Por falta de recursos, la policía de Puerto Rico se ablanda ante el cannabis

“Los gobiernos municipales tienen cada vez menos recursos. Hay situaciones mucho más graves que la posesión de un cigarrillo de marihuana. Por eso, la Policía Municipal tiene que dedicarse a asuntos más serios y no a cosas irrelevantes”. Así explicó el presidente de la Legislatura de San Juan de Puerto Rico, Marco Antonio Rigau, un proyecto de ordenanza presentado en ese Parlamento para ablandar la persecución a todo aquel que tuviera en su poder, para consumo propio, una onza (28,35 gramos) o menos de cannabis y/o cualquiera de sus derivados o parafernalia.

“La venta no está cubierta”, se apuró en aclarar el funcionario.

En palabras técnicas, el proyecto indica que la Policía municipal refiera a la estatal en todo caso en el que una persona posea la cantidad mencionada, y siempre que no exista venta.

“Este municipio tomará las medidas de política pública necesarias, dentro de los poderes conferidos, para distanciarnos de políticas obsoletas reconocidas así internacionalmente, como las que todavía existen con relación al uso de sustancias controladas. Promoviendo la despenalización de ciertas drogas como el cannabis (tendencia de gran éxito mundial), y siendo responsables en la manera de evaluar e implantar las necesarias para Puerto Rico, en este caso en San Juan”, agregó Rigau.

Antes de ser presentada, la iniciativa fue consultada con los integrantes de la minoría novoprogresista y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) representados en la Legislatura Municipal. Cabe recordar que en la isla, un Estado libre asociado a Estados Unidos, es legal el cannabis medicinal pero hay que tramitar un permiso, mientras que el uso lúdico, así como el cultivo en casa, están prohibidos.

El legislador también explicó que la medida aplicaría a todos los residentes de San Juan por igual, sin importar si cuentan con la certificación médica para consumo medicinal expedida por el Departamento de Salud (DS). En ese sentido, resaltó que el proceso de certificación favorece el acceso a casi cualquier persona que lo solicita, si cuenta con el dinero para hacer el trámite.

“Aquí lo que pasa es el que puede ir y pagar $100, no sé cuánto es, lo certifican. Entonces, aquí hay una doble vara. El que va a un dispensario y dice yo estoy deprimido, pues… le firman un certificado médico que lo autorizan a comprar marihuana, o cannabis, o unas galletitas o lo que sea, ese ya no está deprimido”, manifestó Rigau.

Todo muy lindo, ahora, ¿Qué piensa la policía?

El comisionado de la Policía, José Luis Caldero fue citado a la legislatura de San Juan a dar su punto de vista, y ha sorprendido a todos, ya que expresó su apoyo incondicional a la medida precisamente por el efecto positivo que tendría en sus recursos.

El oficial, quien asistió a junto a representantes del Departamento de Salud de San Juan y la Oficina de Asuntos Legales del Municipio, incluso dijo que hay que despenalizar el cannabis en San Juan y que Puerto Rico no puede quedar atrás.

“No es que se le están quitando recursos a la policía, es que la policía va a poner sus recursos en cosas más importantes. Cada vez que tenemos a nuestros compañeros citados [a un tribunal], ese compañero pierde ese día. O sea que puede estar en otras funciones de prevención en San Juan”, declaró Caldero López.

Por Rama

0 Compartir
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más Artículos
Emails revelan que hubo cannabis en la primera boda de Meghan Markle