Combatir la cochinilla

Buddha Seeds

Moderador Buddha Seed
Miembro del equipo
Colaborador
30 Abril 2012
398
298
83
Valencia
www.buddhaseedbank.com


Como siempre, lo primero es conocer a nuestro enemigo:
Las cochinillas (Coccoideas)se caracterizan por tener un cuerpo cubierto con carnosidades cerosas blancas, su pico chupador lo clava en distintas partes de la planta, causando debilitamiento a lo que acompaña la formación del hongo negrilla. Estos pequeños animales tienen un tamaño aproximado entre 1 mm. y 1 cm.
Es fácil de detectar a simple vista. También es recomendable tocar las hojas para comprobar si están pegajosas (la mayoría de las cochinillas segregan melaza que impregna las hojas y las vuelve pegajosas).
Pese a que se da pocas veces en los cultivos de marihuana, la cochinilla de los cítricos es la más peligrosa por su rápida forma de extenderse entre nuestra plantas, ya que el macho cuenta con alas.



La reproducción de esta plaga es bastante rápida, ya que una hembra llega a poner entre 300 y 500 huevos que lo sujeta a partes de la planta en una bolsa cerosa.


Una vez después de la puesta, que suele durar de 5 a 10 días, la hembra muere. Las pequeñas cochinillas jóvenes se dispersarán enseguida por el cultivo y empezarán a succionar la savia de la planta.

Antes de ser cochinilla adulta, pasa por tres estadios de ninfas, su ciclo de vida depende mucho de la temperatura, pero aproximadamente dura unos 90 días a 18ºC y 30 días a 30ºC.
Realmente los estadios entre las hembras y machos de las cochinillas son diferentes:

Hembra:
Huevo -> Ninfa 1 -> Ninfa 2 -> Ninfa 3 -> Adulto
Macho:
Huevo -> Ninfa 1 -> Ninfa 2 -> Prepupa -> Pupa -> Adulto


La época más habitual para esta plaga son las épocas del año más cálidas o cuando las plantas carecer de los nutrientes necesarios.



DAÑOS CAUSADOS

Los daños causados por esta plaga son bastante parecidos a los del pulgón. Ya que ambos son áfidos (succionan savia de la planta y producen melaza en la cual los hongos se desarrollan fácilmente.)
Al absorber la savia de la planta, esta pierde vigor, se debilita. Al mismo, al excretar melaza, crean un habitad ideal para el hongo Negrilla, que hará ennegrecer las hojas impidiendo la fotosíntesis de la planta.



PREVENIR MEJOR QUE CURAR

La cochinilla ama el exceso de sequedad ambiental, con lo cual conviene el control de humedad relativa en el ambiente.
Una de las mejores formas de prevenir la cochinilla es con las clásicas mariquitas de jardín. Uno de sus depredadores naturales.

TENGO COCHINILLA EN EL CULTIVO… ¿COMO ACTÚO?

Lo primero es apartar la planta o plantas afectadas para evitar la expansión de la plaga, y por supuesto revisar las que teóricamente tenemos sanas.
Se aconseja observar si hay hormigas, ya que estas son aliadas de la cochinilla (lo mismo ocurre con el pulgón).
Hay que tener en cuenta que las cochinillas tiene ventaja frente a los insecticidas, gracias a sus caparazones.
Si la planta está en crecimiento, hay varios productos en el mercado que podrán ayudarnos a hacer frente a esta plaga, puede ser por ejemplo Compo Anti Cochinilla.
Recomendamos que si la planta está en floración, valerse mejor de tratamientos biológicos, como pueden ser:

Jabón y alcohol: Disolveremos una cucharada de jabón (o lavavajillas) en un poco de agua templada. A continuación añadiremos eso a un litro de agua junto a una cucharada de alcohol de quemar. Y simplemente con una pequeña brocha o pulverizador rociaríamos toda la planta (incluyendo el envés de las hojas). Ten cuidado con este método ya que puede llegar a quemar las hojas más jóvenes, por lo que se aconseja que dichas hojas sean limpiadas con agua a los 15 minutos de haberse pulverizado.

• Las mariquitas de jardín son uno de sus depredadores naturales, aprovecha esa ventaja .

Helecho: Se utiliza sobre todo en plantas de interior, para ellos realizamos una infusión con un puñado de frondes (hojas de helecho) tiernos por cada litro de agua. Filtramos y fumigamos las plantas.

Tabaco: Se realiza una mezcla con 6 cucharadas de tabaco en 5 litros de agua, a lo que añadimos 1 cucharada de jabón. Mezclamos todo bien y se fumiga la planta.

Orégano: Se maceran 3 cucharadas de orégano seco por litro de agua, dejándolo 7 días. Se cuela y pulveriza después sobre la planta afectada cada dos semanas.