Exceso de riego: cómo evitarlo, detectarlo y solucionarlo

El exceso de riego es un error bastante común que se comete en el cultivo de cannabis, sobretodo entre cultivadores principiantes. Principalmente se debe a unos malos hábitos a la hora de establecer los riegos, el cultivador novato suele ser una persona impaciente que no suele respetar las pautas de crecimiento de la planta. Y ante ésto, se tiende a un sobre-exceso de cuidados, entre los que se incluye más riegos de los que la planta puede asimilar. También puede influir otros factores como el estado de las raíces o la calidad del sustrato.

CONSECUENCIAS DEL EXCESO DE RIEGO

Las raíces además de agua, precisan gran cantidad de oxígeno. Un exceso de riego reduce los niveles de oxígeno en el sustrato, lo que provoca la asfixia de las raíces. Ésto lo entenderemos fácil si pensamos en un vaso vacío o lleno de aire, que si llenamos de agua desplazará todo el aire de su interior.

Cuando falta oxígeno en el sustrato, los tejidos radiculares terminarán pudriendo. En casos más graves, la planta morirá sin remedio. Además siempre existe el riego de que hongos como phytium, botritis o fusarium ataquen las plantas.

CÓMO DETECTAR UN EXCESO DE RIEGO

Los síntomas de un exceso de riego llegan a ser muy similares a los de la falta de riego. Las hojas de las plantas se vuelven lánguidas, muestran un amarilleamiento generalizado, el desarrollo de nuevos brotes se detiene. Esta similitud llega en ocasiones a actuar de manera opuesta a la que se debería. Y ésto no hace más que empeorar la situación.

Aunque como decimos los síntomas se parecen, con tan sólo echar una vista al sustrato comprobaremos realmente si se trata de un exceso o una carencia. No tendremos dificultades en mover una gran maceta con un sustrato deshidratado pues éste apenas pesará. Pero en cambio un sustrato encharcado pesará algo más que su propio volumen

CÓMO SOLUCIONAR UN EXCESO DE RIEGO

Los excesos de riego no algo que tenga una fácil solución, por lo que la prevención es la mejor manera de cometer este fallo. Para ello lo primero es optar por un sustrato con una textura esponjosa. Para ello los fabricantes suelen incluir desde musgo, a perlita o fibra de coco. Ésto lo puedes adquirir por separado para fabricar tu propio sustrato. Un buen drenaje en la maceta, ayudará a evitar encharcamientos excesivos.

Los hábitos de riego son lo más importante. Riega siempre empapando todo el sustrato. Si el sustrato está demasiado deshidratado el agua se puede escurrir por los bordes de la maceta directamente al drenaje. Ésto hace pensar que el sustrato ya está empapado. Los riegos, poco a poco, para que el agua penetre lentamente sin dejar ninguna zona seca en el interior de la maceta.

Y finalmente, si ya nos estamos enfrentando a un exceso de riego, lo único que se debe tener es paciencia y esperar la planta poco a poco vaya asimilándola o que se reduzca por evaporación. Hacer un trasplante es algo que no se debe plantear, lo más seguro es que rompas unas cuantas raíces de la planta como mínimo.

Más Artículos
¿Hasta cuándo se puede cultivar cannabis en exterior?
>