LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Sustratos"

Sustratos

0 253 vistas

La vida de un sustrato, es decir los microorganismos que viven en él, son sus componentes más importantes. Son los responsables de la dinámica de transformación y desarrollo. Estos microorganismos son bacterias, actinomicetos, hongos, algas y protozoarios. En general componen una población microbiana que libera nutrientes que permiten un óptimo desarrollo vegetal.

Hoy en día se está empleando la llamada “biofertilización”, tratando de aumentar el número de microorganismos presentes en el suelo. Ésto acelera los procesos microbianos y aumenta la cantidad de nutrientes que la planta puede asimilar. Está demostrado que una biofertilización correcta ayuda a una fertilización tradicional, reduciendo el uso de energía de la planta a la hora de absorber los distintos nutrientes. Además disminuyen la degradación del ecosistema y reducen la pérdida de nutrientes del suelo por lixividados, sobre todo de nitrógeno.

Además, muchos de estos microorganismos actúan también como agentes de control biológico, lo que contribuye a prevenir y eliminar los microorganismos patógenos del suelo. A su vez, ésto favorece la proliferación de organismos útiles y con ello se aumenta la producción al verse mejorada a asimilación de nutrientes.

HONGOS TRICHODERMAS

Tricoderma es un género compuesto por hongos que de forma natural se encuentran presentes en prácticamente todos los suelos del planeta, es muy frecuente encontrarlo en maderas en descomposición. Debodo a una capacidad metabólica que le permite competir con la microflora cercana, tiene una naturaleza considerada agresiva y domina los suelos. Cuando en un sustrato se usan trichodermas, éstas desarrollarán un escudo contra patógenos, tanto los presentes como los que intenten colonizar. Es  un hongo muy empleado en todo tipo de cultivos para tratar enfermedades de cuello y raíz.

Un hongo está constituido por una serie de filamentos denominadas hifas.  Y al conjunto de hifas se llama micelio. La reproducción de los hongos se realiza mediante las esporas, producidos en los denominados los cuerpos fructíferos. Cuando estas condiciones se dan, la espora germina y surje una primera hifa, por cuya extensión y ramificación se va constituyendo un micelio. La velocidad de crecimiento de las hifas es muy alta, existen hongos tropicales que crece tan rápido que incluso se puede ver a tiempo real.

Las Trichoderma tienen varias formas de parasitar a otros hongos, pero la más habitual es el parasitismo directo. Además es capaz de secretar enzimas como celulasas, glucanasas, lipasas, proteasas y quitinasa, que facilitan la disolución de las paredes celulares de sus hifas. Una vez Trichoderma lo parasita, absorbe sus nutrientes hasta dejarlo completamente vacío. Pero no obstante no puede penetrar en las raíces de plantas, por lo que es absolutamente seguro para todo tipo de cultivo.

Otra de las formas de parasitar otros hongos, es mediante la producción de antibióticos que inhibe el desarrollo de hongos y bacterias patógenas que intentan competir por el espacio y sus nutrientes. Trichoderma lo rodea, detecta la pared celular del patógeno, y emite un antibiótico específico para dicho patógeno, que detiene su crecimiento y termina matándolo y absorbiendo sus nutrientes.

Cuando realmente se muestra efectivo este hongo, es cuando se le permite colonizar el sustrato previamente o al mismo tiempo que el patógeno. De este modo el hongo desarrolla lo que se llama “nicho ecológico”, es decir coloniza el sustrato, en él se alimenta, se reproduce y es prácticamente imposible que organismos u hongos patógenos colonicen su porción de sustrato. Éste es el método de empleo más común en la fase de siembra, con un buen sustrato con el hongo tricoderma que lleve días en la mezcla.

Y además de todo lo anterior, produce vitaminas que la planta asimila fácilmente y le da más vitalidad, y una gran cantidad de enzimas que descompone restos orgánicos y los transforma en nutrientes de rápida asimilación. También mejora la estructura del suelo y se solubilizan mejor los fertilizantes.

El único inconveniente, es que hasta ahora nos tenemos que conformar con aplicaciones en suelo, ya que no existe de momento ningún fijador que sea capaz de fijarlo en la zona aérea. En laboratorios se ha podido comprobar que Trichoderma anula una gran cantidad de hongos patógenos aéreos como Botrytis, que ni siquiera llega a ser capaz de desarrollarse.

0 121 vistas

La lana de roca es el sustrato para el cultivo de cannabis más empleado en hidroponía. Se trata de un producto mineral perteneciente a la familia de las lanas minerales y elaborado con una mezcla de rocas basálticas, calizas y carbón de coque. Su descubrimiento se remonta a principios del siglo XX en Hawaii, cuando se pretende recrear lo que de manera natural se forma por la acción de los volcanes de este archipiélago.

También se añaden otras sustancias como mojantes y sustancias que mejoran su estabilidad física como ligantes orgánicos. Cuando se funde a temperaturas de 1600ºC, esta mezcla líquida se lanza sobre unas ruedas en forma de finas hebras de un tamaño de entre 0,04 y 0,06 mm. Finalmente se comprimen en los diferentes formatos que nos podemos encontrar, como tacos, cubos, slabs… La composición final es de aproximadamente un 98% de roca volcánica y tan sólo un 2% de otras sustancias como el ligante. En el Catálogo Europeo de Residuos se clasifica como Material de aislamiento que no contiene amianto ni sustancias peligrosas.

La lana de roca tiene una características químicas y físicas usado como sustrato de cultivo. Posee una gran capacidad de retención y de distribución de líquidos gracias a su gran porosidad. Ésto hace que su densidad aparente sea baja y además permite una buena aireación. Aunque su capacidad tampón es baja y su pH ligeramente alcalino, los riegos frecuentes permiten siempre un buen ajuste. Debido a su composición, no es un sustrato que posea una larga vida útil y no es muy apropiado reciclarlo. Puede liberar calcio, magnesio, manganeso y hierro en importantes cantidades, además de aluminio en soluciones nutritivas por debajo de pH 5.0.

LA LANA DE ROCA EN EL CULTIVO DE CANNABIS

Es uno de los sustratos más comunes en las primeras semanas de cultivos hidropónicos. Se emplea durante la germinación, para hacer esquejes y para fases de crecimiento por su comodidad. Es muy limpio, lo que no causará problemas en los sistemas de riego. Y además proporciona un buen agarre a las raíces.

Sea cual sea el formato en que adquiramos lana de roca, ésta vendrá envuelta en plástico salvo la parte de arriba y la de abajo. Ésto hace que no sea necesario ningún tipo de contenedor en el caso de que se decida usar como opción de sustrato.

La lana de roca siempre se debe lavar para eliminar cualquier posible residuo que contengan. También cuentan de entrada con un pH neutro, en torno a 7, bastante alcalino para el cultivo de marihuana, por lo que el lavado siempre es preferible hacer ya con un pH controlado.

Los pequeños tacos de siembra de 4x4cm o 5x5cm son ideales tanto para germinar como para hacer esquejes. No son muy diferentes de los jiffys de turba prensada, pero como decimos, una opción más limpia. Una vez la semilla haya germinado o los esquejes enraizados, se quita el envoltorio plástico al taco y se trasplanta a arcilla. Pero también se puede usar tierra o fibra de coco.

Los tacos de lana de roca de mayor tamaño y los slabs, generalmente ya cuentan con un orificio donde insertar los racos de siembra. Éstos son perfectos para cultivos hidropónicos avanzados como subirrigación, sistema NFT y DWC. Funciona bien en cualquier tipo de aporta de fertilizante desde arriba, ya sea con riego por goteo o incluso a mano, pero por su capacidad absorbente también funciona bien con riegos desde abajo.

La fibra de coco es uno de los mejores sustratos para el cultivo de cannabis. Se trata de un producto 100% natural extraído de las cáscaras de los cocos, 100% reciclable y que posee unas características únicas. Es un sustrato inerte, es decir que no contiene ningún tipo de nutriente que obliga a emplear abonos desde el primer momento. Tiene una estructura perfecta para el desarrollo de las raíces.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LA FIBRA DE COCO

  • Tiene gran capacidad de retención de agua. Sus fibras se comportan como esponjas lo que ayuda a que las plantas aguanten más tiempo sin riego.
  • Posee un excelente equilibrio entre retención de agua y capacidad de aireación, lo que evita enfermedades de origen fúngico en las raíces por los excesos de humedad
  • Cuenta con un pH que oscila entre 5,5 y 6,5, un rango apropiado para la mayoría de las plantas, incluido el cannabis.
  • A diferencia de las turbas, absorbe muy rápidamente el agua cuando está muy deshidratado.
  • Tiene una elevada capacidad de intercambio catiónico. Tiene gran capacidad de retener y liberar los nutrientes cuando la planta los precise.
  • Evita pérdidas por lixiviación y ejerce un efecto amortiguador si hay errores de abonado.
  • Es un sustrato ecológico y sostenible. Su extracción y posterior eliminación tiene un impacto medioambiental nulo.

La fibra de coco como decimos se extrae de la cáscara del coco. Cada contiene unos 125 gramos de fibras, además de unos 250 gramos de polvo de coco. Una vez se cosechan, los cocos se sumergen en agua para facilitar la extracción de las fibras. Por un lado se separan las fibras más gruesas y largas que suelen ser extraídas para otros usos como cuerdas, rellenos de asientos y colchones, pinceles, construcción… mientras que el polvo pasa por varios procesos y por una descomposición. Es este polvo el más adecuado como medio de cultivo tras un proceso de lavado y secado antes de comprimirlo en bloques para facilitar así su transporte.

La fibra de coco es un medio de cultivo limpio, que no se pudre y no produce hongos. Actúa como un excelente aislante tanto térmico por lo que proporciona una perfecta protección para las raíces. Retiene una gran cantidad de agua (hasta 8 o 9 veces su peso en agua) y de aire (capacidad de aireación). Se podría considerar un medio semi-hidropónico, a mitad de camino entre un sustrato hidropónico donde toda la nutrición la debemos aportar en los riegos, pero con la facilidad del cultivo convencional en tierra.

PRIMEROS PASOS EN EL CULTIVO EN COCO

En primer lugar debemos contar con una buena fibra de coco, bien molida y sin fibras demasiado grandes. Hoy en día todos o prácticamente todos los fabricantes de sustratos para el cultivo de cannabis cuentan con fibra de coco de primera calidad, tanto en sacos, como slabs o tacos que simplemente poniendo a hidratar ofrecen un gran rendimiento de volumen. Y en segundo, es contar con nutrientes específicos para el cultivo en coco.

Los primeros días de vida de la plántula no es necesario abonar, las propias semillas contienen una cantidad de nutrientes para su arranque. Conviene regular siempre el pH del agua de riego, entre 5.8 y 6.0 es un buen rango para todo el cultivo. Como siempre, comenzar con pequeñas macetas e ir haciendo trasplantes sucesivos es la mejor opción.

RIEGOS Y ABONADOS

Los riegos son más sencillos que en tierra. No conviene dejar que el sustrato se deshidrate demasiado, las sales nutrientes pueden cristalizar y vendrán problemas. Comenzaremos con dosis más bajas de lo indicado por el fabricante, aumentándolas poco a poco hasta alcanzar las recomendadas, siempre con el pH entre 5.8 y 6.0.

Las plantas cultivadas en coco muestran los excesos y carencias muy rápidamente. Si estamos seguros que es una carencia simplemente subiremos un poco las dosis de abono. Si estamos seguros que es una sobrefertilización, haremos un lavado de raíces con un pH regulado, añadiendo finalmente una dosis baja de abono. También es interesante ir comprobando la EC del agua del drenaje de las macetas. Si observamos que supera el 2,5, nos planteatemos hacer un lavado de raíces para evitar males futuros.

10 días antes de cosechar, al igual que en tierra, haremos un último lavado de raíces, regando hasta la cosecha sólo con agua hasta la cosecha. En este punto es normal que las hojas amarilleen a un ritmo muy alto. Ésto no debe preocupar, solamente indica que la planta está consumiendo todos los nutrientes acumulados. Así se conseguen unos cogollos con un sabor más suave.

10 28.133 vistas

Sabemos que el cannabis es capaz de consumir grandes cantidades de abono durante su desarrollo. La mayoría de los sustratos del mercado, incluso aquellos que ya vienen fertilizados, no contienen todos los nutrientes necesarios para nuestras plantas. Si quieres un crecimiento y una floración espectaculares lo que te recomendamos desde Diosa Planta es que realices tu propia mezcla de tierra, es muy fácil y los resultados finales mejorarán notablemente.

1º – Fertilizar más la turba.

Fotograma-grabado-1

Podemos fertilizar cualquier mezcla de turba de las que se venden en growshops o viveros y hacerla adecuada para el cultivo de marihuana. Es muy simple.

Se coge un saco de 50 litros de turba (puede ser normal, pre-fertilizada, o biológica, dependiendo de tus preferencias de cultivo) y se le añaden 10 litros de humus de lombriz. Si el sustrato lo queremos para la época de floración añadiremos (además del humus) medio kilo de guano. Con estas mezclas no tendrás que abonar en crecimiento (salvo spray foliar las últimas semanas y las tres primeras de floración, si quieres generar muchos nuevos brotes que formen grandes cogollos). En floración, dependiendo del gusto de cada uno, puede optarse por no abonar más o por añadir una mayor cantidad de fertilizantes, ya sean orgánicos o minerales, y estimuladores de floración en el agua de riego, para aumentar la producción.

2º – Darle vida al suelo.

Bankoboev.Ru_mikroorganizmy_3d

Además de fertilizar es muy importante, parta tener buenos resultados, darle vida al suelo mediante el aporte de microoorganismos beneficiosos. Son hongos y bacterias (adecuadas para la época de crecimiento o floración) que ayudan a nuestras plantas a asimilar los abonos aumentando su producción y las protegen de patógenos y enfermedades. Los añadiremos a nuestra mezcla mediante el riego.

Tabla de preparación de un buen sustrato de turba para el cultivo de marihuana

50 l. Turba -10 l. Humus -½ Kg. Guano – Hongos – Bacterias

x                    x                                           x                    x               CRECIMIENTO

x                     x                    x                     x                   x                FLORACION

Fuente Diosa Planta

 

3 1.032 vistas

All Mix es un sustrato preparado a base de turba rubia, turba negra, humus de lombriz, perlita y Pre-Mix. Contiene todos los elementos nutritivos que la planta necesita para un desarrollo vigoroso sin necesidad de aplicar otros fertilizantes. Se recomienda el uso de fertilizantes especialmente en floración para aumentar el rendimiento y peso de la cosecha.

All Mix de Bio Bizz ha sido desarollado especialmente para ser el sustrato más completo.

All-Mix es una mezcla de:

-20% de esfagno de turba

-35% turbera de jardín

-10% de humus de lombriz de alta calidad

-30% de perlita

-5% de Pre-Mix

Suministrando agua es suficiente, pero se puede utilizar el Bio-Bloom en combinación con el TopMax, para aumentar el rendimiento de las plantas.

Comprar All Mix de Bio Bizz

0 853 vistas

Si lo que estamos buscando es un buen sustrato para que las plantas puedan crecer sanas y fuertes desde un primer momento, Allmix de Plagron es un buen aliado para empezar con la primera linea, su base.

Plagron Allmix se compone de las mejores tipos de turba, seleccionados cuidadosamente. Plagron sólo utiliza tierra de calidad.

Es una súper mezcla biológica que proporciona todo lo que necesita durante su ciclo completo la planta.

Contiene fibras de varios tipos y perlita, lo que le aporta la ligereza y el nivel de oxigenación que esperas.

La presencia del humus de lombriz asegura un crecimiento vigoroso y una mayor retención del agua.

Aplicación:

-Fertilizado para el ciclo completo.

Características:

-Seis semanas para fertilizantes

-Tiene una alta absorción de agua

-Aumenta la resistencia

Composición:

-turba, negro turba, fibra de turba, perlita, humus de lombriz.

Manual de instrucciones: para el uso de enjuague con agua para enjuagar. rAbonar los nutrientes directamente dependiendo de la condición de la planta, la alimentación adicional se necesita después de aproximadamente seis semanas.

Embalaje: bolsa de 50 litros

Comprar Allmix de Plagron

 

 

Mucha gente cree, erróneamente, que germinar semillas de cannabis en sustrato no es una técnica válida. Sin embargo, si se quiere continuar utilizando el sustrato como medio, no hay ninguna razón por la que no sea adecuado germinar en él. De hecho, existen diversas razones que lo hacen especialmente adecuado.

Las ventajas de este método son numerosas. En primer lugar, hay mucho menos riesgo de dañar la delicada raíz y los muchos pelos minúsculos que cubren su superficie. En segundo lugar, el fenómeno conocido como gravitropismo puede comenzar de inmediato, lo que es imposible al germinar en un plato o en un vaso. El gravitropismo es la respuesta a la gravedad compartida por todas las plantas superiores y hace que las raíces crezcan hacia abajo y los tallos hacia arriba.

Los cultivadores que utilizan esta técnica ponen en remojo las semillas de cannabis durante 12 horas en agua a temperatura ambiente antes de plantarlas en el sustrato, lo que suaviza e hidrata la cáscara exterior, permitiendo una germinación más rápida.

Numerosos cultivadores también esterilizan la tierra antes de plantar las semillas: esto se puede lograr mediante el calentamiento del sustrato a 200 ° C en un horno o microondas durante alrededor de 20 minutos (2 minutos en un microondas a plena potencia). Este paso garantizará que no hayan esporas de hongos u otros microorganismos potencialmente perjudiciales que pongan en peligro la salud de la delicada plántula.

A continuación, el sustrato esterilizado debe ser bien humedecido, preferiblemente con agua destilada, y colocado en macetas pequeñas (preferiblemente no más de 5 cm de profundidad), un tiesto por semilla. Debe hacerse un pequeño agujero profundo en torno a 2cm para colocar la semilla.

UnknownUna vez que la tierra y las semillas de cannabis estén preparadas y listas, simplemente deben ponerse las semillas en el agujero hecho en el sustrato y, con cuidado, cubrir con una pequeña cantidad de sustrato. Las macetas deben estar en un lugar cálido, preferiblemente uno que no sea demasiado seco para que la tierra no se seque demasiado rápido.

Está bien dejar las semillas en la oscuridad hasta que los brotes emerjan del sustrato, momento en el que se aconseja colocar las macetas bajo una luz de cultivo.

1 2.811 vistas

Por Miguel Gimeno.- Si adquirimos en tiendas no especializadas de jardinería, horticultura o cannabicultura, el substrato que vayamos a usar por que su precio es tremendamente asequible cabe preguntarse el porqué de este buen precio, y la respuesta casi siempre es la misma: una pésima calidad. Lo malo es que muchos cometen el error de adquirirlo y a medida que se va desarrollando el cultivo observan atónitos como sus plantas se han estancado y en muchos casos presentan clorosis diversas.

Por eso es de vital importancia conocer la calidad del producto que adquiramos, que siempre suele venir abalada por la experiencia propia del propietario del establecimiento. La mayoría de substratos comerciales su principal componente es la turba, que es como se conoce al producto resultante tras una lenta descomposición de diversos materiales orgánicos en un medio húmedo y con deficiencia aeróbia. Debido a estas especiales condiciones las turbas se presentan como un material descompuesto parcialmente y no íntegramente, ya que entonces se convertiría en mantillo orgánico.

Dependiendo del tipo de material orgánico así como de las condiciones de descomposición podemos obtener tres tipos de turbas:

-Turbas de procedentes de Turberas Bajas: Se dan en zonas llanas con agua estancada. Si es una zona rica en cal y otros minerales, las plantas que forman ese ecosistema alcanzan un porte elevado, por lo que al morir y descomponerse forman una turba con mayor contenido en materia orgánica y nutrientes. Las especies vegetales que sirven de materia prima a la naturaleza para elaborar estas turbas suelen ser la caña real, la caña común, sauces, alisos, carrizos,…. Su estructura es granular, de color oscuro tirando a negro, con un nivel de humificación cerca del 70 %, una porosidad entre 40-50 %, pH 6,5-7,5, capacidad de retención catiónica 150-300 (meq/100 gr).

-Turbas de Turberas Altas: Se dan en regiones de elevada altitud, en condiciones frío, precipitaciones y humedad. Los suelos son pobres en nutrientes y como consecuencia de ello son los musgos las especies predominantes, como los musgos de los géneros Sphagnum, Polytrichum, Eriophorum, …. Su estructura es fibrosa, de color pardo-rubio, con un nivel de humificación del 30 %, una porosidad entre 90 %, pH 3-5, capacidad de retención catiónica 100-150 (meq/100 gr). Estas son las más usadas en agricultura, jardinería y cannabicultura.

-Turbas de Turberas Medias: Se dan en zonas de turberas bajas, con suelos que son algo menos ricos en nutrientes y con menor aporte de agua. Se da vegetación de ambos tipos de turberas altas y bajas, por lo que la composición y características de la turba resultante son intermedias.

miguelLas turbas en comparación con otras fuentes de material orgánicas, presentan concentraciones demasiado bajas de nutrientes, por lo que resulta necesario enriquecerlas con otro tipo de material orgánico y mineral para enriquecerla. Se suelen utilizar compost maduro (mantillo orgánico), estiércol madurado o humus de lombriz, y los minerales más usados, además de arcillas expandidas tales como vermiculita y perlita, suelen ser piedra caliza molida (como corrector de acidez en turbas muy ácidas), escorias Thomas, fosfatos naturales o fosfal, harina de sangre, harina de hueso, torta de neem, y un largo etcétera interminable.

 Por Miguel Gimeno