LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Plagas"

Plagas

0 517 vistas

Los hongos son siempre un peligro para cualquier cultivador de cannabis. Y si en crecimiento son peligrosos, en floración lo son mucho más. Pensemos que en la fase de crecimiento podemos tratar a una planta con cualquier tipo de fungicida. Y en el peor de los casos, si se tratase de un hongo letal como el fusarium y nos mate la planta, siempre estaremos a tiempo de comenzar un nuevo cultivo. Lógicamente conseguiremos plantas de menor tamaño, pero al menos tendremos una cosecha decente.

En cambio cuando los hongos atacan en floración, ya se deben evitar usar productos químicos, pensemos que después pueden terminar en nuestros pulmones. Y si el ataque es severo, puede hacernos incluso tirar la cosecha. Y ya será tarde para volver a intentar germinar alguna semilla o plantar un esqueje, el otoño cada vez está más cerca y las condiciones idóneas para el cultivo de cannabis disminuyen. Pero también existe la posibilidad de recurrir a remedios caseros, naturales y a su vez muy efectivos.

Caldo Bordelés

Es uno de los remedios más antiguos, inventado por los agricultores de la región de Burdeos, Francia, de ahí su nombre. Se trata de una mezcla de sulfato de cobre, hidróxido de calcio y agua. Los ingredientes no son sencillos de conseguir como los siguientes remedios, pero es un fungicida muy potente. Para su preparación, mezcla 10 gramos de sulfato de cobre y 20 gramos de hidróxido de calcio por cada litro de agua. Pulveriza ligeramente las hojas de las plantas para prevenir y combatir principalmente el mildiu y la botrytis.

Purín de ortigas

Además de ser un excelente abono con alto contenido en nitrógeno, hierro, calcio, fósforo y silicio entre otros, el purín de ortigas es también un buen fungicida. A su eficacia contra determinados hongos, se une la protección que ejerce contra mosca blanca, pulgón o araña roja. Para su preparación es necesario recolectar la ortiga antes de la floración. En 10 litros de agua macera 1 kilo de ortigas frescas durante unos 10 días, removiendo cada 2 días el macerado. Una vez filtrado, diluye de medio a un litro de este purín en 10 litros de agua y úsalo pulverizado sobre las hojas .

Cola de caballo

La cola de caballo es una plantas muy común y una gran aliada, ya que ayuda a prevenir el ataque de hongos como el mildiu, la botrytis o el oídio. Además fortalece el sistema celular de las plantas y tiene un gran contenido en nutrientes. Usa la misma elaboración que para elaborar el purín de ortiga y la misma dosis, siempre pulverizado sobre la planta y evitando hacerlo en las horas de máximo sol y altas temperaturas.

Ajo

El ajo puede tiene propiedades fungicidas, insecticidas, nematicidas y antibióticas. Es eficaz para el tratamiento y la prevención de ataques de hongos como la botrytis, el pytium o el damping off (podredumbre en semilleros). Además ahuyenta algunas plagas. Para elaborar una maceración de ajo, machaca 100 gramos de ajo y mézclalo con 10 litros de agua. El inconveniente es que a las dos semanas de haberlo preparado, ya no lo podremos usar. Siempre es preferible prepararlo en el momento en que se vaya a usar.

Ácido láctico

Como sabemos, la leche tiene un gran contenido en ácido láctico, además de aminoácidos y sales ricas en nutrientes. Para preparar éste fungicida casero, mezcla 0,8 litros de agua con 0,2 litros de leche desnatada. Añade para terminar 20 gramos de bicarbonato sódico, que además tiene un gran poder desinfectante y cicatrizante. Aplícalo directamente sobre las hojas de la planta en dosis moderadas ya que es muy fuerte. Usalo dos días seguidos, siempre evitando las horas de calor. Después úsalo cada 15 días a modo de preventivo, y cada semana en caso de ataques.

0 345 vistas

La cochinilla es una plaga común en cultivos de cannabis. Incluso en interior pueden darse ataques, aunque no es lo más común. En cambio en el exterior pueden producir graves daños a las plantas. Se caracterizan por ser similares a pequeñas lapas que se adhieren a tallos y hojas de la planta. Existen varias especies y todas ellas están cubiertas por una coraza generalmente gris/parda o formando una pelusa de color blanco.

CARACTERÍSTICAS

Las cochinillas son una superfamilia de pequeños insectos del orden de los hemípteros cocoideos. Existen aproximadamente unas 8.000 especies, siendo la mayoría de ellos parásitos de plantas. Se alimentan directamente de su sistema vascular,  chupando la savia. Otras se alimentan de tejido fúngico y no suponen una mayor preocupación para el cultivador. En cambio la gran mayoría sí, siendo las más comunes en nuestro caso la cochinilla parda, la acanalada y la algodonosa.

La cochinilla algodonosa es una de las más frecuentes, suelen ser de color gris y están recubiertas con una sustancia blanca cerosa y con una consistencia blanda. La cochinilla acanalada es una pesadilla, además de difícil de erradicar pone una inmensa cantidad de huevos. La cochinilla parda es de color marrón-grisáceo, con una cubierta cerosa dura y resistente, la más complicada de eliminar.

CICLO BIOLÓGICO

El ciclo biológico de la cochinilla es siempre el mismo. Los machos son muy difíciles de ver puesto que son voladores. Van en busca de hembras y fecunda.  Los machos tienen sólo un par de alas y nunca comen, se mueren en uno o dos días. Las hembras ponen unos pequeños huevos, con puestas de más de 100 huevos.

Aunque también pueden tener crías idénticas a ellas sin necesidad de aparearse mediante la partenogénesis como sucede con los pulgones. Esta combinación es la que hace que se puedan multiplicar rápidamente y ser tan peligrosos.

ATAQUE Y DAÑOS

Estas 3 especies de cochinilla atacan siempre zonas aéreas de las plantas. Se suelen encontrar primeramente en el tallo central, cerca del sustrato. También se las puede ver con el tiempo en tallos de zonas superiores y bajo las hojas.

El mayor daño lo ocasionan las plagas muy extendidas, capaces de secar una planta en poco tiempo. Secretan una melaza, como los pulgones, que atraen a las hormigas. Éstas son capaces de defender a las cochinillas de ciertos depredadores, además de transportarlas a otras zonas.

Además son un importante vector de virus. Pueden contagiar enfermedades cuando proceden de otra planta. También impregna tallos y hojas de negrilla, un hongo negruzco que afea la planta y en el caso de las hojas impide que realicen una correcta fotosíntesis.

CONTROL Y TRATAMIENTO

Por estar cubiertas de una coraza, en ocasiones combatir la cochinilla parda y acanalada puede ser complicada. En cambio la algodonosa, por ser una cubierta blanda, es más sencillo combatirlas.

Podemos usar regularmente aceite de neem en riego, el cual es absorbido por la planta y la hace más amarga, algo que no resulta del agrada de ningún insecto chupador.

El jabón de potasio también suele ser efectivo. Siempre será mejor la combinación de dos insecticidas, intercalando aplicaciones de uno y otro.

Es interesante también echar mano de las trampas fotocromáticas amarillas, además de ser un excelente control contra trips, atraen a los machos de cochinilla que buscan hembras con las que aparearse.

Otro sistema para tratar una planta atacada por cochinillas, es usar agua a presión en las zonas afectadas, además de que la limpiaremos de sus secreciones y negrilla.

0 339 vistas

Ya todos sabemos que el cultivo en exterior de cannabis se puede ver afectado por diversos tipos de plagas, que en estas fechas tienen su máxima actividad. No existe plaga buena, aunque sí es cierto que algunas llega a ser más perjudicial que otras. También más difíciles de eliminar unas que otras. Una de las más frecuentes es el pulgón, de la que trataremos en este post.

CARACTERÍSTICAS

El pulgón es un insecto de la familia de los hemipteros. Es pequeño, de entre 1 y 3mm y de morfología poco variada. Se alimentan de la savia de las plantas, prácticamente de cualquiera de la huerta o el jardín. Algunos de ellos son importantes vectores de virus.

Los pulgones son lentos y torpes. Tienen un cuerpo ovalado, con patas alargadas, y pueden presentar varios colores. Domina el color verde, pero también pueden verse de colores amarillo o negro. Ésto depende en gran medida de la especie de planta de la que se alimenta, de su estadio o de la estación del año.

Algunos pulgones poseen alas, lo que les permite llegar a las plantas volando. También forman una simbiosis perfecta con las hormigas. Éstas transportan a los pulgones a plantas sanas y los defienden de depredadores, mientras que a cambio reciben una especia de melaza que segregan, deliciosa para las hormigas.

CICLO BIOLÓGICO

Los pulgones se puede reproducir de diferentes formas según la especia. Sólo se reproducen sexualmente cuando el invierno se aproxima, poniendo huecos que hibernarán hasta la siguiente primavera. De estos huevos, nacen individuos hembra que pueden reproducirse por partegénesis, es decir que paren clones idénticos a los insectos adultos y sin necesidad de aparearse.

Pero si se diese el caso de que la planta huésped muera o las condiciones no sean ya favorables, los pulgones que van a convertirse en adultos lo hacen de forma alada. A éstas hembras se las conoce como hembras fundadoras. Pronto se irán a colonizar otras plantas, pariendo por partenogenesis nuevos pulgones hembras sin alas.

En otoño, las hembras sin alas paren hembras y machos con alas. Ambos se aparean y realizan puestas de huevos que eclosionarán en la siguiente primavera. Todo ésto es la explicación de que sea una plaga que puede propagarse con gran rapidez y facilidad.

DAÑOS

El pulgón se concentra en colonias de cientos de individuos. Se pueden encontrar principalmente en hojas y en los tallos jóvenes, donde la concentración de savia a mayor. A diferencia de otras plagas no deja marcas en las hojas cuando usan su aguijón succionador para alimentarse.

Las hojas afectadas por sus ataques, pierden el color y se retuercen, antes de morir si se trata de un ataque severo. Además producen un hongo llamado negrilla que impide que la planta realice correctamente la fotosíntesis. Por si fuera poco, también es un vector de virus importante, ya que pueden contagiar virus o enfermedades.

CONTROL Y TRATAMIENTO

Los pulgones suelen habitar en malas hierbas, desde donde se dirigen hacia otras plantas. La limpieza e higiene en el cultivo siempre en fundamental como método preventivo. Retira todas estas malas hierbas, dejando un área limpia próxima a las plantas de cannabis.

Un método efectivo para su tratamiento, es el aceite de neem o el jabón potásico, además de ser insecticidas ecológicos. También se muestra muy efectivo la maceración de ortigas. Para ello es necesario unos 100 gramos de ortigas por cada litro de agua, dejando el tiempo suficiente para su descomposición. Este purín resultante se mezcla con 5 litros de agua y se pulveriza sobre los pulgones.

Los depredadores naturales son un arma en ocasiones muy económica y efectiva. Crisopas, mariquitas, avispas parasitoides, sirfidos, arañas o chinches, no dudarán en permanecer en nuestras plantas mientras tengan pulgones de los que alimentarse.

0 595 vistas
Foto: La Huerta Grow Shop

Se podría decir que no existe cultivador de marihuana en exterior, que no haya sufrido alguna vez el ataque de minadores de la hoja. Es muy común encontrarse alguna o algunas hojas con un marcado surco de color blanco, como si con un rotulador hiciésemos un borrón sobre ella. En interior en cambio es una plaga tan poco común que personalmente nunca he oído de ningún caso en todos mis años de cultivador.

CARACTERÍSTICAS

El minador es una larva de un insecto que vive en el interior de la hoja, de ahí su nombre. Al protegerse en su interior, llega a ser complicado combatirlas con insecticidas de contacto. Pueden ser larvas tanto de micro dípteros o micro-lepidópteros, es decir moscas y mariposas pequeñas, tanto diurnas como nocturnas.

Por ser la larva de gran cantidad de insectos y tan variados, llega a ser complicado describir su aspecto. Más larga o más corta, más ancha o más delgada, más grande o más pequeña… en cualquier caso su comportamiento y daño que efectúa en la planta es el mismo.

CICLO BIOLÓGICO

A lo largo de la primavera y el verano, insectos encuentran en nuestras plantas un buen lugar para las puestas de los huevos. Éstos los pueden poner sobre la hoja, bajo la hoja, o en el interior de los tejidos donde estará más protegida.

Del huevo nace una larva que enseguida se alimentará de las células de la epidermis de la hoja, desde su interior. Así van dejando las típicas marcas en forma de surco irregular que ya hemos comentado. Según va creciendo la larva, se puede observar como la galería es cada vez más ancha.

Cuando la larva tiene el tamaño adecuado, se transforma en pupa. Ésta puede quedarse en la hoja o dejarse caer al suelo. De las pupas saldrán los insectos adultos, que comenzarán un nuevo ciclo biológico. En condiciones favorables, los minadores pueden completar el ciclo de huevo a larva en sólo 15 días.

ATAQUE Y DAÑOS

Los ataques en cultivos de marihuana se producen en las hojas y muy rara vez los tallos. En otras especies pueden atacar también los frutos, como en el caso de los frutales y muchas legumbres como judías o berenjenas.

Pese a no ser una de las plagas más agresivas, reduce la capacidad de las hojas de realizar una correcta fotosíntesis. Mientras en una planta de pequeño tamaño el daño en algunas hojas no frenará su crecimiento, en una pequeña planta sí puede ralentizarlo.

Además, las heridas ocasionadas por los minadores de la hoja facilitan la aparición de otros patógenos como hongos, virus o bacterias, entre otras.

CONTROL Y TRATAMIENTO

En principio es una plaga sencilla de eliminar en plantas de pequeño y mediano tamaño. Una vez localizado el típico surco en una hoja, en uno de sus extremos se encontrará la larva. Podemos aplastarla con los dedos. Remedio más ecológico no se podrá encontrar.

En plantas de gran tamaño es complicado hacer una revisión completa y puede que no veamos alguna hoja afectada. En el caso de tener que recurrir a algún insecticida, optaremos por insecticidas sistémicos que penetren en el organismo de la planta, ya que los de contacto no son efectivos.

El aceite de neem usado en el riego, es absorbido por la planta y permanecerá activo durante unas 3 semanas. Así se evita que insectos chupadores se alimenten de ella. Al parecer el Neem hace que la savia de la planta tenga un gusto amargo, algo que desagrada a los insectos.

También son útiles las trampas cromáticas amarillas, ya que moscas y mariposas sienten atracción por ese color. Por último, depredadores naturales como Crisopas, Orius, arañas o avispas parasitoides son uno de los métodos de control más efectivos.

La mosca blanca es una de las plagas más frecuentes en los cultivos de cannabis en exterior. Quien más y quien menos habrá sufrido alguna vez algún ataque de este insecto volador. La mosca blanca es una especie de la familia de insectos homópteros al igual que el pulgón. Causan importantes daños en las plantas y es una de las plagas más extendidas y dañinas para la agricultura. Existen más de 1.500 especies de mosca blanca, aunque las más comunes son la Trialeurodes vaporariorum y la Bemicia tabaci .

CARACTERÍSTICAS

Es un pequeño insecto volador de un tamaño de 1-1,5 mm las hembras, más pequeños los machos. Es de un color que puede variar entre blanco o blanco-amarillo. Posee dos alas o dos pares de alas dependiendo de la especie, que le permiten desplazarse rápidamente a la planta huésped. Su cuerpo está dividido en tres regiones diferenciadas: cabeza, tórax y abdomen. Como los integrantes de esta clase insectos, poseen tres pares de patas.

CICLO BIOLÓGICO

Éste comienza cuando la hembra pone los huevos en el envés de las hojas de planta huésped. Para ellos cuentan con un pedicelo que les permite insertarlos y fijarlos a la hoja. Los huevos son de muy pequeño tamaño y de forma oval o piramidal. Una hembra es su ciclo vital puede llegar a poner hasta 500 huevos.

Aproximadamente a los 6 días los huevos eclosionan y surgen las primeras ninfas. Las ninfas no parecen a la mosca blanca adulta, ya que aún debe pasar por diferentes estados ninfales. En el primero, la ninfa es transparente, muy pequeña y prácticamente invisible.

Tras superar 3 estados ninfales, en el 4º emerge finalmente el insecto adulto. Algo muy característico de la mosca blanca, es que una hembra fecundada produce una progenie tanto de machos como de hembras. En cambio una hembra no fecundada sólo produce hembras.

Las hembras tienen un promedio de vida de 15 a 55 días. Los machos de 6 a 34 días. Con temperaturas que varían de 13 °C a 27 °C tienen más facilidades para reproducirse y vivir más días.

ATAQUE Y DAÑOS

Los primeros ataques los encontraremos en algunas pocas hojas. Dejan unas marcas muy características, circulares y con un diminuto punto interior. Estas marcas las producen con su aguijón para succionar la savia de las plantas.

En cambio, en ocasiones son difíciles de encontrar, pues al mínimo movimiento echan a volar y son complicadas de ver. A medida que la plaga avanza, encontraremos más hojas dañadas por lo que debemos actuar ante los primeros síntomas y no cuando la plaga está extendida.

Al ser una plaga que se reproduce tan rápido y en tal cantidad, produce serios daños en las plantas. En los peores casos pueden terminar con la vida de las plantas. Además producen un líquido azucarado que impregna las hojas con negrilla, un hongo que hace que la planta se manche de color negro.

CONTROL Y TRATAMIENTO

Realizar revisiones periódicas a las plantas, nos puede ahorrar muchos problemas. Pese a ser una plaga tan dañina, no es de las más complicadas de eliminar. Las ninfas se pueden tratar fácilmente con jabón potásico o con aceite de neem. Pero en cambio los adultos es más complicado y suele terminar en batalla perdida.

Para combatir los adultos, uno de los métodos más eficaces con las trampas cromáticas. Los insectos y en particular la mosca blanca siente predilección por el color amarillo. Estas trampas de este color incorporar un pegamento que captura la mosca blanca. También las puedes fabricar tú mismo con una lámina de plástico amarilla impregnada en miel.

Además usar preventivos como aceite de neem una o dos veces al mes, puede que no evite algún eventual ataque de mosca blanca adulta, pero si impedirá que tanto sus huevos como sus ninfas consigan salir adelante.

 

La araña roja es un ácaro tetraníquido que afecta prácticamente a todos los cultivos en invernaderos, interior y exterior. Además afecta a un gran número de especies, incluído el cannabis. Es una de las peores plagas a la que un cultivador puede enfrentarse. Se alimentan de la savia de las plantas, es muy voraz, se reproduce con gran rapidez, y es difícil de combatir y eliminar. Es una plaga distribuida por todo el mundo, sobretodo en zonas de climas cálidos y suaves, además de secos.

CARACTERÍSTICAS

Es una especie con un claro dimorfismo sexual, es decir con claras diferencias entre sexos. La hembra adulta tiene una forma ovalada, con un tamaño de 0,5 mm de largo y 0,3 mm de ancho. El macho en cambio tiene un tamaño menor, el cuerpo más estrecho, el abdomen puntiagudo y las patas más largas en proporción a la hembra. Los colores son diversos, aunque su nombre sugiera el rojo. La hembra suele ser de color amarillento, verde o rojo-anaranjado. En el macho la coloración es siempre más pálida.

CICLO BIOLÓGICO

El ciclo biológico de la araña roja es holometábolo, es decir, realiza metamorfasis completa en sus estados. Posee 4 estados de desarrollo: huevo, larva, dos estadios ninfales (protoninfa y deutoninfa) y adulto.

Los huevos son esféricos, de color blanquecino brillante y de un tamaño de 0,1 mm de diámetro. A medida que avanza su desarrollo, se van oscureciento y adquiriento un tono amarillento.

Al eclosionar los huevos, nace una larva de forma esférica y transparente, de unos 0,15 mm de longitud. Ya posee 3 pares de patas y su color puede variar a un verde claro, amarillo-marrón o verde oscuro.

Posee dos estadios ninfales, que son protoninfa y deutoninfa. La diferencia es su tamaño. En este estado se pueden diferenciar según las formas que ninfas que darán origen a hembras y cuáles a machos. Aquí poseen 2 pares de patas.

Finalmente, con una muda evoluciona de ninfa a adulto. El desarrollo de este ciclo completo es de 7 días con temperaturas de 30ºC y un ambiente seco. Con una temperatura en 23ºC, en cambio se alarga el desarrollo hasta los 14 días.

ACTIVIDAD

Normalmente, la araña roja sobrevive al invierno en árboles, malas hierbas, y plantas hortícolas en estado adulto. Cuando llega la primavera, reinicia su ataque. Se sitúan en el envés de las hojas, donde empiezan a aparearse y realizar las primeras puestas de huevos.

Una hembra adulta, puede poner durante su vida unos 100 o 120 huevos, a una media de 3 a 5 por día. Las hembras pueden llegar a vivir entre 20 y 28 días, mientras que los machos no suelen pasar de 14 días. Sólo son necesarias de 8 a 10 hembras para dar lugar a 1000 ejemplares durante toda su vida.

Para sobrevivir en climas muy secos, la araña roja forma colonias. Éstas las cubren con hilos de seda, formando en su interior un microclima que se produce por la retención de humedad producida por la propia transpiración de la planta.

 

Cuando con la llegada del otoño y las temperaturas empiezan a descender, se frena su actividad. Por bejo de los12ºC finaliza su desarrollo y entra en diapausa, un estado fisiológico de inactividad que usa a menudo para sobrevivir a condiciones ambientales desfavorables.

Además, las humedades relativas muy altas o muy bajas, pueden llegar a ocasionar una gran mortalidad de larvas o retrasar su desarrollo. Las lluvias, también pueden afectar al desarrollo de la colonia. Es por ello que en exterior, es prácticamente una plaga exclusiva de la primavera y el verano.

ATAQUE

Los ataques suelen aparecer por focos, frecuentemente en las hojas más cerca del suelo, las primeras que encuentra cuando trepa por el tronco. Poco a poco se irán desplazando hacia las hojas más jóvenes, aunque en caso de ataques severos las encontraremos por toda la planta.

Cuando los nutrientes de una hoja comienzan a agotarse, se dispersan a otras hojas. Y cuando los nutrientes de toda la planta se han agotado, buscará otra planta huésped donde alojarse. También se pueden refugiar en zonas abrigadas donde entrar en diapausa.

DAÑOS

Los daños que ocasiona la araña roja se deben a la alimentación que realizan sobre las hojas de las plantas. Poseen un estiletes con el que reabsorben el contenido celular. Este daño produce una decoloración más o menos intensa de los tejidos de las plantas.

En primeros lugar podemos observar unos punteos o manchas amarillentas en el haz de las hojas. Cuando no se toman medidas, las grandes poblaciones producen la desecación de la hoja e incluso la defoliación de toda la planta.

CONTROL Y TRATAMIENTO

Cuanto antes detectemos los primeros ataques de araña roja, más fácil será de combatir. Es muy buena opción la de realizar aplicaciones regulares con jabón potásico o aceite de neem, ya que en gran medida evitará que entre otras muchas plagas, la araña roja se instale en nuestro cultivo.

Si decidimos usar fitosanitarios, siempre que sean específicos. Y preferiblemente usaremos mínimo dos, intercalando su uso semanalmente para que no adquieran tolerancia al compuesto de un insecticida concreto. El uso de depredadores naturales, es una de las mejores opciones disponibles.

0 1.409 vistas

Da igual que el cultivo sea en exterior o interior. Una de las mayores preocupaciones del cultivador de cannabis son las plagas. Quien más y quien menos que haya cultivado algunas plantas, lo ha podido llegar a sufrir en primera persona. Y en el peor de los casos, se habrá llevado por delante algunas plantas o cosechas.

La mejor manera de combatir las plagas es mediante la prevención. Revisiones periódicas a las plantas debería ser obligatorio mínimo una vez a la semana. Lo que en un principio pueden ser unos pocos insectos, cuanto más tardemos en detectarlos más se multiplicarán convirtiéndose en plaga.

Las plagas pueden llegar a una planta de muchas maneras. Desde el cielo o la tierra. Pueden venir atraídas por nuestra planta, o que seamos nosotros mismos llevemos adheridas en nuestra ropa cuando volvemos del huerto o jardín. El intercambio de esquejes también uno de los motivos del contagio de plagas.

Al llegar a casa y si tenemos un cultivo interior, conviene cambiarse de ropa y de calzado si venimos de algún lugar que sea susceptible de plagas, como parques, jardines, el huerto, cultivos ajenos… Y decimos interior, porque es siempre más susceptible de plagas por sus condiciones siempre óptimas.

Si nos han regalado algún esqueje, lo primero que debemos hacer nada más llegar a casa, es darle una buena ducha con algún insecticida. También conviene tenerlos unos días en cuarentena, alejados de nuestro cultivo para que los posibles insectos no decidan irse a otra planta no tratada con insecticida.

Y ya que hablamos de los insecticidas, siempre son la mejor opción para tratar y prevenir plagas. Algunos como el jabón de potasio o el aceite de neem también funcionan bien como preventivos. Su uso regular mantienen a las plagas alejadas de las plantas.

La limpieza también es importante para una buena prevención. El área cercana a las plantas y la propia planta se deben mantener limpias. Retira o aleja otras plantas susceptivas de plagas como rosales o azaleas. También retira las hojas de la planta que se van cayendo o están a punto de caerse.

Si cultivas en el exterior, es posible que te encuentres en ocasiones insectos beneficiosos como mariquitas, arañas o mantis religiosas. Son excelentes guardianes y no tienen inconveniente en comerse pulgones, trips o saltamontes. Hacen una labor natural muy importante.

Aún con todo ésto, nadie nunca está al 100% a salvo de las plagas. Si dado el caso no entra una plaga en el cultivo, debemos primero identificarla. Si no lo tienes claro, busca y arranca alguna de las hojas más dañadas y vete a algún grow de confianza. Ellos te dirán de qué plaga se trata y cómo puedes tratarla.

0 452 vistas

El principio de la temporada de cultivo en exterior, también coincida con la actividad de las plagas. Son muchos los insectos que encuentran en el cannabis no sólo refugio, sino un manjar. Las principales plagas que nos podemos encontrar son las siguientes:

ARAÑA ROJA

Posiblemente sea la peor de las plagas a las que enfrentarse.  Aunque lleva el nombre de “araña”, en realidad se trata de un ácaro. Y también aunque lleva el nombre de “roja”, podemos encontrarlas de otros colores, desde el verde al anaranjado o marrón, dependiendo de la época del año o la especie de la que se alimente. Tiene un pequeño tamaño, aproximadamente de medio milímetro, lo que hace que sea en ocasiones complicada su detección. Es común observar antes el daño en la planta que la propia araña. En condiciones favorables pueden arrasar cultivos en pocos días.

Los primeros síntomas se aprecian en las hojas, donde se pueden observar pequeños puntos blancos. Se debe a donde clavan su pico succionador para extraer la savia de las plantas. Cuando ésto ocurre, debemos hacer una revisión de toda la planta, buscando principalmente en el envés de las hojas, donde se sienten protegidas. También forman pequeñas colonias de individuos. Cuando la plaga se extiende, gereralmente en la fase de floración, hacen telarañas por toda la planta, llegando a cubrirla por completo. Para tratar la araña roja, se debe usar un acaricida o insecticida específico.

MOSCA BLANCA

Es una de las plagas más comunes en invernaderos y en general cualquier tipo de exterior. Sus alas les permiten desplazarse y buscar cualquier planta. Es un diminuto insecto volador de color blanco y de un tamaño de 1 a 3 milímetros, muy difícil de detectar en un primer momento. Se alimentan de la savia de las plantas que extraen con su pico succionador, dejando una pinchas blancas similares a las que deja la araña roja, pero más circulares y con un pico más oscuro en el centro. Se reproducen con gran facilidad y rapidez, pasando de pocos individuos a una verdadera plaga en pocos días.

Cuando movemos la planta, podemos ver como se echan a volar. Hay que fijarse muy bien para verlas, ya que a simple vista pudieran parecen motas de polvo. Pueden llegar a ser un grave problema para la salud de la planta, puesto que son portadoras de virus y bacterias. Los excrementos de la mosca blanca en las hojas favorecen la aparición de la negrilla. Éste es un tipo de hongo negruzco que ensucia y afea las hojas, impidiendo una correcta fotosístesis. Para tratar esta plaga podemos optar por un insecticida como el extracto de neem o jabón potásico.

TRIPS

Es otra de las plagas más comunes en exterior, aunque no es la peor.  Se trata de unos insectos diminutos de color que varía entre el marrón claro, verde o amarillento. Son alargados, con alas plegables los adultos y de un tamaño sobre 1 y 1,5 milímetros. Son también muy rápidos, por lo que también son muy difíciles de identificar a primera vista. Se suelen ver en el haz de las hojas, escondiéndose en los nervios de las mismas cuando notas un mínimo movimiento en la planta.

Se alimentan clavando su pico succionador, absorviendo la savia de las hojas. Dejan unas marcas similares a la araña roja y mosca blanca, pero más característica, ya que las picadas se producen muy juntas formando caminitos de unos pocos milímetros. Los trips también son portadores de virus y enfermedades. Sus excrementos favorecen la aparición de negrilla. Para tratar esta plaga podremos usar un insecticida como neem o jabón potásico.

PULGÓN

El pulgón es un insecto de un tamaño de 2 a 3 milímetros y abdomen redondo. Existen de una gran variedad de colores, desde el verde al negro o amarillento. Se alimenta de la savia de las plantas que extrae mediante un pico succionador de hojas y tallos tiernos. Una de sus características, es que se reproducen tanto por huevos como de manera asexual. Una hembra puede parir ejemplares adultos de más pequeño tamaño pero que enseguida comenzarán a reproducirse por huevos o del mismo modo.

Uno de los síntomas de que nuestra planta tiene asentada una plaga de pulgón, es la presencia de hormigas. Ambos forman una perfecta simbiosis. Las hormigas transportan a los pulgones a plantas sanas y las defienden de otros pequeños depredadores, y a cambio reciben la melaza que segregan.  Se identifican a simple vista realizando revisiones sobretodo en las puntas de crecimiento y hojas más jóvenes. Tienen gran facilidad para transmitir virus y enfermedades, así como favorecer la aparición de la negrilla. Para tratar plagas de pulgón se puede usar jabón potásico o aceite de neem.

COCHINILLA

Las cochinillas comprenden varios tipos. Las dos más comunes que afectan a cultivos de marihuana son la cochinilla parda y la cochinilla algodonosa. La parda tiene una coraza protectora de un material similar a la cera, que las protege de otros depredadores e incluso de algunos insecticidas. La algodonosa como dice el nombre, tienen el cuerpo cubierto de una especie de capa de algodón blanco.  Al igual que el pulgón, forman una simbiosis con las hormigas, por lo que la presencia de éstas puede ser un síntoma de que nuestra planta está siendo atacada por cochinilla.

Se alimentan de la savia de las plantas, clavando su pico principalmente en el tallo de las plantas. Se las puede ver pegadas al tronco como lapas. Debilita y trasmite enfermedades y virus a las plantas. También en ocasiones se pueden ver en el envés de las hojas cuando la plaga está muy extendida. Además sus secreciones favorecen la aparición de negrilla. Cuando se detecta a tiempo, es una plaga muy fácil de eliminar, simplemente mojando su coraza con un bastoncillo de algodón empapado en alcohol.

MOSCA DE LA HUMEDAD

También llamada mosca negra o mosca del sustrato, es una pequeña mosquita de color negro que habita en sustratos sometidos a humedad constante y excesiva, donde se reproducen con gran rapidez. Son de un tamaño de 3 o 4 milímetros, con largas patas. La mosca en sí no es el gran peligro para las plantas, sino sus larvas que se alimentan de las pequeñas raíces y dejando graves daños en la masa radicular. La planta queda débil y pierde capacidad de nutrición.

Es una de las plagas mas difíciles de erradicar, no tanto la mosca como sus larvas asentadas en el sustrato. Cualquier insecticida que usemos, debe ser en riego. También se puede usar una gruesa capa de vermiculita sobre el sustrato.

GUSANOS Y ORUGAS

Se trata de las larvas de insectos lepidópteros, generalmente mariposas y polillas. Las hay de muchos tamaños y colores, todas ellas muy voraces y destructivas. En pocas horas se pueden comer hojas enteras, además de tallos blandos. Su máxima actividad se produce en verano, una vez eclosionan los huevos que mariposas y polillas depositan en las hojas de las plantas. Y el mayor peligro es cuando las plantas están en floración. Una planta puede salir adelante si se comen una hoja, pero la cosecha se verá afectada cuando lo que devoran es un cogollo.

Cuando las plantas están en floración, hacen un agujero en el cogollo y se introducen en él, donde se resguardan de depredadores. Seccionan el tallo del interior del cogollo y se alimentan principalmente de la savia. Sus excrementos causan la aparición de la botrytis o moho gris, dejando los cogollos inservibles y para tirar a la basura. Tratar plagas de gusanos y orugas puede llegar a ser complicado en esta fase. Lo mejor es usar preventivos a lo largo de toda la primavera y verano como el Bacillus Thirigiensis, además de realizar revisiones buscando sus huevos.

MINADOR DE LA HOJA

El minador de la hoja se trata de una pequeña larva que nace y crece en el interior de las hojas, formando minas muy características y de ahí su nombre. Es a lo largo de la primavera y el verano, cuando varias especies de mosca depositan sus huevos en el interior de las hojas. Cuando éstos eclosionan comienzan su actividad.

De todas las plagas que pueden afectar a cultivos de marihuana no es la más perjudicial, ya que es un daño temporal que aunque impide a las hojas realizar sus funciones al 100%, no las inutiliza. Para eliminarlas, podemos localizarlas al final del surco y aplastarla con los dedos. De todos modos, a los pocos días se marcharán de la planta.

BABOSAS Y CARACOLES

En condiciones de humedad y lluvias ocasionales, babosas y caracoles tienen su máxima actividad. Tienen un apetito voraz y no dudarán en comerse tanto hojas como pequeñas plántulas enteras. Para combatirlas se puede usar algún insecticida anti-malacos o tierra de diatomeas, además de mantener una buena limpieza en las zonas cercanas a las plantas y eliminar posibles refugios que puedan usar.

0 964 vistas

Los ácaros posiblemente sean los peores invasores que pueden atacar las plantas de cannabis, y por eso es muy importante saber como eliminar estos arácnidos de las plantas.

Considerados arácnidos en lugar de insectos, estas arañas tienen ocho patas y no tienen antenas. Es muy complicado verlos a primera vista por su tamaño. Estos ácaros construyen sus hogares debajo de las hojas y ponen sus huevo protegidos con telarañas que tejen alrededor de sus colonias. Una forma de localizarlos o de saber que se han implantado en tus plantas, es observar unos puntos blancos en las hojas, si lo ves puedes estar seguro que la araña roja ya esta presente.

Estos pequeños diablillos en forma de ácaros tienen unos pequeños colmillos que perforan las hojas para sacarle la clorofila que es necesaria para la fotosíntesis de la planta. Al cabo de unos tres días los huevos eclosionan y la colonia comienza a ser una grave amenaza. Estos pequeños arácnidos solo necesitan tres días para convertirse en adultos buscando más hojas y partes de la planta para instalar sus nuevas colonias y ampliar la invasión. Las hembras de estas arañas son capaces de producir varios millones de descendientes en tan solo un mes, por lo que nos encontramos con una de las peores plagas que pueden asolar las plantas de cannabis.

Cómo atacar o eliminar estos arácnidos o araña roja antes de la infestación

Mariquita

Como medidas preventivas podemos podemos utilizar un compost orgánico además de añadir un mantillo o mulch que proteja nuestro suelo y que a la vez, disuadan a estos pequeños guerreros de asaltar nuestras plantas. También estas acciones fomentan la presencia de arácnidos depredadores de estos ácaros. Las mariquitas, por ejemplo, son unos poderosos aliados que son fáciles de conseguir o adquirir, aunque cuando acaban con las colonias, su comida, tienden a desaparecer en busca de alimento.

¿Ya están infestadas tus plantas de cannabis de araña roja?

Colonia de araña roja

Si, después de tomar medidas preventivas, aún existen indicios de estos ácaros, entonces una buena medida es rociar tus plantas con agua durante varios días seguidos, cuatro o cinco. Esta acción de agua a presión hará que se eliminen parte de estos arácnidos y de sus telarañas, cayendo al suelo y atacando su movimiento. Esta simple y sencilla acción ayudará a que la araña caiga de las hojas y les sea complicado volver a su pequeño hábitat, cortandoles el alimento y propiciando que mueran de inanición.

Un poco más fuerte, pero bastante efectivo es pasarles la aspiradora succionando a estos pequeños “bichitos”. Se tarda un breve espacio de tiempo, pero se eliminan plagas con la aspiradora, funciona. Evidentemente, la bolsa con los infestos hay que hacerla desaparecer lo mas lejos posible de las plantas. Otro dato que debemos saber es que estos arácnidos se propagan con el calor o buen clima, por lo tanto, el aire fresco y frío también es una buena arma para combatir y eliminar estas plagas de araña roja o de su primos.

1 1.271 vistas

Se llama plaga a cualquier colonia de insectos que ataca y destruye los cultivos, en nuestro caso plantas de cannabis. Son además estas fechas las de máxima actividad para todo tipo de insecto, y aunque la gran mayoría no son perjudiciales, hay en torno a 10 que constituyen una seria amenaza y que pueden afectar al buen desarrollo de un cultivo, desde grandes pérdidas en los rendimientos, hasta incluso la muerte de la planta. Uno o unos pocos insectos aunque perjudiciales, no es un serio problema. Lo son cuando ante la pasividad del cultivador se le conceden todas las facilidades para que en lugar de tratar un pequeño ataque, se tenga que tratar una plaga y lo que ello significa.

Muchas plagas son identificables a simple vista, para otras nunca es mala idea contar con un microscopio, muy útil también para comprobar posteriormente el estado de los tricomas y cosechar en el momento de máxima potencia de un cogollo. Os resumimos a continuación las 10 principales plagas que afectan a los cultivos de cannabis, y cómo tratarlos antes de que el tema se complique y se vaya de las manos.

Araña roja: es un pequeño ácaro de un tamaño de unos 0,5 mm que pueda variar sus colores entre amarillento, rojizo, marrón o verde. Ataca las hojas dejando diminutos círculos blancos muy reconocibles. Crían en el envés de las hojas a una gran velocidad. Cuando la plaga se extiende, tejen telarañas que las protegen. Es una plaga además difícil de eliminar, conviene hacer tratamientos con varios acaricidas de diferente composición desde el primer día.

Mosca blanca: el nombre ya nos indica que se trata de una mosca de color blanco, de un tamaño de unos 2 milímetros en estado adulto. Con un aguijón chupador extraen la savia de las plantas, dejando unas marcas similares a la araña roja pero algo más dispersas y grandes. En ocasiones es muy difícil verlas por su tamaño y color. No es una plaga difícil de eliminar si tratamos bien desde el primer momento con cualquier insecticida, sobretodo aplicando en en envés de las hojas.

Trips: son diminutos insectos de color marrón claro, verde o amarillento, de un tamaño alargado de unos 1-1,5 mm. Son muy rápidos y se camuflan perfectamente en los nervios de las hojas ante el más mínimo movimiento. Tampoco es una de las plagas más difíciles de tratar. Deja unas marcas similares a la araña roja, pero formando surcos de varias marcas. Y también conviene hacer varios tratamientos para eliminar tanto a adultos, como los huevos.

Pulgón: de un tamaño de 2 a 3 milímetros y una gran gama de colores como verde, negro o amarillento, son insectos chupadores de savia que forman colonias en las zonas más jóvenes de la planta. La presencia de hormigas en el cultivo, puede ser un primer aviso, ya que éstas los transportan a plantas sanas y las defienden de otros depredadores, y a cambio reciben de los pulgones la dulce melaza que segregan. No es una plaga complicada de eliminar, y con un par de duchas de jabón potásico o aceite de Neem es suficiente.

Minador de la hoja: los minadores abarcan a multitud de larvas de varias especies de moscas, mariposas y polillas, las cuales ponen sus huevos en el interior de la hoja. Cuando la larva nace comienza a devorar la hoja en su interior, formando unos caminos o minas por el que recibe su nombre. No es una de las peores plagas, aunque si es muy numerosa puede dejar muchas hojas dañadas. Se pueden encontrar al final de los caminitos y es muy fácil aplastarlas con los dedos.

Gusanos: a los largo del verano, son muchísimas las mariposas y polillas que encuentran en nuestras plantas un buen lugar para poner sus huevos. Las larvas son muy voraces y pronto empezarán a devorar las hojas. Cuando se transforman en gusano, también el apetito aumenta. Se meten en el interior del cogollos, comiéndolo literalmente. Sus excrementos son caldo de cultivo del hongo botritis. Son buenas fechas para comenzar a usar Bacillus Thuriengensis, un insecticida ecológico y que evitará padecer esta plaga.

Cochinilla: llega a ser una plaga que llega a ser muy frecuente en exterior, especialmente la cochinilla parda y la cochinilla algodonosa, la primera cubierta por una coraza de color marrón oscuro, la segunda de una pelusa blanca similar al algodón. Se adhieren a los tallos de las plantas como lapas, succionando la savia. Se pueden eliminar eficazmente con una mezcla de alcohol y agua, y mojándolas ligeramente son un bastoncillo de algodón.

Mosca del sustrato: es una pequeña mosca de color negro que habita el sustrato, preferiblemente los que suelen estar siempre encharcados. La mosca en sí no es un problema, lo son las larvas que rápidamente comienzan a comer los pelos radiculares, debilitando a la planta y menguando la capacidad para alimentarse. La presencia de estas pequeñas moscas en el suelo es indicio de plaga. Se puede tratar añadiendo una capa de unos 5 cm de vermiculita sobre el sustrato.

Saltamontes: poca presentación necesitan. De diferentes colores, tamaños y formas, son siempre una amenaza. Son difíciles de combatir, ya que suelen comer la hoja hasta saciarse, e irse dando largos saltos a otra zona con mejor confort. Algunos poseen alas, por lo que el peligro también puede venir desde el aire. Algunos preventivos a base de ajo sirven para prevenir su ataque. Uno de sus mayores enemigos son las mantis religiosas, nunca es mala idea si se encuentra alguna, llevarla y dejarla en una planta.

Babosas y caracoles: aunque menos frecuentes en estas fechas por el clima, tras una noche de rocío o algún día de lluvia pueden dejarse ver. En plantas pequeñas pueden llegar a hacer grandes estragos pues tienen un apetito voraz y las hojas tiernas de las plantas son un bocado delicioso para ellos. Eliminar sus escondites preferidos como piedras o troncos de lugares sombríos, usar veneno o esparcir cáscaras de huevo troceadas alrededor del tronco, evitará su ataque.

0 2.249 vistas

Plagas.- Durante estas fechas en que las plantas de cannabis están más verdes que nunca y creciendo a buen ritmo gracias a los largos días y buenas horas de sol, lo que más abundan por terrazas, balcones, jardines, huertos o guerrillas, son plagas que encuentran normalmente en las hojas de nuestros cultivos un bufete libre donde ponerse las botas. Desde los más pequeños como araña roja, mosca blanca o trips, hasta los más grandes como saltamontes, caracoles u orugas encuentran en las plantas el mejor lugar donde alimentarse y criar.

Evitar que cualquier insecto llegue a nuestras plantas es prácticamente imposible pues el exterior son sus dominios, aunque llegar a minimizar los daños que causen es muy sencillo. Basta seguir estos pequeños consejos, muy fáciles de llevar a cabo en la mayoría de los casos, y que evitará males mayores, como tener que recurrir a insecticidas, o que se la plaga se extienda y deje la planta tan debilitada que termine muriendo, lo que supone semanas o meses perdidos para no conseguir nada.

  • Mantén limpia la zona de cultivo, eliminando dentro de lo posible maleza cercana, alejando las plantas  de cannabis si también es posible de otras plantas de jardín o huerto propensas al ataque de determinadas plagas como rosales, o incluso usando una malla antihierba o plástico sobre la superficie del sustrato. Dificultar el acceso de plagas a las plantas desde el suelo nos evitará muchos disgustos, y casi todos los peligros ascienden por el tallo principal. Tampoco olvidarse de las zonas aéreas, y evitar también el contacto con otras plantas por las que se puedan desplazar los insectos.
  • Haciendo revisiones periódicas por toda la planta podremos localizar cualquier pequeño ataque antes de que se extienda y se convierta en plaga. Una primera hoja con alguna marca siempre ha de tenerse en consideración, recurriremos a cualquier post sobre plagas donde podamos identificarla, y posteriormente tratar. No conviene perder tiempo, con la araña roja por ejemplo, una sola pareja puede en una semana formar una colonia de cientos de individuos, que serán miles en dos semanas.
  • Usar preventivos es una de las maneras más eficaces de mantener las plantas libres de plagas. Desde aceite de neem, jabón potásico, extracto de ajo, de canela… o el siempre efectivo bacillus thurengiensis para combatir las peligrosas orugas en floración, causantes de estragos en las cosechas ya que a su gran voracidad se une el hongo botrytis producido por sus excrementos. Y tampoco olvidarse de tratar otras plantas del jardín o huerto que pueden ser uno de los principales focos de infección.
  • Contrata vigilantes de seguridad. Mariquitas, mantis religiosas, arañas… nunca conviene echarlas del cultivo si las encontramos algún día entre nuestras plantas, son depredadores naturales que lo mismo exterminarán rápidamente una colonia de pulgón, cualquier infeliz saltamontes decidido a darse un atracón de tiernas y jugosas hojas, o una mariposa que busca un lugar para desovar. Insectos beneficiosos no son en ocasiones compatibles con preventivos, aunque si muy económicos si nos los encontramos, y muy efectivos en caso de encontrarse cómodos y tener la suficiente comida para no tener que irse.

0 2.696 vistas

Las arañas rojas quizás sean los invasores más dañinos que pueden arruinar las plantas de cannabis. Considerados arácnidos en lugar de insectos, estos ácaros araña tienen ocho patas y no tienen antenas. Son extremadamente difíciles de eliminar y de ver a simple vista. Las arañas rojas normalmente hacen sus comunas en las partes escondidas de las hojas y crean y hacen girar una tela sedosa como un medio de protección para su colonia y para los huevos de sus crías.

Si se visualizan unos puntos claros entre las hojas finas es ya muy probable de que estos ácaros ya estén colonizando la planta.

Las arañas rojas tienen pocos “dientes” y es poco probable que perforen una sola célula vegetal y el extracto de clorofila, necesario para la fotosíntesis en toda vida vegetal. Los huevos eclosionan dentro de los tres días y la araña roja se vuelve sexualmente madura en tan sólo cinco días. Esto significa que pueden reproducirse a un ritmo rápido, lo que causa grandes daños a los cultivos.

Al reproducirse rápidamente, estas arañuelas tienen el potencial de causar grandes daños a las plantas de marihuana. Una hembra madura puede producir literalmente millones de crías en el plazo de un mes. Es muy sorprendente que algo tan pequeño pueda ser tan perjudicial y se reproduzca tan masivamente.

Una infestación incontrolada de araña roja puede causar graves daños a los cultivos o hacerlo fracasar. Siguiendo las prácticas de plantación que mencionamos a continuación se podría disuadir la infestación de ácaros.

Cómo matar a los ácaros de araña en sus plantas de marihuana

Medidas preventivas

Añadir abono orgánico y el mantillo a la plantación puede disuadir a estos microscopicos guerreros de la invasión a las plantas de cannabis mediante el fomento de la presencia de ácaros depredadores que se alimenten de estas arañas rojas destructivas. La utilización preventiva del aceite de neen también es una medida que funciona muy bien para este tipo de ácaros.

Las mariquitas también se alimentan de arañas rojas. Se pueden adquirir online, aunque es más que probable que desaparezcan una vez que ya no se tenga una fuente de alimento disponible para ellas. Se pueden ver a veces y de repente, en exterior, aparecer mariquitas si existen arañuelas presentes y ahorrarse el trabajo de comprarlas. La madre naturaleza funciona de esa forma.

Ya existen ácaros en el cultivo

Si, a pesar de tomar medidas preventivas, se sigue mostrando evidencia de la aparición de la araña roja, se pueden pulverizar a presión las plantas de marihuana con agua durante tres o más mañanas seguidas . La presión del agua eliminará gran parte de estas arañas y de sus telas protectoras en las hojas, haciendo que caigan al suelo y debilitando su movimiento. Ellas ya no serán capaces de llegar a las hojas y morirán de hambre. Si quieres probar con un aerosol orgánico, se puede encontrar en comercios especializados.

Otra solución orgánica para combatir estos indeseables ácaros araña en las plantas de marihuana es utilizar una aspiradora de mano y pasarla por las hojas . Esto llevará algún tiempo, pero eliminará una gran cantidad de las plagas dañinas. Cuando hayas terminado, vacía el contenido de la aspiradora en una bolsa de plástico y congelarla. Las arañas rojas prosperan en temperaturas altas, por lo tanto morirán de frío.  Tirar posteriormente la bolsa a la basura.

1 7.494 vistas

Repasamos las principales plagas que pueden afectar a cultivos de marihuana en exterior e interior. Reconocerlas a tiempo nos ahorrará en muchas ocasiones disgustos que incluyen la muerte de las plantas o pérdida de parte de la cosecha.

Ya con la entrada de la primavera damos por iniciada la temporada de exterior para cosechar entra finales de verano y lo largo del otoño, incluso entrado en invierno en caso de sativas de floración larga. Y son fechas inmejorables para recordar las principales plagas en cultivos de marihuana que pueden afectar al buen desarrollo de nuestras plantas para que no nos coja por sorpresa cualquier ataque y saber cómo reaccionar de manera rápida y eficaz, lo que en un principio puede ser una avanzadilla puede convertirse en un serio problema que puede llevar incluso a la muerte de las plantas. Identificar correctamente una plaga nos ayudará a combatirla, ya que no todas son sensibles a todos los insecticidas y en este tipo de cuestiones es mejor ir a tiro fijo y no perder el tiempo con remedios caseros o productos de dudosa eficacia.

Revisar las plantas periódicamente nos evitará tener que tratar con grandes plagas, así como mantener la limpieza en el cultivo y sus alrededores hará que muchas de ellas tengan más difícil el acceso a ellas. En exterior es importante respetar a los depredadores de plagas como arañas, mantis religiosas, crisopas, mariquitas o incluso avispas, por mucho asco que puedan dar alguna de ellas. 

RECONOCER LAS PRINCIPALES PLAGAS EN CULTIVOS DE MARIHUANA:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Araña roja: empezamos hablando de la peor de las plagas en cultivos de marihuana, capaz de arrasar cultivos enteros en pocos días si las condiciones climáticas son favorables. Les gusta los ambientes secos y cálidos, siendo un peligro sobretodo en exterior en verano y en interior durante todo el año. Se trata de un pequeño ácaro de un tamaño de medio milímetro y de color verde, rojizo o marrón, de forma redondeada y bastante rápidos. Los primeros síntomas de ataques los podemos apreciar en la parte superior de sus hojas, donde veremos pequeñas picadas o puntos blancos y causados por el aguijón que clavan en las hojas para extraer la savia. Rápidamente invadirán las plantas, llenando de estas picaduras todas las hojas para más tarde, formar telarañas por toda la planta que las protegerán.  Más información

mosca-blanca-huertoMosca Blanca: se trata de un pequeño insecto volador de color blanco. No es una plaga muy agresiva ni difícil de eliminar, aunque como toda plaga, puede provenir de otros cultivos y contagiar nuestras plantas con enfermedades o virus. Chupan la savia de las hojas mediante un aguijón, dejando en las hojas marcas blancas redondas y de un tamaño mayor a las de la araña roja, que apenas una se distingue a simple vista. Al mover las ramas de la planta y fijándonos bien, podremos ver salir volando alguna mosca blanca, de unos dos o tres milímetros de tamaño. Su reproducen en el envés de las hojas y sus excrementos causan negrilla, un hongo que afea las hojas y produce su marchitamiento.  Más información

web_noticias_188Pulgón: son de un tamaño de 2-3 milímetros y de un color que puede ir desde el verde hasta el marrón, dependiendo de la estación y la planta de la que se alimente. Ataca principalmente los brotes jóvenes, formando colonias con gran número de insectos. Más común en cultivos de exterior, forman una perfecta simbiosis con las hormigas, que las transportan a nuevas plantas, nuevo brotes y las protegen de depredadores a cambio de una melaza que secretan. Se reproducen rápidamente por huevos y de forma asexual, pudiendo una hembra parir ejemplares adultos perfectamente formados. Su presencia ralentiza enormemente el crecimiento de las plantas y sus excrementos causan también negrilla.  Más Información

mosca_del_sustratoMosca del sustrato: es una pequeña mosca de color negro y que como su nombre indica, se desarrolla en el sustrato. La mosca en sí no es un problema, pero sí lo son sus larvas, que atacan las pequeñas raíces de las plantas lo que provoca una menor capacidad para alimentarse. En plantas jóvenes sin un sistema radicular fuerte, puede llegar a causar su muerte. Son de un tamaño de unos 3-4 milímetros y les gusta los sustratos húmedos y los ambientes cálidos y oscuros, causando daños tanto en exterior como en interior, donde se desarrollan con una grandísima rapidez. Para verlas debernos fijarnos en la superficie del sustrato, golpeando ligeramente la maceta podremos ver alguna que asoma y salir volando. Más información

minador1-300x225Minador de la hoja: se trata de una larva que se alimenta del tejido vegetal principalmente de las hojas, aunque también pueden verse en peciolos y tallos. Exclusivamente en exterior, a lo largo de la primavera y verano varios son los insectos que pueden poner sus huevos en el interior de las hojas, que llegado el momento eclosionan y una pequeña larva comienza su vida. Va cavando un túnel a medida que se va alimentando, formando surcos de forma irregular por toda la superficie de la hoja hasta que su siguiente estadio hace que se desprenda de la hoja y caiga al sustrato donde a los días surgirá un insecto adulto, normalmente inofensivo hasta el momento de su reproducción donde buscará nuevas hojas para repetir el ciclo vital. No es una de las plagas en cultivos de marihuana más agresiva y se suele localizar sólo en algunas hojas, que pierden parte de su capacidad para hacer la fotosíntesis. Más información

lamarihuana_comCochinilla: fáciles de distinguir por su aspecto, presentan un caparazón de color grisáceo o marrón y se adhieren a los troncos, ramas y hojas como lapas o una pelusilla blanca similar al algodón y que también se localizan en las mismas zonas. Aunque hay varias especies, las principales son las dos que hemos nombrado, la parda y la algodonosa, y que usan estas cubiertas como defensas contra depredadores. Se alimentan  de la savia de las plantas y al igual que los pulgones, secretan una melaza que encanta a las hormigas y también es causante de la negrilla. Las cochinillas hembras no tienen alas y viven prácticamente en plantas huépedes, mientras que los macho sí las tienen y vuelan buscando hembras con las que aparearse.  Más Información

trips4Trips: no es de las plagas en cultivos de marihuana más agresivas que podemos encontrar. Son pequeños insectos chupadores de un tamaño sobre 1 y 1,5 milímetros, muy difíciles de identificar a primera vista pues su color verdoso o marrón y rapidez para esconderse en los nervios de las hojas hace pasen desapercibidos. En cambio es más fácil ver pequeñas líneas de puntos en las hojas formando normalmente pequeños surcos, clavan su aguijón, chupan, avanzan un poco y vuelven a clavar el aguijón, de ahí que a diferencia de la araña roja o mosca blanca, las picaduras suelen continuadas. Sus excrementos también causan negrilla y en su estadio adulto disponen de alas, lo que hace que puedan recorrer grandes distancias y buscas plantas de su gusto. Más información

oruga004s-300x240Orugas: es una plaga muy voraz y casi exclusivamente de exterior. Durante toda la primavera y verano, mariposas y polillas ponen huevos en los lugares más insospechados, que cuando eclosionan nacen pequeñas larvas que rápidamente comienzan a devorar casi cualquier vegetal, en concreto sienten gran predilección al igual que nosotros por la marihuana. Si bien se puedes comer hojas enteras sin que nos demos cuenta y puede afectar en el caso de plántulas, el mayor daño los causan hacia finales de verano, cuando en el interior de los cogollos en formación encuentran el lugar ideal para protegerse y alimentarse. Sus excrementos son causantes del hongo botritis que nos obligará a tirar a la basura todos los cogollos afectados. Más información

caracoles-babosasBabosas y caracoles: muy peligrosos en exterior, donde con las últimas lluvias de primavera y la temperatura no demasiado excesiva pueden hacer que salgan y se encuentren con una plantita de marihuana con poco tiempo de vida y que no tendrán ningún problema en comerse de una sentada. Desde pequeñas babosas hasta enormes caracoles, ninguna planta verde está a salvo, sobretodo como ya hemos comentado en días lluviosos o noches de rocío. Se esconde en cualquier lugar oscuro y con cierta humedad, como fondos de macetas, bajo piedras o el interior de arbustos espesos. Principalmente el mayor daño lo causan en primavera, en verano suelen tener baja actividad y en otoño con la llegada de las lluvias no suelen causar más daños que alguna hoja comida, insignificante en plantas de gran tamaño. Más información

0 2.368 vistas

Cada vez son más los cultivadores de marihuana que a la hora de combatir cualquier plaga instalada en sus plantas usan el llamado Control Biológico de Plagas, y que no es más que combatir las plagas de insectos con insectos depredadores de plagas. El uso de insecticidas, acaricidas y fungicidas químicos es sabido que tienen efectos nocivos en el medio ambiente y su uso cada vez está más regulado a la vez que poco a poco el propio cultivador se va concienciando en que el respeto por la naturaleza es un pequeño gesto que corresponde hacer a todos, aparte de que alguna sustancia tóxica o contaminante puede terminar en nuestros pulmones. La principal opción para la mayoría de cultivadores son los fitosanitarios ecológicos elaborados a partir de compuestos naturales, normalmente extractos o aceites esenciales de plantas como de crisantemo, neem, cola de caballo, ortiga, linaza… y que son de contacto, es decir que el producto tiene que hacer contacto con el insecto para que éste sea eficaz. Dejan sobre las plantas pocos o muy pocos residuos que se degradarán en poco tiempo. Con plantas en floración y dependiendo de lo avanzada de la misma, el uso de productos pulverizados sobre los cogollos puede ser un problema y es aquí donde los depredadores nos presentan la mejor opción posible.

La naturaleza es más sabia que el humano, y para evitar superpoblaciones existen los depredadores, y al igual que un león se come a una gacela o un pájaro a un gusano, en el mundo de los insectos no es menos. Depredadores de insectos nos los podemos encontrar en nuestros cultivos en exterior en cualquier momento, no es extraño encontrarse arañas, mariquitas, mantis religiosas, crisopas o incluso avispas. No debemos ni alarmarnos, ni echarlas y mucho menos matarlas pues seguramente sólo estén de paso buscando alimento ya que su dieta se compone de algunas de las plagas que pueden afectar a nuestras plantas como araña roja, mosca blanca, pulgón, cochinillas, trips, etc. Incluso lagartijas y pequeños pájaros pueden ocasionalmente visitar nuestros cultivos buscando comida como pueden ser saltamontes u orugas y gusanos. Es por ello que las plantas de exterior son menos propensas a contraer plagas, al contrario de exterior que tienen todo a favor para desarrollarse si no se lo impedimos. Como ya dijimos, son cada vez más

foto por arrobasdenaranja.com
foto por arrobasdenaranja.com

los cultivadores que optan por los depredadores para controlar plagas pues es el método más ecológico y eficaz. Los más atrevidos y con ciertos conocimientos, crían sus propios depredadores, en el caso de las mariquitas puede llegar a ser bastante sencillo, aunque la opción más sencilla es optar por adquirirlos cuando los necesitemos y según la plaga que tengamos en nuestro cultivo, pues no todos tienen el mismo gusto por las mismas plagas. En el mercado ya te puedes encontrar multitud de webs donde encontrar sistemas para el control biólogo de plagas y te resumimos las principales y sus características:

– Phytoseiulus Persimilis es un diminuto ácaro que se utiliza contra la araña roja. De aspecto muy similar a la araña roja, se diferencia en que se olvida de amiguismos y parentescos y se la come sin piedad. Tiene un apetito muy voraz y al día se puede comer unos 20 huevos o larvas, 10 protoninfas o 5 adultos. Puede parecer poco, pero se reproduce mucho más rápido que la araña roja lo que jugará siempre en contra de la plaga. En cuestión de días puede hacer eliminar una plaga severa de araña roja y desaparecer cuando no quede ni una.

– Stratiolaelaps scimitus, es un ácaro depredador de color marrón eficaz contra plangas de trips. Habita en la capa superior del sustrato donde se alimenta de las pupas de trips aunque tampoco tienen muchos inconvenientes en desplazarse por la planta buscando su comida. Pueden sobrevivir incluso durante varias semanas en ausencia de presas, lo que la hacen muy efectiva a la vez como preventivo contra plagas de trips.

– Amblyseius californicus es otro ácaro que se alimenta de la araña roja. De menor tamaño pero de cuerpo similar a la araña roja, es capaz de ingerir hasta 5 adultos al día y puede sobrevivir varias semanas en ausencia de presa. Este ácaro depredador tolera un amplio rango de temperaturas y la baja humedad, tiene un ciclo reproductivo mayor que el de la araña roja y otros ácaros que puedan afectar a las plantas de marihuana y es capaz de eliminar plagas en muy poco tiempo.

– Steinernema feltiae son larvas de nematodos, de un tamaño menos a 1mm y más finas que un pelo, casi imperceptibles al ojo humano, eficaces principalmente contra las larvas de trips. Se pueden usar en el sustrato o pulverizado sobre las hojas, y tras su aplicación los nematodos buscan a su presa y penetran en su interior, se alimentan de su contenido segregando unas bacterias procedentes de su tracto digestivo que convierten los tejidos del huésped en productos que los nematodos asimilan fácilmente. Las larvas mueren en unos pocos días al igual que el insecto.

– La crisopa es un insecto volador de grandes alas transparentes, muy llamativo. Es inofensivo contra las plagas al contrario que sus larvas, que tienen un apetito voraz. Los adultos ponen los huevos de una manera muy característica, ya que quedan suspendidos de las hojas de las plantas mediante un filamento. Una vez eclosionan, comienza el banquete. Una sola larva es capaz de comer 50 pulgones al día, además que tampoco hacen ascos a cochinillas, araña roja, trips, mosca blanca y pequeñas orugas.

– Orius laevigatus o chinche pirata es un enemigo natural contra los trips. Las ninfas prefieren las larvas de trips mientras los adultos se comen huevos, larvas y adultos. También devoran otras plagas como pulgones, araña roja, mosca blanca o huevos de polillas. Mata plagas por el placer de matar, aparte de alimentar su cuerpo alimenta su sadismo, además de que es capaz de sobrevivir alimentándose de polen de otras plantas, por lo que puede formar colonias por nuestro jardín y estar siempre atento a cualquier “aperitivo” que pueda pasar por allí.

– La mariquita o vaquita de San Antonio, es el más conocido devorador de pulgón. Bajo su tierno aspecto y hermoso color, quien más y quien menos ha tenido alguna en la mano, se esconde un glotón capaz de comerse hasta 100 pulgones al día. Los adultos vuelan así que cualquier día se pueden cansar e irse, por lo que son más interesantes las larvas de mariquita, igual de voraces y que se echarán semanas antes de poder echar a volar. También se comen cochinillas y en ocasiones araña roja.

mantis opengrow-com

Hay muchos más depredadores, pero te hemos nombrado los más comunes y sencillos de encontrar en cualquier web especializada.

Otros, simplemente puedes darte un paseo con un bote por jardines y bosques, siempre puedes tener suerte y encontrarte mariquitas o huevos de mariquitas, alguna mantis religiosa, huevos de crisopas colgando de alguna hoja, pequeñas arañas saltarinas… no todos los insectos son perjudiciales y es más, pueden ser nuestros aliados y fieles compañeros durante todo el cultivo, como aquí mi amiga Samantis Fox.

 

5 7.152 vistas
Las cochinillas, también conocidas como Pseudococcus citri, Chrysomphalus dictyospermi y Quadraspidiotus perniciosus, son unos parásitos de las plantas que pueden causar graves perjuicios a la marihuana. El signo más característico de estos insectos es la suerte de escudo protector que poseen. Esta parte de su anatomía puede tener diversos colores y consistencias, en función de la especie de la que se trate.

La plaga de cochinillas es la más habitual junto a la de los pulgones. Esta colonización puede dañar a cualquier tipo de planta ornamental y también a los árboles frutales. Su método de alimentación consiste en clavar el pico chupadorque tienen en las hojas, los tallos y los frutos. De ahí, las cochinillas extraen la savia.

Un porcentaje de esta sustancia nutritiva la excretan como líquido azucarado o melaza, donde se desarrollan hongos como las fumaginas y las negrillas. Asimismo, las cochinillas encuentran el medio ideal para crecer en los ambientes que cuentan con altas temperaturas y escasas precipitaciones.

Daños y control

Las cochinillas provocan dos clases de daños. Por un lado, causan destrozos de forma directa al absorber la savia. Y es que la marihuana, entonces, pierde parte de su vigor, con el consiguiente debilitamiento que acarrea. Por el otro, pueden efectuar daños de manera indirecta, debido al hongo negrilla, que se asienta sobre la melaza. Esta circunstancia también hace que el vegetal se debilite y que las hojas se vuelvan negras, con lo que se impide la fotosíntesis.

Existen varios métodos para controlar una plaga de cochinillas. El inconveniente es que, no sólo hay que pulverizar la planta con un producto específico, sino que esteinsecticida también tiene que pasar a formar parte del torrente de savia, de modo que al alimentarse se envenene. Es muy importante utilizar un producto sistémico, puesto que la cochinilla posee una estructura protectora impermeable a casi todo. Entre las materias activas más efectivas, podemos resaltar el aceite de verano, clorpirifós, fenitrotión

Tratamientos naturales

Por otra parte, hay tratamientos ecológicos con los que también es posible conseguir una respuesta satisfactoria. Como aplicar una solución de alcohol y jabón. Para prepararla, basta como disolver una cucharada de jabón lavavajillas en una pequeña cantidad de agua a temperatura templada. Luego, hay que añadir un litro de agua y una cucharada de alcohol de quemar.

Una vez que esté lista la mezcla, sólo hay que mojar un pincel en ella y untar los insectos o rociar el conjunto de la planta. Otra posibilidad es la de recurrir a los depredadores naturales, como las mariquitas y un buen número de endoparásitos. Dentro de los tratamientos químicos, podemos destacar la Citrolina (Sipcam).

Fuente Agroweed

3 7.709 vistas

Los tisanópteros, más comunmente conocidos como trips, son unos insectos que pertenecen al orden de los pterigotas, y presentan una metamorfosis sencilla. Son diminutos, de entre 0,5 y 8 milímetros de longitud, de color blanco o gris, con cabeza en forma cuadrángular la cual está dotada de un aparato bucal dispuesto para la succión de savia, su abdomen es alargado y poseen cuatro estrechas alas membranosas, con escasas nerviaciones y borde recubierto de bellosidades. Las patas se hallan provistas de unos órganos especiales al final de los tarsos con forma redonda y con la que se valen para adherirse a la superficie de los tejidos vegetales.

Son cerca de las 3.000 especies de tisanópteros las conocidas, y se reparten en dos grandes subórdenes: los terebrantos (hembras con oviscapto), y los tubilíferos (carecen de oviscapto). Son frecuentemente partenogenéticos y se alimentan succionando la savia de las plantas, que pueden quedar contagiadas por actuar como vectores en transmisiones de virus y bacterias dañinas.

Su ciclo biológico es complejo, y su forma de desarrollarse es de un tipo especial. Existe un primer estado o fase de desarrollo inmaduro, o lo que es lo mismo, estado de larva, que tiene dos estadios durante los cuales son activas y se alimentan. Posteriormente pasa a un estado de desarrollo, generalmente enterrado en el suelo o entre la hojarasca, que se suele denominar como ninfa, con dos o tres estadios (proninfa y ninfa, y a veces una ninfa más desarrolladas); éstas son inactivas y sin aparente movilidad y además no se alimentan.

Los huevos son generalmente ovales y alargados, aunque dependiendo de cada especie pueden presentar diversas formas, de color blanquecino si están recién puestos. Las larvas presentan diversas tonalidades que van desde colores blancos, a rojos oscuros o vivos, anaranjados, amarillo pálido,…, semejantes al que mostrarán de adultos. Las larvas carecen de alas, y tienen las antenas más cortas. Las ninfas comienzan a mostrar esbozos alares, las antenas comienzan a crecer en forma de muñón, y el aparato bucal todavía no es funcional. Sus formas de reproducción comprenden a la bisexual y anfigónica, pero con muchas especies que tienen diferentes tipos de reproducción por partenogénesis.

Los tisanópteros muestran un amplio abanico en cuanto a fuentes de alimentación se trata, hay trips que son fitófagos (los que más nos interesan), polenófagos, fungívoros, e incluso depredadores de otros insectos. Algunas especies llegan a tener diversas fuentes alimentarias, y muchas de las especies fitófagas también se alimenten también del polen de las flores. Hay especies que combinan la fitofagia con la depredación de otros insepctos ya sean otras especies de trips, ácaros, cóccidos, pulgones, incluso pueden llegar a practicar el canibalismo.

La presencia de trips se delata por la multitud de manchas que deja sobre la hoja al absorber la sabia con su aparato bucal, estas manchas son pequeñas y de color plateado, pudiendo observarse también pequeñas manchas negras que son sus heces fecales.

En cultivos de exterior es bastante raro encontrarse con un ataque serio de trips si el manejo del cultivo ha sido correcto. Existen multitud de insectos predadores o parásitos, así como microorganismos parasitarios, en la propia naturaleza que atacan a los trips, igual que también los tienen el resto de insectos dañinos para los cultivos.

Donde hay una mayor incidencia de ataques es en los cultivos de interior, donde pueden darse unas condiciones idóneas para su proliferación. Durante el mes de Junio es más que probable que se intente asentar una colonia de trips en tu indoor, las condiciones para su desarrollo prácticamente son las mismas que la araña roja, así que debes tomar las mismas precauciones.

Como siempre, la forma en la que practicaremos los tratamientos contra la plaga dependerá de forma directa del desarrollo de la plaga y de las propias plantas dañadas. En caso de padecer severos ataques debemos realizar tratamientos con un producto fitosanitario combativo que esté permitido en agricultura ecológica.

Existen en la naturaleza varios enemigos naturales que pueden convertirse en nuestros aliados al alimentarse con cierta preferencia de trips: hemípteros, heterópteros de la familia Antocóridos (Orius spp.) y algunos otros heterópteros, ácaros, fitoseidos (Amblyseius barkeri y otras especies), algunos tisanópteros (Aeolothrips spp). También tenemos la opción de adquirir enemigos naturales producidos en masa: antocóridos, fitoseidos, algunos hongos entomopatógenos (p.e. Verticilliumm lecanii), ciertos nemátodos de suelo. Por Miguel Gimeno

0 610 vistas

Un aparato que controla la humedad del ambiente en tu cultivo de interior. Evitarás problemas de hongos o mohos en tu interior y que se trasmiten gracias a la humedad.

El deshumidificador Pure Factory es una garantía, de que por este medio, no llegarán a tus plantas.

El Deshumidificador utiliza el sistema Peltier, es un sistema inteligente que no emplea compresor. Este deshumidificador es silencioso y muy ligero.

CARACTERISTICAS:

–  Ideal para su uso en estancias medianas como habitaciones, baños, cocinas, armarios, etc

–  Auto apagado con indicador LED

–  Tecnología Peltier. Sin compresor

–  Capacidad del tanque: 0,75 Litros

– 0,75 Litros al dia a 30oC 80% de HR

– Ayuda a prevenir el moho

– Respetuoso con el medio ambiente

DIMENSIONES:

22 cm (Ancho) x 35 cm (Alto) x 18 cm (fondo)

Comprar Deshumidificador Pure Factory

 

 

La araña roja (Tetranychus urticae nombre científico del ácaro al que se le conoce con más de 60 distintos nombres comunes, siendo el más usado de todos el de araña roja ó araña amarilla), forma parte del grupo de los ácaros, que a su vez es una subclase de los arácnidos. Se alimentan de aquellas plantas que se suelen encontrar en ambientes excesivamente secos.

Al igual que los pulgones, se reproducen tanto de forma sexual como por partenogénesis, que puede ser arrenotiquia (se producen machos a partir de huevos no fecundados) o telitoquia (producción de hembras), por lo que también tiene un elevado potencial biótico. Forman grandes colonias, casi siempre en el envés de las hojas de las plantas, en algunos casos tejen complejas telarañas que llegan a cubrir incluso a los cogollos, por ello a menudo se las suele confundir con arañas vulgares. Se pueden ver a simple vista, si observamos las plantas veremos pequeños puntos rojos, cuyo tamaño oscila alrededor de los 0,5 mm. Los ataques más severos suelen producirse en cultivos en invernadero, en cultivos con luz artificial y en aquellos cultivos que se desarrollan en zonas tropicales y subtropicales. Tejen una pequeña telaraña sobre y debajo de las hojas, para realizar sus nidos al tiempo de servirles de protección contra ataque de otros insectos, es un ácaro muy polífago; se puede alimentar de cientos de tipos de plantas, incluyendo la mayoría de las hortalizas y frutales (tomates, limoneros, naranjos, pimientos, alubias, maíz, patatas, fresas, judías) y ornamentales: rosas, etc. Suelen aparecer ante una mala gestión del riego o en épocas secas. En cultivos de interior con luz artificial es bastante dado padecer araña roja en épocas estivales al no poder controlar adecuadamente la temperatura y la humedad, por lo que hay que evitar que el substrato de las macetas se reseque del todo, además de ser recomendable pulverizar la parte aérea de las plantas para mantener equilibrado el nivel hídrico foliar de las plantas, excepto durante la floración ya que una elevada humedad puede producir botrytis en los cogollos. También es bastante frecuente ver araña en cultivos de exterior en macetas y en balcones o terrazas, hay que mantener unos niveles hídricos óptimos en el substrato de la maceta de forma constante, ya que de esta forma evitaremos a las plantas que sufran continuos shocks hojas con el reverso lleno de huevosSe reproduce depositando los huevos sobre las hojas, suponiendo una grave amenaza para los cultivos, al alimentarse de los contenidos celulares de las hojas. Los síntomas manifiestos de su presencia son leves y pálidas manchas sobre las hojas que contrastan con el verde intenso de la epidermis foliar. La multitud de estas manchas es lo que convierte este insecto en dañino, debemos tener en consideración que un solo ejemplar puede ser atacado por cientos e incluso miles de estos ácaros, causando por ende cientos o miles de lesiones, suponiendo por tanto una importante disminución de la capacidad de la planta de realizar la fotosíntesis, reduciéndose así de forma drástica la producción de nutrientes, en ataques muy severos se puede llegar incluso a la muerte de la planta. El carácter vectorial (capacidad de transmitir enfermedades) de la araña roja es menos notable que el realizo por trips o pulgones, por lo que se le resta importancia a este hecho. Podemos combatir y luchar contra este ácaro por agentes mecánicos, de forma biológica o a través de tratamientos ecológicos fitosanitarios. La lluvia es un claro ejemplo de agente mecánico que disminuye la población de este agente patógeno. Entre aquellos enemigos que la naturaleza nos proporciona cabe distinguir cuatro grupos de insectos auxiliares: -Acaros fitoseidos de los géneros Amblyseius y Neoseius. -Antocóridos del genero Orius. -Tisanópteros (Aeolothrips intermedius). -Dípteros cecidómidos y coleópteros estafilínidos (genero Oligota). Entre los agentes que realizan un mayor control con una elevada efectividad sobre las poblaciones de la araña roja cabe destacar al ácaro fitoseido Phytoseiulus persimilis. Lo mismo que el Amblyseius californicus que es otro ácaro depredador de araña roja que es usado asiduamente en control biológico de dicha plaga. En cuanto al tratamiento sea preventivo de la araña roja, hay que destacar que los tratamientos alternos de fitoterapia dan un excelente resultado que evita que se instale y reproduzca esta especie fitófaga. Como remedios combativos podemos utilizar productos fitosanitarios permitidos en Agricultura ecológica como extractos de Criysantemum Piretro (Piretrina natural), aceite de neem, y hay que prestar excesivo cuidado a los tratamientos con rotenona pues pueden aumentar los nivels bióticos de la planta y causar el efecto contrario al buscado.