LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "uso medico"

uso medico

manuel-guzman-e1353407849147 (1)Por el Dr. Manuel Guzmán

Los cannabinoides, componentes activos del cannabis y sus derivados, ejercen efectos paliativos en pacientes con cáncer mediante la prevención de las náuseas, el vómito y el dolor y la estimulación del apetito. Además, estos compuestos inhiben el crecimiento de células tumorales en animales de laboratorio (ratones y ratas). Sin embargo, por el momento no hay evidencia sólida que demuestre que los cannabinoides, ya sean naturales o sintéticos, puedan de manera eficaz curar el cáncer a los enfermos, aunque en todo el mundo se llevan a cabo investigaciones para intentar probarlo.

Hay una completa sección de FAQ (que incluye referencias científicas) sobre los cannabinoides y el cáncer en la página web del Cancer Reseach UK así como en la web del Natinal Cancer Institute of the US. He aquí un resumen comentado de dicha información.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un término amplio utilizado para las enfermedades en las que células anormales se multiplican sin control y suelen ser capaces de invadir otros tejidos, causando metástasis y altas tasas de mortalidad y morbilidad. El cáncer no es una sola enfermedad, sino muchas: han sido bien identificados más de 100 tipos diferentes desde un punto de vista histopatológico por la OMS y, muy probablemente, hay cientos, si no miles, de tipos según perfiles moleculares y genéticos.

La mayoría de los cánceres se denominan por el órgano o tipo de célula en la que se inicia. Además, los distintos tipos suelen agruparse en las siguientes categorías generales:

– Carcinoma: cáncer que empieza en la piel o en los tejidos que revisten o cubren los órganos internos.

– Sarcoma: cáncer que comienza en el hueso, el cartílago, la grasa, el músculo, los vasos sanguíneos u otro tejido conjuntivo o de sostén.

– Leucemia: cáncer que se origina en los tejidos que forman la sangre, como la médula ósea, y causan la producción de un gran número de células sanguíneas anormales que se incorporan a la sangre.

– Linfoma y mieloma: cánceres que comienzan en las células del sistema inmune.

– Cánceres del sistema nervioso central: que se originan en los tejidos del cerebro y la médula espinal.

Conclusión: El cáncer es una enfermedad muy grave y heterogénea, por lo que su lucha terapéutica sigue siendo un reto muy difícil. Por tanto, los cannabinoides podrían ejercer efectos beneficiosos en algunos tipos de cáncer, pero no en otros.

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Investigación de laboratorio)

Prácticamente todas las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora sobre cannabinoides y células cancerosas se han realizado utilizando células de cáncer cultivadas en el laboratorio o en modelos animales. Según muchos estudios científicos, diferentes cannabinoides (naturales y sintéticos) ejercen una amplia gama de efectos inhibidores del crecimiento de las células cancerosas, incluyendo:

– Activación de la muerte celular, a través de un mecanismo llamado apoptosis.

– Supresión de la división celular.

– Inhibición de la formación de nuevos vasos sanguíneos en los tumores, un proceso denominado angiogénesis.

– Reducción de las posibilidades de que las células cancerosas metastaticen al resto del cuerpo, impidiendo que las células migren o invadan los tejidos vecinos.

– Aceleración de la “máquina de eliminación de residuos” interna celular (proceso conocido como autofagia), que puede conducir a la muerte celular.

Conclusión: Los cannabinoides son fármacos eficaces para el tratamiento de, al menos, algunos tipos de cáncer en animales de laboratorio (ratones y ratas).

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Evidencia anecdótica en los humanos)

images (89)Como se mencionó anteriormente, básicamente toda la investigación realizada para demostrar si los cannabinoides pueden curar el cáncer se ha hecho en el laboratorio. Por tanto, es importante ser muy cauteloso al extrapolar estos resultados a pacientes reales, los cuales son mucho más complejos que una placa de Petri o un ratón. Los informes anecdóticos sobre el uso del cannabis han sido históricamente útiles al proporcionar pistas sobre los procesos biológicos controlados por el sistema endocannabinoide y sobre los posibles beneficios terapéuticos de los cannabinoides. En el caso preciso del cáncer hay una notable presencia de videos e informes en Internet argumentando que el cannabis puede curar el cáncer. Estas afirmaciones anecdóticas pueden ser completa o parcialmente ciertas en algunos casos, pero en general siguen siendo (al menos hasta la fecha) débiles y oscuras. Por ejemplo:

– No se sabe si el (supuesto) efecto del cannabis se debió a un efecto placebo.

– No se sabe si el tumor (supuestamente) dejó de crecer por motivos naturales/endógenos (algunas regresiones espontáneas son debidas a las defensas antitumorales del organismo).

– No se sabe cuántos pacientes han tomado cannabis y no han obtenido ningún beneficio terapéutico, es decir, cuál es la (supuesta) eficacia de la terapia a base de cannabis.

– Como la mayoría de los pacientes probablemente han pasado por la terapia estándar antes o simultáneamente al consumo de cannabis, no sabemos si el (supuesto) efecto del cannabis se debió (al menos en parte) a la terapia estándar, quizá reforzada por cannabis, aunque no tenemos ninguna prueba.

– No sabemos cuáles son los parámetros de progresión tumoral que han sido monitorizados y durante cuánto tiempo el enfermo ha sido objeto de seguimiento. Muchos efectos potencialmente beneficiosos de los fármacos antineoplásicos (o del cannabis en este caso) son acciones a corto plazo, pero ¿qué ocurre con la supervivencia libre de progresión a largo plazo y con la supervivencia global?

– El cáncer es una enfermedad muy heterogénea, y hasta ahora ningún científico ha reunido un número suficiente de pacientes para estudiar un determinado tipo de cáncer y poder apoyar la idea de que los cannabinoides sean fármacos eficaces para dicho tipo de cáncer.

Conclusión: Aunque es posible (y deseable, por supuesto) que preparados de cannabis hayan ejercido alguna actividad antineoplásica en algunos enfermos concretos con cáncer, la evidencia anecdótica actual sobre este tema es bastante pobre y, por desgracia, sigue lejos de apoyar que los cannabinoides sean medicamentos eficaces contra el cáncer para grandes poblaciones de pacientes.

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Investigación clínica)

Los resultados publicados hasta ahora son sólo la Fase I de un ensayo clínico para probar si los cannabinoides son seguros y pueden atenuar el cáncer en los enfermos. Nueve personas con glioblastoma multiforme recurrente, el tumor cerebral más agresivo, en estado avanzado y a quienes les había fallado previamente la terapia estándar recibieron THC altamente purificado a través de un catéter directamente en su cerebro. En estas condiciones la administración del cannabinoide fue segura y podría lograrse sin efectos no deseados. Además, aunque no se pueden extraer conclusiones estadísticamente significativas de un pequeño grupo de pacientes y sin un grupo de control, los resultados obtenidos sugieren que algunos respondieron, al menos en parte, al tratamiento con THC en términos de disminución de la tasa de crecimiento del tumor, como se pudo confirmar por análisis de imagen y biomarcadores. Estos resultados son alentadores y sustancialmente refuerzan el interés en el potencial uso de los cannabinoides en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, hay que destacar también la necesidad de seguir investigando para optimizar el uso de los cannabinoides en términos de selección de los pacientes, combinación con otros agentes antitumorales y uso de otras vías de administración.

Conclusión: Hay todavía muchas preguntas sin respuesta sobre el uso potencial de los cannabinoides como experto_cannabis_españa@20121119215837medicamentos contra el cáncer, y es necesario y deseable que se lleven a cabo estudios clínicos exhaustivos para determinar cómo se pueden utilizar los cannabinoides, aparte de por sus efectos paliativos, para el tratamiento de pacientes con cáncer.

Sobre el autor

El Dr. Manuel Guzmán es profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, España. Coordina el Grupo de Señalización por Cannabinoides de dicha universidad.

 Fuente IACM

14 6.724 vistas
Contra el cáncer todo el esfuerzo

Eslovaquia.- De hecho, los cannabinoides (sustancias químicas del cannabis)  luchan contra las células cancerosas.

En los últimos nueve años, se ha llevado a cabo más de 20 grandes estudios que han encontrado que estos cannabinoides frenan la proliferación de muchos tipos de cánceres, incluyendo los tumores cerebrales, melanomas y cáncer de mama. Existe la evidencia de que los cannabinoides atacan directamente la actividad antitumoral.

Los efectos adversos del cannabis en comparación con los de otros fármacos  utilizados actualmente están clasificados como de “bajo riesgo”.

¿Qué puede hacer el gobierno cuando sus ciudadanos se ven afectados por enfermedades como el cáncer o la enfermedad de Crohn ? La despenalización de la marihuana es un gran comienzo!

Uno podría pensar que si los 800 científicos respetados que  están de acuerdo con el hecho de que el cannabis tiene un valor medicinal, sin embargo, por lo que nuestro gobierno federal debería  apoyar su uso en la medicina y promover nuevas investigaciones, pero por desgracia no lo hace. El mayor riesgo asociado con la marihuana medicinal es su ilegalidad.

¿Sabía usted que los investigadores saben que los cannabinoides pueden atajar el desarrollo de cáncer? Estos efectos antitumorales  de los cannabinoides  inhiben el crecimiento tumoral. Se ha demostrado que el THC destruye los tumores cerebrales malignos y alarga la vida. Sin embargo, la DEA todavía clasifica el cannabis, como si no tuviese  ningún uso terapéutico.

El cannabis medicinal ha sido utilizado durante siglos como un tratamiento natural para muchas enfermedades, si bien lo fue prohibido en 1937. Ahora, se está avanzando en las leyes sobre la marihuana medicinal y su uso en  nuevos tratamientos que se han redescubierto. Ahora, los agricultores cultivan cepas específicas para las cuales se diseñó la relación de cambio de THC / CBD y para tratar enfermedades específicas.

Los cannabinoides tienen un historial de seguridad real, sobre todo en comparación con otros ingredientes activos de otros medicamentos.

Se puede y se debe ganar al cáncer

En contraste con las creencias conservadoras de consumo de marihuana, independientemente de la cantidad utilizada no puede causar sobredosis mortal!

De acuerdo con la evaluación en 1995 elaborada porla Organización Mundialdela Salud, “hay informes de muertes por sobredosis de cannabis y la dosis estimada letal para los seres humanos extrapolados de estudios con animales es tan alto que no puede ser alcanzado por el usuario.” La mayoría de los fumadores de marihuana y los usuarios de cannabis esto lo sabían desde hace mucho tiempo y todavía no se sabe por qué el gobierno no?

 

Fuente Podstatné (eslovaco)

1 1.625 vistas

Cuando se habla de la planta de la marihuana se tiende a pensar en su uso recreacional. Desde hace años, y gracias al auge de la investigación sobre cannabinoides, se conoce el potencial terapéutico de muchos los componentes de la marihuana y sus posibles aplicaciones terapéuticas. Así, es bien conocido el efecto paliativo que los cannabinoides (componentes activos de la planta Cannabis Sativa, comúnmente conocida como marihuana) ejercen en pacientes con cáncer, como por ejemplo, la atenuación de las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia, la estimulación del apetito o la disminución del dolor de los pacientes.

Además de estos efectos, un estudio realizado en 2009 por investigadores de la Universidad Complutensede Madrid (UCM) junto con investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) dirigido por los investigadores Guillermo Velasco y Manuel Guzmán, demostró el poder anticancerígeno que presentan algunos de los componentes principales de la planta de la marihuana.

Más concretamente, este estudio, publicado en la revista Journal of Clinical Investigation, puso de manifiesto que el principal componente activo de la marihuana, el Delta-9-Tetrhidrocannabinol (THC), presenta efectos anticancerígenos sobre células tumorales de cáncer cerebral humano. Los investigadores dirigidos por Velasco y Guzmán demostraron en células de gliomas humanos en cultivo y también en modelos animales de laboratorio con tumores humanos, que el THC era capaz de inhibir o bloquear el crecimiento de los tumores cerebrales, mediante la inducción de la muerte celular (proceso conocido como apoptosis) y también mediante la inhibición de la vascularización de los tumores (proceso conocido como ansiogénesis). Además de todo ello, los investigadores también desentrañaron los mecanismos moleculares que intervienen en esta acción antitumoral del THC.

Concretamente, Velasco y su equipo observaron, tanto en células tumorales en cultivo como en ratones con tumores cerebrales, que la administración de THC producía la activación en cadena de una serie de proteínas (llamadas p8, Akt, mTORc) claves en el control de la supervivencia de la célula tumoral. Más específicamente, la activación de esta vía de señalización desencadenaría en un proceso llamadoautofagia, en el que la célula digiere algunos de sus propios componentes calves para la supervivencia celular, como por ejemplo las mitocondrias. Este estado de autofagia llevaría a la célula tumoral a la muerte, por un proceso programado llamado apoptosis.

En el presente estudio, los investigadores trataron los ratones con THC administrándolo tanto por vía intracraneal (directamente en la zona del tumor) como por vía intraperitoneal (mediante una inyección directa en el abdomen). Las dosis que usaron en ambos métodos de administración fueron las mismas. En los dos casos se observó una reducción considerable del tumor, de manera que se demostró que el THC se puede administrar tanto de manera local, como sistémica con igual efectividad.

Resultados esperanzadores también en humanos

Para confirmar que este efecto antitumoral del THC observado en ratones era igualmente efectivo en humanos, el equipo de Guillermo Velasco tuvo acceso a muestras de pacientes con glioblastoma multiforme recurrente que habían sido tratados con THC dentro de un estudio clínico piloto iniciado en 2006 en Canarias. Con este estudio los investigadores confirmaron que también en células tumorales de humanos el THC era efectivo, activaba las mismas vías de señalización intracelulares que en ratones produciendo también autofagia en las células tumorales.

Delante de estos resultados Velasco afirmó que aunque estos resultados eran positivos y esperanzadores “nadie debía pensar que el cannabis por sí solo iba a combatir el cáncer cerebral”. En esta línea, Velasco afirmó que “sería necesario utilizarlo y probarlo con otros compuestos, y que el futuro del cáncer pasará por terapias combinadas e individualizadas; no por una monoterapia”.

La administración combinada del principio activo de la marihuana y el fármaco antitumoral temozolomida podría ser eficaz en el tratamiento de los tumores cerebrales.

El siguiente punto de estudio de este grupo fue tratar de llevar todas sus conclusiones a un nuevo ensayo clínico con pacientes con cáncer para aplicarles una terapia combinada de cannabinoides con otros fármacos antitumorales. La investigación realizada en la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid en colaboración con el Hospital Clínico San Carlos encontró que la combinación del THC con el fármaco temozolomida reducía fuertemente el crecimiento de tumores cerebrales en ratones.

Los investigadores llevaron a cabo este experimento en modelos animales con glioblastoma multiforme, un tipo de cáncer muy frecuente y agresivo debido a la alta resistencia que presenta a las terapias antitumorales. En este experimento demostraron que la administración de THC en combinación con el fármaco temozolomida estimulaba fuertemente procesos de autofagia en las células tumorales, conduciéndolas a la muerte de las mismas por un proceso de muerte programada denominado apoptosis yreduciendo así el crecimiento de las masas tumorales cerebrales en los ratones con glioblastoma.

En pacientes con glioblastoma multiforme existe un alto porcentaje de tumores que desarrollan resistencia a la temozolomida, que es el fármaco que se usa de manera habitual en el tratamiento de este tipo de cánceres. En este estudio, el equipo de Velasco ha demostrado que la administración conjunta de THC y temozolomida era mucho más eficaz en la erradicación de aquellas masas tumorales que son resistentes al tratamiento o solo con THC o solo con temozolomida. Así, este resultado sugiere que el uso de THC con temozolomida podría ser una buena opción de tratamiento para aquellos pacientes que desarrollan resistencia a la temozolomida.

Además de estos resultados, en este estudio los investigadores también demostraron como la combinación de THC con otro cannabinoide llamado Cannabidiol (CBD) (el segundo componente más abundante de la planta Cannabis Sativa, que no tiene efectos psicoativos) permitiría reducir las dosis de THC necesarias para que este ejerza su acción antitumoral. Según este estudio la combinación de THC y CBD a dosis bajas junto con la temozolomida resulta ser igual de eficaz en la erradicación del crecimiento de la masa tumoral. Resultados parecidos se obtuvieron al tratar a los ratones con temozolomida y el fármaco Sativex. Este fármaco contiene THC y CBD igual cantidad o dosis (ratio 1:1) y ya ha sido autorizado en España para el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Todos estos resultados parecen ser esperanzadores y abren las puertas a la combinación de compuestos derivados de la marihuana junto con otros agentes antitumorales en el tratamiento de los tumores cerebrales. En este momento los investigadores manejan la posibilidad de impulsar un estudio clínico piloto con pacientes con glioblastoma multiforme recurrente con el objetivo de comprobar la eficacia real en humanos de este tratamiento.

Laura Cutando

Fuente E-ciencia

1 4.134 vistas

La asociacion SUCS (Sociedad de Usuarios de Cannabis Selecto) es una asociación de usuarios de cannabis surgida hace unos pocos meses en Barcelona, muy cerca del Paralel. En este momento aceptan socios de uso terapéutico practicamente en exclusiva. “Creemos que nuestros esfuerzos deben ir destinados en mayor medida al uso terapéutico y paliativo de la planta. Hay muchos enfermos que no saben, no pueden o no quieren conseguir cannabis en el mercado negro, y este tipo de asociaciones, basadas en el cultivo colectivo exclusivo para los socios, son una buena solución a este problema” afirma uno de los responsables de SUCS, con el que pudimos hablar en una visita que les hicimos. “Estamos estableciendo contactos con hospitales y asociaciones de enfermos de glaucoma, esclerosis múltiple, cancer, fibromialgia y todo tipo de enfermedades en las que el cannabis puede estar recomendado, para establecer lazos que permitan paliar sufrimientos innecesarios a los enfermos, y mejorar así su calidad de vida, dentro de su enfermedad”.

El único requisito para hacerse socio es ser mayor de 21 años, padecer una de las enfermedades tipificadas en la lista IACM (Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento), y presentar un informe conforme el médico autoriza el uso del cannabis para ese paciente. “Los médicos cada vez se muestran más abiertos a la hora de hacer el informe para el nuevo socio” afirma Marc, su presidente. Si necesitas ponerte en contacto con ellos, estos son los datos (aceptan socios de todo el mundo):

ASOCIACIÓN SUCS
Tfno: 626802114
Barcelona (España)

Web: www.sucsbcn.com
Correo: info@sucsbcn.com

 

17 13.508 vistas

Si conoces a alguien que padezca cancer de cualquier tipo, este video puede ser quizas el video mas importante que te pueda ayudar. La evidencia es contundente, los testigos increiblemente sinceros y los resultados INCREIBLES. El que tenga ojos para ver que vea, el que tenga oidos para escuchar….que escuche. El mensaje es claro. Marihuana Medicinal una película de Christian Laurette. Después de haberse golpeado la cabeza fuertemente, Rick Simpson buscó ayuda para su condición médica a traves de aceite de marihuana. Cuando Rick descubrió que el aceite de marihuana (con su alta concentración de THC) curó cáncer y otras enfermedades, intento compartirlo con toda la gente que pudo gratuitamente curando y controlando literalmente cientos de personas, sin embargo en cuanto la historia se hizo publica, el brazo largo de la ley quitó la medicina dejando así potencialmente a miles de personas sin sus tratamientos de cáncer y dejando a Rick Simpson con cargos inconstitucionales por posesión y tráfico de marihuana. Canadá esta en la mitad de una epidemia de cáncer. Conoce a las personas que no dejaron testificar a favor de Rick en la Corte Suprema de Canadá. Es el famoso litigio del 10 de septiembre de 2007 incluyendo a un hombre que se curó de cáncer terminal usando aceite de marihuana.

httpv://www.youtube.com/watch?v=-SqUXpHLvW4

0 905 vistas

Estados Unidos – La Kush Expo es la feria más grande sobre la Marihuana Medicinal en el condado de Orange, California y se celebrará del 12 al 14 de noviembre. Habrá cientos de stands y miles de regalos. Habrán bandas con tributo a Pink Floyd y Led Zeppelin así como Mystic Roots Band / Ditch y un concurso Hot Kush Girl patrocinado por ROOR. En la sala de descanso se incluye comida, bar copmleto y sillones de masaje..También habrá un fin de semana lleno de seminarios y presentaciones de invitados incluyendo expertos en cultivo, lideres de la industria, defensores, abogados y mucho mas.

¿Quién estará allí?

Dispensarios y colectivos, empresas de hidroponia, parafernalia, vaporizadores, fertilizantes, equipamento de cultivo, ropa, expertos de cultivo… Bancos de semillas, clubes y asociaciones… abogados y médicos.

Más información en su página web: http://kushexpo.com/

6 2.218 vistas
La aprobación del derivado cannábico Sativex es un paso importante pero absolutamente insuficiente para resolver la cuestión del cannabis medicinal.
El Sativex cuesta entre 12 y 50 veces más caro que la marihuana

La autorización anunciada por parte del Ministerio de Sanidad del fármaco Sativex, producido a partir de un extracto de marihuana, supone un avance importante que permitirá mejorar la calidad de vida de muchas personas que no responden a otras alternativas terapéuticas. Desde la Federación de Asociaciones Can nábicas (FAC) nos congratulamos de este paso, ya que supone un nuevo espaldarazo al uso de cannabis con fines medicinales, uso cuya normalización venimos reclamando desd e hace muchos años.

Sin embargo, la manera en que se ha llevado a cabo la autorización y las limitaciones que se han impuesto al uso del fármaco son una buena muestra de que la verdadera normalización aún queda lejos. En efecto, no se entiende que el Sativex solo se ponga al alcance de los enfermos de esclerosis múltiple, dejando al margen a los pacientes de cáncer en tratamiento con quimioterapia, a quienes sufren síndrome de anorexia-caquexia y a los afectados por dolores de origen neuropático, patologías para las que existen sobradas evidencias científicas de la eficacia del uso de cannabis. De hecho, el cannabis es en estos momentos la mejor alternativa existente para el tratamiento de las naúseas y vómitos, pese a lo cual el Ministerio de Sanidad ha decidido dejar al margen esta indicación, seguramente debido a las presiones de Sanofi, laboratorio que fabrica y distribuye el fármaco metoclopramida (comercializado bajo la marca Primperan), producto que ya ha sido sometido a ensayos comparativos con la marihuana, habiendo demostrado esta última una mayor eficacia y menos efectos secundarios.

Por otra parte, el cannabis se utilizará como última opción, cuando fallen las demás alternativas terapéuticas, lo cual significa que se alargará el sufrimiento de personas que se podrían beneficiar de las propiedades del cannabis desde el comienzo de su tratamiento, pero que deberán esperar, sometidas a tratamientos menos eficaces y perdiendo calidad de vida, a causa de los reparos morales de los responsables sanitarios y de las presiones espurias de la industria farmacéutica, que intenta conseguir un monopolio de facto sobre una planta de fácil cultivo y uso milenario. En efecto, el cannabis es una planta con una toxicidad muy baja, una capacidad adictiva relativamente reducida, y con unos efectos secundarios en general leves. El único problema, y donde reside la clave de todo el problema, es que el cannabis es una planta psicoactiva y se halla perseguida por esa causa, persecución que está sirviendo de muro de contención para impedir el acceso verdaderamente normalizado a una planta medicinal de propiedades sobradamente demostradas.

La falta de psicoactividad: Un argumento falso

Los responsables sanitarios afirman que el Sativex no es psicoactivo, mientras que la marihuana sí lo es. Pues bien, esta afirmación no responde a la realidad. La psicoactividad del cannabis viene dada por la proporción entre los principios activos Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD). El Sativex tiene una proporción de alrededor de 1:1, lo cual hace que tenga psicoactividad baja, pero hay pacientes que, aún así, notan efectos psicoactivos en el Sativex que, en general, suelen ser percibidos como positivos. Sin embargo, existen variedades de marihuana con proporciones similares de THC y CBD y, por tanto, con propiedades similares a las del Sativex. E incluso hay cannabis natural donde predomina el CBD y son aún menos psicoactivas que el fármaco ahora autorizado.

Por otra parte, el hecho de que el Sativex sea la única alternativa disponible reduce enormemente las posibilidades de encontrar el tratamiento más adecuado para cada paciente. En el cannabis hay 63 principios activos del grupo de los cannabinoides, exclusivos de la planta. La mayoría no han sido aún estudiados y se desconoce su papel a la hora de modular el efecto de la sustancia. Por eso, las diferentes variedades de cannabis tienen efectos muy distintos, que además varían de una persona a otra. Hay variedades más relajantes, más estimulantes, que abren más el apetito o producen más somnolencia. El Sativex como alternativa única significa “café para todos”, a pesar de que no le funciona igual a todo el mundo. Como resultado, en nuestras asociaciones conocemos ya bastantes casos de personas que accedieron al uso de Sativex a través del llamado “uso compasivo” y han tenido que volver a consumir marihuana u otros derivados que consiguen en las asociaciones e incluso en el mercado negro, ya que el uso de Sativex no resolvía sus problemas con la misma eficacia.

El cannabis ya estuvo en las farmacias

No es cierto que, tal y como se recoge en algunos medios, sea la primera vez en la historia en que el cannabis entra en las farmacias españolas. Durante todo el siglo XIX y hasta 1918, el cannabis era un producto de venta libre, siendo suficiente a partir de esa fecha la receta médica. La planta estaba disponible en forma de tres genéricos (pomada de base grasa, tintura hidroalcohólica y sumidades floridas, es decir, cogollos de marihuana) y numerosos específicos, incluyendo tinturas, jarabes y hasta cigarrillos ya liados, o sea, porros para uso médico. Durante todo ese tiempo existe una amplia literatura médica sobre el cannabis, considerada ya entonces como una planta con numerosas aplicaciones y efectos secundarios leves.

El parón que hemos vivido desde aproximadamente el final de la Guerra Civil hasta hoy, tanto en el campo de la investigación como en el uso terapéutico, es el resultado de las políticas de prohibición basadas en criterios morales, que ignoraron las evidencias científicas existentes en la época y han provocado un gran retraso en el conocimiento de la planta y sus propiedades. En realidad, si comparamos la gran variedad de preparados cannábicos disponibles a comienzos del siglo XX, la situación actual es de una pobreza desoladora. De una amplia panoplia de presentaciones y vías de uso hemos pasado a un único tipo de tintura hidroalcohólica con una única formulación. De tres genéricos y unos treinta específicos, destinados a un gran número de enfermedades y síntomas, hemos llegado a tener que alegrarnos de disponer de un único producto para una única enfermedad. Y a esto lo llaman avance científico…

Y con el resto, ¿qué hacemos?

La inminente autorización del Sativex había creado expectativas en diversos grupos de pacientes, expectativas que han quedado frustradas. Por ejemplo, las mujeres afectadas de cáncer de mama, las primeras que lucharon como colectivo para conseguir el acceso a la planta y así dejar de sufrir náuseas y vómitos por la escasa eficacia de los antieméticos disponibles, han quedado fuera de los planes del ministerio y tendrán que seguir recurriendo a la compleja y burocratizada vía del llamado “uso compasivo”, igual que otros muchos pacientes que podrían haber mejorado su situación.

¿Qué pasará ahora con estos grupos de pacientes –sobre todo oncológicos- a los que se ha comprobado que les beneficia el uso de cannabis pero a los que la administración se empeña en privarles del mismo? ¿Y con los pacientes de enfermedades menos investigadas como la fibromialgia, que en muchos casos responden positivamente al tratamiento con cannabis, y cuyo acceso a derivados legales del cannabis puede retrasarse años? ¿Y con los miles de personas que, sin tener una patología concreta, usan cannabis para ayudarles a dormir, reducir el stress o abrir el apetito? ¿Hasta cuándo se les obligará a la clandestinidad, cerrando los ojos a una evidencia cada vez más percibida por la sociedad?

Un negocio más que redondo

La clave para entender los retrasos y limitaciones a la autorización de derivados de cannabis, impidiendo el acceso a la propia planta, no son las razones de tipo médico, sino las puramente económicas. Prohibir el cultivo y el uso de la planta evita que se pueda recurrir a ella directamente y obliga a los pacientes a utilizar un fármaco mucho más caro.

En Canadá, donde el Sativex está autorizado desde junio de 2005, un frasco del producto para 48 pulverizaciones cuesta unos 125 dólares canadienses, unos 93 € al cambio. Aquí se pretende comercializar a 124 € el frasco. Como el producto dispensa 2,7 mg de THC por aplicación, eso supone un total de unos 130 mg de THC por frasco, es decir, el miligramo de THC sale a 0,95 €. Un paciente que utilice marihuana proveniente de un Club Social de Cannabis paga por ella entre 3 y 4 €/gr. Dado que la marihuana que se cultiva actualmente suele contener entre 5% y 15% de THC, eso significa que el paciente asociado a un Club paga entre 0,08 y 0,02 €/mg. En otras palabras, el miligramo de THC obtenido a través del Sativex es, aproximadamente, entre 12 y 50 veces más caro que el que venimos produciendo en las asociaciones. No es de extrañar que las acciones de las compañías que producen y distribuyen el Sativex hayan subido como la espuma. Y tampoco es difícil llegar a la conclusión de que eliminar el monopolio otorgado al Sativex no solo mejoraría la eficacia terapéutica al ofrecer una mayor variedad de productos, sino que supondría un enorme ahorro para las arcas públicas.

Hacia un modelo mixto de dispensación

Desde la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC), venimos reclamando que se levante la prohibición que pesa sobre la planta de cannabis para que las personas adultas que desean utilizarla con cualquier fin, especialmente el terapéutico, puedan acceder a ella legalmente y con garantías de calidad. Actualmente, cientos de pacientes de diversas enfermedades recurren a nuestras asociaciones, cuyas actividades son completamente legales, para conseguir el cannabis que les niega el sistema sanitario. Desde nuestros grupos se intenta ofrecer preparados y vías de uso de la mayor calidad y diversidad, incluyendo vaporizadores para evitar tener que fumar, tinturas y cremas. En este sentido, nuestra oferta se adapta mucho mejor a las necesidades de los/as pacientes y resulta mucho más económica. Por otro lado, la mayoría de Clubes Sociales de Cannabis que tratan a pacientes cuentan con personal médico voluntario para hacerles un seguimiento y supervisar el tratamiento, algo que aún rechazan hacer muchos médicos, negándose a aceptar la realidad que sus pacientes les ponen ante los ojos: Que el cannabis funciona en un amplio abanico de trastornos y dolencias, aportando calidad de vida con un bajo riesgo.

Ante esta realidad, y visto que desde distintos centros sanitarios públicos y privados se nos derivan pacientes extraoficialmente, hace tiempo que venimos reclamando una regulación legal que ofrezca las debidas garantías. En este sentido, consideramos modélico el ejemplo de Canadá, el país donde se creó el Sativex y donde primero empezó a usarse, además de otros derivados cannábicos sintéticos y semi-sintéticos y que, sin embargo, permite también a varios miles de pacientes el cultivo y posesión de marihuana para su propio uso, a fin de cubrir aquellos pasos en los que los productos de la industria farmacéutica, a falta de investigaciones más profundas, no pueden llegar.

Federacion de Asociaciones CannabicasTambién nos parece muy interesante el modelo californiano, donde el paciente para el que se considera indicado el uso de cannabis recibe un volante médico que le permite acudir a un club cannábico debidamente autorizado. Aquí ya tenemos los clubes y el marco legal, solo falta la audacia política para coger el toro por los cuernos y regularlo claramente para evitar la actual situación de inseguridad jurídica, con incautaciones, detenciones y multas contra personas y colectivos que están trabajando por el derecho a la salud y por mejorar la calidad de vida de las personas. El paso dado en España es importante por ser el primero, pero es un paso muy corto y en una única dirección. Responder al reto que plantea el uso medicinal de cannabis exige mucho más que eso.

Federación de Asociaciones Cannábicas
Comunicado de la FAC
24 de agosto de 2010

0 774 vistas

Jaén, España. Un informe forense aportado al procedimiento por los acusados determinó que el uso de cannabis puede beneficiar al paciente para paliar dolores musculares, nauseas y otros

Un matrimonio de Villargordo ha sido absuelto de un delito contra la salud pública por el que el Fiscal les pedía penas de prisión al admitir el tribunal que la plantación de marihuana que tenían en casa tenía como destino hacer infusiones para la mujer, que padecía un tumor cerebral.

El domicilio de la pareja fue registrado por la Guardia Civil el 2 de septiembre de 2008. Encontraron diez plantas y hierba en bolsitas. Pero no ha quedado acreditado que quisieran la maría para venderla o para regalarla a sus amigos. Era autoconsumo con fines terapéuticos.

Él reconoció que consume habitualmente. Y a ella “por indicaciones médicas le habían manifestado qUE la toma de infusión de marihuana era una terapia pra paliar los dolores, por lo que decidieron su plantación”.

Un informe forense aportado al procedimiento por los acusados determinó que el uso de cannabis puede beneficiar al paciente para paliar dolores musculares, nauseas y otros. Aunque ningún médico le prescribió formalmente el tratamiento, sí le fue recomendado. Así que se absuelve a los acusados con todos los pronunciamientos favorables.

Fuente Ideal

0 657 vistas

Se llama Sativex, es para pacientes con esclerosis múltiple y costará cerca de 15 Euros en Gran Bretaña.

Fuera de Gran Bretaña, el medicamento podría ser aprobado pronto en España y luego en otros países europeos.

El Sativex, un medicamento derivado de la Cannabis sativa (marihuana), acaba de salir a la venta en Gran Bretaña y costará aproximadamente 16,3 dólares el frasco para los pacientes con esclerosis múltiple y con una duración media de 11 días por recipiente

“Es el primer tratamiento para la espasticidad causada por la esclerosis múltiple en más de dos décadas y es un producto que sabemos que los pacientes estaban esperando”, dijo el director de GW Pharmaceuticals Plc, Justin Gover.

Sativex, que se aplica debajo de la lengua y tiene una presentación de 10 mililitros para suministrarse en 11 días, será presentado en Gran Bretaña por Bayer AG, el titular de la patente, tras su aprobación la semana pasada.

El próximo obstáculo para GW y Bayer será convencer al Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica de Gran Bretaña de que Sativex es un tratamiento rentable para el Servicio Nacional de Salud. Los analistas consideraron que hasta que eso ocurra, sus ventas pueden ser bajas.

El fármaco también podría ser usado a largo plazo para tratar el dolor provocado por el cáncer, lo que abriría un mercado con un valor potencial de más 500 millones de dólares, según expertos.

Fuente Peru21

1 4.751 vistas

La empresa alemana Vapormed ha lanzado el primer inhalador médico de cannabinoides autorizado oficialmente, el vaporizador Volcano Medic. El sistema de vaporización Volcano Medic evapora y facilita la inhalación del dronabinol (THC) disuelto en alcohol y el de los cannabinoides de las flores de cannabis.

En su comunicado de prensa del 2 de junio, la compañía señala que “el sistema de vaporización Volcano Medic resuelve dos problemas médico-técnico al mismo tiempo. Por un lado, permite por primera vez la inhalación terapéutica de un líquido, en este caso cannabinoides disueltos en alcohol. Por otro, se puede inhalar los cannabinoides directamente utilizando flores secas de cannabis. (…) En el sistema de vaporización Volcano Medic los cannabinoides son evaporados sólo por el impacto de calor. No ocurre combustión, como cuando se fuma. “Esto evita la formación de productos de combustión nocivos”.

Las principales ventajas de la inhalación de los cannabinoides en comparación con la administración oral son el rápido inicio de los efectos y la reducción del coste debido a la eficiencia considerablemente más alta de los cannabinoides vaporizados. “La biodisponibilidad sistémica de los cannabinoides inhalados está entre 29% y 40%. En comparación, cuando son administrados por vía oral es inferior al 15%.” El fabricante del sistema de vaporización Volcano Medic es la empresa Storz & Bickel. De acuerdo con el comunicado de prensa, estará disponible primero en los Países Bajos y Alemania. Está certificado por Tüv Süd en Munich en cumplimiento de las directivas y leyes aplicables a los productos sanitarios. “La disponibilidad del Volcano Medic en los demás países dependerá de la autorización en cada uno de ellos de cannabinoides vaporizables y de flores de cannabis”, afirma la compañía.

Fuente CannabisMed

0 358 vistas

Un diario de Chicago informa de la situación legal del uso médico del cannabis en Illinois. El cannabis puede ser utilizada con fines medicinales según las leyes de 14 estados de los EE.UU. (Alaska, California, Colorado, Hawai, Maine, Maryland, Michigan, Montana, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont y Washington). “He aquí un hecho poco conocido: técnicamente también es legal en Illinois – y ha sido así durante 32 años.” En 1978 las autoridades de Illinois aprobaron una ley (Ley de Control del Cannabis) para tratar de aplicar sentido común a las leyes de drogas del estado.

Continúa leyendo la noticia en Marihuana Medicinal