cannabis es una especie que consume grandes cantidades de CO2. Mientras que en el exterior gozan de cantidades de CO2 ilimitadas, en interior lo consumen rápidamente. Es por ello que la ventilación es otro de los pilares básicos del cultivo y debemos garantizarnos una buena renovación de aire. Además se debe evacuar el calor generado por las lámparas de las que ya hemos hablado. Por ello es necesario un extractor, y dependiendo del tamaño del armario o zona de cultivo un intractor, que no deja de ser un extractor que en lugar de extraer el aire, lo introduce.

En espacios pequeños, puede llegar con una simple intracción pasiva, es decir el aire que entra por cualquier ranura. El aire caliente asciende, por lo que el extractor siempre se debe instalar en las zonas altas del armario o zona de cultivo. El intractor, se debe instalar en una zona baja y preferiblemente opuesto al extractor. Y también es interesante uno o varios ventiladores que remuevan el aire. Además ayuda a fortalecer las plantas y evitar las posibles quemaduras en las plantas a consecuencia de las lámparas.

¿ES NECESARIO UN ARMARIO DE CULTIVO?

Pues no es necesario, pero sí recomendable. Aunque podremos acondicionar un espacio en cualquier lugar de nuestro domicilio, como una habitación vacía, una bodega, un desván… siempre será mejor aislarlo lo máximo posible. Son varios los motivos, como la facilidad para instalar la iluminación, extractor, intractor o ventilador. Además los armarios de cultivo gracias a su superficie reflectante, permiten un máximo aprovechamiento de la luz, cosa que no sucede en un espacio de cultivo abierto.

El mercado de nuevo nos ofrece armarios de cultivo de prácticamente cualquier tamaño, desde los más pequeños de 40x40cm, hasta los más grandes de 600x600cm e incluso más. Todo se trata de encontrar el que se adapte a nuestras necesidades o al espacio del que dispongamos.

Todo ésto, viene siendo lo imprescindible para cultivar cannabis en interior, aunque hay otros muchos otros conceptos recomendables que trataremos en nuestro siguiente post, ¡no te lo pierdas!

1 1.758 vistas

Mientras estamos comenzando la campaña de cultivo de cannabis en exterior, los cultivadores en interior comienzan a sufrir de las consecuencias de las temperaturas exteriores, que unido al calor generado por los sistemas de iluminación, dificulta o impide en muchos casos llevar a cabo un cultivo. Si un armario de cultivo tiene una temperatura de 30º, por mucho que metamos aire exterior a otros 30º, poco conseguiremos en cuanto a reducir la temperatura se refiere.

Para no tener que apagar las lámparas y tomarse un descanso durante estos meses, te traemos algunos consejos que harán que cultivar en verano en interior sea más fácil. Algunos son pequeños gestos al alcance de cualquier, en cambio otros suponen una pequeña o gran inversión.

  • El primer consejo, es hacer coincidir el fotoperíodo de luz con la noche exterior. Lógicamente hace menos calor de noche que de día, por lo que nos garantizaremos que el aire que introduzcamos en el interior del cultivo sea más fresco que el que se introduciría durante el día. En este caso siempre hay que asegurarse de que no exista contaminación lumínica debido a la filtración de luz en el armario.
  • Extrae del armario de cultivo cualquier equipo que genere una calor innecesaria, como balastros, extractor, intractor. Sobretodo el balastro, que genera gran cantidad de calor. Si se trata de un cultivo hidropónico, se debe sellar o aislar el depósito de agua, que debido a la temperatura del verano siempre emite vapor en el interior del armario.
  • Mejorar la extracción, como hemos dicho, en ocasiones no es de ayuda para disminuir la temperatura. Pero dado que con calor las plantas consumen más CO2, por lo que conviene renovar el aire con más frecuencia en condiciones de temperaturas elevadas
  • Si usas lámparas de vapor de sodio (HPS), instala un cooltube. Este tipo de reflectores “encapsulan” la lámpara. Cuentan con dos orificios para tubos alunoconnect. Y gracias a un pequeño extractor, se hace circular el aire, extrayendo directamente al exterior el calor generado por la lámpara.
  • Aunque si de iluminación hablamos, los paneles LED son la mejor opción ya que apenas emiten calor. Y además tienen un consumo eléctrico que las lámparas HPS. También los nuevos LEC generan menos calor, aunque en su contra no admiten reflectores cooltube ya que éstos absorben los rayos UV, una de las mayores virtudes de este tipo de iluminación.
  • Usar ventiladores en el interior del cultivo, orientados a las puntas de las plantas, aliviará el calor que se acumula en estas zonas. Se evitarán posibles quemaduras también.
  • El silicio es un nutriente que ofrece a las plantas una mayor resistencia en casos de temperaturas excesivas, ya que mitiga el estrés abiótico. Además aumenta la resistencia frente a sequías, importante ya que en verano el consumo de agua es grande y no es raro que por un despiste las plantas agoten sus reservas y las encontremos mustias. Cualquier aditivo de silicio, por lo tanto, es muy interesante.
  • Aísla si es posible las paredes de tu zona de cultivo. Un simple mallazo, una mano de pintura blanca o una enredadera natural, evitará que el sol incida directamente en cualquier pared y este calor se traspase al interior de la habitación.
  • Usa un humidificador de ultrasonidos. Aumentar la humedad con vapor frío, ayuda a reducir la temperatura.  La humedad y la temperatura están muy relacionadas, ya que la humedad relativa es la relación entre la presión parcial de vapor del aire y la presión máxima a la misma temperatura.
  • El CO2 es un buen aliado cuando se tienen cultivos sometidos a altas temperaturas. Las plantas de cannabis se desarrollan con una concentración de CO2 de 400ppm, la normal en la atmósfera. Pero si la concentración supera 1000ppm, las plantas se desarrollan mejor a 28-29º. No ayudará a reducir la temperatura del cultivo, pero aumenta la posibilidad de las plantas de nutrirse mejor.
  • Finalmente, la mejor opción pasa por instalar un aire acondicionado, que mantendrá la temperatura estable a la seleccionada. Las plantas sin duda lo agradecerán, haciendo que cultivar en verano no sea muy diferente que cultivar en los meses más fríos del año.

1 3.684 vistas

¿Qué considerar en tu instalación básica de cultivo de interior? Lee nuestros consejos aquí y cosecha la mejor medicina.

Decidir pasar del cultivo en exterior a una instalación básica de cultivo en interior marca un antes y un después para un paciente de cannabis. De hecho, el cultivo de exterior – una opción popular para muchos – puede ser bastante fácil si el tiempo no es demasiado exigente: pones las semillas germinadas en la tierra, riegas, cosechas y secas. Tomas tu medicina, repites la operación. Por esta razón, los pacientes pueden sentirse abrumados por las dificultades que parecen acompañar al cultivo de interior.

Sin embargo, tenemos noticias frescas: no tiene que ser complicado. Ni caro. Ni requiere un gran mantenimiento.
Tras algunas muy buenas noticias en toda Europa, como en Tilburg, Países Bajos, o en Alemania, cada vez más gente dentro de la, cada vez mayor, comunidad del cannabis va a tener la oportunidad de cultivar su propia medicina en su casa pronto. Y nosotros, en Sensi Seeds, ¡no podemos alegrarnos más!

Lee, en este artículo, nuestros consejos para elegir la mejor instalación básica de cultivo de interior.

Elige una ubicación para tu cultivo de cannabis medicinal de interior

Si quieres que tu instalación sea básica, tendrás que encontrar un espacio que no sea demasiado limitado. Para aquellos que no tienen muchas opciones, hay alternativas como Screen of Green (Pantalla Verde), Sea of Green (Mar Verde) y otros micro cultivos, pero requieren herramientas y equipos un tanto avanzados, posiblemente caros, además de llevar potencialmente mucho tiempo. ¡Pero no estamos aquí por eso! Entonces, ¿cuáles deben ser tus prioridades?

Calcula la cantidad máxima de espacio que necesitarán las plantas
Valora hasta qué punto van a crecer las plantas, por lo menos aproximadamente. Esto dependerá de qué variedad de cannabis medicinal hayas elegido, además de la atención que tengas pensado prestarles. Sea cual sea el lugar que tengas en mente tiene que dar cabida a tus plantas en su forma final, es decir, completamente desarrolladas, a lo alto y a lo ancho. Por ejemplo, si tu bañera es lo bastante grande y eres una persona más de ducha, colocar las plantas de cannabis en un extremo de una bañera es, de hecho, una opción bastante popular. Así que lee con atención las descripciones de los productos, toma nota de la altura media de las variedades de cannabis elegidas, y saca la cinta métrica.

Monta la mejor instalación básica de cultivo de interior - Sensi Seeds Blog
Un armario de cultivo básico

Decide si tu espacio de cultivo necesita protección de la luz
Independientemente de si se optas por la bañera antes mencionada, o por cualquier otra esquina de tu casa, tu espacio de cultivo tiene que estar a salvo y resguardado de cualquier tipo de luz no deseada, especialmente cuando llegue el periodo de floración. Esto significa que es necesario que no haya nada de luz durante la “fase oscura” de tu ciclo de luz, incluidas las luces de la calle que entran por las ventanas, los rayos que se cuelan por debajo de las puertas, etc. Los armarios, o habitaciones muy pequeñas, con puertas son muy valorados por los cultivadores de interior.
Si resulta que no tienes mucha opción al respecto, hay que plantearse la compra de un armario de cultivo. Existen varios tamaños que se adaptan a la mayoría de instalaciones básicas de cultivo de interior.

¿Cuántas plantas vas a cultivar?
Pregúntate cuál es el número máximo de plantas que pueden caber en el espacio/armario/esquina de cultivo. Si estás pensando en comprar, por ejemplo, un paquete de 10 semillas de nuestra hermosa y generosa Big Bud regular, puede que quieras asegurarte de que, en el espacio de cultivo, pueden caber 10 plantas. Sí, puede que algunas de estas semillas no germinen, y es poco probable que las 10 semillas produzcan plantas hembra. Pero ¿qué pasa si 7 de ellas lo hacen, y la bañera es en realidad una cabina de ducha en la que casi no cabes ni tú? La comunidad del cannabis se basa en compartir y, seguramente, alguien puede cuidar cualquier planta hembra extra con la que te encuentres. Pero si quieres guardar algunas semillas para el próximo año, invierte en Big Bud Feminizada. Y, en general, opta por semillas feminizadas o semillas automáticas con el fin de controlar el número de plantas cultivadas que vas a acabar albergando.

Consejo de Sensi Seeds: A no ser que tu casa cuente con un armario que se pueda adaptar fácilmente o una habitación que se pueda cerrar como una caja, te recomendamos comprar un armario de cultivo, o diseñar uno provisional (el cartón y la cinta adhesiva no son los materiales más clásicos, pero cumplen su función). No sólo va a ser fiable, sino que también te permitirá mover tu instalación básica de cultivo de interior si te hace falta.

Elige tu tipo de iluminación de interior

Monta la mejor instalación básica de cultivo de interior - Sensi Seeds Blog

El cultivo de interior se basa en proporcionar a las plantas luz procedente de fuentes artificiales. Hay varios tipos de focos o lámparas de cultivo disponibles para elegir. Esto es lo que hay que tener en cuenta antes de hacer la elección.

¿Cuál es tu presupuesto real?
La solución más rentable para la iluminación de los cultivos de interior son las luces CFL (lámparas fluorescentes compactas). En comparación con las luces MH (halogenuros metálicos), las CFL consumen menos energía, y además tendrás que cambiar las bombillas con menos frecuencia. Sin embargo, si planeas tener numerosas rondas de cosechas al año, la diferencia puede no ser necesariamente significativa, sobre todo porque el uso de luces MH es mucho más beneficioso para las plantas en la fase vegetativa.
Los sistemas de iluminación HPS (sodio de alta presión), que suelen elegirse para las plantas en floración, ofrecen un mayor nivel de calor. Esto puede, o no, ser una ventaja dependiendo de cómo sea tu instalación; si tu espacio de cultivo está limitado en términos de altura, es posible que quieras replanteártelo para garantizar que las plantas no sufran si están demasiado cerca del equipo de iluminación.
Si prefieres invertir en algo más caro para asegurarte de que tienes un equipo que funciona y que no necesita ser repuesto o actualizado durante varias temporadas, las luces LED (Diodo Emisor de Luz) son una buena manera de conseguir un ahorro a largo plazo. ¡Pero cuidado! En este caso, lo barato no es necesariamente una buena opción. Lee un montón de comentarios de los clientes antes de elegir.

¿Tiene requisitos de rendimiento?
El presupuesto es una cosa, pero también asegúrate de que la compra no te decepciona. CFL es la opción básica; considérala como el “arroz con tomate” de las luces de cultivo. Aparte de esto, tendrás que considerar seriamente qué tipo de calidad esperas del producto final: las luces LED se conocen como una especie de revolución en los sistemas de iluminación de cultivo, por lo que asumiendo que el producto que elijas esté, como mínimo, en la categoría de gama media, estarías garantizando que las plántulas reciban un ciclo de luz apropiado, que es activamente beneficioso para el crecimiento y la salud de las plantas.
Pero ¡no te fíes de nuestras palabras! Haz clic aquí para obtener información técnica detallada sobre los diferentes tipos de iluminación. Y lee lo que la comunidad de cultivadores de interior de Sensi Seeds opina sobre las luces HPS frente a las luces LED.

Plantéate la posibilidad de invertir en un reflector
Un reflector es una pieza del equipo en la que la luz emitida por las luces de cultivo rebota hacia las plantas, en contraposición a los lados (vacíos) de tu espacio de cultivo. Favorece una iluminación más brillante y más potente sin ningún aumento en el consumo de la electricidad, o en el número de lámparas/bombillas. Dado que nuestro objetivo es una instalación *básica* de cultivo de interior, puedes saltarte este paso si el número de plantas cultivadas es bajo y/o proporcional a la cobertura total de tu equipo de iluminación básica.

Monta la mejor instalación básica de cultivo de interior - Sensi Seeds Blog

Consejo de Sensi Seeds: Muchos cultivadores utilizan luces CFL o MH durante el periodo vegetativo, y luces HPS durante el período de floración. Es una buena elección si tu presupuesto te lo permite. Si no es así, compra tu equipo para el período de floración, y utilízalo durante todo el ciclo de vida de tus plantas.
Ciertos tipos de instalaciones, sin duda, mejoran la calidad de la cosecha, pero cualquier tipo de sistema de iluminación hará que tus plantas crezcan y produzcan cogollos. Así que no tengas miedo de empezar por abajo: te dará un punto de referencia para tus futuras instalaciones de cultivo de interior, más avanzadas. También aprenderás los conceptos básicos para realizar ajustes en dicha instalación, y para solucionar problemas. Con respecto a los reflectores, no tiene que ser, necesariamente, una elección consciente: busca un “kit de la iluminación de vegetales” y/o un “kit de iluminación de floración” en paquetes completos. Según las palabras literales de uno de los Maestros Cultivadores de Sensi Seeds: “Para una primera instalación, un kit de iluminación de € 60-80 es más que suficiente.”

Haz que tu instalación básica de cultivo de interior sea apta para otros

Como paciente de cannabis que reside en Alemania, en Tilburg, Países Bajos, o en cualquier lugar donde el cultivo personal está autorizado, eres, obviamente, libre para cultivar tu propia medicina en tu casa. En cualquier caso, hay varias razones por las que puedes querer minimizar el olor de tu cultivo – ya sea para el beneficio de tus vecinos, o el tuyo propio. Por esta razón, puede que quieras invertir en los siguientes accesorios.

  • Un filtro de carbono

Los armarios de cultivo generalmente pueden equiparse con un sistema de extracción que consiste en un tubo, un filtro de carbono, y un ventilador a juego. El propósito es extraer cualquier olor que emane de las plantas cultivadas hacia un lugar seguro – es decir, no directamente en el aire acondicionado de cualquiera. En primer lugar, tienes que asegurarte de que el tamaño del filtro y del ventilador coinciden. Y una vez que hayas elegido tu filtro de carbono, también ten en cuenta la proporción CFM (pies cúbicos por minuto), es decir, el volumen de aire que pasa por él. Ambos elementos deberían tener la misma proporción de CFM para una ventilación óptima. Pero no pierdas el sueño por esto; como sucede con las luces, los kits de filtros de carbono se pueden encontrar fácilmente.

  • Productos ambientadores

Si no tienes la posibilidad de instalar un sistema de extracción en el espacio de cultivo, considera la posibilidad de paliar la situación con ambientadores. En los growshops, puedes comprar un montón de estos productos, que están fabricados específicamente para este fin. Si prefieres adoptar un enfoque más natural, se pueden cultivar ciertas plantas, como la lavanda, en las proximidades de las plantas de cannabis (pero no en el espacio de cultivo en sí) con el fin de disminuir el factor del olor.

Déjate llevar

Monta la mejor instalación básica de cultivo de interior - Sensi Seeds Blog
¡Hidrátame!

Incluso cuando las plantas se cultivan en interior, no están a salvo de las plagas, la humedad excesiva, y otros peligros típicos de cualquier actividad de jardinería. Sin embargo, no es ni necesario ni fundamental acumular cada producto disponible; simplemente proporciona la mejor atención posible a las plantas, y observa sus síntomas si surge cualquier problema. Tu primera instalación de cultivo de interior es importante. Con esta instalación aprenderás cómo cultivar las plantas, y, finalmente, cómo proporcionarles más y mejor, hasta que hayas alcanzado un nivel de atención que se traduzca en la mejor medicina posible.

Si todavía no has decidido qué variedades cultivar, no te pierdas nuestro Especial Foco en la Variedad Feminized Mix de Sensi Seeds. Puede que quieras probar con un cuarto de cultivo que no esté muy abarrotado y que te proporcione diferentes variedades para degustar, ¡sin dejar de ser rentable!
Y en caso de que te apetezca conectar con compañeros cultivadores tanto novatos como expertos, regístrate en el foro de Sensi Seeds.

By Sylent Jay

0 1.100 vistas

Sí, ya se me cruzaron los ….. machos con las hembras. Así podría definirlo “Manolito Cañamón”, un breeder free-lance que se busca la vida con la producción de semillas automáticas. Hace sus propios cruces y luego los estabiliza para ofrecérselo a algún Banco de semillas comercial de los muchos con los que trabaja.

Ayer fue otro día de “Visitando …”, y como buen previsor que soy no dudé en tomar mi cámara de fotos para que fuera mi compañera de viaje y pudiera daros testimonio de la jornada que me esperaba por vivir.

El teléfono sonó justo a la hora del café, al otro lado del aparato mi buen amigo Manolito Cañamón se ofreció para mostrarme su cultivo y ver el último trabajo que se trae entre manos. Aunque no soy muy devoto de las variedades automáticas, pero la verdad es que conociendo el buen trabajo que ha realizado ayudando a desarrollar algunas variedades comerciales conocidas hizo que me invadiera la curiosidad.

cultivo-interior-lamarihuana¿Estaré ante alguna futura joya de la corona de variedades de cannabis?
En menos de una hora ya estaba llamando a la puerta de su casa con insistencia, quería ver de primera mano lo que estaba creando este breeder que hace de la testarudez la mejor de sus herramientas de trabajo. En cuanto entramos al garaje de su casa comencé a buscar el cultivo mirando a uno y otro lado sin poder hallarlo, la risa picarona de Manolito me hizo imaginar que la entrada a su íntimo jardín cannábico no estaba a la vista de cualquiera.

Ha construido un sótano bajo el garaje con una entrada en una de las paredes laterales en la que jamás te imaginarías que hay una puerta. De la puerta bajan unas escaleras algo empinadas que la verdad, deben resultar incómodas a la hora de subir y bajar materiales de cultivo.

El cultivo está dotado de 8 lámparas de 600 watios de alta presión de sodio. Bajo ellos este amante de las nuevas creaciones está desarrollando una nueva variedad. El cultivo se desarrolla directamente sobre el suelo, donde fueron sembradas las plantas madres unas vez germinadas las semillas y al inicio de comenzar la reversión sexual con STS de las plantas padre.

cultivo-interior-lamarihuana-2Las plantas padre utilizadas procedían de la reversión de hembras de Auto Critical con los que estaba trabajando este breeder haciendo una partida de semillas para un cliente. El polen que le sobró lo ha utilizado polinizando unas plantas hembras de Auto Caramelo.

A los 28-30 días de aplicar el primer tratamiento de reversión, las plantas padre comenzaron a abrir las primeras flores. Al hacer la prueba de polen sobre las preflores de las plantas madre constató que la fertilidad del polen era viable. Así que a los 35-38 días, dependiendo de cada ejemplar, comenzó a polinizar las plantas madre.

En apenas una semana los cálices polinizados comenzaron a engordar, señal que la polinización había resultado positiva. Los primeros síntomas que se manifiestan tras una polinización exitosa los vemos en los estigmas, los cuales una vez realizada su labor se marchitan y terminan cayendo.

Ahora lleva ya 100 días aproximamente desde que sembró las plantas padres, y las semillas las tiene listas. Sólo le queda esperar que terminen de madurar y adquieren tonalidades oscuras.

cultivo-interior-lamarihuana-3Cada 3 días revisa las semillas tomándolas de las plantas de forma aleatoria, tanto de las partes altas como las de las bajas. De este modo se asegura con total precisión si la planta ya ha madurado las semillas y está lista para cosechar.

El híbrido ya está hecho, ahora viene lo difícil y complicado, darle estabilidad genética. Hay que hacer selección en las siguientes generaciones de los mejores ejemplares tanto de padres como de madres, sólo así se conseguirá obtener los mejores genes.

Pero no basta con escoger los mejores, sino además seguir una línea concreta. Debemos seguir un patrón en cuanto a tamaño y forma de la planta, velocidad de crecimiento y floración, capacidad productora y morfología de sus cogollos, así como potencia, aromas, resinosidad y/o sabor.

Ahora que si es difícil estabilizar una variedad, más difícil todavía es conseguir que sea diferente a lo visto hasta su creación. En el mercado está prácticamente todo creado, ya más híbridos y polihíbridos no pueden haber. Ahora, por eso mismo que hay tantos genes mezclados en las variedades comerciales, nunca se sabe si la naturaleza nos sorprenderá con una línea nueva de aromas y matices.

Sólo haciendo y deshaciendo se irá aprendiendo …… no dejéis de aprender porque nunca será suficiente. ¡Salud y Buenos Humos!   Facebook

0 33.360 vistas

Os vamos a enseñar 10 reglas de oro para el cultivo interior, pautas que no debes dejar de seguir si quieres conseguir que todo vaya bien. Si sigues éstas reglas, seguro cortas marihuana de calidad aunque sea con un pequeño kit de cultivo interior y unas pocas semillas autos florecientes. No cabe decir que los parámetros importantes como la temperatura y la humedad ya los sabemos todos, pero éstos hay gente que no los conoce.

Regla nº1 Elegir bien el espacio de cultivo

No podemos cultivar en cualquier sitio, dependiendo de qué dimensiones disponemos podremos poner un kit de iluminación u otro. Ten en cuenta que cada foco abarca ciertos m², y que necesitan una altura para trabajar. Uno de 250w vale para 80x80cm y necesitas 1,6m de altura mínimo, uno de 400w cubre 1x1m y necesitas una altura mínima de 180cm y un kit de 600w abarca 1,2×1,2m y necesitas al menos 2m de altura para llegar bien de altura al final del cultivo sin que las plantas toquen el foco.

Regla nº2 Cantidad de plantas en 1m²

El número de plantas depende mucho de la variedad, ya que no es lo mismo poner semillas autoflorecientes de 2 meses que de 3 meses, ni es lo mismo una variedad que florece rápido o una que tarda, ni es lo mismo una variedad que se hace ancha más que alta que otra que se haga alta más que larga. Yo diría que un término medio serían 4 plantas por m² si ponemos variedades anchas, tipo White Widow, Tutankhamon o Northern Lights. 9 plantas si son de porte mediano tipo Cream Caramel o Txomango y 16 si son tipo ciprés, como vienen siendo las Critical +, de las cuales prácticamente nos quedamos la porra que es la parte productiva y le podamos las ramas más bajas.

Regla nº3 Elegir bien el kit de cultivo interior

Lo mejor para buscar un buen kit es saber cuánta producción queremos sacar. Si elegimos un kit de 250w por ejemplo optamos a unos 150g en un cultivo normal, con un 400w unos 300g y con un 600w unos 500g. Todo eso si nos va bien el cultivo en condiciones normales. No quieras sacar 1kg con un 600w o medio con un 250w metiendo 50 plantas en 1m², ahí vienen los fallos.

Regla nº4 Que abonos elegir

Tenemos muchas marcas con distintas líneas, pero se resume todo prácticamente en orgánico y en químico. Los orgánicos siempre nos dejarán un mejor sabor y una calidad especial en nuestra marihuana, pero con unos abonos químicos siempre sacaremos algo más de producción. Si eliges orgánicos quizá saques 400g y no 500g del 600w, pero estará más buena y tendrá un mejor colocón.

Regla nº5 Cantidad de abono y cada cuanto echamos fertilizantes

La cantidad de abono que especifica el fabricante suele tener mucho margen, como de 2 a 5ml/L. Los cultivadores principiantes eligen la dosis máxima directamente por que creen que es mejor. Lo suyo sería empezar con la dosis mínima, y conforme va creciendo la planta y va bebiendo más agua le subamos la dosis poco a poco. Una planta pequeña no va a absorber 5ml/l de crecimiento, y cuando desarrolle las raíces tendrá un cumulo de sales en el sustrato que no le vendrá nada bien. Cada cuanto usarlos depende de lo que coma la planta, riego si riego no está bien abonar, y si amarillea le damos dos de abono y una vez de agua y si está demasiado verde dos de agua y una con abonos. Así nos adaptamos a nuestras plantas.

Regla nº6 Medir el Ph del agua de riego

Cuando regulamos el Ph de nuestra agua de riego haremos que las plantas absorban el máximo posible de nutrientes del suelo, ya que con un PH incorrecto por mucho fosforo y potasio que le echemos en floración no se lo comerá y nos marcará carencias, con lo que encima le echamos más y viene el exceso de sales. Si medimos el PH de nuestro agua de riego y lo regulamos según la fase (5,5 o 5,8 en crecimiento y 6,5 o 6,8 en floración) estaremos seguros de que si tiene carencia es porque le falta y no por que no se lo come, pero sacarás muchas mejores cosechas.

Regla nº7 Elegir un buen extractor

 No todos los extractores son iguales, y tampoco solo los diferencia el precio o el ruido. Según que extractor cojamos podremos poner o no un filtro. Si son tipo helicoidal no servirá con un filtro, pero vendrá muy bien como intractor. Los tipo Ovni como los Wk o RVK si tienen succión y puede mover el filtro. Si ponemos un filtro de olor en un extractor TT por ejemplo, será como poner un tapón de corcho, con lo que nuestras plantas no respirarán bien y nuestra cosecha será muy mala al no disponer de Co2 del aire nuevo y no realizar bien la fotosíntesis.

Regla nº8 Cuidado con lo que plantamos

Muchos cultivadores prefieren cultivar desde esquejes para no tener que empezar de semilla. Cultivar desde esqueje es para enraizar y florecer en una maceta pequeña y poner muchas plantas, tipo 36 en 1m² en maceta de 3,5L. Si los crecemos, aparte de perder el tiempo sacaremos plantas demasiado grandes con muy poca producción ya que los esquejes no disponen del mismo tronco que una semilla y dará los cogollos más pequeños. Si quieres plantas grandes pon semillas o no llegarás a la producción estimada!

Regla nº9 No metas ninguna planta de nadie en tu cultivo interior

Nunca metas ninguna planta que te de nadie, si quieres plantar desde esquejes, háztelos tú. Si no haces caso a eso, algún día y no tardarás mucho, tendrás el cultivo lleno de araña roja, de oídio o de trips. Solo te quedará darle las gracias al amigo que te los vendió y llenar tus plantas de insecticida para controlar la plaga hasta que cortes, y en las siguientes cosechas echarles como preventivo. Lo mejor, solo semillas y si son esquejes que sean tuyos.

Regla nº10 La velocidad del Ventilador

Un ventilador con demasiada potencia soplando en nuestras plantas puede provocar quemaduras como si fueran del foco. Al tener tanto aire permanentemente las hojas se resecan al evaporar más agua de la que recibe y parece que se están quemando del foco o que les falta fósforo y potasio, ya que suele darse éste problema en floración. Lo mejor es darle una velocidad que haga que nuestras plantas muevan sus hojas levemente y que sea oscilante para que no le de todo el rato en el mismo sitio. Si hay algo tipo ventisca que doble tus plantas, será demasiado fuerte para estar en tu interior.

Éstos son 10 fallos muy comunes que jugarán con tu producción, si sabes que existen ya tendrás menos posibilidades de que te salga mal el cultivo. Si los tienes corrígelos, y si vas a empezar de nuevo a cultivar en interior no caigas en ninguna de ellos.

1 7.440 vistas

¿Cómo puedo tomar medidas de seguridad para mi cultivo y también para mí mismo? ¿Cómo puedo prevenir los incendios? ¿Cómo me preparo para un posible incendio? ¿Cómo puedo protegerme los ojos? ¿Cómo puedo reducir las posibilidades de contraer legionelosis? A continuación, vamos a abordar ¡todas estas preguntas y alguna más!

  1. Un dispositivo portalámparas quemado a causa de un mal cableado. Un ejemplo de mala seguridad en el cuarto de cultivo.

    Haz todo lo posible para evitar los incendios.

    1. No dejes ningún tipo de basura por ahí.Un consejo muy sencillo,y eficaz,consiste en no tener un cubo de basura dentro del cuarto de cultivo, en su lugar, simplemente,ten a mano un rollo de bolsas de basura, utiliza una nueva cada vez que entres y llévatela contigo cuando salgas.
    2. Comprueba si hay algo en tu cuarto de cultivo que pudiera incendiarse o quemarse rápidamente si se prende fuego, y ¡ sácalo de allí!Tu cuarto de cultivo no debe ser utilizado como almacén, sobre todo para nada que sea(Y desde luego no guardes tus semillas de cannabis allí.)
    3. Instala un detector de humo, y asegúrate de cambiar las baterías y de probarlo con regularidad.También comprueba sise puede oír, o no, desde otros lugares de la zona o edificio,ya que no sirve de nada si sólo se puede oír con la puerta abierta.
    4. No utilices un termostato regulable de calor para mantenerla temperatura de tu cuarto baja. Podría parecer una buena idea en caso de que te ausentes con frecuencia, pero si se produce un incendio, los ventiladores se activarán y sacarán el fuego a través del sistema de ventilación, alimentándolo con más airea medida que avanza.
  1. Asume que se va a producir un incendio en algún momento de todos modos.
    1. Deja, como mínimo, un extintor de incendios en la zona de cultivo.Comprueba que esté lleno y que funcione correctamente, y sustitúyelo dentro de la “fecha de caducidad”. Guarda una buena linterna junto a él. Si las luces están apagadas,y tu habitación  es de verdad a prueba de luz, puede que te tengas que ocupar de un espacio completamente oscuro,lleno de humo e iluminado, únicamente, por el parpadeo de las llamas.
    2. Coloca una puerta reforzada, preferiblemente resistente al fuego,en tu espacio de cultivo, sobre todo si está en tu casa o unido a ella.Si puedes,instala dos puertas,con una pequeña zonaentre ambas. De este modo, se reduce seriamente la velocidad a la que el fuego se propaga(y también es útil para cambiarse de ropa al entrar y salir).
    3. Ten un plan de evacuación. En el caso de que se produzca un incendio incontrolado, debes saber previamente de qué manera(s) se puede abandonar el edificio, y lo que vas a hacer para alertar a otras personas en la zona ya los servicios de emergencia.
  1. ¡No olvides que nunca se tiene demasiado cuidado con la electricidad!
    1. No sobrecargues los circuitos eléctricos o de otro modo sobrecargarás los cables y los puntos de potencia. Si tienes que empalmar cables, utiliza un conector adecuado. Invierte en alargadores eléctricos resistentes con corta circuitos incorporados para evitar las sobrecargas.
    2. Fijalos balastros y las regletas a paneles de madera, y luego los paneles de madera alas paredes o al techo. Mantén todos los componentes eléctricos que puedas lejos del suelo. No sólo es mejor mantenerlos cables fuera del camino para la seguridad general contra incendios, sino también para que no tropieces con
    3. Familiarízate con la seguridad básica del cableado. Esta es una buena lista de los errores más comunes cometidos en el cableado instalado por uno mismo, y sobre qué hacer al respecto.
  2. Protege tus ojos, pulmones y piel.
    1. Tusojospueden ser dañadospor la exposiciónprolongada a los rayosUVA, UVByUVC. Las gafas de solregulares, conuna calificaciónde la CE de400,filtraránla mayoría de losrayos UVA y UVB, pero no losUVC. Ala luz del día,estos rayos generalmente se filtran en los niveles más altos de la atmósfera dela Tierra, pero están presentes en los espectros de luz extremos de los sistemas de iluminación de cultivo. Todas las luces HPS, LED y las MH producen excelentes resultados con las plantas, pero causan ¡dolores de cabeza e irritación ocular a los jardineros! Invierte en unbuen par degafas, diseñadasespecíficamente para su usoen jardines de interior. Method Seven fabrica unos modelos excelentes, y muy populares entre los profesionales.
    2. Tus ojos pueden ser dañados por los productos químicos, mucho más rápido y gravemente. Cada vez que trabajes con nutrientes, fertilizantes, plaguicidas y sobre todo con los correctores de pH, ponte siempre unas gafas de seguridad adecuadas.Al abrir una bolsa de corrector en polvo se puede esparcir por el aire y mezclarse con el líquido de la superficie del ojo, formando un líquido corrosivo que puede llegar a provocar ceguera, dependiendo del producto químico del que se trate.
    3. Guarda un baño ocular, o por lo menos una botella de solución salina, muy útil en los peores casos. Es mucho mejor tenerlo y no necesitarlo, que intentar lavar los ojos que te arden con una regadera. Enjuagalos ojos durante,por lo menos, 10 minutos. El mayor daño de las quemaduras con productos químicos se produce en los primeros cinco minutos, así que tener algo a mano supone una gran diferencia.
    4. Protegelas vías respiratorias, así como los ojos, sobre todo cuando trabajes con productos químicos. Utiliza mascarillas para las vías respiratorias y máscaras faciales enteras, según sea necesario.
    5. Invierte enuna cajade guantes de látex, y utilízalos.El cannabispuede irritar la piel. Incluso sino te ha pasado nunca,se sabe que está reacción alérgica se desarrolla con la exposición repetida alas plantas. No hace falta decir que te los pongas siempre que manejes nutrientes,plaguicidas, correctores de pH y otras sustancias para el cultivo.
    6. Guarda un botiquín de primeros auxilios, y ¡tenlo siempre bien equipado! Recuerda reemplazar cualquier producto que se haya acabado.
  1. ¡Recuerda que el agua puede llegar a ser tan peligroso como la electricidad!
    1. El agua en el suelo es peligroso de varias maneras: puedes resbalarte, puede conducir la electricidad, en él pueden reproducirse el moho, las bacteria se incluso los mosquitos. Se han producido varios casos anecdóticos de cultivadores que han estado gravemente enfermos después de contraerla enfermedad de la legionelosis, que se desarrolla en sistemas acuáticos(incluidas las zonas de condensación) a entre 25-45 grados centígrados, yen la tierra, por lo que resulta muy fácil que se produzca un cultivo accidentalmente en el ambiente,sobre todo en los cuartos donde la humedad es elevada.
    2. El goteo de agua es aún más peligroso, ya que puede entrar en los sistemas de cableado y en los enchufes eléctricos, y con el tiempo,se acumula y causa más problemas (véase más arriba). Sin embargo, la condensación de la humedad puede ser una amenaza menos visible,pero igualmente problemática. Cada vez que se instalan cables, ya sea para la electricidad o para los sistemas hidropónicos, y sobre todo situada en la parte superior de la habitación, asegúrate de dejarlos “cables curvados”. Esta curva permite que la condensación se deposite en el punto más bajo del cable,en lugar de correr a lo largo de él y llegar hasta el enchufe o la bombilla.
    3. Aunque suene obvio, comprueba siempre que los grifos estén cerrados y los tanques de alimentación(si estás usando el cultivo hidropónico) llenos antes de marcharte.Las inundaciones, junto con los incendios, son los dos principales peligros para la salud y la seguridad de cultivadores, y también para que los cultivos sean descubiertos. Sin embargo, los tanques de alimentación que se quedan vacíos también pueden resultar peligrosos.Si la bomba tiene un temporizador automático y el tanque se ha secado, los ruidos resultantes de golpes fuertes pueden molestar a los vecinos, y con el tiempo se quema la bomba, lo que puede provocar un incendio.

Esperamos que esta información te resulte de utilidad, y que te ayude a mantenerte a ti, y a tus plantas, seguros. Por favor, haznos saber si tienes más consejos e ideas, y compártelas en los comentarios. Poner en común nuestros conocimientos es la forma en que todos podemos avanzar, de forma rápida y afectiva, y en este caso, ¡de forma más segura!

Por Scarlet Palmer

7 44.296 vistas

 Muchos cultivadores no entienden por qué les sale mal la cosecha, ya sea por poca cantidad o por mala calidad. El cultivo de marihuana es algo sencillo pero difícil a la vez, y hay que conocer bien a las plantas para conseguir buenos resultados. Muchas veces no tiene nada que ver una variedad o unos fertilizantes en tu fracaso, sino una mala práctica en el cultivo que hace que todo vaya yendo de mal en peor.

Os explicaremos los típicos y más comunes errores del cultivo indoor, y así ya estaréis prevenidos y si algo os falla podáis saber que ha podido ser.

Exceso de riego

Una de las más frecuentes preguntas es, ¿cada cuánto riego las plantas? No hay un tiempo determinado para regarlas, sino que hay que esperar a que se beba el agua del anterior riego antes de echar más. Hay gente que dice que riega lo justo, medio litro cada 2 días… Eso en una planta que no levanta ni un palmo es fatal, ya que poco a poco se irán pudriendo las raíces y dejará de crecer, se le pondrán las hojas amarillas y se morirá de la misma forma que si no la hubiéramos regado, pocha.

Regar en exceso trae muchas veces plagas como la mosca del suelo y también hongos como el oídio o la botrytis. Otras tantas veces nuestras semillas de marihuana no salen ni de la tierra de tanta agua y acaban pudriéndose antes de salir o a los pocos días. Lo mejor es esperar a que se seque bien la tierra antes de volver a regar y no hacer eso de echar cierta cantidad cada 2 o 3 días por que sí.

La altura del foco

Para saber la altura del foco, muchos cultivadores se guían por la potencia y por centímetros. Un foco de 600w va a 60cm, por que sí… Si colocas a esa altura el foco en un espacio donde hace mucho calor no llegarás a cortar plantas sanas nunca. Hay que colgar un termo higrómetro del foco y colocarlo a la altura de la punta de la planta más cercana, y ahí debe haber 25º.

Aleja el foco hasta que marque una temperatura correcta, que suele ser unos 4º o 5º más que el aire que cogemos del exterior. Si cogemos aire a 26º no esperemos que se enfríe con el foco, sino que subirá a 30º, y si encima tenemos el foco a 60cm estará sobre unos 35º seguro, habría que alejarlo hasta tener máximo esos 30º y ya podemos ir buscando un cooltube o un aire acondicionado si queréis seguir cultivando en los meses de más calor, en verano.

Mala extracción del aire

Cuando montamos un cultivo indoor, hay que saber que extractor colocar según lo que esperemos de él. Muchos cultivadores primerizos piensan que con abrir la puerta del cultivo de vez en cuando vale para renovar el aire, extractor no hace falta! Así no cortarás nada que parezca marihuana, ya que las plantas necesitan aire fresco cargado con nuevo Co2 que las deje respirar y hacer la fotosíntesis. El aire hay que renovarlo una vez por minuto, o en su caso un mínimo de una vez cada 2 minutos. Si a parte tenemos un foco que genera mucho calor como un 600w seguramente necesitemos más extracción. Consulta con tu experto en cultivo en el Grow.

Hay muchos más fallos comunes, pero éstos son vitales, ya que una planta no vivirá bien si no tiene un buen aporte de agua, si no le damos una buena luz (que no quiere decir el foco a dos palmos) y sin una buena ventilación de la sala de cultivo que deje respirar a nuestras plantas. Solo quieren Luz, agua y aire, pero hay que dárselo bien.

0 1.298 vistas

Es el último programa de este seguimiento y se nos hace la boca agua. Estela afronta los últimos días de la floración, la maduración y la cosecha. Explicamos la importancia de que limpiar bien las plantas de fertilizantes para evitar malos sabores y carraspeos de garganta, a la vez que se potencian los olores aromas y sabores naturales de la planta.
Explicación de la manicura de hojas. La importancia de un buen secado y curado que potenciará y mantendrá las propiedades tanto de sabor como efecto.
Tijera en mano Estela se arranca con la satisfactoria tarea de la manicura y posterior secado y curado de los cogollos.
Este es el momento de mayor olor desprendido ya que se rompen tricomas liberando en el ambiente toda su fragancia. Mucha precaución estos días ya que, incomprensiblemente, no a todo el mundo gusta este olor…. Solamente queda prepara el papel para empezar a liar: enhorabuena Estela¡¡

1 2.851 vistas

Este programa abarca toda la primera fase de la floración de las plantas hasta el engorde de los cogollos. Cómo hacer la fertilización de las plantas para un correcto desarrollo de los cogollos en la primera fase de la floración, momento en que las plantas pegan un increíble estirón de crecimiento y forman la estructura de sus flores.
Muestra de la poda de hojas y ramas bajas, aunque a destiempo. Las podas siempre se hacen por motivos concretos y no indiscriminadamente por que una hoja tape a un cogollo. Se busca un fin que es ventilar y eliminar las partes inservibles que quiten energía a la parte alta de la planta. Detallamos el proceso paso a paso.

En este programa Estela tiene unas plantas de tamaño perfecto para pasar a floración. Las horas de luz y oscuridad en un día se llaman foto-periodo y en no autoflorecientes el fotoperiodo induce el crecimiento o la floración.

Hasta ahora las plantas han estado a 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad, a partir de ahora se cambia a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad para que entren en floración. La Barraca de maría

Un buen crecimiento asegura una buena floración. En este capítulo Estela nos muestra todos los factores que tiene en cuenta en la fase de crecimiento de las plantas de marihuana. Hacemos hincapié en el riego. Tanto el exceso como la carencia conllevan problemas. Te ofrecemos pautas básicas para regar adecuadamente.

El pH del agua de riego es muy importante para que las plantas puedan absorber todos los nutrientes. La Barraca de maría nos muestra distintos tipos de medidores de pH tanto reactivos como digitales. También os enseñamos cómo calibrar un medidor de pH digital.

9 20.748 vistas

Aunque los LEDs (Diodos Emisores de Luz) llevan por aquí desde los años sesenta y el cultivo de interior ha sido extensamente practicado en las décadas pasadas, el provechoso matrimonio entre los dos no parece haber sucedido todavía. Como tecnología no ha sido capaz de capturar la imaginación de los cultivadores y la mayoría los considera una forma de iluminación de calidad inferior que, como mucho, puede ser utilizada para suplementar luz. ¿Realmente los LEDs producen una luz de peor calidad que las tradicionales lámparas de alta presión o es que la tecnología todavía no se ha utilizado en su óptima expresión?.

Los primeros paneles LED para cultivo fueron fabricados utilizando la aproxima­ción monocromática; se usaban colores simples para conseguir el espectro ade­cuado para las plantas, o al menos, lo que el fabricante pensaba que era mejor. Estos son los típicos paneles LED que la mayoría de nosotros tiene en la cabeza, todos hemos visto las fotos de plantas bajo una combinación de rojo y azul. Esta combinación de rojo y azul deriva de asumir que las plantas requieren luz azul para su periodo vegetativo y luz roja para floración, un concepto demasiado simpli­ficado de cómo las plantas usan la luz.

Ese tipo de luz defraudó a mucha gente porque, a pesar de ser bastante decente durante el ciclo vegetativo, en floración era un auténtico fracaso. Entre los pro­blemas más importantes de los LED, res­ponsables de su mala reputación para el cultivo, estaban los cogollos poco densos y sin sustancia, junto con plantas quemadas por un uso excesivo del rojo. Al mismo tiempo, los paneles de aquella época eran ridículamente caros, mien­tras que sus resultados eran, cuando menos, dudosos.

Hace unos dos años llegó el primer cam­bio grande respecto al espectro de los paneles LED. En cierto momento los fabri­cantes se fijaron en el sol y se dieron cuen­ta de que no es sólo una combinación de rojo y azul, sino que ofrece un espectro completo de luz que sufre ligeros ajustes en función de la estación del año, algo que los cultivadores ya sabían y por lo que usaban blanco frío para crecimiento (principalmente en forma de lámparas de halogenuros metalizados) y blanco cálido para floración (en forma de lámparas de alta presión de sodio).

A partir de ese momento, las cosas empe­zaron a suceder, ya que los fabricantes contaban con un espectro conocido que les ofrecía una base de trabajo sobre la que empezar a construir. Al mismo tiem­po surgió una nueva filosofía en el campo del diseño de paneles que consistía en la utilización de refrigeración pasiva, en con­traste con la refrigeración activa que había venido siendo utilizada hasta ese momento. La refrigeración pasiva requiere disipadores suficientemente capaces de absorber y libe­rar en el medio ambiente el calor producido por los LED sin ayuda de ningún ventilador, como es el caso en la tecnología de refri­geración activa. Puede parecer que este cambio es un pequeño detalle del diseño, pero en realidad es un factor principal en lo que respecta al cultivo. Además del hecho de que los paneles con refrigeración pasi­va no tienen ventiladores internos que se puedan estropear, tienen la ventaja extra de liberar el calor en el ambiente desde todo el cuerpo de la lámpara y no sólo por un punto concreto como en la refrigeración activa.

LED11X

Cuando se trata de cultivos de interior donde el espacio es escaso, un armario de cultivo bien ventilado no tendrá ningún problema trabajando con paneles que se refrigeran pasivamente, mientras que los paneles con refrigeración activa requie­ren mayor espacio vertical hacia el que los ventiladores puedan canalizar el calor para que se disipe en el ambiente.

Hay que reconocer que muchas de estas mejoras no hubiesen sucedido si no fuera por los incontables aficionados que han experimentado con paneles LED de fabrica­ción propia. El conocimiento básico desarro­llado en los foros mecánicos y de cultivo en cuanto al diseño y la fabricación de paneles LED ha demostrado su indudable valor para los fabricantes que adoptaron las nuevas ideas. Actualmente, un montón de nuevos fabricantes han entrado en la industria ya que algunos de los nuevos diseños eran lo suficientemente simples como para ser producidos a bajo costo.

La industria actual de paneles LED recuer­da a la industria informática durante los años 70. No hay un estándar marcado y todos los enfoques están disponibles. Nadie puede decir hacia donde se van a mover las cosas a partir de ahora, hay posibilidades ilimitadas y la flexibilidad que aportan es la fuerza que mueve la industria de los paneles LED. Estamos en un cruce de caminos, las tecnologías van a cambiar (seguramente las lámparas de alta presión dejarán de producirse dentro de unos años) y el hueco que hay que llenar es enorme. Al mismo tiempo no hay forma de que la industria pueda seguir operando con las reglas del siglo XX en lo que respecta a la producción en masas y la teoría de “un solo producto para todos los usos”.

En este momento, seguramente estás esperando una lista de todos los factores a favor y en contra de cultivar con paneles LED. Las más obvias son que se consume menos electricidad a lo largo del ciclo de cultivo y que las condiciones medioam­bientales son mejores porque los LEDs

producen una cantidad mínima de calor en comparación con las lámparas de alta pre­sión. Los inconvenientes son que a día de hoy la mayoría de los paneles del mercado han fallado a la hora de producir resultados constantes que puedan desencadenar un cambio en nuestros hábitos de cultivo.

De todos modos, con la diversidad de pane­les LED en circulación en este momento y con nuevos modelos apareciendo cada día, generalizar sobre ellos es como esperar que todos los coches sean iguales. Una de las posibilidades es que, entre las grandes fortalezas de cultivar con LEDs, se encuen­tre la gran capacidad de personalización que el cultivador puede tener en su arma­rio. La refrigeración pasiva y activa puede usarse de manera diferente en condiciones variadas de cultivo, y lo mismo se aplica a las lentes con las que los paneles van equi­pados. Algunos paneles pueden ser fantás­ticos para microcultivos, pero totalmente inefectivos en grandes cultivos o viceversa.

Fuente Kannabia