LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Receta"

Receta

0 3.934 vistas

El turrón es uno de los dulces más típicos de las navidades. Su origen es árabe, y desde el siglo XI ha ido introduciéndose principalmente en las costas mediterráneas, en particular España e Italia. El turrón tradicional consiste en una masa dulce obtenida de la cocción de miel con almendras peladas y tostadas. También se le puede añadir huevo que hace de emulsionante. Su forma es típica de tableta o torta. Hoy en día existen turrones de prácticamente cualquier sabor imaginable, aunque muy lejos de la receta tradicional que hoy os traemos. Y como suele ser habitual tratándose de un blog cannábico, la adaptamos para integrar nuestra hierba preferida.

INGREDIENTES

  • 300 g de almendras tostadas y molidas, sin sal
  • 200 g de azúcar glas
  • 50 g de miel
  • 2 gramos de extracción de cannabis
  • 1/2 cucharada de canela
  • La ralladura de un limón
  • La clara de un huevo

ELABORACIÓN

Puesto que en los ingredientes no contamos con nada con materia grasa para integrar el cannabis, la mejor opción es usar una extracción. Puede ser BHO, Rosin o un buen hachís casero. Necesitaremos aproximadamente 2 gramos.

Empezamos con las almendras. Escógelas sin tostar y sin sal. El tostado lo realizaremos nosotros en unos minutos. Situamos las almendras en una fuente y con el horno caliente a 200ªC, las introducimos en el horno durante unos 5 minutos. Retiramos y dejamos que se enfríen.

Posteriormente, debemos triturarlas, para lo que usaremos una batidora. Si las trituras en exceso, empezarán a desprender aceites y hará una masa que no interesa. Es preferible que quede algún pequeño trozo de almendra a pasarnos triturando.

Por otro lado, en un cazo pequeño añadimos la miel, el azúcar y nuestros dos gramos de extracción. Debemos cocinar estos ingredientes a fuego suave hasta que se hayan disuelto e integrado bien todos ellos. Unos 30 minutos será suficiente, puedes usar un poco de agua si la mezcla se seca en algún momento.

Retiramos del fuego y una vez haya atemperado esta mezcla, añadimos la clara de huevo. Y mezclamos muy bien para obtener una masa muy homogénea y de aspecto brillante. Después añadimos la almendra molida, la media cucharadita de canela y la ralladura de limón, amasando todo hasta que sea necesario.

La masa la pasamos a un molde que previamente habremos untado en mantequilla o aceite para que no se pegue. Si no tienes, puedes hacer una tableta dándole forma con las manos. Tapamos bien un con film transparente para que no se forme costra, y dejamos que enfríe totalmente hasta que se ponga duro.

RECOMENDACIONES

Para una extracción de 2 gramos, se necesitan unos 15-20 gramos de cogollos, por lo que la potencia general de este turrón cannábico es bastante elevada. Como siempre que se trata con cannabis ingerido, ten mucha precaución, ya que hasta pasada una hora pueden no comenzar a sentirse sus efectos. Es muy sencillo pasarse de dosis sin ser consciente de ello. Come un pequeño trozo, y espera un tiempo prudencial. Puede ser suficiente y para la siguiente vez puedes llegar a no necesitar tanto o necesitar algo más.

0 516 vistas

Las magdalenas son un dulce típico con varios siglos de historia. Según se dice, en el año 1755 el rey de Polonia y Gran Duque de Lituania pidió a su cocinera que elaborase una receta inédita que consiguiese sorprender a sus invitados. Les ofreció finalmente unos pastelillos redondeados, pequeños y esponjosos.

El rey y el resto de invitados quedaron asombrados de la creación, y decidieron darle en nombre de “madeleines”, en homenaje a su creadora, Madeleine. No tardó mucho la receta en extenderse a otras cortes europeas, incluso cruzando el charco hasta América. Hoy en día es un dulce muy extendido y con numerosas variantes como los muffins o cupcakes.

Otra de las versiones cuenta que las magdalenas se remontan a la época de los peregrinajes a Santiago de Compostela, donde una joven de nombre Magdalena ofrecía unos bollitos en forma de concha a los peregrinos, que poco a poco se fueron extendiendo a lo largo algunos de los caminos de Santiago. Ésto explicaría la gran tradición que tenemos en España por este dulce.

Como es habitual en nuestro blog, adaptamos una clásica y sencilla receta añadiéndole cannabis. Es una manera perfecta de disfrutar de sus efectos, bien se busque un uso lúdico o terapéutico. Esta receta es para unas 20 magdalenas. Una magdalena es una buena dosis de inicio, ya que contendría medio gramo de cannabis que ingerido es una cantidad considerable según la tolerancia de cada persona.

INGREDIENTES

  • 10 gramos de cannabis
  • 200 gramos de harina de repostería
  • 75 gramos de cacao puro en polvo
  • 10 gramos de levadura en polvo
  • 125 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • 50 ml de leche entera
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 50 gramos de pepitas de chocolate negro
  • Moldes de papel rizado para magdalenas
  • Ralladura de una naranja

PREPARACIÓN

Como siempre que se cocina con cannabis, hay varias maneras de añadirlo a la receta. Las más típicas son hace un aceite, mantequilla o leche cannábica. Los cannabinoides se integran perfectamente en la materia grasa, así que tenemos dos posibilidades. Hacer una leche cannábica o un aceite cannábico.

En este caso os explicamos brevemente como hacer un aceite cannábico de manera sencilla. Calienta en aceite en una olla a fuego bajo y añade los cogollos previamente triturados. Deja que se cocine unos 40-50 minutos, cuela para eliminar la materia vegetal con un filtro de café, y deja que enfríe.

En un bol, bate los huevos con unas varillas. Procura hacerlo en movimientos rápidos y envolventes, pues queremos que nos queden esponjosos. Continúa añadiendo poco a poco el azúcar, al mismo tiempo que continuas batiendo del mismo modo que antes.

Después añade el aceite cannábico, que tiene que estar a temperatura ambiente. E igual, añádelo poco a poco al mismo tiempo que continuas batiendo. A continuación es el turno de añadir la leche, la harina y el cacao previamente tamizados, la ralladura de naranja, y para terminar la levadura. Mezclamos muy bien y cuando estén todos los ingredientes perfectamente integrados, metemos en bol en la nevera.

Mientras la masa se enfría, vamos colocamos los sobre una bandeja de horno, bien pegados para que no se abran cuando añadamos la masa. Retiramos nuestra mezcla de la nevera, la batimos ligeramente porque se habrá espesado, y vertemos la mezcla, llenado aproximadamente 3/4 de cada molde. Sobre cada magdalena, añade un poco de azúcar.

Con el horno caliente a 200ºC, mete la bandeja. 15 minutos de horneado deberían ser suficientes, aunque también depende mucho del tipo de horno. Cuando veas que las magdalenas están doradas y el azúcar de encima forme un copete o costra, estarán hechas.

Retira la bandeja del horno y deja que enfríen sin tocar. Así la masa se asentará, además de que calientes en más fácil que se rompan al desmoldarlas. Sólo nos queda desearos un buen provecho.

0 233 vistas
Foto Wikipedia

El Pan de Muertos es un dulce típico del día de difuntos o día de los muertos en México. Se trata de un bollo dulce tipo brioche asociado íntimamente a la celebración del Día de Muertos. Ésta es una festividad que dura desde un día hasta una semana en el mes de noviembre, dependiendo de la región.

El Pan de Muertos básicamente consiste en una pequeña esfera que representa un cráneo y cuatro brazos formando una cruz que representan 2 huesos. Esta forma dice la tradición que simboliza los cuatro rumbos del nahuolli o universo.

Con el paso de los años, el Pan de Muerto ha ido mostrando diferencias en su forma de preparación. En la Ciudad de México y el centro del país, se suele usar un pan sencillo espolvoreado con azúcar. En el estado de Michoacán en cambio es un pan de color moreno brilloso, forma redonda y llevan una dedicatoria a un difunto.

Nuestra variante para estas fechas tratándose el nuestro de un blog cannábico, es un Pan de Muertos con cannabis. Para integrarla, podemos optar por hacerlo con la leche o la mantequilla. Nosotros hemos optado por la leche por ser más rápido y menos peligroso. Las quemaduras de mantequilla son dolorosas.

INGREDIENTES

  • 550 gramos de harina de fuerza
  • 200 gramos de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 25 gramos de levadura fresca de panadería
  • 2 huevos
  • 190 ml de leche cannábica
  • Ralladura de una naranja
  • 4 gramos de sal

PREPARACIÓN

Empezamos haciendo una leche cannábica. Este pan de muertos es para unas 10 raciones, así que 0,5-1 gramos de cogollos por cada ración/persona es una buena dosis de entrada. Calienta la leche con los cogollos, removiendo continuamente, durante unos 30-40 minutos. Colamos y ya tendremos una leche donde estarán disueltos todos los cannabinoides.

En un bol mezclamos 50 ml de esta leche cannábica aún tibia, con los 25 gramos de levadura fresca desmenuzada. El resto de leche la reservamos de momento. Con la ayuda de un tenedor ayudamos a la disolución de leche y levadura.  Añadimos para terminar 2 cucharadas del azúcar y 2 cucharadas de la leche, y dejamos reposar unos 30 minutos a temperatura ambiente.

Por otro lado, volcamos la harina restante en una superficie bien limpia, hacemos un hueco en medio y ahí ponemos los dos huevos cascados. Y empezamos amasando hasta integrarlos bien. Después añadimos la mantequilla y volvemos a amasar. Terminamos añadiendo la esencia de vainilla, la sal, la ralladura y el resto del azúcar. Y volvemos a amasar hasta integrar perfectamente todos estos ingredientes.

Todavía quedan más amasados. Ahora queda añadir la leche, poco a poco para que la vaya absorbiendo los ingredientes secos de la masa. Al principio será una masa pegajosa, pero con tranquilidad y con períodos de reposo tras los de amasado, hará que consigamos una masa que no se pegue y muy lisa.

Y terminamos añadiendo la primera masa que hemos hecho con la levadura, leche, azúcar y harina, que ya tendrá una buena fermentación. De nuevo notaremos que la masa se volverá de nuevo pegajosa, pero otra vez con períodos de unos 5 minutos de reposo y otros 5 de amasado, hará que se relaje y termine no pegándose.

Hacemos una bola con la masa y la pasamos a un bol previamente aceitado. Tapamos con un film trasparente y dejamos que fermente en un lugar cálido/templado durante unas 1,5-2 horas. El horno ligeramente templado y apagado es un buen lugar. Pasado este tiempo, la masa habrá doblado su tamaño.

En una superficie enharinada, terminamos dando forma y decorando nuestros Panes de Muerto antes de hornearlos. Puedes hacer 2 panes grandes, o unos 6 más pequeños. Si optas por dos panes, reserva 200 gramos del total de la masa para decorar para cada pan. Si optas por 6 panes pequeños, reserva unos 400 gramos de masa para decorar.

Forma bolas lo más lisas posibles y vete colocándolas sobre una bandeja de horno previamente engrasada, dejando distancia entre ellos ya que tienen que volver a fermentar y crecer una vez se horneen. Con la masa que hemos dejado para decorar, divide en tres la correspondiente a cada pan y haz dos tiras con dos de ellas haciéndolas rodas sobre una superficie, que serán los huesos del pan de muerto. Rematamos con una bolita en la parte superior del pan y unas lágrimas en los laterales.

Con el horno precalentado a 180º, horneamos los panes. Si son dos grandes durante 20 minutos. Si son pequeños durante unos 15 minutos. Mientras, derretimos unos 100 gramos de mantequilla. Cuando los panes estén dorados los sacamos del horno y los colocamos sobre una rejilla y vamos pintándolos con la mantequilla a medida que espolvoreamos con azúcar. Sólo nos queda disfrutarlo.

0 2.233 vistas

¿Te gustas las golosinas? ¿Y el cannabis? Pues entonces la combinación de ambos te entusiasmará. Son además una gran opción con la que animar cualquier reunión o sorprender a cualquier amigo que comparta la misma afición. O también una manera muy saludable de consumir cannabis con fines terapéuticos.

Las gominolas, conocidas también como caramelos de goma, gomitas o pastillas de goma, son caramelos masticables elaboradas a partir de azúcar y gelatinas, con multitud de formas y colores. También se les suele añadir edulcorantes, saborizantes y colorantes alimentarios.  Sin duda, una de las golosinas más universales y deliciosas.

INGREDIENTES

  • 10 gramos de hachís
  • 2 sobres de gelatina del sabor que quieras, unos 150 gramos en total
  • 4 sobres de gelatina neutra en polvo de 10 gramos
  • Medio litro de agua. También puedes usar leche o zumo de frutas
  • Medio kilo de azúcar
  • Azúcar para el recubrimiento
  • Moldes pequeños de silicona
  • Un poco de aceite para engrasar los moldes y evitar que se peguen

PREPARACIÓN

Comenzamos poniendo un cazo al fuego, en donde añadiremos todos estos ingredientes. Usaremos una temperatura baja, removiendo continuamente para evitar que llegue a hervir la mezcla.

Pasados unos 40-50 minutos, los cannabinoides del hachís se habrán descarboxilado y los ingredientes estarán perfectamente integrados, sin grumos.

Con un pincel mojado en aceite, moja bien los moldes. Ésto facilitará el desmoldado de las gominolas. También puedes usar una fuente y hacer una gran plaza de gominola, cortándola después en pequeñas porciones a tu gusto.

Vertemos la mezcla en los moldes y dejamos reposar unas 12 horas a temperatura ambiente. Tápalos con film transparente o con papel de aluminio previamente engrasado con aceite.

Pasado este tiempo, es hora de desmoldar nuestras gominolas cannábicas. El último paso es añadir azúcar en un plato o bandeja, y añadir las gominolas para darles un crujiente y dulce recubrimiento final.

0 453 vistas
´Foto: Zamnesia

El tiramisú es un postre moderno típico de Italia, de la región del Véneto, que se comenzó a elaborar hace unos 50 años. Desde entonces se ha convertido en uno de los dulces más internacionales y sabrosos. Es un postre frío y de cuchara, que se monta en capas. No existe una única receta para elaborarlo, sino que con unos ingredientes base pueden existir muchas variantes. En nuestro post de hoy y tratándose éste de un blog cannábico, te traemos una receta adaptada que encantará a todo amante de los dulces postres y de los efectos del cannabis.

INGREDIENTES PARA TIRAMISÚ CANNÁBICO

  • 6 yemas de huevo
  • 1 taza de azúcar
  • 300 gramos de queso mascarpone
  • 400 gramos de nata montada
  • 6 gramos de cannabis
  • Bizcochos de soletilla
  • 1 taza de café
  • ½ taza de licor de café
  • Cacao en polvo para espolvorear

ELABORACIÓN

Lo primero que debemos hacer, incluso un día antes, es infusionar la nata con el cannabis. Para ello previamente descaboxilamos el cannabis, unos 40-60 minutos en el horno a unos 115º. Después ponemos la nata en una olla a fuego suave, añadimos la hierba y dejamos que se cocine unos 20-30 minutos, removiendo para que no se pegue.

Retiramos del fuego, colamos para eliminar los restos vegetales y dejamos enfriar en la nevera. Cuando esté bien fría, añadimos un par de cucharadas de azúcar y la montamos hasta que se formen picos, que esté bien espesa.

En un bol, añadimos las 6 yemas de huevo y el azúcar, mezclando bien. Ponemos el bol al baño maría y afuego muy lento, y removemos con una cuchara lentamente, evitando que se asiente la mezcla en el bol.  Es la manera de conseguir una salsa densa y esponjosa, en lugar de unos huevos revueltos. En este punto retiramos y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Añade cuando el queso mascarpone a la mezcla cuando haya enfriado y mezcla suavemente. A continuación añade la nata montada y ahora mezcla bien hasta integrar todos los ingredientes. Hazlo movimientos envolventes y lentos, no queremos que las pequeñas burbujas de aire que contiene la nata exploten y se pierda la esponjosidad.  Y reservamos mientras comenzamos a montar el tiramisú.

En un plato hondo, mezcla el café junto con el licor.  Vete sumergiendo los bizcochos de soletilla, sin empaparlos demasiado, y haz una base con ellos de unos 20×15 cm. Después pon una generosa capa de la crema. Repite de nuevo con otra capa de bizcochos y otra capa de crema hasta finalizar con una capa de crema, que espolvorearemos con el cacao en polvo.

0 518 vistas

Las torrijas son uno de los dulces más típicos de Semana Santa en España. También en muchos países latinoamericanos como Argentina o Uruguay donde se les conoce con el nombre de torrejas, o en Chile, Colombia, Perú, México y Ecuador donde se conocen con el nombre de tostada francesa.

Es un postre muy fácil de hacer, ya que es una rebanada de pan viejo, empapado en leche, rebozado en huevo batido, y frito después en aceite. Para terminar se le echa azúcar o miel, y en algunos casos un poco de canela en polvo.

Una de las primeras referencias a las torrijas data del siglo V, aunque cabe destacar que no se menciona que llevase huevo entre sus ingredientes. A lo largo de la Edad Media la receta es cuanto fue sufriendo algunas variaciones.

Si se asocian las torrijas con las fechas de Semana Santa, es históricamente por la necesidad de aprovechar el pan sobrante, ya que durante la Cuaresma no se podía comer carne. Y así han llegado a nuestros días, donde esta semana se pueden encontrar en todas las pastelerías y grandes supermercados.

Existen muchas maneras para hacer torrijas y muchas recetas. Pero estando en una web cannábica, podrás intuir que el consejo que hoy os daremos es de hacerlas con cannabis. A su siempre gran sabor, se le unirán unos efectos psicoactivos que a nadie dejarán indiferente.

INGREDIENTES

  • Una barra de pan del día anterior
  • 250 ml de leche
  • 250 ml de nata
  • Canela
  • La pela de un limón
  • Huevos
  • Azúcar al gusto
  • Una pizca de sal
  • Marihuana

 

Comenzamos por cortar rebanadas de pan de aproximadamente 1 dedo de grosor. Así será más sencillo calcular la cantidad de cannabis que necesitaremos, para no hacerlas ni demasiado light ni demasiado high. Medio gramo de hierba por torrija es una buena cantidad.

Así que ahora toca preparar una leche cannábica. Ponemos a calentar en un cazo la leche y la nata, además de la rama de canela y la pela de un limón. Cuando comience a hervir, añadimos la hierba, bajamos a fuego medio, y dejamos cocinar unos 30-40 minutos sin dejar de remover.

Usando un colador, colamos sobre una fuente honda nuestra leche cannábica aromatizada para eliminar la materia vegetal y reservamos hasta que enfríe. Si usamos esta leche caliente para empapar el pan, conseguiremos que se deshaga y que sea imposible de freír después.

Por otro lado, batimos los huevos en un plato hondo añadiendo una pizca de sal. Bate primero 2 huevos, y si no es suficiente bate alguno más en el momento que lo necesites. También pondremos una sartén con abundante aceite al fuego para que vaya calentando.

Con la leche cannábica aromatizada ya fría en una fuente de cocina, vamos introduciendo las rebanadas de pan, dejando que ellas solas se vayan empapando por ambas caras. Escúrrelas un poco, sin presionarlas, e introdúcelas en el huevos y rebózalas por ambas caras.

Ya sólo nos queda ir friéndolas en pequeñas tandas, para evitar que se peguen entre sí, una a una si fuese necesario. Con freirlas 1 minuto o hasta que adquieran un color dorado es suficiente. Las vamos retirando y poniendo en un plato con un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Aún calientes, las espolvoreamos con azúcar antes de ir apilándolas unas sobre otras. Sólo tendremos que esperar a que enfríen para poder comérnoslas, siempre con precaución porque la marihuana ingerida hasta pasada una hora no hace efecto. Puede llegar a ser muy fácil pasarse de dosis.

0 2.857 vistas

El chocolate tiene un efecto estimulante por su contenido en teobromina, un alcaloide que produce un aumento del nivel de serotonina y dopamina. Además contiene anandamida, un compuesto químico orgánico que forma parte de una misma clase de mediadores lipídicos conocidos como endocannabinoides. Teobromina y anandamina con dos neurotransmisor que en ocasiones imitan los efectos de los compuestos psicoactivos presentes en la marihuana, los cannabinoides.

En esta sencilla receta, te enseñamos a hacer unos deliciosos bombones de cannabis, ideales para cualquier ocasión. ¿Porque a quien le desagrada un dulce bombón, y más acompañado de marihuana?

Ingredientes

  • 50 gramos de mantequilla cannábica
  • 1 tableta de chocolate negro para fundir
  • 30 gramos azúcar
  • 120 ml de leche entera

Elaboración

Empezamos haciendo una mantequilla de cannabis o cannabutter. Para ello, en un cazo añadimos 100 gramos de mantequilla y la ponemos a fuego suave. Una vez derretida, añadimos 20 gramos de cogollos. Removemos y cocinamos durante unos 20-30 minutos. Finalmente colamos para eliminar la materia vegetal y reservamos.

En un cuenco añadimos el chocolate en pequeños trozos para fundirlo. Podemos usar el microondas, con intervalos de 20-30 segundos. También podemos hacerlo al baño maría, introduciendo el cuenco en un cazo con un par de dedos de agua y a fuego medio. Hay que vigilar que un exceso de temperatura no queme el chocolate, ya que tendría un sabor amargo nada agradable.

Cuando tengamos en chocolate fundido, añadimos la leche y removemos para integrarla perfectamente. Seguidamente añadimos 50 gramos de la mantequilla de marihuana y el azúcar, volviendo a remover para homogeneizar bien esta mezcla.

En un molde de silicona, tipo cubitera de hielo, echamos aún caliente la mezcla anterior. Puedes introducir en los huecos del molde ya rellenos cualquier tipo de fruto seco como almendras, avellanas, nueces, pistachos… o también frutas escarchadas como naranja, limón, cerezas…

Con un papel film tapa la superficie del molde, evitará que se forme una costra y adquiera sabores extraños, pues debemos meterlo en la nevera unas 24 horas para que se solidifique bien. Pasado este tiempo, sólo queda desmldar y ya tenemos los bombones cannábicos listos para consumir. Antes, también puedes pasarlos por cacao en polvo, coco rallado, virutas de colores…

Como siempre que se trata con cannabis ingerido, hay que tener mucha precaución. el cannabis ingerido suele tardar más de una hora en hacer efecto. Haz los bombones de pequeño tamaño y no conviene comer en exceso. Una vez calculada la dosis ideal, es muy fácil adecuar la cantidad de mantequilla en la receta o hacer los bombones del tamaño ideal para conseguir un buen viaje.

2 700 vistas

Las recetas con marihuana y sus derivados tienen cada vez más adeptos, consumidores que tanto buscan unos efectos recreativos como terapéuticos dado que es una de las maneras de consumo más saludables, ya que de entrada huye del humo nocivo producido por la combustión.

De todas las recetas las que más gustan por diferentes motivos son los dulces, ya que son perfectas para consumir a cualquier hora del día. Galletas, bizcocho, muffins, brownies, caramelos… o trufas como las que te traemos en esta genial, rápida y deliciosa receta.

INGREDIENTES

  • 150gramos de chocolate negro para postres
  • 100 ml de nata líquida
  • 250 gramos de magdalenas o bizcocho
  • 10 gramos de hachís
  • 1 nuez de mantequilla
  • 1 chorrito de licor

Comenzamos poniendo en un cazo a fuego lento la mantequilla donde añadiremos la mantequilla hasta que se derrita. Añade una gota de aceite para evitar que se queme.

Trituramos el hachís para facilitar que se disuelva en la mantequilla y la añadimos al cazo, removiendo hasta conseguir disolverla. Retiramos del fuego y lo reservamos.

Deshacemos las magdalenas en un bol usando las manos hasta quedar en migas finas. En otro bol fundimos el chocolate al baño maría o bien en el microondas a intervalos de no más de 15 segundos.

Añadimos en el bol con las migas de magdalenas el chocolate fundido, la nata líquida, el brandy y la mantequilla, amasando después hasta conseguir una masa homogénea.

Dejamos reposar la masa en la nevera unos 30 minutos aproximadamente para que coja cuerpo y sea más sencilla de trabajar después.

Sacamos la masa de la nevera y comenzamos con las manos a hacer pequeñas bolas y ya tenemos listas nuestras trufas de chocolate y hachís.

Podemos rebozar las trufas en coco rallado, fideos de colores o de chocolate para decorar y darle un toque personal y llamativo a alguna de ellas o a todas.

En un tupper o cualquier otro recipiente con tapa hermética las podremos conservar varios días e incluso un par de semanas en la nevera.

Como siempre que tratamos con cannabis ingerido recomendamos mucha prudencia, los efectos retardados y puede que hasta pasada una hora no notemos ninguna sensación. Pasarse con las dosis es fácil y los efectos pueden llegar a ser muy desagradables.

Una dosis prudente sería una trufas por persona que cuente con un peso medio. No es recomendable ingerir más de tres, a no ser que ya se cuente con el nivel de experiencia suficiente y se considere una dosis responsable por parte del consumidor.

0 606 vistas

INGREDIENTES PARA LA MASA:

  • 250 kg de harina de trigo
  • 125 ml de agua del tiempo (templadita)
  • 1 cucharadita de sal
  • 40 gramos de mantequilla de marihuana o 15 ml de aceite de marihuana.
  • 8 gramos de levadura fresca de panadero.
  • Una pizca de azúcar

Empezamos por la marihuana. Para esta pizza de tamaño familiar calcularemos de 0,5 a 1 gramos de hierba por persona. Podemos hacer una mantequilla cannábica o un aceite de cannabis, para lo que calentaremos la mantequilla o el aceite a unos 110º e introducimos los cogollos, dejándolos que se cocinen durante unos 60 minutos. Colamos y reservamos el aceite o mantequilla, dejando que enfríe a temperatura ambiente.

En un cuenco con agua templada añadimos la levadura fresca y removemos hasta diluirla. En otro cuendo añadimos la harina, la sal, el azúcar que ayudará a la levadura a levar, el agua con la levadura ya disuelta, el aceite o mantequilla, y vamos amasando. Cuando tengamos más o menos todos estos ingredientes integrados en una masa pegajosa, pasamos a una encimera para terminar de amasar a base de músculo.

Cuando más tiempo empleemos en el amasemos mejor saldrá, lo ideal es una masa ligeramente pegajosa y que al estirarse no se rompa. Lo normal con estas cantidades es que tengas que añadir más harina para conseguir la consistencia adecuada. Si te pasas con la harina deberás añadir más agua, más difícil de integrar, así que poco a poco añade harina pero sin pasarte.

Ya tenemos la masa preparada, pero tiene que levar, es decir dejar que la levadura haga su trabajo. Hacemos una bola, la cubrimos con un poco de harina para que no se pegue, y la metemos dentro del cuenco tapada con un paño limpio y la dejamos a temperatura ambiente mínimo media hora. Pasado este tiempo habrá multiplicado su tamaño y estará lista para extender y hacer una base fina.

RESTO DE INGREDIENTES

  • 100 ml de salsa de tomate  (o al gusto)
  • 250 gramos de queso Mozzarella (o al gusto)
  • Orégano
  • Sal
  • Jamón serrano, jamón cocido, longaniza, atún, setas, gambas, anchoas, albahaca, espinacas… la imaginación y gustos son los que mandan
  • Si quieres darle más chispa añade un poco de hachís o marihuana bien molida

Encendemos el horno a 160-165º y dejamos que vaya calentando mientras terminamos de hacer la pizza. Extendemos la masa sobre una fuente de horno que previamente untaremos con un poco de aceite. Añadimos primero la salsa de tomate y el orégano, después el queso y por último el resto de ingredientes. La pizza acepta cualquier ingrediente, incluso piña.

Horneamos durante unos 30 minutos y comprobamos con una espátula de cocina que la masa ya está perfectamente cocinada, metiéndola bajo ésta y la bandeja, y mirando de que tenga ya una buena consistencia y esté crujiente. Puede necesitar algún minuto más. Finalmente retiramos del horno y ya nos podemos ir a la mesa a disfrutarla con nuestros amigos.

0 663 vistas

Te traemos una deliciosa y sencilla receta para hacer unas palomitas de maíz dulce con cannabis con la que te sorprenderás y con la que podrás sorprender a cualquiera de tus amigos que como tú, comparta afición por esta planta.

INGREDIENTES

  • 300 gramos de palomitas de maíz (3 bolsas de palomitas para microondas)
  • 1/2 taza de mantequilla de cannabis o CannaButter
  • 1 taza de azúcar moreno
  • 5 cucharadas de agua mineral
  • 1/2 cucharada de sal
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

PREPARACIÓN

Empezamos precalentando el horno a unos 150º C (300º Fahrenheit) para ir adelantando. Preparamos unas hojas de papel de horno, que engrasaremos ligeramente con mantequilla. Extendemos el maíz de palomitas sobre el papel de horno y reservamos de momento.

Por otro lado, en un cazo añadimos la mantequilla de cannabis, el azúcar moreno, la sal y el agua, poniendo a fuego medio-alto y removiendo durante al menos 10 minutos. Retiramos del fuego y añadimos el bicarbonato y el extracto de vainilla.

Con cuidado, vamos vertiendo este caramelo caliente sobre las palomitas, mezclando después con ayuda de algún utensilio de cocina para que todos los granos queden cubiertos de esta deliciosa y dulce salsa cannábica.

Metemos la bandeja al horno precalentado durante unos 15-20 minutos, abriendo el horno cada 5 minutos para remover el maíz que poco a poco irá explotando. El tiempo exacto de horneado lo decidirás tú mismo. Retiramos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Este sistema para hacer palomitas de maíz dulces nos llevará a conseguir una placa o bloque quebradizo que fácilmente podremos romper para almacenar o disfrutar al instante. La preparación total apenas llevará más de 5 minutos, insignificante si tenemos en cuenta el sabor y los efectos.

Como siempre que tratamos con cannabis ingerido, se debe tener mucha precaución, ya que los efectos son muy retardados y hasta pasada una hora no se comenzarán a percibir. Es muy fácil ingerir una dosis muy elevada sin ser consciente de ello.

Aquí os dejamos otra receta de palomitas de maíz y cannabis

0 491 vistas

El cannahelado, perfecto para refrescarte en el caluroso verano o simplemente para saborear tu delicioso postre preferido, aquí te dejamos la receta

INGREDIENTES

  • 2 tazas de leche de almendras
  • 6 gramos de cannabis
  • 1 taza de leche de coco
  • ½ taza de azúcar
  • 1 cucharada de almidón de maíz o maicena
  • Una pizca de sal
  • 4 plátanos
  • ½ taza de mantequilla de cacahuete (opcional)

TAMBIÉN NECESITAREMOS

  • Cacerola grande
  • Colador fino
  • Tazón grande 
  • Recipiente de litro y medio para el congelador

Empezamos combinando en la cacerola la leche de almendra, la leche de coco, el azúcar, la maicena y el cannabis, y con unas varillas removemos bien hasta mezclar todos los ingredientes. Es importante hacerlo en frío, para que la maicena se disuelva perfectamente sin hacer grumos.

Ponemos a cocinas a fuego medio, removiendo constantemente para que no se nos pegue, y hasta que comience a espesar, unos 10 minutos aproximadamente. Retiramos del fuego y vertemos la mezcla aún caliente en el recipiente de litro y medio, colando y desechando la hierba.

Dejamos enfriar a temperatura ambiente, removiendo de vez en cuando, y una hora en el refrigerador, continuando removiendo cada 15-20 minutos. Una vez frío, cubrimos con un film transparente la mezcla, y lo dejamos de 12 a 24 horas de nuevo en la nevera.

Pasado este tiempo, metemos el recipiente en el congelador durante dos horas, tras lo cual el helado tendrá aún una textura cremosa y es fácil de manipular. En este punto, con los 4 plátanos hacemos un puré, lo añadimos al helado (junto con la mantequilla de cacahuete opcional), y mezclamos no demasiado.

Volvemos a meter en el congelador y dejamos congelar durante 6 horas, tras lo cual el helado cannahelado de plátano ya estará listo para servir y disfrutar. Convine dejar sacar del congelador y reposar 5 minutos antes de servir a temperatura ambiente.

Como siempre que tratamos con cannabis ingerido, conviene ser precavido, ya que hasta pasada una hora no se comenzarán a percibir los efectos y por lo cual es muy fácil excederse en las dosis sin ser consciente de ello. 6 gramos de cannabis ingerido en una receta llega al menos para 6-12 personas.

0 1.210 vistas

Con la llegada del buen tiempo nada apetece más que un buen helado. Y si es casero, mucho mejor y más sabroso. ¿Y si lo hacemos de cannabis? No te pierdas esta receta rápida y sencilla con la que sorprenderas a todo el mundo, incluyéndote a ti.

INGREDIENTES

  • Medio litro de nata
  • 100 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • 6 gramos de marihuana bien molida o 3 gramos de hachís molido
  • una vaina de vainilla
  • una pizca de sal

Empezamos poniendo una olla al fuego y a una temperatura media con la nata, la vaina de vainilla abierta a lo largo con un cuchillo, el cannabis o hachís, y la mitad de azúcar. Removemos durante unos 10-15 minutos, asegurándonos que la mezcla no llegue a hervir. Puedes retirar del fuego de cuando en cuando para que la temperatura no suba demasiado. Pasado este tiempo, retiramos definitivamente y dejamos enfriar. Los sabores se potenciarán si dejamos la mezcla unas 12 horas en la nevera.

Cuando ya tengamos la anterior mezcla fría, separamos las claras de las yemas de los huevos. Por una lado montamos las claras al punto de nieve con la mitad del azúcar restante y una pizca de sal, mejor con unas varillas y a mano, aunque puedes echar mano de una batidora. Las yemas también las montamos después junto al resto del azúcar hasta conseguir una textura cremosa.

La mezcla de la nata, el cannabis y la vainilla, la colamos sobre un bol, desechando los restos de hierba. Añadimos primero las yemas montadas y siendo lo más delicados posibles, vamos removiendo con cuidado, ya que no conviene perder todas las burbujas de aire que hemos hecho batiendo. Haz lo mismo después con las claras, siempre removiendo con cuidado, mezclando bien los ingredientes con movimientos lentos y envolventes, hasta que quede bien uniforme.

Metemos la mezcla en el congelador, sacándalo cada 30 minutos y volviendo a remover suavemente. Con ésto iremos rompiendo los pequeños cristales que se irán formando por el cambio extremo de temperatura, y que harían que el helado queda duro como una piedra. Repetimos ésto cada 30 minutos durante unas 2 horas. Y ya dejamos congelar unas 4 horas más para tenerlo ya listo para disfrutar. La temperatura ideal para servir el helado está entre los -14 y -7 ºC, por lo que se recomienda sacarlo unos minutos antes de servirlo.

Como siempre que tratamos con cannabis ingerido, conviene tener precaución, ya que los efectos pueden retrasarse hasta 1 hora. Come una bola de helado y espera un tiempo prudente para comprobar los efectos, y repetir una vez se tenga claro que la dosis es la perfecta para disfrutar de un fresco postre de marihuana, y no de una mala experiencia por haberse pasado y ser demasiado goloso.

3 7.209 vistas

La mantequilla de cannabis es una de las principales elaboraciones con las que después hacer todo tipo de receta cannábica. Los motivos son varios, desde la facilidad para hacerla son unos ingredientes básicos y muy baratos, como su larga conservación que permiten almacenarla semanas sin que pierda propiedades o se estropee. También otro de los principales motivos es que los tricomas del cannabis son liposolubles y se disuelven en materias grasas y usar directamente marihuana en cualquier receta puede llegar a ser algo desagradable por su sabor.

Para hacer mantequilla cannábica o cannabutter de la manera más sencilla tan sólo se necesita mantequilla y cannabis, además de una serie de utensilios que cualquiera tendrá en su cocina. Tampoco es peligroso, aunque al tratar con mantequilla caliente las salpicaduras hay siempre que tenerlas en cuenta, echar mano de unos guantes en determinados momentos evitarán algunos posibles sustos.

INGREDIENTES

  • 7 gramos de cogollos de cannabis finamente molidos
  • 250 gramos de mantequilla sin sal

EQUIPO NECESARIO

  • Cazo o pota mediana
  • Cuchara de madera
  • Cuchara de metal
  • Colador de metal
  • Recipiente con tapa

Empezamos poniendo la mantequilla en el cazo y a fuego lento, dejando que se derrita sin prisa, no conviene usar temperaturas elevadas que puedan quemarla. Cuando la tengamos perfectamente derretida, añadimos el cannabis triturado poco a poco y sin dejar de remover.

Dejamos cocinar a fuego lento durante unos 45 minutos, removiendo de vez en cuando. Pequeñas burbujas comenzarán a formar espuma en la superficie, así que no hay que despistarse no vaya a ser que ésta comience a salirse por fuera.

Pasados los 45 minutos, apagamos el fuego y colamos la mantequilla sobre el recipiente con tapa y presionamos con la cuchara para escurrir bien toda la hierba. Mucho ojo con los materiales que uses, los plásticos con estas temperaturas se pueden derretir o deformar.

Tan sólo queda dejar enfriar a temperatura ambiente antes de pasarlo a la nevera. Depende del tipo de colador que se haya usado, puede que la mantequilla aún contenga algunos restos vegetales que puedan afectar a su caducidad, mientras que el color verde que tendrá será totalmente normal.

Como siempre, recordar que el cannabis ingerido tiene unos efectos retardados que en ocasiones hasta pasada una hora no se comienzan a manifestar. Si es la primera vez que se ingiere cannabis, conviene ser precavido, empezar con poca cantidad y esperar un tiempo prudencial para comprobar los efectos.

Con un poco de experiencia, cada uno podrá ajustar las dosis a sus necesidades o efectos deseados. El cannabis en consumibles es uno de los métodos de consumo más saludable y la gran alternativa al cannabis fumado, el principal método de consumo en todo el mundo.

0 2.672 vistas

INGREDIENTES

Para 12 galletas de unos 10 cm de diámetro necesitaremos:

  • 250 gramos de harina de trigo
  • 150 gramos de mantequilla de marihuana
  • 200 gramos de pepitas de chocolate negro
  • 200 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para hacer la mantequilla de marihuana, es tan sencillo como derretir a fuego medio la mantequilla y añadir aproximadamente 12 gramos de cogollos. Colamos, dejamos enfriar, y retiramos con cuidado la capa sólida superior. En el fondo, quedará una capa de agua que desecharemos.

Empezamos tamizando la harina, la sal y la levadura con un colador fijo y reservamos. Por otro lado derretimos la mantequilla de marihuana en un cazo a fuego bajo hasta que adquiera una consistencia semi-líquida.

En un cuenco batimos la mantequilla junto al azúcar con una batidora eléctrica y varillas durante unos 5-6 minutos, hasta conseguir una crema esponjosa y densa. Añadimos la vainilla y el huevo, continuando batiendo hasta mezclar todo completamente.

Añadimos a esta mezcla la harina, levadura y sal tamizada y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados. Por último, añadimos las pepitas de chocolate, repartiéndolas por toda la masa. Tapamos la masa y la dejamos en la nevera unas 24 horas.

Pasado este tiempo, sacamos la masa del frigo y encendemos el horno, que vaya precalentando a 180º. La masa estará dura, así que con paciencia iremos haciendo 12 bolas que después aplastaremos para dejarlas con la típica forma plana de 1 cm de grosor y unos 5cm de diámetro

Colocamos las galletas sobre papel de hondo y sobre una bandeja, a unos 15 cm de distancia unas de otras para darles espacio a que se extiendan. Metemos al horno durante unos 15 minutos o hasta que las cookies hayan adquirido un tono ligeramente dorado.

Sacamos del horno, las ponemos sobre una bandeja con cuidado ya que estarán blandas y podrían quebrarse, y dejamos enfriar unos 15 minutos antes de poderlas disfrutar, donde además adquirirán consistencia. Si sobra masa, se puede usar en las siguientes 48 horas o congelar para usar cualquier otro día.

CONSEJOS

La marihuana ingerida tarda más en hacer efecto que fumada, normalmente es a partir de la hora cuando se comienzan a notar los primeros efectos. Siempre conviene las primeras veces comenzar con dosis pequeñas y esperar un tiempo prudente antes de consumir más.

Con un poco de experiencia, podrás ajustas las dosis o variedad para cualquier ocasión. Sea como forma de consumo recreacional o terapéutico, el cannabis ingerido es una de las alternativas más saludables, además de en ocasiones espectacularmente delicioso.

0 869 vistas

Te dejamos una receta para hacer tus propias galletas de marihuana con alto contenido en CBD , sin gluten y en menos de una hora

Las galletas con CBD son un producto muy saludable. El consumo de alimentos ricos en CBD se recomienda para personas que sufren de dolencias tales como la inflamación crónica, náuseas, ansiedad, la depresión, el cáncer, la esclerosis múltiple, la esquizofrenia, el trastorno obsesivo-compulsivo, epilepsia, y muchos más. Por otra parte, debido a su bajo contenido de azúcar son una buena alternativa para los dulces disponibles en el mercado.

Los ingredientes necesarios

-1 taza de mantequilla de cacahuete natural o maní

-½ taza de sustituto de azúcar (por ejemplo. La stevia o xilitol)

-1 huevo

-1 cucharada de proteína de vainilla (u otro)

-1gr (cantidad depende de tolerancia) de cannabis alto en CBD y con bajo contenido de THC

Procedimiento

-1. Precalentar el horno a una temperatura de aproximadamente 165 * C

-2. En un bol, mezclar todos los ingredientes con una cuchara de madera hasta obtener una masa suave y homogénea (si el peso es demasiado grueso se puede diluir añadiendo una cantidad apropiada de leche vegetal o leche de vaca)

-3. Con la masa, formamos un par de bolas y las ponemos en la nevera durante unos 15 minutos – por lo que tendrá una mayor coherencia y será más fácil rodar

-4. Después de varios minutos, lo sacamos del refrigerador y formamos las galletas

-5. A continuación, las ponemos en el horno y horneamos durante unos 15 minutos. A continuación sacarlas del horno y dejar enfriar por completo (las galletas calientes directamente desde el horno puede desmoronarse)

galletasPor lo tanto las galletas preparadas son nutritivos aperitivos ideales para las personas que están en la dieta libre de gluten , así como todos aquellos que se preocupan por su salud

Los ingredientes adicionales

La receta se puede modificar libremente mediante la adición de diferentes tipos de granos, cereales, frutos secos y frutas secas para que las galletas tengan aún mejores propiedades nutricionales para nuestro cuerpo. Si queremos que las galletas sean sin gluten , hay que recordar la selección apropiada de los aditivos, debido a que algunos tipos de harinas y cereales contienen gluten. La opciones sin gluten pueden ser aditivos como el amaranto, semillas de calabaza, semillas de girasol, quinua y linaza.

2 9.741 vistas
cafe con leche cannabis

Receta para un batido de café con leche y cannabis, lo verdadero interesante es la mezcla de cafeína y marihuana en la misma taza. Así que para aquellos que quieran y que gusten del café con cannabis aquí tienen la receta.

Qué vas a necesitar;

-1 buena pizca de hachís pulverizado

-4 cucharaditas de polvo finamente cafe Arabian recta

-2 pizcas de nuez moscada molida

-2 pizcas de canela en polvo

-1 taza de café recién hecho

-El azúcar (al gusto)

-Creamer, o leche (al gusto)

Prepara el café como lo harías normalmente, si prefieres hacerlo en una olla de café regular o en una de las nuevas máquinas de café de lujo que están saliendo ahora al mercado. Pon todos los ingredientes que tienes (ten en cuenta que puedes ajustar la cantidad de hachís que se pone a la mezcla a tu gusto, si deseas que el café sea más fuerte o más débil).Pon la mezcla en una olla de café turco y ponlo a fuego lento hasta que empiece a burbujear. Tan pronto como el café comienza a burbujear, retíralo del calor. Añade la crema o leche y el azúcar a tu gusto y a disfrutar de su taza de café medicinal