LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "medica"

medica

0 368 vistas

Veintitrés estados y el Distrito de Columbia han legalizado la marihuana medicinal, pero la investigación científica asociada a la misma se ha parado y esto es algo que le gustaría cambiar al Dr. Mark Ware.

El Dr. Ware, de 50 años, es el director del Consorcio Canadiense para la Investigación de Cannabinoides y el director de investigación clínica de la Unidad de Manejo del Dolor Alan Edwards, de la McGill University Health Center. La marihuana medicinal ha sido legal en Canadá durante 16 años, y el Dr. Ware, un médico en ejercicio, estudia cómo sus pacientes toman el fármaco y en qué condiciones es efectiva.

Hablamos durante dos horas con él en la reciente reunión de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, y más tarde por teléfono. He aquí un resumen de lo más relevante e interesante de la misma:

P. ¿Cómo fue que se interesó por las posibilidades médicas del cannabis?

A. A finales de 1990, yo estaba trabajando en Kingston, Jamaica, en una clínica para el tratamiento de personas con anemia de células falciformes. Mi padre británico y mi madre guyanesa me habían criado en Jamaica, y yo había asistido a la escuela de medicina allí.

Un día, un rastafari ancianos llegó por su chequeo anual. Yo le pregunté: “¿Cuáles son sus opciones de medicamentos?” Se inclinó sobre la mesa y me dijo: “Usted debe estudiar la hierba.”

Esa noche, volví a mi oficina y miré hacia arriba “cannabis y dolor.” Lo que encontré fueron innumerables anécdotas de pacientes que habían obtenido marihuana legal o ilegalmente, y que afirmaban su buen efecto con una variedad de condiciones relacionadas con el dolor.

También estaban los estudios reveladores que muestran que el sistema nervioso tiene receptores específicos para los cannabinoides y que estos receptores se encuentran en las áreas relacionadas con el dolor. Todo terminó con: “Se necesitan más estudios.”

Así que pensé, “Esto es lo que debería estar haciendo; vamos! “

P. ¿Fue empezar así de fácil?

En realidad no.

Ese verano, fui a Inglaterra y considerando trabajar en un consorcio británico que investigaba los cannabinoides para posibles usos farmacéuticos. Pero justo en ese momento, un tribunal canadiense tomó el caso de un epiléptico que había sido detenido por utilizar cannabis para sus ataques. El tribunal esencialmente legalizó la marihuana medicinal en todo Canadá.

Cuando escuché eso, supe que Canadá era el lugar al que debía ir. Así que nos trasladamos a Montreal. Lo que yo propuse McGill fue una clínica donde podríamos evaluar los reclamos de los pacientes sobre la marihuana medicinal.

Gran parte de lo que sabíamos acerca de la droga era anecdótico. Mi idea era escuchar las historias de los pacientes y con ellos hacer una evaluación clínica.

P. ¿Que se conocía sobre la marihuana medicinal cuando se mudó a Canadá en 1999?

Ciertamente sabíamos que los cannabinoides eran analgésicos en animales. Hubo informes de casos en los que ayudaba a las personas con esclerosis múltiple. En California, las personas con VIH la estaban utilizando para la estimulación del apetito, náuseas y dolor. También los pacientes de cáncer a veces las usaban para frenar las náuseas de la quimioterapia.

Desde entonces, ha habido al menos 15 ensayos de buena calidad en todo el mundo. Los cannabinoides son reportados para ayudar con la neuropatía asociada al VIH, la neuropatía traumática, esclerosis múltiple, dolor de la diabetes. También ha habido algunos estudios pequeños sobre la fibromialgia y el trastorno de estrés postraumático.

Cuando se habla de la medicina traslacional, un medicamento generalmente se mueve de “juzgado a la clínica.” Pero el cannabis ha tenido una trayectoria única: Los pacientes lo estaban usando por su cuenta, y luego tenían algunos papeles que informaban del uso médico de la misma, a menudo sobre la base de algunos estudios. Y a veces, tenías juicios posteriores por el uso de drogas.

P. Háblenos un poco de su propia investigación.

Una investigación que publicamos en la revista Canadian Medical Association Journal en 2010 estudió 23 pacientes que utilizaron tres niveles ligeramente diferentes de las preparaciones de cannabis y un placebo durante dos meses. Tenían una calada tres veces al día. Se encontró que el nivel de THC del 9,4 por ciento fue superior al placebo en términos de su efecto sobre el dolor.

También se encontró que ayudó con la ansiedad y el sueño. Curiosamente, nuestros pacientes parecían utilizar realmente cantidades muy pequeñas de la droga para controlar sus síntomas, mucho menos que los usuarios recreativos.

Más tarde esta primavera, esperamos aprovechar esta investigación aún más con el lanzamiento de lo que creemos que será el primer estudio longitudinal de pacientes de marihuana medicinal. Seguiremos los efectos a largo plazo de nuestros pacientes que han estado utilizando cannabis regularmente para sus enfermedades crónicas.

P. ¿Por qué crees que el consumo de cannabis ha sido en general tan poco investigado?

La respuesta fundamental es que la ilegalidad de la droga ha estigmatizado la mayoría de las investigaciones. En Canadá, las personas a veces tienen miedo debido a la percepción de que están trabajando con sustancias ilegales, incluso cuando ese ya no es el caso.

En los Estados Unidos, es una cuestión diferente, porque en el ámbito federal, el cannabis aparece como una droga de Clase I, como la heroína. Eso significa que la comunidad médica está muy restringida al acceso a materiales de investigación.

Al mismo tiempo, hay más de 20 estados donde la marihuana medicinal, en diferentes grados, es legal. Sin embargo, las plantas cultivadas en Colorado pueden ser bastante diferentes de las que se cultivan en otra parte. Por otra parte, las condiciones médicamente elegibles varían de estado a estado.

Esta falta de normalización ha sido otro factor que hace la investigación difícil.

P. Usted ha dicho que los médicos le llaman con frecuencia para que le de consejos prácticos acerca de la droga. ¿Qué es lo que piden?

La pregunta más común es: “¿Cómo puedo hacer la distinción entre los pacientes que lo deseen para uso médico o recreativo?” La otra llamada que recibo es de médicos que quieren que coja a sus pacientes y les explique todo lo que sepa acerca de la marihuana medicinal.

En realidad, me gustaría que los médicos se informaran mejor; existe una gran cantidad de información, a pesar de que necesitamos más. Yo creo que al no informarse por sí mismos, los médicos no cumplen plenamente con sus pacientes.

En Canadá, por ejemplo, hemos notado que nuestros oncólogos general no les hablan a sus pacientes acerca de la marihuana medicinal.

P. Su propia Asociación Médica Canadiense recuerda a sus miembros que no están obligados a recetar marihuana porque no hay “pruebas suficientes sobre los riesgos y los beneficios clínicos.” ¿Cuál es su opinión en este aspecto?

Bueno, estoy de acuerdo con ellos, por lo menos en esto: Necesitamos más investigación.

Creo que ha llegado el momento para nosotros como una comunidad global que estar de acuerdo en lo que queremos saber y luego ir a buscarlo. Y nuestros pacientes necesitan alejarse de la auto-experimentación con sustancias y derivados que no conocemos, y pasar a una situación en la que sepamos lo que están utilizando y donde podemos ayudarlos más. La marihuana no va a desaparecer.

0 1.262 vistas

Se ha publicado una investigación científica en la revista Journal of Clinical Investigation que concluye que la Cannabis sativa regenera las células nerviosas de una parte del cerebro llamada hipocampo (relacionada con el aprendizaje, la memoria, la ansiedad y la depresión). En el estudio proporcionaron a ratones de laboratorio altas dosis de HU210 (una sustancia sintética similar a uno de los cannabinoides psicoactivos que se encuentran en la planta Cannabis sativa) dos veces al día durante 10 días y descubrieron que la velocidad de neurogénesis (formación de células nerviosas) en el hipocampo aumento en un 40%.

Sabíamos que muchas drogas, incluyendo alcohol, heroína, nicotina y cocaína destruían células nerviosas en el hipocampo cerebral. “El presente estudio indica que los cannabinoides son la única droga ilícita cuya administración crónica puede promover la creación de células nerviosas en el hipocampo cerebral de individuos adultos,” señalan los científicos de este reciente estudio. Hasta el momento ninguna droga regeneraba tejido nervioso cerebral. (aunque en el mismo estudio indican la capacidad de la fluoxetina, mas conocida como prozac, de hacer lo mismo). Lo que sabíamos hasta ahora es que las drogas licitas o ilícitas no solo no regeneran tejido nervioso sino que lo suprimen. A partir de ahora tendremos que excluir a la cannabis como sustancia que suprime el crecimiento de células nerviosas pues es al contrario, mejora su crecimiento. Esta nueva investigación señala que el tamaño de las dosis inyectadas de este cannabinoide artificial deben ser grandes y no pequeñas.

Aparte de este efecto (el mas subrayable e increíble a mi entender), el equipo de investigación que a publicado el estudio esta compuesto por varios cientificos que representan a Universidades de tres países diferentes. Wen Jiang, Yun Zhang, Lan Xiao, Jamie van Cleemput, Shao-Ping Ji y Xia Zhang de la Universidad de Saskatchewan (Canadá), Wen Jiang de la 4ª Universidad Medico-Militar de Xi´an (China) y Guang Bai de la Universidad de Maryland (USA).

Este equipo ha observado que la cannabis tiene un efecto antidepresivo y ansiolítico. En el estudio los animales eran inyectados con dosis altas de HU210 durante un mes y mostraron menos ansiedad y temor cuando se les emplazaba en nuevos entornos usualmente temidos por los roedores (son neofóbicos). Este estudio emerge del reciente descubrimiento que el hipocampo es la única zona cerebral capaz de regenerar neuronas durante la vida de los mamíferos, incluido el ser humano.

La selección natural ha conservado intactos los receptores de cannabinoides en los animales durante el proceso de evolución por mas de 500 millones de años, esto nos sugiere que tienen un importante papel biológico. Los cannabinoides aparecen para alterar los efectos del dolor, nauseas, tumores, esclerosis y otros desordenes tanto en humanos como en animales, indica el equipo científico.

Los datos de la investigación serán tratados con alto grado de escepticismo por los expertos en salud mental (los mismos que recetaban drogas contra la masturbación o la homosexualidad hace no mucho tiempo), pensarán que los resultados de laboratorio hechos con ratas, difícilmente se pueden trasladar a los humanos (aunque muchos de sus principios terapéuticos estén basados en experimentación con animales). Una montaña de investigaciones previas han relacionado a la cannabis con daños en la salud mental, incremento de la ansiedad y la depresión. Sin embargo, los científicos señalan que otras drogas recreacionales licitas como el alcohol, el café y el tabaco, ocasionan mas daños que el cannabis.

En los preliminares de otro estudio llevado acabo por el neuro-científico Barry Jacobs de la Universidad de Princeton se indica que el cannabinoide THC, presente de forma natural en la planta del cannabis, no se detecta que produzca neurogénesis en el hipocampo pero no indica las dosis utilizadas en su estudio ni la cantidad de tiempo de administración de la sustancia. Los resultados de este estudio serán presentados en Washington DC en el próximo mes de Noviembre durante la próxima reunión de la Sociedad para la Neurociencia.

“Los cannabinoides son una excitante área nueva para la investigación medica y aunque los cannabinoides sintéticos pueden mostrarnos la evidencia de regeneración nerviosa es importante reconocer que existen mas de 60 ingredientes activos en la cannabis ” señalo al respecto Paul Corry, director de comunicaciones de Rethink, asociación inglesa dedicada a mejorar la salud de las personas que padecen trastornos mentales.

Ver el documento cientifico publicado por Journal of Clinical Investigation

Fuente Chimbo

0 1.887 vistas

 

Estudio/Investigación.- Un nuevo estudio publicado por la revista J-Stage , y financiado por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón , ha encontrado que los cannabinoides  (si el THC, CBD o CBDV) fueron eficaces en el bloqueo de cierta enzima que se sabe que causan cáncer, y que se produce en grandes cantidades cuando se consumen cigarrillos.

“Estos resultados sugieren que la estructura pentilresorcinol en el CBD puede tener un papel estructural importante en la inhibición directa del CYP1A1, aunque se requiere toda la estructura del CDB para la inhibición general”, según los investigadores.

CYP1A1 es una enzima que no es peligrosa en bajos niveles, pero si se produce en grandes cantidades como cuando alguien fuma cigarrillos; en grandes dosis, la enzima se ha relacionado con el cáncer.

Los investigadores afirman que: “En consecuencia, el CDB y sus compuestos relacionados, son inhibidores potentes dela actividad del CYP1A1, sería útil como un compuesto de plomo en la quimioterapia contra el cáncer.”

Fuente TheJointBlog