LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "vaporización"

vaporización

0 747 vistas

La compañía estadounidense Eaze , que se llama “Ungüento para la marihuana“, llevó a cabo una investigación, que muestra que la venta de vaporizadores en 2015-2016 aumentó en un 400 por ciento. La vaporización implica la inhalación de vapor de la marihuana calentada, en lugar de inhalar el humo resultante de su combustión.

El fuerte aumento en las ventas de vaporizadores puede ser un factor clave en la disminución de las ventas de cogollos de cannabis. El informe publicado el 8 de febrero mostró las tendencias actuales y el comportamiento del consumidor. El informe analizó datos de 250,000 californianos que son clientes de Eaze.

La encuesta mostró que en diciembre de 2015 las ventas de vaporizadores representaron el 6% de las ventas totales en Eaze y en diciembre de 2016. los vaporizadores representaron el 24% de las ventas totales.

Aunque las flores de cannabis siguen siendo el producto más popular en Eaze, sus ventas en 2016 cayeron al 54%, mientras que en 2015. Los cogollos de cannabis representaron el 75% de las ventas totales.

Los vaporizadores son la tendencia más popular entre los consumidores de cannabis

La bajada de ventas de cogollos pueden ser el resultado de un aumento en las ventas de vaporizadores. Durante la vaporización de marihuana, se libera casi el doble de THC que en el caso de fumar. Todo consumidor de marihuana encontrará un vaporizador adecuado a sus necesidades, independientemente de si prefiere el estilo, la facilidad de uso, la portabilidad, el diseño inteligente o el bajo costo.

Uno de los vaporizadores más populares es PAX 3, que se ha llamado el “iPhone entre los vaporizadores”. El cuerpo hecho de aluminio cepillado, la simplicidad, el estilo, los sensores en la boquilla, que activan el dispositivo, así como una aplicación para controlar desde el nivel del teléfono, hacen que merezca el nombre.

También podemos encontrarnos vaporizadores económicos y que funcionan muy bien. De hecho, si agrupamos precio-calidad y buscamos un dispositivo acorde a este parámetro, podemos encontrarnos con el muy demandado Xvape Vital. En la actualidad, cambiar el consumo de cannabis fumado por el de vaporizado, ya no es cuestión de dinero y si es una cuestión de salud.

Vaporizar cannabis en vez de fumarlo es una forma más saludable de consumir, además de una forma de restar argumentos a los prohibicionistas cuando dicen con alguna razón, que fumar no es un hábito saludable.

0 537 vistas

Un vaporizador, es un dispositivo para la extracción de aceites esenciales, que en lugar de la combustión del material, emplea calor controlado para evaporar las sustancias activas. La temperatura de vaporización siempre está por debajo del punto de combustión, por lo que no se llegan a consumir las sustancias tóxicas producto de esta combustión. Es por lo tanto un método de consumo más saludable, sea de tabaco, hierbas o cannabis y derivados.

Es complicado saber exactamente donde y cuando tiene su origen la vaporización. Los datos más antiguos de los que hay constancia nos remontan al antiguo Egipto, donde durante el siglo quinto a.C., Herodoto, un historiador y geógrafo griego que vivió entre el 484 y el 425 a. C., y considerado como el padre de la Historia en el mundo occidental, relató la antigua práctica de los escitas. “Los escitas toman parte de la semilla de cáñamo y las lanzan sobre las piedras calientes al rojo vivo. Inmediatamente se vaporizan y dan un vapor como ningún otro baño de vapor griego pudiese superar. Los escitas, encantados, dan voces de júbilo.“

Cientos de años más tarde, aproximadamente sobre el 1.000 d.C., surgen las shishas o narguiles en la India y Pakistán. Estos primeros “modelos” eran muy rudimentarios, usaban cáscara de coco como base y se calentaban con carbón de madera, logrando extraer las sustancias esenciales sin combustión.  Shisha de proviene de la palabra persa shishe que significa “vaso”. Narguile por su lado proviene del persa nàrgil, que significa “coco”. No son casualidad los nombres que recibe, como vemos.

Hace unos 500 años los narguile se abrieron paso hacia Turquía, llegando a hacerse muy populares entre los intelectuales y las clases altas. También sufrieron una gran evolución, fabricándose cada vez modelos más complejos y detallistas, verdaderas obras de arte. Se comienzan a usar materiales como el barro y el cristal, siendo el origen de los modelos actuales.

Pasaron varios siglos sin que el mundo de la vaporización sufriera grandes avances, hasta que en la década de 1970 se creó un vaporizador llamado como el Tilt. Según el propio fabricante, en pruebas de laboratorio se pudo comprobar que era capaz de liberar un 79% menos de alquitrán que en una pipa convencional. Desgraciadamente, las leyes en contra de la parafernalia hicieron que se retirase al poco tiempo.

En la década de los años 90, un chamán Cherokee llamado Frank William Wood, más conocido como Eagle Bill Amato y bautizado más tarde como el “padre del vapor”, entraría en escena. Bill Eagle fue introducido en la vaporización de cannabis en 1993 por un productor californiano. Éste empleaba una pistola de calor para vaporizar mezclas aromáticas. Más tarde inventaría el “Shake & Vape”, que se basaba en los antiguos métodos que se usaban en el antiguo Egipto, usando indirectamente el calor para vaporizar. El primer Shake & Vape tenía un diseño muy simple pero efectivo. Consistía en una pipa de vidrio que se calentaba por su parte inferior con una llama para encender la propia sustancia. Hoy en día estos modelos se conocen como Eagle Bill en su honor.

Eagle Bill y su invento sería rápidamente evolucionados, naciendo una industria del vapor que que rápidamente logró consolidarse. En 1994 la empresa canadiense BC desarrolló el fue uno de los primeros vaporizadores eléctricos. Éste primer modelo empleaba el calor por conducción, lo que significa que las mezclas aromáticas están en contacto directo con una superficie caliente, siempre por debajo de la temperatura de combustión.

Un año más tarde, en 1995, un holandés llamado Evert Verdamper, tras haber probado una pipa Eagle Bill, decidió combinarla con agua para conseguir un vapor inhalado más suave. Nacieron así los vaporizadores De Verdamper, donde se combinaban los modelos existentes hasta aquel momento. Usó una base típica de los narguile fabricado en cristal de laboratorio, combinado con la idea del Eagle Bill y con una fuente de calor al estilo del antiguo Egipto. Pero en este caso usando una resistencia eléctrica. Y también un flujo de aire que pasa a través de la hierba que consigue extraer todos los cannabinoides deseados.

En los primeros meses del año 1996, en Alemania, Markus Storz registró la patente del vaporizador Volcano, que permite llenar globos con vapor mediante una unidad calefactada, aunque no sería hasta el año 2000 que se empezó a comercializar. Estas primeras unidades del Volcano incorporaban un termostato que permitía regular la temperatura por niveles.

Año a año y mes a mes, fueron fundándose compañías de vaporizadores hasta llegar a los cientos de modelos que podemos disfrutar hoy en día. ¿Qué nos espera en el mundo de la vaporización en los próximos años? Teniendo en cuenta el gran avance que sufrieron en muy pocos años, el futuro parece muy prometedor.

1 1.579 vistas

Vaporizar el cannabis es una buena alternativa al consumo fumado de sus flores, menos dañino y más saludable.

Fumar marihuana es la peor forma de consumo, y la vaporización es una alternativa saludable. El tema de la salud es solo una de las ventajas de utilizar el vaporizador. El gusto, el olfato, la discreción y la economía son solo algunas de las razones por las que debes invertir en un vaporizador. Incluso si gastamos en un modelo más decente, a la larga nos ahorraremos mucho más dinero.

El tema de salud

Aunque muchos estudios dicen que fumar marihuana no causa cáncer de pulmón, fumar no es bueno para su salud.

Durante el consumo de marihuana (mucho peor con tabaco) se liberan sustancias de alquitrán y otros compuestos que irritan los pulmones y pueden provocar bronquitis crónica. Se han creado vaporizadores para eliminar estos factores. El vaporizador calienta la marihuana, por lo que no se quema, y ​​el consumidor inhala los cannabinoides contenidos en la marihuana, pero sin los compuestos dañinos.

Se dice que la marihuana vaporizada puede eliminar el 95% de las sustancias nocivas que se inhalarían durante la forma de fumar tradicional.

Cuestión financiera

Aunque una inversión en un vaporizador puede ser costosa, a la larga resultará que este método de consumo ahorrará dinero. ¿Por qué?

La investigación realizada por NORML indica que el vaporizador puede absorber el 46% del THC contenido en el cannabis , mientras que el fumar permitirá que se absorba menos del 25% de THC.

Por lo tanto, la vaporización es el método más efectivo para tomar marihuana, porque el doble de dosis es suficiente para obtener el mismo efecto que lograríamos al fumar. Si consume grandes cantidades de cannabis, notará ahorros muy rápidamente.

Otro tema es el hecho de que la sustancia usada en la vaporización todavía contiene pequeñas cantidades de cannabinoides, por lo que puede volver a usarse, por ejemplo, para hacer galletas. ¡Pura economía!

Cualidades del sabor

Los vaporizadores no solo es más saludable, más barata y más discreta, sino que también le permite disfrutar del sabor del cannabis. Al fumar marihuana, los terpenos se queman, es decir, compuestos que permiten que el cannabis tenga su olor característico. La vaporización le permite conservar estos compuestos, gracias a los cuales sentirá el verdadero sabor y el aroma de una variedad determinada.

Las personas que vaporizan el cannabis por primera vez se sorprenden por el sabor y el olor. La marihuana quemada produce un olor completamente diferente al vaporizado. Si quieres sentir el olor real del cannabis, debes usar un vaporizador.

Discreción y movilidad

Otra ventaja de los vaporizadores es que puedes usarlos fuera del hogar. Los vaporizadores portátiles o personales son pequeños y discretos, y se parecen a los cigarrillos electrónicos, por lo que nadie sospechará que usted consume una hierba. La mayoría de lestos vaporizadores personales son lo suficientemente compactos como para caber en un bolsillo o bolso.

El vapor del vaporizador tiene un olor muy delicado que permanece en la habitación mucho más corto que en el caso del fumar. Los vaporizadores se fabrican para que después de su consumo no se empapen del olor de las hierbas, aunque el un vaporizador muy usado puede emitir un olor característico, por lo que debe cuidarlo y limpiarlo adecuadamente.

Conclusión

Los consumidores habituales definitivamente deberían pensar en comprar un vaporizador. Aunque hay de diferentes precios, es un ahorro a largo plazo. Imagínate que 0.3 gramos da mejores resultados que la quema de 0.6 gramos. Es fácil calcular cuánto se puede ahorrar .

Sin embargo, la salud es un problema más importante. El vapor del vaporizador no irrita los pulmones ni contiene sustancias nocivas, lo que lo hace seguro para nuestro cuerpo. Los pulmones te lo agradecerán cuando dejes de irritarlos con humo.

Sabor y olor es otra ventaja. Probablemente no sabrás correctamente cómo sabe una variedad a menos que la vaporices.

0 1.832 vistas

Vaporizar las hierbas es una forma de conseguir los beneficios de las plantas, aquí tenéis unos ejemplos:

Glicerina vegetal. Es uno de los productos más comunes que se usan en el vapeo. Produce un humo sutil pero a la vez espeso. Proporciona una sensación suave y relajante y a pesar de que no es dañino, como en todo, los excesos de cualquier sustancia son malos.

Hierbas. Además de ser completamente legales, también son fácilmente accesibles. La mayoría de ellas además poseen propiedades medicinales. Damiana, hierba gatera, valeriana, pasiflora, lavanda y muchas más. Mezcladas con marihuana, mejorarán su sabor y ayudarán a relajarse activando el centro de placer del cerebro.

E-Líquidos. Por su sabor, son los productos más agradables de fumar. Sabores como tabaco,  mojito,  té verde, OG Kush, Super Lemon Haze, mentolado, uva, naranja… Con nicotina o preferiblemente sin ella, los e-líquidos tienes un impacto único en las funciones cerebrales y, por lo general, la mayoría tiene efectos leves.

Tallos de cannabis. ¿Y por qué no? Es una de las nuevas tendencias con el que se puede obtener un placer elevado. Una vez libres de cogollos, los tallos se humedecen ligeramente y se consigue un producto de vapeo realmente interesante. Si los tallos contienen aún algunas preflores, mucho mejor.

Tintura de salvia divinorum. Puede volverse peligrosa cuando no se controla, haciendo que se pierda toda noción durante varias horas. También causa como una  anestesia general leve a la que puede seguir una etapa de efecto placentero. Repetimos que las dosis han de ser muy controladas.

Nuez Moscada. Aunque pueda parecer una opción nada apetecible, pero con la que se pueden obtener resultados sorprendentes. Se tritura un poco de nuez moscada, se agregue unas gotas de agua para humedecerlo, y aunque el sabor no es una maravilla, produce un agradable efecto durante un par de horas.

K2. Es una síntesis da cannabinoides sintéticos que producen un aroma irresistible. Una sola gota puede hacer que se alcance una experiencia de varias horas. Se deben emplear con mucha precaución, pero puede mejorar cualquier e-líquido o hierba.

0 1.172 vistas

La vaporización es una alternativa más segura y menos dañina que fumar si decidimos consumir marihuana. Así lo demuestra la ciencia.

Existen muchas razones por las que los fumadores de cannabis pueden y deben utilizar la vaporización. Una muy importante es su flexibilidad. Este sistema de consumo permite vaporizar todo, desde los cogollos hasta los aceites o extracciones. También existen vaporizadores de sobremesa y portátiles también llamados plume vapes. Aunque estás no son las razones definitivas del por qué de su conveniente uso.

La cuestión más importante para utilizar este sistema para consumo de cannabis debe ser la salud, y para esa cuestión esta la ciencia que lo corrobora.

El cannabis contiene unas sustancias químicas que se denominan cannabinoides. Estas sustancias, aunque pueden ser beneficiosas para nuestra salud, su consumo inhalando el humo puede ser un problema. Cuando se quema el cannabis se liberan muchas sustancias junto a los cannabinoides como pueden ser toxinas y alquitranes. Estas sustancias no deseables se incorporan a nuestra organismo y nos pueden producir tos, inflamación u otras lesiones pulmonares.

Entonces, ¿cómo se podría aprovechar los beneficios de los cannabinoides sin consumir esas toxinas? Aquí es donde entra la vaporización. Cuando se vaporiza, se calienta el cannabis lo suficiente como para liberar los cannabinoides pero sin quemar, significando que los alquitranes y sustancias nocivas se quedan fuera de nuestro organismo. El vapor de cannabis básicamente proporciona las cosas buenas sin ninguna de las desagradables.

Un estudio del 2004 en el que los investigadores compararon el humo del cannabis con su vapor encontraron que “la fase gaseosa de los vapores consistía abrumadoramente en cannabinoides, con trazas de otros tres compuestos”. Por otro lado, había “más de 111 compuestos identificados en el humo quemado “. Y muchos de esos compuestos son conocidos por plantear riesgos para la salud. Es decir el vapor tenía gran cantidad de cannabinoides y muy pocas toxinas. El humo seguía teniendo los cannabinoides, pero con todas las demás materias mezcladas.

Para ver lo que quiere decir esto para la salud, dos investigadores examinaron la salud de 6.883 usuarios de marihuana en un estudio realizado en el 2007. Los investigadores Sara Smucker Barnwell y Mitch Earleywine después de analizar a los usuarios regulares de varias formas de consumo (spliff, blunts, joints, bongs, pipa) disminuyeron sus síntomas respiratorios cuando cambiaron a la vaporización.

Posteriormente los mismos investigadores en un estudio de seguimiento en 2010 encontraron “mejoras significativas en la función respiratoria” en quienes usaron vaporizadores, llegando a la conclusión de que vaporizar es una buena forma para administrar cannabis medicinal ” como una técnica de reducción de daños”.

A todo esto, añadiremos que los estudios demuestran que vaporizar puede ser la manera más eficiente de entrega de THC o la forma que proporciona más cantidad “los vaporizadores “entregaron 35-61% del THC en la muestra, una eficiencia de entrega que se compara favorablemente con la de los cigarrillos de marihuana”.

No sólo vaporizar libera una alta cantidad de THC, sino que también lo entrega más eficazmente que fumando. Sencillamente la vaporización no quema los cogollos demasiado rápido, se vaporiza a una velocidad suave y constante.

0 967 vistas

Los vaporizadores siguen ofreciendo uno de los métodos de consumo de cannabis más saludables y que cada vez cuenta con más seguidores, tanto para usuarios de cannabis medicinal o recreativo. Por un lado eliminamos los gases tóxicos producidos por la combustión, ya que la temperatura a la que funcionan estos equipos calientan la hierba sin llegar a quemarla. Por otro lado son rápidos y no tardemos más en tenerlo listo pasa usar de lo que tardaremos en liarnos un porro. Y por otro, es un mercado que no deja de evolucionar y hoy en día algunos vaporizadores son auténticas obras de arte tecnológicas. Finalmente no requieren un procesado de la hierba como los comestibles o extracciones.

La calidad del vaporizador lógicamente influirá en la calidad del vapor. Materiales cerámicos, de vidrio o de zirconita enfrían de por sí más el vapor que otros, algo que notaremos en el sabor. Pero sin duda lo más importante es la temperatura de vaporización, que influirá directamete tanto en el sabor como en los efectos que se busquen. Empezamos hablando del rango de temperatura.

  • 150ºC es la temperatura ideal para vaporizar cualquier esencia o hierba aromática en los equipos que cuenten con la opción de aromaterapia. La descartaremos para vaporizar marihuana.
  • De 160º a 170º es el mejor para obtener el mejor sabor de la hierba. En cambio se sacrifica parte de la psicoactividad del cogollo.
  • De 170º a 180º es la temperatura más empleada y el rango donde se conserva un perfecto equilibro entre sabor y potencia. Esta temperatura extrae todo el THC a la hierba.
  • De 180º a 190º es también un rango muy utilizado. En variedades índicas resulta ideal para extraerles todo su potencial con un buen equilibrio sabor/potencia.
  • De 190º a 205º es especialmente útil con variedades ricas en CBD. Con un vapor más denso se sacrifica en gran parte el sabor, pero es más importante su beneficio terapéutico.
  • De 200º a 215ºC es la ideal para las extracciones como Rosin, BHO o hachís. Al tener un porcentaje de materia vegetal escaso o nulo, se tienen que usar elevadas temperaturas.
  • A partir de los 215º se corre el riesgo de combustionar la materia o las extracciones, por lo que ése debería ser el límite con el que juguemos buscando las preferencias personales de cada uno.

Pero como vemos, estos rangos de temperatura también tienen una gran influencia sobre el efecto. Lógicamente la genética de la planta que vaporicemos tendrá mucho que ver, pero jugando con estos rangos también podemos con la misma hierba, conseguir unos efectos u otros.

  • Hasta los 180º, las hierbas tendrán un efecto más energizante y psicoactivo al vaporizar sólo el THC y otros cannabinoides más estimulantes. Incluso las índicas proporcionan en gran medida este efecto.
  • Hasta los 190º, las hierbas se muestran tal y como se espera que sean, se extraen los principales cannabinoides, por lo que ya el CBD interactuaría con el THC.
  • Para buscar los efectos más sedantes posibles, podemos dejar primero que se vaporice el THC a 170º sin inhalarlo, para después subir a 190º y vaporizar menos cantidad de THC y todo el CBD,

Un buen vaporizador sin duda es una gran inversión que no tardaremos en amortizar, sobretodo teniendo en cuenta que la salud no tiene precio y una vez dañada, cuesta recuperar.

0 1.965 vistas

Para vaporizar en optimas condiciones el cannabis es muy importante conseguir la temperatura adecuada.

La vaporización se acepta como una de las formas más sanas para consumir marihuana.

El calentamiento de la marihuana a una temperatura determinada hace que los cannabinoides y los terpenos se evaporen de manera efectiva, accediendo optimamente a sus deseados efectos terapéuticos o recreativos.

La temperatura ideal

La temperatura ideal de vaporización del cannabis es de aproximadamente de 175 – 200 ° C (347 – 392 ° F) – dice el Dr. Ian Mitchell, médico de emergencias médicas y profesor asistente en la Universidad de British Columbia en Vancouver.

Sin embargo, como se ha señalado, un reciente estudio comparativo de diferentes vaporizaciones sobre 210 ° C (410 ° F) sería el ajuste óptimo.

“En general, diría que a 210 ° C da el mejor equilibrio entre una evaporación eficiente de los terpenos y cannabinoides y su dulzura obtenida, dice el doctor Arno Hazekamp, que lleva a cabo investigaciones sobre la marihuana medicinal como jefe de investigación de Bedrocan BV en los Países Bajos.

Temperaturas altas y bajas

Si el usuario de cannabis vaporiza por debajo de 180 ° C (356 ° F),resultará que los principales terpenos como los cannabinoides no se evaporan a bajas temperaturas, dijo el doctor Hazekamp. Sin embargo, a temperaturas más bajas pueden ser ideal para aquellos que solo quieren obtener resultados menos intenso, y sentirse de manera más consciente.

Investigadores científicos en los Países Bajos mostraron que las temperaturas más altas dan como resultado una mayor liberación de la cantidad de cannabinoides.

En un experimento con el vaporizador Volcano fijado en 170 ° C (338 ° F) solo se evaporó el 24% de los cannabinoides. Sin embargo, su rendimiento aumentó al 77% cuando se estableció en 230 ° C (446 ° F).
Según Mitchell, la extracción más eficiente de THC se produce en particular en las proximidades a esta temperatura, aunque temperaturas más bajas pueden ser más saludables para los usuarios.

Los usuarios deben tener precaución, evitando vaporizar a 235 ° C (455 ° F) o más, debido a que es más irritante y puede comenzar el proceso de combustión.“Cuando eso sucede, se producen los mismos compuestos tóxicos, que durante la quema” – explica el Dr. Hazekamp.

Vaporizar THC y CBD

Mientras que algunos usuarios pueden intentar ajustar la temperatura en el vaporizador, dependiendo de si quieren sentir mayores efectos de CBD o THC, es poco probable que la diferencia sea significativa.

El punto de ebullición de los cannabinoides sólo se diferencian en 10 ° C (50 ° F), y la mayoría de vaporizadores no ofrece un nivel de precisión de control.

“Si su objetivo es separar los efectos del THC y del CBD, mucho mejores resultados se obtendrían mediante la elección del material vegetal apropiado, en lugar de tratar de regular la evaporación.” – Dice el Dr. Mitchell.

El Dr. Hazekamp está de acuerdo y dice que los usuarios deben vaporizar cannabis a una temperatura aproximadamente de 210 ° C (410 ° F) sintiendo los efectos de todos los cannabinoides. “Es fácil de recordar, ¿por qué molestarse con dos ajustes de temperatura?”

Otros temas

Aunque los rangos de temperatura específicos se recomiendan generalmente para los principiantes, en la vaporización la temperatura ideal puede afectar a otros factores adicionales. El Dr. Hazekamp por ejemplo, indica que se tendría en cuenta el contenido de humedad del cannabis.

“Al final, lo primero que se reduce cuando se calienta la marihuana en el vaporizador, es el agua del material vegetal.”

Otro factor de acuerdo con el Dr. Hazekampa es el vaporizador utilizado. Por ejemplo, vaporizadores de convección (como el Volcano y otros modelos) pueden ser más eficientes porque el calor se transfiere de una manera más directa.

Por otro lado, vaporizadores mas baratos tienden a crear zonas activas (calor específico), que pueden hacer que sea difícil para ellos mantener una temperatura constante.

0 1.031 vistas

“Hay más de una manera de pelar un gato” es un dicho extrañamente morboso, pero el “concepto básico es cierto – hay un montón de maneras de realizar la misma tarea. Esto nunca ha sido más cierto para cannabidiol (CBD) . Con la creciente demanda de productos de CBD, hay una plétora de diferentes maneras de conseguir su dosis diaria. Existen desde aerosoles sublinguales, a vaping CBD aceites , a fumar buena marihuana CBD. Sin embargo, la mayoría de la gente no sabe que la manera en la que se ingiere el CBD puede alterar drásticamente su dosis eficaz.

La biodisponibilidad del CBD: La comprensión de sus variaciones

En general, no todo el CBD que se consume afectará directamente a su cuerpo: sólo un cierto porcentaje será capaz de entrar en la circulación sistémica y producir sus efectos activos. De este porcentaje se hace referencia en la ciencia como “biodisponibilidad , ” y depende en gran medida de la manera en que el CBD se introduce en el sistema. Por ejemplo, la biodisponibilidad oral del CBD es más o menos del 15 por ciento. Eso significa que por cada 100 miligramos de CBD que usted come, sólo 15 miligramos llegarán realmente a su torrente sanguíneo.

Hay dos razones principales por las que esto sucede. En primer lugar, el CBD es hidrófobo, lo que significa que no es muy soluble en agua. De la misma manera que el aceite no le gusta mezclarse con el vinagre, al cannabidiol no les gusta estar en el torrente sanguíneo. En su lugar, se difunde rápidamente fuera de la sangre y se acumula en los tejidos grasos. Por desgracia, esto reduce significativamente la cantidad de CBD bioactivo que puede entrar en la circulación sistémica, lo que hace que menos CBD llegue a los sitios activos en su cuerpo y por lo tanto disminuyendo su biodisponibilidad global.

En segundo lugar, cuando un compuesto orgánico como el CBD entra en su intestino, tiene que pasar por el hígado antes de entrar en la circulación. Durante esta transición, el hígado reducirá activamente la cantidad de CBD, ya sea mediante absorción o a través de descomposición química por las enzimas hepáticas. Este fenómeno se denomina el “efecto de primer paso”, donde pasa a través del hígado reduciendo la concentración de compuestos bioactivos.

Efectos de la maximización de la CDB: Cómo Offset CDB Pérdida por vaporización

Hay algunas maneras diferentes para compensar estas pérdidas de CBD. Por un lado, se puede reducir la cantidad de CBD que se disuelve fuera de su torrente sanguíneo, poniendo el CBD en una forma que es más hidrófila , o soluble en agua. Sin embargo, esto sólo se puede lograr por medios químicos complicados, tales como mediante el uso de ciclodextrinas o liposomas. Una solución más práctica es evitar el efecto de primer paso de la administración oral en su totalidad por la utilización de vaporización.

Durante la vaporización, el CBD entra en los pulmones y se difunde directamente en el torrente sanguíneo en lugar de pasar a través de su intestino e hígado. Esto evita el efecto de primer paso por completo, lo que permite casi cuatro veces más CBD entrar en la circulación para una biodisponibilidad máxima de aproximadamente 50 a 60 por ciento. En esencia, esto significa que puede lograr los mismos efectos beneficiosos con una cantidad mucho menor de la CBD.

No sólo eso, sino que vaping o vaporizandolo se reducirá en gran medida la cantidad de tiempo que tarda el CBD en su cuerpo para convertirse en activo, ya que no tiene que esperar a que le permita viajar a través de su intestino. Mediante la vaporización de un liquido concentrado alto en CBD , usted podría sentir sus efectos de 30 a 60 minutos más rápido. Esto hace que del vaping CBD un método de entrega extremadamente eficiente.

Por supuesto, si usted está se inclina al vaporizador, debe asegurarse de que ha investigado sobre el concentrado que tiene la intención de consumir. Sin supervisión regulatoria suficiente en las industrias emergentes de Vape y cannabis, pocas empresas han sido capaces de producir una solución clara y homogénea de CBD, por lo que la cantidad de miligramos de productos de CBD es a menudo incompatible con la cantidad reclamada en la etiqueta. Hay que asegurarse de pedir los resultados de pruebas de terceros de la fuente elegida para asegurarse de que se está recibiendo un producto de calidad.

1 6.667 vistas

El surgimiento del movimiento pro marihuana medicinal ha motivado el desarrollo de métodos alternativos de consumo de cannabinoides , elementos del cannabis que colocan a los que los que la usan con fines recreativos y lo que alivia a los que se medican.

A los sublinguales sprays, tinturas, píldoras, y comestibles que son usos relativamente clásicos se les ha unido la vaporización. Este método de extracción de THC , CBC , el CBD y otros cannabinoides valiosos de la planta ofrece ventajas por de la disminución de los daños a los pulmones, la reducción de costes a largo plazo, y la disminución de olor (ayudando al sigilo).

La Vaporizando de tricomas

Los cannabinoides se almacenan en los tricomas resinosos de la planta, a los tallos translúcidos muy pegajosos y casi microscópicos que aparecen en la superficie de las flores de las plantas de cannabis maduras. La vaporización es el proceso que hacer pasar una corriente caliente de aire a través del cannabis, haciendo que sus tricomas y los cannabinoides que contienen se vaporicen, el cual se suministra directamente al consumidor para se inhalación o recogida en una bolsa inflable para su consumo para ocio.

Muchos fumadores de marihuana dicen que la vaporización produce un subidón como más embriagador. “Parece ser más bien la sensación en el cuerpo como diferencia de si se fuma cannabis o se vaporiza,” dijo el Dr. Rick Doblin, fundador y presidente de la Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos (MAPS) con sede en San Francisco. Doblin continuó,
                                “Tal vez es por el humo o las partículas … es difícil decir exactamente. Pero sí parece ser un efecto etéreo, embriagador que proviene de la evaporación “.

Los defensores de la salud, en un esfuerzo llamado de reducción de daños , han abrazado mucho el enfoque de vaporización, una manera de extraer el THC y otros cannabinoides de la marihuana sin las toxinas nocivas y el humo asociado con la quema de la hierba. ¿Hay peligros asociados a la vaporización del cannabis? Químicamente hablando, en qué se diferencia de fumar la planta?

Los rangos de temperatura

Uno de los elementos más confusos de vaporización es la temperatura a la que se produce. El vaporizador vulcano, por ejemplo, es ajustable entre 266 y 446 grados Fahrenheit (130 a 230 grados Celsius). En lugar de tener a una temperatura fija, la vaporización se produce dentro de una gama  de temperaturas. Para ser más precisos, cada cannabinoide (más de 80 han sido descubiertos) comienza a vaporizarse a una temperatura ligeramente diferente.

Por lo tanto, diferentes perfiles de cannabinoides son producidos por variaciones en la temperatura de la vaporización, especialmente a temperaturas más bajas. Mientras que el fumador promedio recreativo es más difícil que perciba las diferencias en minutos, una temperatura cercana a la combustión de unos 428 grados F (220 grados C) producirá un tipo de colocón diferente de un ajuste bajo de la gama de temperatura de vaporización (que está a 160 grados inferiores). Doblin MAPS ‘recomienda utilizar temperaturas más elevadas para extraer un volumen máximo de los cannabinoides y, así, obtener la mayor eficacia médica.

2004 Estudio de vaporización de la NORML

ascent-da-vinciEl Dr. Dale Gieringer de la NORML en el 2004 llevó a cabo un estudio de investigación revisada por sus pares y publicada en el Journal of Cannabis Therapeutics . Encontró que el vapor producido por el Vulcano sólo encontró THC y trazas de CBD y CBN, otros dos cannabinoides (en algunas muestras, solamente se detectaron THC y CBN, con ausencia de CBD). El vapor producido por el Volcano estaba completamente vacío de tres toxinas producidas por el tabaco: El benceno (un conocido carcinógeno), tolueno y naftaleno. El monóxido de carbono y los alquitranes del humo fueron también “cualitativamente reducidos.”
Concluido el estudio NORML, según lo informado por Gieringer:

                                “Nuestra investigación indica que la vaporización es una tecnología prometedora para la reducción del daño del humo.”

Si la vaporización es un medio tan eficaz para la reducción de daños, ¿deben los pacientes que se medican usar un vaporizador diariamente si se preocupan por los problemas de salud? Dobson cree que la vaporización hace un buen trabajo en la reducción de riesgos en la marihuana de alta potencia, vaporizado, puede ser considerado como un medicamento por las organizaciones como la Food and Drug Administration.

Las soluciones efectivas del vaporizador están disponibles en una amplia gama de precios y niveles de calidad. Para los pacientes que no pueden pagar el Volcano, que va desde $ 500, hay muchos modelos de la competencia que están disponibles en forma considerable a precios más bajos.

Fumar cannabis probablemente nunca será abandonado por los humanos. Sin embargo, como hay un número creciente que utilizan el cannabis medicinal y millones de pacientes comienzan a consumir marihuana a diario, muchos optarán por la opción más avanzada técnicamente de vaping o vaporizadores que quita algunas de las toxinas producidas por la combustión por fumarlo.

2 956 vistas

Ocho pacientes que sufrían dolor neuropático crónico lograron una reducción significativa de la intensidad del mismo después de la inhalación de cannabis con un vaporizador. Este es el resultado de un estudio abierto realizado por investigadores israelíes y publicado en el Journal of Pain and Palliative Care Pharmacotherapy. El objetivo del mismo era averiguar la farmacocinética, seguridad, tolerabilidad, eficacia y facilidad de uso del Syqe, un nuevo inhalador portátil térmico para cannabis.

Los pacientes se encontraban en un régimen analgésico estable que incluía el cannabis medicinal. Se les administró cannabis a una dosis de 15 mg de THC.

La máxima concentración plasmática de THC fue de 38 ng/ml, que se logró de media a los 3 minutos. La reducción media en la intensidad del dolor fue del 45% y se observó 20 minutos después de la inhalación, volviendo a la línea basal dentro de los 90 minutos siguientes. Respecto a la tolerabilidad, el único evento adverso fue el aturdimiento, con una duración de 15-30 minutos y que no requiso intervención alguna. Fuente

0 4.750 vistas
cannabis vulcano

Fumar marihuana, aunque no es tan dañina como los cigarrillos, puede a veces dar lugar a una condición llamada bronquitis crónica, que causa aumento de la tos y producción de flema.

Si bien la investigación sobre la vaporización no ha sido exhaustiva, algunos estudios proporcionan evidencias científicas de sus beneficios.

1. ‘La vaporización como sistema de administración sin humo de cannabis:. Un estudio piloto'(Abrams et al., 2007)

Un estudio publicado en el 2007 por la Universidad de California en San Francisco, comparó los efectos de la vaporización a fumar un porro y encontró que los vaporizadores podrían ofrecer los mismos niveles de THC, mientras que reducen la cantidad de monóxido de carbono que entra en el torrente sanguíneo.

El estudio, involucró a 18 participantes y concluyó que “un dispositivo de vaporización del cannabis ofrece el mismo nivel de química terapéutica activa y produce el mismo efecto biológico que fumar cannabis, pero sin las toxinas dañinas.”

2. “La disminución de los síntomas respiratorios en consumidores de cannabis que lo vaporizan. ‘ (Earleywine y Barnwell, 2007)

Un estudio publicado en el 2007 por la Universidad de Nueva York en Albany y en la Universidad del Sur de California vinculaba a la marihuana vaporizada a una disminución de problemas respiratorios asociados al cigarro o porro de marihuana.

Utilizando los datos obtenidos de una encuesta por Internet, los investigadores encontraron que, entre los fumadores de cigarrillos y marihuana, los que vaporizaron cannabis reportaron menos problemas pulmonares como “tos, flema y opresión en el pecho” que aquellos que no lo hicieron.

Llegaron a la conclusión: de que “Los consumidores habituales de porros (liados), blunts, tuberías y bongs de agua podrían disminuir los síntomas respiratorios por cambiar a un vaporizador.”

3. ‘La función pulmonar en los consumidores de cannabis: Apoyo para un ensayo clínico del vaporizador. (Earleywine y Van Dam, 2010)

Un estudio publicado en el 2010 por la Universidad de Nueva York en Albany tomó los resultados del 2007 y fue un paso más allá.

Los científicos dieron vaporizadores a una muestra de 20 fumadores de marihuana regulares con síntomas pulmonares existentes y se observaron los efectos de un mes de uso diario.

Después de un mes de vaporización, los participantes mostraron “mejoras significativas” en la función pulmonar que, según los investigadores, eran comparables a los que dejan el tabaco.

Fuente Leaf Sciencie traducido por La Marihuana