CARACTEROLOGIA (IV) EL SANGUINEO

zarbel

Cogollito
25 Agosto 2004
4.611
16
43
35
Près de la France
www.erowid.org
SANGUÍNEO.

Rasgos generales:
NO Emotivo, Activo, Primario.
Extrovertido y optimista, le gusta la vida social, en la que se muestra cortés e ingenioso; sabe manejar a las personas con habilidad y diplomacia. Tolerante y liberal, sabe luchar por el éxito y es perseverante y tenaz.
Ama la vida y está en estrecho contacto con la realidad.
Rasgos difíciles.
Es muy elemental, a veces egoísta y materialista. Los sentidos le dominan con facilidad, lo que puede dar lugar a fricciones.
Para cambiar:
Es necesario ante todo, convencerle de qué es lo mejor que puede hacer. Una vez lograda la meta, volcará su vitalidad en ella.

Más información:

Características del Sanguíneo
Es el más extrovertido y optimista de todos los caracteres. Presenta la ventaja de que se le reconoce fácilmente.
Se caracteriza por su gran atención por el mundo exterior y por un acusado interés por lo actual y lo próximo. Asimismo, tiene una tendencia evidente por lo concreto.
Grandes posibilidades para la educación. Normalmente, se trata de buenos alumnos que transforman en el ambiente educativo, y sus tendencias poco marcadas y casi indiferentes en cualidades muy positivas.
Unos sanguíneos se parecen a los coléricos, mientras que otros se asemejan a los amorfos. Los primeros, de pequeños sienten gran atracción por los escaparates de juguetes y más aún por las pastelerías. Son emprendedores, vehementes, luchadores y deportistas.+
Quienes se acercan en personalidad a los amorfos son menos activos. Sin embargo, se caracterizan por buscar en el diccionario palabras escabrosas y por comprar libros prohibidos. Tienen gran curiosidad y son ávidos lectores de periódicos políticos mientras que, por el contrario, a los paracoléricos les gustan los deportivos y las novelas de aventuras.
Son optimistas y suelen pensar que los problemas se solucionan solos y siempre.
Cometen a menudo pequeñas picardías como hurtos o pequeñas mentiras.
Saben guardar la calma y tienen facilidad de réplica.
Les gustan las novedades, pero les cuesta mantener el interés durante mucho tiempo, ya que se desmoralizan a medida que suceden las dificultades y tienen poca voluntad.
Generalmente son afectuosos y no les cuesta reconciliarse, pero también parecen egoístas y oportunistas.
Son muy permeables a las influencias ajenas. Hábiles y corteses, se saben desenvolver con facilidad.
Ejemplos de sanguíneos famosos: Montesquieu, Anatole France.

Tratamiento del Sanguíneo:

Es importante orientar su curiosidad y hacerle generoso, formarle moralmente e intentar que justifique ante los demás las excesivas confianzas en sí mismo.
Para movilizar su inteligencia, conviene motivarle en el esfuerzo e imponerle una disciplina.
Suscitarle una verdadera sensibilidad en el ambiente familiar, para que sea consciente de la dulzura, bondad y sacrificios de su padre y su madre. El papel de la madre es esencial para enseñarle el don del
trabajo y exigirle pequeños actos de voluntad.

La inteligencia del Sanguíneo:

Se caracteriza por la comprensión rápida, la claridad y precisión en las ideas, la capacidad crítica y la buena expresión, pero le falta continuidad y carece de dotes para la síntesis. Por ello, necesita que le proporcionen un ambiente firme y con reglas de trabajo, en el que se le exijan esfuerzos y plazos de entrega para que no descuide sus tareas.
Es muy buen observador y tiene una curiosidad innata. Por ello, es un ávido lector que devora todo lo que cae en sus manos y suele mostrarse capaz para todas las materias escolares, en especial las de letras.
Estas cualidades contrastan con su falta de perseverancia y su facilidad para caer en la chapuza y contentarse con ello, lo que se debe evitar a toda costa.

Cómo orientarle en el estudio:

Necesita que se le encomienden misiones de responsabilidad que exijan una seriedad y un especial cuidado.
Debe desarrollar los trabajos escolares de manera puntual y ordenada, para lo que le resultará muy útil seguir un plan de trabajo fijado de antemano. También es importante que realice con cierta asiduidad cuadros sinópticos o esquemas, que se le plantee ayudar a sus amigos o hermanos en algo concreto y que los padres vigilen sus lecturas, para canalizar su interés en el sentido correcto.
 
-