LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Planta Madre"

Planta Madre

0 558 vistas

Una planta madre nos asegurará normalmente cultivos exitosos, siempre y cuando provenga de una selección propia o ajena. En primer lugar nos suministrará un número importante de esquejes durante todo el tiempo que decidamos mantenerla. En segundo lugar, nos garantiza un comportamiento de sus esquejes idéntico, algo complicado de conseguir mediante semillas aún cuando provienen del mismo paquete.

Cualquier planta de marihuana puede ser una planta madre. Aunque siempre se suelen seleccionar plantas con alguna característica sobresaliente. No tiene sentido cultivar esquejes de una variedad que no nos entusiasme o que no sea de nuestro agrado. Cuando se tiene acceso a algún clon élite como Critical Bilbo, Amnesia Cordobesa o Black Domina selección “la Barraca”, todo es mucho más sencillo, sabemos de entrada que contaremos con una madre sobresaliente. Cuando toca hacer una selección, conviene tener en cuenta algunos aspectos que os contaremos en este post.

¿CÓMO SE SELECCIONA UNA PLANTA MADRE?

Pues estadísticamente, cuando contamos con un gran número de semillas, las posibilidades de encontrar una gran planta se multiplican. Aunque puede que con pocas también encontremos lo que estamos buscando. Así que lo primero es optar por alguna genética que anteriormente ya hayamos probado y nos haya gustado. Si por ejemplo no te gusta el sabor inciensado típico de los híbridos Haze, por muy buena selección que hagas seguirá sin gustarte.

Y ponemos todas las semillas a germinar. Conviene desde el primer día contar con una libreta donde iremos haciendo nuestras anotaciones. La rapidez de germinación no es un dato que nos diga mucho a la hora de seleccionar una planta madre. Una vez hayamos pasado las semillas al sustrato, identificaremos cada semilla con una letra o un número. Es importante a la hora de hacer los descartes futuros y no equivocarse.

Aunque hasta el momento de catar la cosecha de cada planta no podamos hacer un juicio final, comenzamos fijándonos y anotando qué plántulas muestran más vigor. También cuales ramifican más y cuales ramifican menos. O cuales muestran un crecimiento más columnar, interesantes sobretodo cuando planeamos cultivos en SOG.

De cada planta, debemos sacar al menos un esqueje y conservarlo, siempre perfectamente identificado con la misma letra o número de la planta al que corresponde. Y ésto debemos hacerlo lógicamente antes de pasar las plantas a un fotoperíodo de floración. Es en esta fase donde se debe poner más atención a los detalles.

RASGOS IMPORTANTES A LA HORA DE SELECCIONAR UNA PLANTA MADRE

De mayor a menor importancia, y dependiendo en gran parte algunas características de los gustos personales de cada cultivador, debemos fijarnos en los siguientes rasgos una vez comienza la fase de floración.

  • Resistencia al hermafroditismo
  • Vigor/ Rendimiento
  • Potencia
  • Sabor
  • Rapidez de floración
  • Producción de resina
  • Estatura
  • Olor
  • Estructura floral
  • Color floral

Puede que tengamos una planta de preciosos cogollos morados, pero de rendimiento bajo o escasa potencia. O una planta muy productiva que en cambio no tenga muy buen sabor o posea una baja resistencia al hermafroditismo. Como decimos, hasta que se pruebe y compare un cogollo de cada planta no se puede asegurar nada. Simplemente nos podremos ir guiando por nuestra propia intuición.

En principio, lo interesante es un buen equilibrio de todos los rasgos. Que tenga buen sabor y olor, buena potencia, una buena cantidad de tricomas, gran rendimiento y gran resistencia al hermafroditismo. Otros rasgos como la rapidez de floración, color de las flores, estatura o estructura del cogollos también son importantes, aunque no determinantes.

4 18.840 vistas

Un planta madre es aquella a partir de la cual vamos a obtener esquejes, es decir plantas hijas. En realidad eso el principiante puede hacerlo con cualquier planta. Pero si en realidad se desean obtener generaciones de clones de calidad superior debe hacerse una selección a partir de las plantas crecidas de semilla.

El sistema consiste en hacer un par o tres clones de cada planta de las que se van a poner a florecer. Los esquejes deben ser etiquetados para saber luego a qué planta corresponden. Algunos clones deben mantenerse vivos, y después de cosechar y fumar los que se han puesto a florecer, se seleccionan aquellas cepas más interesantes. Así, se eligen los esquejes que muestren los rasgos más favorables: crecimiento rápido, mayor rendimiento, resistencia a plagas y mejores efectos. En ocasiones también puede elegirse una planta por características concretas de sabor y/o sus efectos, aunque no tenga un gran rendimiento. De este modo se podrá cultivar la planta deseada durante un tiempo indefinido. Siempre debe eliminarse cualquier esqueje que muestre síntomas de debilidad o que no crezca bien.

Para mantener una planta madre de esquejes idénticos la cosecha es mucho más uniforme. La idea es seleccionar aquellas plantas que, por su potente crecimiento y rápida productividad, destaquen. Es una búsqueda que requiere algo de tiempo y paciencia, pero que una vez concluida trae mejores frutos.

Gracias a las plantas madres y la producción de clones, se puede establecer la llamada “cosecha continua”. Se establece un sistema de rotación que permite cosechar cada 6-8 semanas. Se deben mantener los tres estadios: plantas en crecimiento para producir clones, esquejes enraizados y plantas en periodo de floración.

Sobre la revegetación

Alternando sus condiciones normales la marihuana es capaz de pasar del estadio de floración al de crecimiento, provocando un aumento de las horas de luz. Por algún motivo en concreto puede ser útil esta característica. Se puede revegetar cortando toda la parte superior de la planta y dejando la base con algunas ramas y hojas para que crezca de nuevo. Aunque este sistema tiene serios inconvenientes, ya que para ir bien se debería suministrar a la planta un tiesto mayor. Caso de no poder hacerlo se debe lavar bien la tierra regando con agua destilada, y abonar con un fertilizante rico en nitrógeno. También se pueden revegetar plantas en verano cuando los días son muy largos. El sistema más sencillo consiste en revegetar sñolo algún esqueje dándole 18h. de luz más. Cuanto más avanzada esté la fase de floración más se demorará en enraizar y en dar el cambio, puede tardar cosa de un mes, según las variedades. Pero es posible revegetar por este sistema plantas con un mes de floración o más. Para este sistema suele usarse preferiblemente ramas bajas, pues son las que tardan un poco más en acusar los cambios de la floración. Recuerda que si entras esquejes de exterior a interior es muy fácil introducir parásitos. Por lo que es mejor una zona de enraizado aparte de la zona del interior principal; someterlos a una especie de cuarentena y tratarlos precentivo antiinsectos.