LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Sentencias"

Sentencias

0 189 vistas

El Tribunal Constitucional dice que los clubes de cannabis no pueden ser regulados por las Comunidades Autónomas.

En España el Tribunal Constitucional  invalida la Ley Foral navarra que regulaba los clubes de cannabis porque estima que es una materia con incidencia en el ámbito penal, por tratarse de una droga ilegal, y una materia que pertenece a la competencia del Estado.

“La regulación de un instrumento (los clubes de cannabis) a través del cual se facilita el abastecimiento, dispensación y consumo de cannabis” tiene incidencia “innegable sobre la delimitación del tipo penal correspondiente” y por tanto entra en un ámbito competencial del Estado y fuera de la jurisdicción de las diferentes comunidades autónomas, ha sentenciado el Tribunal Constitucional. El alto tribunal expone que la citada norma es inconstitucional al invadir las competencias del Estado, tal y como solicitó en su recurso el Gobierno español.

Este año el Consejo de Ministros ya ha recurrido varias veces ante el Constitucional varias normas similares, como una norma vasca y otra catalana, que regulaban el funcionamiento de las asociaciones de usuarios de cannabis.

El Tribunal Constitucional con este fallo establece la doctrina que se aplicará a esas normas y que según la cual “aunque estemos ante una normativa autorizadora o habilitante (no represiva, ni punitiva, ni restrictiva de bienes jurídicos en el sentido que es propio de las normas penales y administrativas sancionadoras), se trata de una regulación con incidencia innegable sobre la delimitación del tipo penal correspondiente”.

Es decir, el cannabis, incluido en la Convención única de Naciones Unidas sobre estupefacientes de 1961; en la decisión marco sobre el tema de la Unión Europea; y prohibido por la legislación española, incluida la penal, es en principio ilegal, establece el TC.

Y, por tanto, está afectado por el Código Penal y otras leyes que afectan a la seguridad ciudadana, una materia ajena al ámbito competencial de las comunidades autónomas.

Por lo tanto la ley foral navarra recurrida “invade la competencia exclusiva estatal en materia de legislación penal, puesto que efectivamente regula, con incidencia sobre el tipo penal definido en la legislación estatal, el consumo, abastecimiento y dispensación de cannabis, en el marco de las asociaciones de usuarios a las que se refiere”, concluye el TC

1 221 vistas

La Audiencia Provincial de Málaga revocó una sentencia que había impuesto el Juzgado de lo Penal número 1 de Málaga a un vecino y que lo condenaba a dos años de cárcel por vender marihuana, que había plantado en los balcones de su casa. La Sección Novena lo absuelve porque la sustancia era para consumo propio y además acreditó tener una dolencia en uno ojo y, por tanto, dice la Sala, era natural que la destinase a tratar ese mal.

Según consta en la sentencia de Penal 1, el acusado poseía repartidas en varias macetas nueve plantas de marihuana. Una pareja de la Policía Nacional, tras varias denuncias vecinales, intervino las plantas. Una vez seca, la sustancia arrojó un peso de 598 gramos.

La Audiencia, tras recurrir el sentenciado, concluye que las plantas que cultivaba el acusado «eran para su propio consumo». Un indicio importante para condenar a quien cultiva marihuana es «el fin de traficar», y la jurisprudencia valora diversos argumentos para determinar ese extremo: la forma de posesión, el lugar en el que se encuentra, la existencia de instrumentos para la venta, la capacidad adquisitiva del acusado, cómo reacciona durante la intervención y la detención, si es consumidor o no.

Por tanto, la Sala analiza, dada la sencillez de su cultivo, los datos que tiene el caso. Y, entre esos argumentos, destaca: «El acusado es consumidor de marihuana y ha mantenido que tiene una dolencia en un ojo, que efectivamente acredita tener, a cuyo fin puede resultar razonable que utilice sucesivamente la sustancia que cultiva».

Otros presupuestos que analice a la Sala son que nadie lo ha visto vender, tampoco tiene antecedentes penales ni policiales, ya que la investigación se inició por los vecinos del barrio, dado que las plantas se veían desde la calle; además, el propio encausado las entregó a los agentes, y tampoco se han ocupado útiles propios de la preparación o distribución de la sustancia estupefaciente.

Asimismo, «no se ha acreditado que el acusado llevase un ritmo de vida incongruente con su posición económica, o que estuviese en posesión de grandes cantidades de dinero u otros bienes reveladores del manejo de un patrimonio elevado, impropio de las actividades a las que se dedica». A ello se une que es consumidor y que tiene una dolencia en un ojo, lo que acreditó.

«Nada confirma que el acusado fuera a destinar la droga ocupada a otra finalidad que no fuera el propio consumo y aunque el peso de la sustancia pudiera exceder de la cantidad por la que se presume el tráfico, no va acompañado de otro elemento corroborador del destino», reseña la Sección Novena, que indica que todo apunta al «propio consumo o abastecimiento».

Así, por tanto, la Audiencia Provincial absuelve al vecino de los Corazones de un delito contra la salud pública por el que fue condenado a dos años de cárcel y a pagar una multa.

0 696 vistas

La juez entiende que la droga podría ser para autoconsumo, y no para terceros.

El juzgado de lo Penal de la provincia española de Zamora ha absuelto a R.A.C. de un delito contra la salud pública al considerar que las plantas de marihuana que cultivaba podrían estar dedicaddas para el autoconsumo, al no hallarse pruebas o indicios de que estuvieran produciéndose para la venta o distribución a terceros. Fue el juzgado de Villalpando el que incoó diligencias previas en base al atestado de la Guardia Civil que halló en una parcela situada en el kilómetro 72,9 de la comarcal CL-612 (Zamora a Palencia por Villalpando), 38 plantas de marihuana que estaban siendo cultivadas por el hermano del propietario de la finca, quien no sabía nada del asunto.

Las plantas arrojaron un peso de 202,44 gramos, equivalentes a 810 dosis, con un valor en el mercado de unos 886 euros. El juez explica que puede considerarse delito el mero cultivo de cannabis, ya que es una planta que se puede consumir directamente una vez seca, como si fuera tabaco. Pero aprecia que debe demostrarse una voluntad o intención de suministrar esta sustancia a terceros, con lo que se podría cometer un delito contra la salud pública. La juez tiene en cuenta que el acusado, para quien el fiscal pedía dos años y medio de cárcel y el pago de 1.600 euros, era consumidor habitual de estupefacientes, y las dosis que podrían salir de las plantas incautadas se pueden considerar perfectamente objeto de autoconsumo, ya que darían para menos de dos meses, entre 45 y 50 días (a razón de unos 15-20 gramos de consumo diario). En el lugar no se halló ninguna báscula o cualquier otro objeto que pudiera hacer pensar que la droga podría ser destinada al consumo de terceros.

Por eso la juez «ante la inexistencia de prueba objetiva alguna que acredite que la sustancia cultivada iba a ser destinada a un fin distinto al autoconsumo, teniendo en cuenta que no procede sin más deducir de este hecho de la cantidad aprehendida, debe aplicarse el principio “in dubio pro reo”».

La OpiniondeZamora

0 612 vistas

130207115352_sede_social_304x171_bbc_nocredit

“Hay que ir contra las grandes mafias y dedicar desde luego menos esfuerzo y recursos en esta gente que lo que hace es consumir marihuana porque les da la gana y otros porque tienen esa adicción. Es la ley en España, el consumo no está penado”

La Santa Le Club es una asociación que reúne a consumidores de marihuana en un pequeño local privado muy discretamente ubicado en el madrileño barrio de Malasaña.

Cada tanto sufre la irrupción de las fuerzas del orden, que conlleva inevitablemente la incautación de las drogas que tengan en ese momento, y la correspondiente instrucción de una causa penal en la justicia.

Desde su fundación en mayo de 2011 la institución ya acumula cinco expedientes judiciales. Sin embargo, uno de ellos se ha transformado en lo que consideran un triunfo en la lucha por abrir un debate sobre la situación legal del cannabis y sus consumidores y contra las “arbitrariedades” de los poderes públicos.

Semanas atrás un juez ordenó que les sean devueltos los 200 gramos de marihuana incautados en diciembre, junto a otros elementos como balanza, dinero y bolsas.

Huellas dactilares

No es la primera vez que esto sucede en España. “Es el cuarto caso”, señala a BBC Mundo Pedro Pérez, presidente de esta asociación legalmente constituida e inscrita como tal en el Ministerio del Interior.

Pérez subraya una y otra vez el carácter “privado” de este sitio y aclara que hay cientos de asociaciones similares en toda España. “No se abre al público en general. De hecho, para entrar se debe apoyar el dedo en un lector de huellas dactilares”, apunta. “Su carácter privado, de acuerdo a la jurisprudencia del Tribunal Supremo, es lo que lo hace legal”, añade.

Esa opinión va en la misma línea que la del juez que les devolvió la droga incautada por no apreciar “perpetración del delito” contra la salud pública, que es el título dentro del que se engloba el tráfico y la promoción del consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas (art. 368 del Código Penal).

“Aquí no promovemos nada. Eso sería ilegal. Aquí la gente viene y se asocia”, puntualiza. La Santa tiene cerca de 300 socios. Aproximadamente el 70% son de los llamados “lúdicos”, los que fuman por placer. El 30% restante son “medicinales”. A estos últimos no se les cobra. “Tratamos de ayudar a quienes lo están pasando muy mal”, agrega el presidente del club.

No todos van a fumar. “Muchas señoras vienen a comerse un bombón de marihuana o a tomarse una tisana, sobre todo los que hacen un uso medicinal”, explica.

130207121320_entrada_marihuana_304x171_bbc_nocredit
El club es estrictamente privado y se accede con sistema de captación de huellas dactilares.

La idea de crear este club no fue de un día para el otro. Desde hace años Pedro tiene un grow shop, es decir una tienda donde se pueden adquirir todo tipo de insumos necesarios para el cultivo de la planta de marihuana. “Empezó a venir gente que hacía tratamientos contra el cáncer y nos pedía marihuana para paliar los malestares”, recuerda Pérez.

Esas situaciones, sumadas a la ganas de tener un lugar “privado” donde la gente pudiera consumir en forma “tranquila, responsable y sin recurrir al mercado negro”, determinaron la idea de crear la asociación La Santa Le Club, que sólo acepta mayores de 21 años.

Consumo compartido

El hecho de que sólo se dispense droga a los socios y que el local no esté abierto al público son la salvaguarda para que el funcionamiento sea legal, explica a BBC Mundo Helena Echeverri, la abogada que logró la devolución de la droga incautada.

“Se respeta todo lo estipulado por el Tribunal Supremo en cuanto a consumo compartido”, señala. Por ello ningún socio recibe más de dos gramos por persona por día.

A pesar de todos los cuidados y formalidades, las visitas de la policía no terminan. “Los entendemos, hacen su trabajo, saben de un lugar donde entra y sale gente y hay droga… es normal que sospechen”, admite Pedro. “El problema es que se llevan todo”, añade.

La comprensión que muestra Pedro hacía los agentes es recíproca. Desde el Sindicato Unificado de Policía abogan por un cambio de la política antidroga que no los obligue a realizar estos operativos. “El problema es que la lucha contra el narcotráfico está equivocada, nos estamos centrando mucho en lo que es el pequeño consumo”, opina José María Benito, en su carácter de portavoz, en diálogo con BBC Mundo.

“Hay que ir contra las grandes mafias y dedicar desde luego menos esfuerzo y recursos en esta gente que lo que hace es consumir droga porque les da la gana y otros porque tienen esa adicción. Es la ley en España, el consumo no está penado”, añade.

Y en esa tesitura es que la abogada de La Santa logró la devolución de lo incautado.

Devolución

“Cuando se acredita que no se ha cometido delito, todo lo que se han llevado se tiene que devolver”, señala la letrada Echeverri, quien es profesora en el Master de Práctica Jurídica del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

130207120938_marihuana_304x171_bbc
Pérez espera que la decisión judicial abra un debate sobre la política del Estado en cuanto al consumo de marihuana

Todas las partes coinciden en la esperanza de que decisiones judiciales como esta abran la puerta a un debate para replantear la política del Estado. “Sitios como este evitan que la gente vaya al mercado negro”, considera Pérez. Su defensora sueña con que un día “los ciudadanos mayores puedan acudir ya sea a una farmacia, ya sea a una asociación o a un dispensario de un organismo oficial a conseguir lo que buscan”.

“Que se haga entrega de la sustancia intervenida en esta causa…”, se lee en la notificación judicial al Instituto Nacional de Toxicología, donde estaba depositada. Pedro Pérez y su abogada esperan el mismo final feliz para las dos causas próximas a definirse. En el sindicato policial esperan que los agentes no tengan que intervenir más en estos casos. En medio de un humo de aroma inconfundible los socios de La Santa celebran.

Fuente BBC

 

1 477 vistas

marihuana-juecesLa Audiencia Provincial de Castellón ha acordado el sobreseimiento de un procedimiento abierto contra un hombre acusado de un delito contra la salud pública por cultivar marihuana, al considerar que era para uso terapéutico.

Un juzgado de Castellón acordó incoar el procedimiento para juzgar por ese delito a un hombre al que se le incautó marihuana en su domicilio y abrió el plazo para que las partes se pronunciaran. El hombre interpuso un recurso en el que alegaba que la marihuana encontrada en su domicilio la cultivaba era para uso terapéutico y la Audiencia lo ha resuelto a su favor.

 

Fuente ABC

2 432 vistas

Thailand-the-best-sailing-destination-in-AsiaTailandia.- El Comisionado judicial Zaki Mohd Abdul Wahab dictaminó que la fiscalía había demostrado en un caso “prima facie” contra Abdul Aziz Yatim de Langakawi y Abdun Hamid Masman de Satun, ciudad en el sur de Tailandia. (New Straits Times)

Abdul Aziz, de 42 años, y Hamid Abdun, de 44, fueron declarados culpables de cometer el delito de trafico en un barco de pesca de madera no registrado a unas 0,2 millas náuticas de Kuala Jerlun

Mohd Zaki dijo que la corte entendió que la defensa hecha por el acusado era inaceptable.

“El acusado alegó que no tenían conocimiento de que el cannabis se encontrara en el interior del barco de pesca alquilado y que ni siquiera era de ellos”, dijo.

“Sin embargo, el tribunal consideró que es difícil de creer el argumento que presento la defensa del acusado”.

El fiscal adjunto Wan Wan Nor Hasnita Daud era el acusador si bien el abogado Rahmatullah Burhanuddeen era el letrado para el acusado.

1 801 vistas

Zamora.-El Juzgado de lo Penal absuelve a dos consumidores de droga que cultivaban cannabis para su propio uso.

El Juzgado de lo Penal de Zamora ha absuelto a dos hombres del delito contra la salud pública del que estaban acusados y para los que la fiscal pedía año y medio de cárcel y una multa de 7.546 euros, al considerar que las plantas de marihuana que cultivaban en una finca, de 1,10 metros de altura y que arrojaron un peso neto de 782,79 gramos, eran para consumo propio, y no para destinarlas a vender a terceros, por un precio que en el mercado podría ascender a 3.272 euros, al tener una riqueza de 3,50.

Fue un helicóptero de la Guardia Civil el que observó la plantación desde el aire. Los agentes pidieron autorización judicial para entrar en la finca y encontraron las plantas de «cannabis sativa».

El juez explica que para considerar la existencia de un delito contra la salud pública hace falta, evidentemente, la existencia de droga en cantidad suficiente, como es el caso, pero también elementos que permitan sospechar que ésta se cultivaba para su venta. Se deben tener en cuenta otros factores, como por ejemplo que haya instrumentos para adulterarla, pesarla o prepararla, la personalidad del que la tiene (si es o no consumidor de este tipo de sustancias) o el hallazgo de cantidades de dinero no acordes con la posición económica del sujeto en cuestión.

En este caso el juez aprecia que los acusados siempre mantuvieron rotundamente que la droga eran para su consumo, desde el primer momento de su declaración; y no se encontró ningún objeto que pudiera hacer pensar en una distribución a terceros. Tiene en cuenta además que si el consumo diario abusivo de marihuana es de unos 20 gramos, según sentencia del Tribunal Supremo, la cantidad encontrada podría ser perfectamente para uso de sus poseedores, ya que eran dos personas y la planta solo da una cosecha al año. Los propietarios de las plantas pudieron demostrar que eran, desde hace años, consumidores habituales, ya que uno de ellos había recibido una sanción administrativa por ello y el otro había dado positivo en un control.

La mera tenencia de la droga, por tanto no se considera delito, si, como en este caso, los propietarios eran consumidores, la cantidad puede corresponderse con este hecho, no se encontraron utensilios para su manipulación y tampoco llevaban un tren de vida que hiciera pensar que se trata de traficantes.

Por tanto el juez aprecia un duda razonable a la hora de poder interpretar que la droga se cultivaba para su venta a terceros, y procede a decretar la absolución.

Fuente La Opinion de Zamora

1 298 vistas

Malasia.- Dos agentes de la Aduana fueron condenados el martes  a muerte por el Tribunal Supremo  por tráfico de 6,7 kg de cannabis en Padang Besar, Perlis, el pasado año.

Mansor Ismail, de 43 años y Seman Naznin, de 48 años, adjuntos ala Kuala Perlis Unidad de Lucha contra el Contrabando, fueron declarados culpables por Zaki  comisionado Mohd Abdul Wahab.

Zaki dictaminó que la fiscalía había demostrado su caso más allá de toda duda razonable y se había presentado pruebas contundentes en contra de los dos funcionarios de aduanas.

“Los acusados alegaron que se enmarcaba en este caso. Sin embargo, el tribunal considera que su defensa fue una ocurrencia tardía y simple”.

Las familias de los acusados fueron vistos llorando después de la dura  sentencia.

Ismail y Naznin fueron acusados conjuntamente por tráfico de drogas en la plaza de los aparcamientos para vehículos pesados en Bukit Keteri, Padang Besar, sobre las 9.30 pm del 27 de abril.

El adjunto el fiscal Azhar Mokhtar procesaba mientras que Ismail y Naznin estuvieron representados por Y. Anbananthan.

 

Fuente News Straits Times