Felices pascuas para la Iglesia Internacional del Cannabis

Skateboarders practice at the Kaos Temple skatepark in the northern Spanish village of Llanera in the Asturias region on December 26, 2015. The skatepark is a former church, turned into a place of pilgrimage for lovers of skate culture by the Church Brigade collective. This currently deconsacrated church was built in 1913 and abandoned for decades until the collective Church Brigade and artist Okuda San Miguel turned the Santa Barbara temple into a skateboarding park. AFP PHOTO / CESAR MANSOCESAR MANSO/AFP/Getty Images

El domingo de resurrección fue el contexto ideal para uno de los fundadores de la Iglesia Internacional del Cannabis, que funciona desde hace dos años en Denver, en el estado de Colorado, en Estados Unidos, con el objetivo de asociar el consumo de marihuana con fines espirituales.

Fue el juez Johnny Barajas quien manejó el azar de Lee Molloy, quien enfrentaba cargos por contaminar el aire con su humo de marihuana. El fallo judicial encontró a Molloy “no culpable” y rechazó llevar su caso ante un jurado pero además, el juez consideró que toda la acusación fue una “pérdida de tiempo y dinero público”.

El caso comenzó en abril de 2017, cuando dos agentes encubiertos ingresaron a la flamante iglesia y arrestaron a Molloy, Steve Berkey y Briley Hale por fumar marihuana durante la ceremonia de inauguración de la sede. La policía los acusó de incumplir con el Acta de Aire Limpio de Colorado que multa quienes fuman tabaco dentro de establecimientos.

Luego de conocer la decisión del juez, Molloy señaló: “Me alegra haber dejado atrás todo este largo y agotador caso. Esta es una victoria para la iglesia y para todos en Colorado que respaldan el cannabis”. “Vamos a celebrar nuestra Fiesta Suprema con nuestros compañeros”, prometió Molloy según declaraciones citadas por la agencia EFE.

Molloy es el tercero de los tres cofundadores de ICC (una congregación sin relación con otra similar en Indiana) en ser acusados por la ciudad de Denver de no cumplir con la ley de Colorado de “contaminación de aire”, el argumento legal con el que se multaba a empresas u organizaciones que permitían, sin permiso oficial, fumar tabaco dentro de esos establecimientos.

En febrero, Steve Berke, otro de los acusados, fue declarado culpable y condenado a pagar una multa, mientras que Briley Hale se declaró culpable, pagó su multa y se fue de Colorado.

En Colorado es legal el consumo

Uno de los argumentos que utilizó su defensa fue que desde enero de 2014, el consumo recreativo de marihuana es legal en el estado de Colorado. Pero además, ellos lo hacían en un lugar cerrado al que se accede solo por invitación y tienen prohibido el ingreso los menores de 21 años.

Antes de que la legalización de la marihuana recreativa entrase en vigor en enero de 2014, el consumo de esa sustancia en público llevaba una sanción máxima de 300 dólares y raramente llegaba a juicio.

“Los policías se infiltraron en la capilla de una congregación pacífica para llevarnos a la corte. La verdadera batalla, entonces, es qué constituye el consumo público y privado de cannabis como sacramento”, señaló Molloy, que de haber sido declarado culpable habría tenido que pagar una multa de 300 dólares. 

“Voy a dejar atrás esta larga odisea. Va a ser algo interesante, quizá una celebración, en la víspera del 4/20”, había dicho Molloy a la misma agencia antes de ingresar a la corte.

Más allá de cómo terminó la historia, este año no hubo consumo de marihuana durante el fin de semana de 4/20 en ICC, sino solamente meditaciones guiadas y músicos invitados a partir de cada mediodía

Por Rama

Más Artículos
El cannabis también resucita pueblos en Canadá
>