LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Tabacaleras"

Tabacaleras

0 214 vistas

En las últimas semanas la industria del alcohol esta tomando posiciones en la industria del cannabis, pero ¿Y los movimientos de la industria del tabaco? Curiosamente, no hemos visto por ahora nada en esta dirección, aunque, esto puede cambiar el día menos esperado

La industria del cannabis parece un espacio natural cercano a la industria del tabaco, también lo parece la del alcohol. Las dos industrias se basan en el consumo recreativo y el cannabis, en una gran mayoría también. Pero, después de ver los movimientos de grandes compañías de alcohol accediendo y adquiriendo gran parte de grandes de industrias del sector cannabis para poder preparar o lanzar nuevas bebidas con el ingrediente THC de la planta, muchos se preguntan ¿también entrará la gran industria del tabaco en este nuevo mercado legal?

Existen varias razones para pensar que esas entradas de las grandes tabacaleras en el negocio legal de la marihuana van a ocurrir y aquí contamos algunas pistas.

La industria del tabaco ¿aparecerá?

Una de ellas sería que el negocio del cannabis es complementario al negocio que ya tienen con el tabaco. De hecho, cada vez las cifras de ventas son más bajas y necesitan nuevos negocios relacionados para seguir con sus multimillonarios números. El negocio de nuevos sistemas de consumo de nicotina como los vaporizadores o calentadores es una ayuda, pero a nadie se le escapa que la venta de cannabis legal es más importante y va a crecer mucho más.

La industria del tabaco tiene enormes recursos económicos preparados y dispuestos para invertir en nuevos negocios, el cannabis es otra multimillonaria industria muy valorada por su consumo y aceptación;  y esta en expansión y en búsqueda de capital.

También, el tabaco es producto que no goza de muy buena imagen gracias a los riesgos añadidos a la salud. El cannabis por el contrario, goza de una mejor imagen entre el publico, también entre el más joven que es el futuro. Gracias a los estudios e investigaciones que lo aúpan en la ayuda de enfermedades graves, también goza de crecientes sentimientos bondadosos hacia la salud. Sus posibles riesgos por consumo, que también existen, están pasando a un segundo plano por ser menos graves que los del tabaco u otras sustancias legales como el alcohol.

También y muy importante, en una hipotética entrada en este mercado de esta poderosa industria de la nicotina, es que los expertos del marketing dicen que la marca será muy importante dentro de la industria del cannabis en un futuro, y en eso, las compañía tabacaleras ya saben como bailar en este mercado. Además, estas grandes corporaciones del tabaco ya cuentan con una red de distribución envidiable y les sería muy sencillo incluir algunas marcas más de otros productos en estos canales de distribución o logística.

Otra cuestión muy importante, que no sería un gran problema para estas compañías de tabaco a la hora de introducirse en este nueva industria de la marihuana legal, sería su gran artillería en la abogacía para luchar con las reglamentaciones legales y su gran experiencia en todo lo que sea cabildeo o reglamentaciones, hablamos de una industria super experta en estas cuestiones.

Por todos estos temas, muchos piensan y se les hace raro que aún no hayamos oído o leído noticias en esta dirección, pero, tiempo al tiempo, nadie se cree que el Big Tobacco deje toda la tarta al Big Alcohol o al Big Pharmaceutical.

0 3.644 vistas

Aunque la ley federal hace que todo el sector sea ilegal, muchas propietarios de tiendas de marihuana, productores y minoristas en EEUU temen a algo completamente diferente: las grandes tabacaleras.
Hoy en día, la mayoría de las operaciones de en el ámbito marihuana recreativa legales son pequeñas, limitadas a un solo Estado y controladas siempre para que no se conviertan en grandes operaciones por los reguladores que quieren mantener una estrecha vigilancia sobre esta industria de rápido crecimiento. Sin embargo son esos pequeños comerciantes los que: luchan por conseguir préstamos bancarios para su expansión, a menudo producen un producto de forma diferente y, a veces no tienen idea alguna de cómo equilibrar la oferta y la demanda de sus cultivos. Vamos que en definitiva son los que se lo curran.

Pues bien, muchos de ellos temen que las compañías de tabaco, con sus bolsillos llenos de dinero, larga experiencia tratando con la dura regulación del gobierno, y sus relaciones con generaciones de agricultores, acaben por acaparar el mercado de la marihuana. En las convenciones de negocios sobre marihuana y en conversaciones privadas, en muchas ocasiones, parece que todo el mundo ha escuchado el rumor acerca de que Big Tobacco podria entrar en este mercado.
“Creo que hay un montón de paranoia y rumores sobre que están comprando almacenes y firmando acuerdos secretos”, dijo Chris Walsh, editor de Marijuana Business Daily.

No es sólo la paranoia: Las compañías de tabaco han hablado en privado acerca de entrar en el negocio de la marihuana.

El verano pasado, investigadores estudiaron minuciosamente, a través de más de 80 millones de páginas de documentos previamente secretos, que las grandes tabacaleras habian tenido mucho interés en la marihuana.

Por lo menos desde la década de 1970, las compañías tabacaleras se han interesado por la marihuana y la legalización de la marihuana al verla como un producto potencial y a la vez como una posible competencia,” escribieron Rachel Ann Barry, Heikki Hiilamo y Stanton Glantz, en un artículo publicado en junio 2014 el Milbank Quarterly, el cual se centra en la salud de la población y las políticas sanitaria. “A medida que la opinión pública cambió y los gobiernos comenzaron a relajarse con las leyes relativas a la criminalización de la marihuana, las empresas tabacaleras modificaron sus estrategias de planificación corporativos para preparar la futura demanda de los consumidores”.

“En muchos sentidos, el mercado de la marihuana de 2014 se parece al mercado del tabaco antes de 1880, antes de que los cigarrillos fueron producidos en masa mediante la mecanización y comercializados mediante marcas nacionales y medios de comunicación modernos”, escribieron. “La legalización de la marihuana se abre al mercado de las grandes empresas, incluidas las empresas de tabaco, que cuentan con los recursos financieros, la tecnología de diseño de productos para optimizar su salida en el mercado “.

Los investigadores titularon su sus escritos: Esperando el momento oportuno: La Industria del Tabaco y legalización de la marihuana.

descarga (24)Hoy en día, los portavoces de Altria Group (MO) y R. J. Reynolds (RAI) dijeron que sus empresas no tienen planes de entrar en el mercado de la marihuana. Altria es el nuevo nombre de Philip Morris(Una de las mayores tabacaleras de E.E.U.U.).

Jeffrey Friedland, director ejecutivo de la inversión y el desarrollo del cannabis en la empresa internacional INTIVA, dijo que es poco probable que las compañías de tabaco consideren seriamente a la marihuana como un producto. Sin embargo, el archivo de documentos de tabaco, puesto a disposición del público tras la liquidación de tabaco nacional 1998, muestran que las compañías de cigarrillos analizaban periódicamente a la marihuana como la vez una amenaza potencial y uno de sus posibles de productos, incluyendo la combinación de marihuana con los cigarrillos mentolados.

Friedland dijo: “No van a hacer nada hasta que tenga una ley del Congreso y sea legal.”

Las compañías de tabaco ya se enfrentan a una regulación del gobierno rígido y probablemente les preocupe que mudarse al mercado de la marihuana les traiga un escrutinio adicional.

La idea de la marihuana en la industria masiva y mundialmente, al igual que el tabaco, va en contra de la actitud cultural de muchos expertos de la industria de la marihuana, especialmente los que perfeccionaron sus cepas específicas y técnicas de cultivo. Para ellos, la marihuana es más que un producto, y es difícil aceptar que su labor de amor hacia la planta, se sustituida por un consumo masivo, homogeneizado y sin la relación personal-productor-usuario que muchas tiendas de marihuana en Colorado se esfuerzan por mantener.

Puesto que la marihuana legalizada por el Estado sigue siendo aún un mosaico de normas, pocas empresas están operando en más de un solo Estado.

El cofundador Kevin Sabet de SAM dijo que los estadounidenses serían muy ingenuos si pensaran que las empresas tabacaleras no tratarían de utilizar las mismas técnicas que se utilizan tanto en el mercado a los niños con la marihuana.

La elección de un presidente conservador podría alterar radicalmente los esfuerzos sobre la legalización de la marihuana.
La administración del presidente Barack Obama en general ha adoptado un enfoque de no intervención en los estados que han legalizado la marihuana recreativa, pero eso podría cambiar rápidamente.

También esta la otra posibilidad: Nuestro próximo presidente podría abrir la puerta más ampliamente a la legalización, empujando la Administración de Alimentos y Medicamentos para eliminar a la marihuana de la lista, como una sustancia controlada de la Lista 1.

Mientras tanto, dijo Friedland las empresas tabacaleras probablemente están adoptando un enfoque de esperar y ver.

Finalmente, Friedland dijo que hasta que no llegue el momento en que se apruebe la casi total legalización, las industrias del tabaco se quedaran observando y sin actuar, por miedo a posibles represalias del gobierno o de algún estado.

0 20.441 vistas

El futuro de la industria del tabaco, pese a que la corriente en el mundo occidentalizado está por “guerrear” contra su consumo, parece especialmente tener un futuro brillante. Si la marihuana se convierte gradualmente en una sustancia legal, las grandes tabacaleras estarán a punto de dominar el mercado.

Según la edición de 2015 de Global Investment de Credit Suisse Devoluciones Anuario, un dólar invertido en el tabaco en 1900 se habría convertido en $ 6.300.000 a finales del 2014, con mucho, el mejor negocio de todos los sectores que existían al comienzo del siglo 20 .

Desde principios de 2005, el Índice MSCI Global Tobacco ha aumentado en un 196,4 por ciento, proporcionando un rendimiento anual del 11 por ciento. Y eso a pesar de los esfuerzos de los gobiernos por hacer que la gente deje de fumar, muchos de ellos todavía lo hacen, y representan un mercado núcleo estable para las grandes tabacaleras. En los EE.UU., por ejemplo, el 20,9 por ciento de los adultos fumaba en el 2004 y el 19 por ciento todavía tenía el hábito en 2011.

ascent-da-vinciEn este momento, la industria está experimentando una revolución “vaping”. Un informe analítico Bloomberg Intelligence de diciembre pasado predijo que las ventas de los productos de vapor en los EE.UU. podrían subir un 44 por ciento a 2,6 millones de dólares este año. Hasta ahora, gran parte de ese mercado ha estado en vaping líquidos y los e-cigarrillos que las utilizan, pero esa tecnología cada vez es más obsoleta. El nuevo borde del corte está en los dispositivos “calor que no quema”, que, según el informe de Bloomberg Intelligence, “puede ser muy perjudicial para la industria del tabaco existente” porque utilizan el tabaco real.

Un vaporizador ” de calor que no quema” calienta las hojas de tabaco y entrega un golpe de nicotina al usuario sin producir mucho humo o cenizas. Esto todavía equivale a utilizar una sustancia adictiva de una manera ligeramente diferente, pero no es difícil imaginar por qué los fumadores podrían encontrar atractivo inhalar menos humo, aparte de que no contiene papel quemado.

marijuana-cigarettesEstos diferentes dispositivos que calientas y no queman ya están disponibles en una gran cantidad de empresas de menor tamaño, aunque las compañías tabacaleras más grandes, como Philip Morris y Reynolds, han dejado en claro que están decididas a actualizarse.

De hecho puede ser una apuesta de futuro, también. Vaporizadores de” Calor que no quema” porque pueden fácilmente ser utilizados para consumir tabaco como marihuana. Y ya están ganando popularidad entre los consumidores de cannabis.

Las empresas tabacaleras nunca han dicho públicamente que les gustaría entrar en el negocio de la marihuana. Eso es comprensible. La venta de la marihuana sigue siendo en gran medida ilegal en Europa y en gran parte de los EE.UU., y sería un suicidio político sugerir que quieren entrar en el mercado de las drogas blandas. Pero si han visto la marihuana como un enorme mercado potencial.

california_finest_train_wreck_medical_marijuana_cigarettes_04En un documento del 2014 titulado “Esperando el momento oportuno: La Industria del Tabaco y legalización de la marihuana”, el politólogo Rachel Ann Barry y sus colegas citaron documentos internos de Philip Morris que expresan un interés en la marihuana como competidor del tabaco. Estas cartas y memorandos se remontan a 1969. En 1970, un asesor de la junta directiva de British American Tobacco, Sir Charles Ellis, escribió una propuesta de marihuana como producto, alegando que el fumar sea un producto u otro entraría dentro de su mercado. Las discusiones e investigaciones se detuvieron en la década de 1980 como las perspectivas de la legalización de la marihuana que se volvieron a reanudar en la década de 1990 .

Más de 19 millones de estadounidenses mayores de 12 años reportaron haber usado marihuana en el año 2012. Si la marihuana recreativa es más de los cuatro estados donde está permitido actualmente, las empresas tabacaleras estarán perfectamente posicionadas para capturar este gran mercado. Ya tienen sistemas de distribución (vendedores autorizados de tabaco ya dispensar marihuana medicinal en varios estados), máquinas de marketing, instalaciones industriales para hacer cigarrillos de marihuana y un paquete de cannabis para su uso en vaporizadores, diseños patentados para sus propios vaporizadores, laboratorios de investigación (y, posiblemente, incluso una ventaja inicial en el desarrollo de productos comerciales) y, por último pero no menos importante, los recursos en efectivo.

video-undefined-20CD71CD00000578-6_636x356“Marijuana legalization advocates,” Barry y sus colegas escribieron, “no han examinado los efectos potenciales de las empresas multinacionales de tabaco que entren en el mercado (o de otras corporaciones, como las industrias de alimentos y bebidas), con su poder de marketing, y la capacidad para diseñar cigarrillos de marihuana maximizando la eficacia como sistemas de liberación de fármacos, en la forma en que los cigarrillos modernos están diseñados, cuyo principal objetivo es la maximización de los beneficios a través de mayores ventas “No estoy seguro de que eso es cierto: Los defensores de la legalización, probablemente no le importaría la participación de las tabacaleras en el desarrollo el mercado.

Después de todo, estas empresas pueden hacerlo mejor que las pequeñas empresas que han atraído la inversión temprana a la marihuana. Para aquellos no demasiado preocupados por las cadenas morales vinculadas a la inversión en empresas que hacen el juego a las adicciones, un futuro más verde para las grandes tabacaleras puede ser una de las mayores oportunidades de toda la vida. By Leonid Bershidsky

4 4.437 vistas

 

Nixon estaba en la Casa Blanca , la “guerra contra las drogas” estaba en su apogeo, sin embargo, las grandes tabacaleras estaba estudiando en secreto la posibilidad de pasarse al cannabis.

Documentos recientemente descubiertos de las empresas tabacaleras archivos en UC San Francisco muestran que las principales empresas de la industria del cigarrillo investigadas pensaban unirse al negocio de la marihuana a finales de 1960 y principios de 1970.

Las empresas estaban conducidas entonces por el mismo cambio de actitud del público, y que ahora está empujando a la legalización de todo el país.

Una empresa incluso le preguntó a un funcionario federal antinarcóticos en secreto el investigar la marihuana por parte del gobierno.

“Pedimos que no haya publicidad de ningún tipo,”  escribió  uno de los vicepresidentes de Philip Morris a finales de 1969 a Milton Joffee, jefe de ciencias de la droga en la oficina de narcóticos del Departamento de Justicia. “Vamos a proporcionarle los resultados de manera confidencial y solicitaremos que no se identifique públicamente donde se ha hecho el trabajo.”

Joffee respondió que Philip Morris podría examinarlo en Food and Drug Administration de  su solicitud al gobierno. “No me siento en algún bar para mantener la confidencialidad que usted solicita”, escribió.

Los documentos, descubiertos por investigadores de la salud pública, se dieron a conocer el martes en el Milbank Trimestral , una revista política sanitaria. Ellos no sólo arrojan nueva luz sobre la época de Nixon, además aparecen cuando algunos analistas de Wall Street y defensores de la salud dicen que las compañías de tabaco pueden volver a estar considerando el creciente mercado de la marihuana legalizada.

“Los problemas de las empresas tabacaleras que exploraron todavía siguen hoy”, dijo Stanton Glantz, director del Centro para la Investigación sobre el Control del Tabaco y Educación la Universidad de California San Francisco . “En lo único que se equivocaron es que pensaron que la legalización iba a pasar mucho antes.”

La legalización parecía estar en el aire en la década de 1970, aunque Nixon firmemente se opuso a ella. Hizo caso omiso de la recomendación de una comisión presidencial en 1972 para despenalizar la posesión para uso personal.

11 estados hicieron precisamente éso entre el 1973 y 1977. Jimmy Carter fue elegido para la Casa Blanca en 1976 en una plataforma que incluía la despenalización de la marihuana. Las vistas cambiaron dramáticamente en la década de 1980, sin embargo, el presidente Reagan supervisó una dura represión que incluyó el encarcelamiento de miles de delincuentes no violentos.

Las empresas tabacaleras dicen que los documentos recién descubiertos ya no son relevantes.

“Nuestras empresas no tienen ninguna intención en vender productos de marihuana”, dijo David Sylvia, portavoz de Altria Group Inc., la compañía matriz de Philip Morris. “No hacemos nada relacionado con la marihuana en absoluto.”

Las negaciones de la compañía también fueron enfáticos en 1971, cuando Joseph Cullman, presidente de la junta directiva de Philip Morris, declaró que la marihuana no estaba nada en el radar de las empresas. Un manuscrito nota del presidente de la compañía en ese momento, George Weissman, sugiere lo contrario.

La colaboración con la marihuana de Philip Morris con el Departamento de Justicia, escribió, estamos destinado a explorar la “competencia potencial” y “un producto potencial.”

Otra nota de Philip Morris  ésta no firmada, expuso a los ejecutivos la justificación de la investigación sobre la marihuana.

“Estamos en el negocio de relajar a las personas que están tensas y proporcionarles una “camioneta” a las personas que están aburridas o deprimidas”, dijo. “La única amenaza real para nuestro negocio es que la sociedad vaya a encontrar otros medios para satisfacer esas necesidades.”

Funcionarios de la compañía dicen que no saben lo que finalmente llegó del proyecto, tampoco el personal del Departamento de Justicia o del Instituto Nacional de Abuso de Drogas. No hay archivos que se puedan encontrar en los Archivos Nacionales.

Pero el proyecto hizo temblar claramente a otras empresas tabacaleras.

Una nota interna de un ejecutivo de la Tobacco Co. estadounidense informó que su equipo sabía poer una “fuente fiable” de que a Philip Morris “se le había concedido un permiso especial para crecer, cultivar y hacer extractos de marihuana … y que Philip Morris instó al personal de la agencia estatal al secreto “.

Además en British American Tobacco, empresa de tabaco y segunda más grande del mundo, los documentos muestran el esfuerzo en una investigación confidencial etiquetada “Proyecto Pot” y que fue lanzado en Gran Bretaña.

Fuente CTNow