LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Usos"

Usos

0 3.153 vistas

Algunos corredores de maratón afirman que el cannabis les ayuda a manejar el estrés, los calambres y náuseas durante carreras y después les relaja, pero según los científicos sus afirmaciones no son concluyentes
Recientemente en un articulo del Wall Street Journal leíamos que algunos corredores de maratón consumían marihuana para su practica. Durante años, los corredores han debatido las ventajas e inconvenientes de consumir cannabis para su rendimiento y recuperación, aunque sin mucho aporte científico .

Los corredores que aseguran que la marihuana les disminuye el estrés, los calambres y las náuseas durante la carrera, y que después además actúa como un relajante para controlar los doloresamusculares.

El Dr. Donald Tashkin de la Universidad de California, Los Angeles, que estudia cómo la marihuana afecta a los pulmones, dijo que en su investigación se mostró que “no tenía un efecto en menoscabo de la función pulmonar”. Pero el fumar marihuana si que “produce síntomas de bronquitis crónica”, dijo Tashkin, incluyendo “la tos y la expectoración” que se desarrollan cuando el humo irrita los pulmones. Aunque Tashkin señaló que hasta el momento no hay suficientes investigaciones que apoyen un escenario u otro.

Incluso “grandes fumadores” no mostraron ningún efecto por consumo, dijo Tashkin. Para los usuarios de marihuana, “ninguno de estos riesgos de cáncer o obstrucción pulmonar parecen aplicables”, dijo.

Un estudio del 2012 financiado por los Institutos Nacionales de Salud, en el que Tashkin no estuvo involucrado, encontró que la exposición de hasta siete años a diario fumando “porros” (es decir, 365 articulaciones anuales) no disminuyeron la función pulmonar. Ese estudio realmente encontró que los usuarios de marihuana obtuvieron los mejores resultados en una prueba de función pulmonar que los no fumadores, posiblemente debido a que éstos hacen respiraciones profundas cuando consumen, dijeron los investigadores.

Tashkin también destacó que hasta el momento no hay suficiente investigaciones para sacar conclusiones definitivas sobre los efectos de la marihuana, aunque hay áreas de interés. En un estudio no publicado que el trabajó, los investigadores encontraron que el THC acelera el ritmo cardíaco de una persona “, por lo que durante el ejercicio se puede llegar antes de tiempo su frecuencia cardíaca máxima”. En este escenario, Tashkin dijo, el THC aumenta el riesgo de que una persona podría sobrecargar su corazón y los pulmones “, y que en realidad entonces puede dar lugar a la cesación de ejercicio” debido al sobreesfuerzo.

Pero no debería haber ninguna duda de que el cannabis alivia el dolor y relaja el cuerpo, dijo el doctor Donald Abrams, profesor de medicina clínica en la Universidad de California, San Francisco, que ha estudiado el cannabis medicinal desde 1996.

Abrams citó estudios placebo con pacientes con VIH que han sufrido el dolor del nervio a causa del virus y los medicamentos, y dijo que el cuerpo tiene un sistema de receptores cannabinoides que nos ayudan a modular el dolor y la experiencia.

“He sido un oncólogo durante 32 años”, dijo Abrams. “Yo no necesito un estudio placebo para que me diga que el cannabis es útil como analgésico y para el tratamiento de las náuseas inducidas por la quimioterapia.”
Las diferentes cepas tienen grandes diferencias, dijo, ya que es el CBD que tiene marihuana, más que el THC más conocido, el que actúa como un agente anti-inflamatorio. La mayoría de los dispensarios venden mezclas, dijo: ” Así que para los corredores que están preocupados por la inflamación y el dolor, parece que la cepa enriquecida en CBD es la que deben buscar. ”

En la ética de los atletas en deportes organizados que utilizan la marihuana para ayudar a sus cuerpos a pasar los límites naturales, Abrams era reservado: “¿Es o no apropiado para una persona engañar a su cuerpo mientras hace algo que está induciendo dolor y que tal vez no debería estar haciendo? , bueno, eso es toda otra pregunta totalmente “.

Una organización que hace propia esa preocupación por la ética, la Agencia Mundial Antidopaje, prohíbe oficialmente la marihuana como una droga que mejora el rendimiento, pero en el 2013 se aumentó el nivel aceptado de THC a una cantidad que significaría que un atleta podría no ser castigado a menos que la hubiera ingerido el mismo día de la prueba.

La marihuana como analgésico no sólo es el hábito de un corredor. El triatleta Clifford Drusinsky, el snowboarder Ross Rebagliati y otros dicen que les relaja y mejora la concentración. Otras asociaciones deportivas y ligas, como la NFL, también están aumentando lentamente los umbrales de ensayo THC a medida que más y más atletas admiten el uso de marihuana en un país que cada vez lo acepta más. Los ex jugadores Ricky Williams y Lomas Brown estimaron que hasta un 40-50% de los atletas de la liga consumen cannabis para aliviar el dolor; la liga también está luchando contra el abuso de la prescripción de píldoras o medicamentos
En resumen, los argumentos de que la marihuana puede ayudar a controlar el dolor o aumentar el rendimiento deportivo es “científicamente verosímil” dijo el doctor Stefan Kertesz, profesor asociado en la Universidad de Alabama en Birmingham, que estudia la adicción y el abuso de sustancias. “Pero eso no significa que está comprobado”, dijo, “y esa situación nos deja en riesgo perpetuo de subestimar los aspectos negativos de la marihuana”.

Kertesz dijo que si bien fue “tranquilizador que no haya daño significativo a largo plazo en los pulmones, hay efectos del día a día, los efectos de la cognición lenta, e incluso alteraciones cognitivas de larga duración en adolescentes”. Dijo que el creciente uso de la marihuana por alto perfiles, como los atletas de élite podrían hacer que parezca más atractivo y aceptable para los adolescentes, grupo que investigado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas y que sugiere que están en mayor riesgo de los efectos nocivos.

“No estamos necesariamente listos para la conversación sobre el riesgo, por ahora sigue siendo inmadura”, dijo Kertesz, en comparación con la conversación en torno al alcohol. “Así, mientras que el alcohol es legal, los adultos y los padres son mucho más adeptos a la conversación acerca de conducir ebrio y que los adolescentes usen el alcohol”.

“Como científico o médico, no puedo decir lo que debería ser legal o ilegal”, Kertesz concluyó. “Ese debe ser trabajo de la sociedad el sopesar los costos y beneficios. Pero puedo decir que no hay una gran investigación, y que, como padre, no quiero que a mi hijo le llegue el mensaje de que, ya sabes, los atletas de élite la utilizan, por lo que también podría utilizarla “.

0 26.866 vistas

1. La marihuana y el cáñamo no son lo mismo! Algunas personas piensan que el cáñamo debe mantenerse ilegal junto a la marihuana, a pesar de que la planta del cáñamo aunque se fume no es psicoactiva. Las dos plantas se utilizan para diferentes propósitos. <la marihuana se utiliza con fines médicos o recreativos y el cáñamo se utiliza para fines más industriales como la construcción, la ropa o papel.

2. Los estadounidenses solían considerar patriótico cultivar cáñamo (hemp). Cuando los estados todavía eran sólo 13 colonias, la ley requería a los colonos cultivar . Fue utilizado para cuerdas, velas, y ropa tanto por George Washington como por Thomas Jefferson que tenían granjas de cáñamo de su propiedad. Había incluso un borrador de la Declaración de la Independencia escrita en papel de cáñamo. ¡No sólo eso, Betsy Ross cosió la bandera de EEUU con cáñamo!

3. En la antigua China, Ma (marihuana) se utilizaba para ropa, medicinas, combustibles y alimentos y desde una fecha tan antigua como es el año 6000 aC. El uso de la planta en un sentido médico también se remonta a la antigüedad 2737 antes de Cristo. El emperador Shen Nung la acredita con un documento escrito llamado el herbario, que es un directorio de varias hierbas incluyendo la marihuana. Además, en la antigüedad china también Hua T’o utilizó la planta femenina (probablemente los cogollos) y el vino tinto como anestesia mientras hacía dolorosas cirugías, incisiones en el lomo o injertos de órganos.

4. Un grupo de 5.000 fumadores fueron examinados por UCSF ad Universidad de Alabama mostrando que las personas que fuman unos porros a la semana en realidad tienen una capacidad pulmonar externa más fuerte que los no usuarios. En el 2005, la UCLA publicó un documento que mostraba que la marihuana en realidad puede ayudar a prevenir la formación de cáncer de pulmón, a diferencia del tabaco. El tabaco contiene nicotina y es un carcinógeno conocido, mientras que el cannabis contiene cannabinoides y THC, que ayudan a derrotar y prevenir el cáncer.

5. El cáñamo es un producto extremadamente versátil que en realidad podría salvar al mundo si se usase correctamente. Como seres humanos, creamos desperdicios, además los embalajes o envoltorios que contienen la mayor parte de lo que consumimos terminan en los vertederos. Rara vez se recicla contribuyendo al problema de la creación de residuos que cada vez más se enfrenta el mundo. Con el cáñamo se pueden hacer ropas, telas, cuerdas, papel, alimentos y sus semillas se puede convertir en combustible. Esto eliminaría la necesidad del algodón, la gasolina, el nylon, y la destrucción masiva de árboles. Después de la cosecha de la planta del cáñamo, el suelo en realidad se deja en mejores condiciones que antes del cultivo de estas plantas de cáñamo y a diferencia del tabaco. La legalización del cáñamo y el cannabis podría producir miles de puestos de trabajo, otra cuestión que se necesita en una economía de tal sufrimiento.

0 835 vistas

Cronos_y_ReaPor Pablo A. Ascolani

Introducción

El cannabis, como cualquier sustancia bioactiva, obedece al concepto griego de phármakon; veneno o medicina dependiendo de la dosis utilizada, la frecuencia, estado emocional y de salud del usuario, su vulnerabilidad individual, su experiencia con el compuesto, la circunstancia de uso, etc.

Su toxicidad en adultos es baja comparada con otras sustancias de abuso, legales o ilegales.

Se pueden desarrollar patrones de uso problemático y adicción, pero es baja la proporción de consumidores que los desarrolla, y los daños potenciales asociados son considerablemente menos graves que los asociados al alcohol o tabaco.

La revisión de la literatura especializada indica que la mayoría de los usuarios adultos de cannabis, que usan la droga ocasionalmente, no sufren ningún daño físico o mental objetivable.

Aquellos que consumen grandes dosis en forma regular tienen una tendencia a tener menores logros educativos y menores ingresos.

La prohibición impide que haya control sobre la calidad y composición del cannabis, lo que dificulta la estimación de riesgos.

La información científica basada en evidencia es la única manera de disminuir los daños asociados al consumo de cualquier sustancia psicoactiva.

AREC no hace apología ni incentiva el consumo de sustancias psicoactivas; divulga información científica para habilitar el pensamiento autónomo y responsable.

Estrategias de reducción de daños en cannabis.

Las estrategias de reducción de daños sobre el consumo de cannabis tienen que estar apuntadas a aquellos grupos especiales de población que tienen contraindicado su consumo, las situaciones donde se deben tomar precauciones como la conducción, las advertencias sobre posibles riesgos, la dosificación y compuesto administrado.

Otra medida de reducción de daños sería la regulación del acceso para separar el consumo de cannabis del de otras drogas más peligrosas.

Edad de inicio.

Es prioritario retrasar edad de inicio por ser la adolescencia la etapa donde existen riesgos de afectaciones permanentes en el sistema nervioso central. El uso cotidiano de grandes dosis de cannabis a una edad temprana afecta el desarrollo del cerebro con efectos persistentes que lleven a déficits cognitivos o enfermedad mental.

En el caso de los jóvenes que ya están consumiendo, se debe trabajar en función de la postergación del hábito hasta la mayoría de edad. Si no abandonan el consumo, instarlo a que evite el consumo periódico y la combinación de sustancias.

En los casos de jóvenes en riesgo social con adicciones severas a otras drogas de mayor toxicidad, como la pasta base, una posible intervención que reduzca daños es el acceso por medio de Asistentes Sociales y Profesionales de la Salud Mental a variedades bajas en THC, el principio activo más riesgoso en la adolescencia, y altas en CBD, un cannabinoide que mitigaría los posibles efectos adversos. Por otro lado en estas situaciones de abuso de tóxicos, los cannabinoides podrían tener un efecto antiinflamatorio y antioxidante,  mitigando los efectos dañinos en el SNC, actuando también sobre el circuito de recompensa, disminuyendo la ansiedad.

Los usuarios problemáticos son generalmente politóxicos, y ya han probado la marihuana prensada del mercado negro, pero muy pocos han tenido acceso a marihuana de grado medicinal, cualitativamente diferente. La calidad ofrecida haría la diferencia frente al mercado negro, y va a colaborar con la reducción de daños por reemplazo de sustancias. Está claro que la estrategia de reducción de daños globalmente y el reemplazo de sustancias en particular –en este caso con cannabis – no va a resolver cabalmente la problemática del abuso y adicción a drogas más peligrosas. Pero puede ser una herramienta del Estado para abordar a las personas en riesgo social, permitirles superar los momentos críticos y poder así vincularlas nuevamente al sistema de salud, re-insertarlas en instancias educativas y laborales que rompan el estigma de la “droga”. La recuperación de la adicción hay que pensarla dentro de la complejidad de la sociedad contemporánea, donde uno de los factores que más impacta en las adicciones es la desigualdad entre ricos y pobres. Sin ser la panacea contra la adicción, el cannabis de grado terapéutico con alta proporción de CBD puede ser una opción de utilidad para reducir daños.

Enfermedades preexistentes y poblaciones especiales.

La variedad de efectos fisiológicos y psicológicos del cannabis hace que esté contraindicado en personas con historia personal de enfermedad mental o enfermedad cardíaca grave.

También en poblaciones especiales como adolescentes, madres embarazadas o amamantando. Durante la gestación se inicia el neurodesarrollo del individuo, que prosigue durante la adolescencia y primera juventud. El sistema endocannabinoide está implicado en este proceso, de manera que es riesgoso utilizar cannabis en estos casos.

También se desaconseja la administración fumada en personas con enfermedades respiratorias preexistentes como el EPOC.

Las personas con historia familiar de enfermedad mental, epilepsia, enfermedad cardíaca, hepatitis C y uso concomitante de sedativos he hipnóticos, deben evaluar riesgo/beneficio. Los ancianos, que suelen estar polimedicados, y son más susceptibles a cualquier droga que actúa sobre el SNC, deben tener cuidado con la hipotensión o incoordinación motora que pueda producir caídas graves.

El Estado podría habilitar espacios de contención con profesionales de la salud mental para el diálogo y acompañamiento de aquellas personas con riesgo que decidan consumir cannabis como parte de la estrategia de reducción de daños

tractorclaseConducción de vehículos o maquinarias.

El cannabis puede afectar la coordinación motora, el tiempo de reacción y las habilidades cognitivas. Se debe evitar conducir, operar maquinaria u otras actividades peligrosas normalmente un mínimo de 3 horas después de fumar o 6 después de ingerir. Se desarrolla tolerancia y la afectación cognitiva es mucho menor que la que produce el alcohol, pero la combinación con el mismo si acrecienta el riesgo notablemente. Se desaconseja la combinación de estas sustancias especialmente para la conducción.

Dosificación y vías de administración:

Es difícil establecer una pauta racional para la dosificación porque es una sustancia de gran variabilidad en contenido y proporción de cannabinoides y otras sustancias bioactivas. La regulación permitiría reducir daños al hacer disponer de un tipo estable de cannabis, con la proporción de cannabinoides adecuada al caso, libre de contaminantes químicos o biológicos.

Las vías de administración utilizadas con fines recreativos son inhalatoria y oral.

Un cigarrillo de cannabis promedio pesa entre 0,6 y 0,8 gr. La cantidad necesaria para lograr los efectos buscados es muy variable. Al ser más rápidos los efectos de la administración inhalatoria por medio de cigarrilos o vaporización, es más fácil de dosificar que la vía oral, disminuyendo la posibilidad de reacciones adversas. El consumidor adulto puede fumar dos o tres caladas, esperar quince minutos y repetir la autoadministración hasta conocer la potencia del compuesto. El efecto inhalado persiste entre 2 y 3 horas.

La vía oral da lugar a concentraciones plasmáticas inicialmente más bajas y erráticas que las observadas después de fumar, con picos de concentración detectable en plasma entre 1 y 6 horas. Ingerirlo produce más psicoactividad debido al metabolismo masivo del primer paso hepático que produce en cantidad un metabolito –el 11-hidroxi-THC-, que es más psicoactivo que el mismo THC y se relaciona con efectos ansiogénicos. La dosificación oral sería 1/3 de la inhalada.

La reducción de daños en la dosificación pasa en por instar al uso de la mínima cantidad necesaria para llegar al efecto deseado y evitar la combinación con alcohol. La dosis y la combinación con otras sustancias puede hacer una gran diferencia entre lograr los efectos buscados y sentirse ansioso o incómodo. Ingerir grandes dosis, usar extractos fuertes, o mezclarlo con alcohol puede causar ansiedad, nausea, vómitos y lipotimia.

Reducción de daños en el aparato respiratorio.

tumblr_meogpt6lZr1rmv8mzo1_500Fumar cannabis por medio de cigarrillos, a diferencia del tabaco, no aumenta la posibilidad de contraer cáncer de pulmón ni EPOC. Hay estudios poblacionales de alta calidad que descartan la relación, aunque sí tiene un efecto sensibilizador del aparato respiratorio frente al daño del tabaco. Se desaconseja firmemente ser usuario de ambas sustancias. Abandonar el tabaco, si es fumador, es la principal medida de reducción de daños del cannabis.

Otras medidas preventivas sobre el aparato respiratorio son la utilización de papel fino sin blanquear, usar una boquilla de cartón o implemento que aleje la brasa de la boca del usuario y  no retener el humo ya que es innecesario. Evitar papeles coloreados o aromatizados.

La vaporización es una manera de inhalar el cannabis sin el monóxido de carbono tóxico y los alquitranes irritantes.

Compartir porros u otros implementos contactando los labios puede incrementar el riesgo de trasmitir infecciones como meningistis, gripe y otros gérmenes. Al compartir es conveniente tomar o el porro o implemento de manera que puedas inhalar el humo o vapor sin tocarlo. Esta noción puede ser más difícil de incorporar, tanto por el marco cultural uruguayo, argentino y latinoamericano, que incluye el consumo de bebidas como el mate, donde se comparte la bombilla; y la propia cultura cannabica que involucra el compartir. Es materia de debate en las organizaciones cannabicas su inclusión en los materiales informativos sobre reducción de daños.

Efectos subjetivos y fisiológicos del cannabis.

La dosis, predisposición del consumidor, lugar de consumo, experiencia de uso, etc. condicionan los efectos subjetivos. Si el usuario está experimentado, la dosis es baja, y el ámbito de consumo es tranquilo, los efectos van a ser relajantes, con estímulo de la imaginación y profundización de los sentidos.

Los efectos negativos van a ser transitorios, afectando la memoria a corto plazo, la performance cognitiva, la percepción espacio-temporal y la coordinación neuromotriz. El nivel de afectación varía entre sujetos y con la familiaridad del uso.

Puede aliviar algunos síntomas como depresión o ansiedad o agravarlos aún más. En los casos severos puede producir una psicosis tóxica, con paranoia y alucinaciones, que remite junto con la eliminación de la droga del organismo.

Otros efectos posibles son: cansancio, vértigo, taquicardia, hipotensión ortostática, boca seca, incremento del apetito, enrojecimiento conjuntival, etc. También aumenta el apetito, una medida de reducción de daños es tener alimentos saludables para para satisfacerlo.

El uso regular produce cierta tolerancia a los efectos adversos y disminuye su incidencia.

En algunas personas que consumen altas dosis regularmente y cortan abruptamente su consumo, puede presentarse un cuadro abstinencial leve con irritabilidad, insomnio, pérdida del apetito, nerviosismo, etc.

Otras medidas de reducción de daños.

La separación de mercados funcionó exitosamente en Holanda, donde disminuyó el consumo de drogas duras entre los jóvenes. Equiparar la marihuana con la cocaína envía un mensaje erróneo a los jóvenes, que al fumar un par de porros y ver que no pasa nada equiparan los dos consumos.

Conclusiones: reducción de daños en cannabis.

El cannabis es un compuesto psicoactivo susceptible de abuso, pero con un potencial de adicción y de daño psico-bio-social menor que el alcohol y el tabaco. Es un imperativo cambiar las leyes regulatorias para evitar el enorme daño social producto de la prohibición de drogas, que sobre todo impacta en los sectores más desprotegidos, corrompe fuerzas punitivas y gobiernos y es inefectiva en disminuir tráfico y consumo. Esta sería la medida más efectiva para reducir estos importantes daños sociales producto de la prohibición.

Una de las razones por las que la producción y venta del cannabis debe ser regulada es para desalentar el uso entre grupos de riesgo. Los menores, las embarazadas, los pacientes con cardiopatías graves, y los individuos con antecedentes de psicosis deben evitarla. También las personas que conducen vehículos deberían esperar algunas horas antes de hacerlo, sobre todo para conducir en ruta.

prohibido (1)La prohibición es contraproducente en función de mantener las drogas fuera del alcance de los grupos especiales de la población. Es más fácil para un adolescente conseguir cocaína o marihuana que cualquier droga de abuso regulada por medio de doble o triple receta archivada. Un mercado regulado podría educar mejor a los usuarios de los riesgos potenciales y hacer más efectiva la veda a grupos de riesgo, que el narcotráfico no distingue ni protege.

Por Pablo A. Ascolani,

Fuente MarihuanaMedicinalArgentina

 

3 7.370 vistas

El cáñamo o hemp (en inglés), es un variedad de cannabis que por su bajo contenido en sustancias psicoactivas no produce las mismas sensaciones que su hermana, a la que llamaremos marihuana o marijuana (inglés).

Aun sin tener ésa característica tan buscada, el cáñamo es una de las plantas, por no decir la planta, a la cual se le podrían sacar más usos.

Cuando esta planta es una simple semilla, la extracción de aceite de éstas, da por resultado, un óleo que por su combinación perfecta entre los ácidos grasos omega 3 y 6, hablaríamos posiblemente del mejor del mundo para el cuerpo humano.

¿Sabías que?

El cultivo de 10.000 hectáreas de cáñamo proporcionará tanto papel, materiales de construcción y pulpa como 41.000 hectáreas de bosque!

El cultivo de cáñamo limpia el aire y revierte el efecto invernadero!

-Henry Ford experimentó con cáñamo para construir carrocerías de automóviles. Quería-construir y alimentar los coches con los productos agrícolas a partir del cáñamo.

hemp-history-week-George Washington y Thomas Jefferson cultivaron cáñamo. Ben Franklin era dueño de una fábrica que hacía papel de cáñamo.

-El cáñamo puede convertirse en papel fino de calidad. Las fibras largas del cáñamo permiten que dicho papel pueda ser reciclado más veces que el papel a base de madera.

-Debido a su bajo contenido de lignina, el cáñamo puede ser pulpa utilizando menos productos químicos que con la madera. Su brillo natural puede obviar la necesidad de usar blanqueador de cloro, lo que significa que no hay dioxinas extremadamente tóxicas que se viertan en los arroyos.

-Los productos que se pueden hacer utilizando CÁÑAMO son más de 25.000 e incluyen combustible, tela, aislamientos, hormigón, tableros de fibras, alfombras, productos para cuidado personal y alimentos nutritivos baratos.

Cannabis, menuda planta.

Productos y aceite de cañamo