la teoria

WollDamm

Semilla
8 Julio 2002
721
4
0
RECETA DEL ESQUEJE

Ingredientes:

un ejemplar sano de sativa-índica, que llamaremos madre.

vasitos de plástico, tipo yogur.

1 saquito de turba.

hormonas de enraizamiento.

un vaso de agua.

1 cúter.

dos fluorescentes de 40 cm GROLUX de espectro azul

Mínimo espacio: 50 x 50 x 70 cm.

Fe y más agua.

Preparación:

Practicamos un pequeño agujero en los recipientes en el centro de la base, de modo que con un mínimo drenaje evacue el agua para evitar que se encharque y a la vez se mantenga la humedad; llenamos con turba, la mojamos y prensamos bien con los dedos. Es conveniente etiquetar de alguna manera los botes de turba: fecha, nombre, etc., antes de llegar a cortar.

Con el cúter, un vaso de agua, las hormonas de enraizamiento y la planta ya preparados podemos comenzar.

Practicamos un corte limpio de 45° cuidando de no pellizcar el tronco en una de las ramas más altas de la planta, un esqueje de 4 o 5 centímetros de longitud será suficiente para empezar.

Cortamos las hojas de la base del esqueje a ras del tronco y mojamos la punta cortada en el vaso de agua, después untamos un centímetro de la punta con las hormonas, clavamos suavemente el esqueje y cortamos las puntas de las hojas más grandes de modo que no pierda fuerza el esqueje y finalmente lo colocamos bajo la luz de dos fluorescentes de espectro azul a unos 5-10 centímetros de distancia las 24 horas del día. Regar muy a menudo de modo que la turba esté siempre húmeda ( casi cada día, un chorrito ).

Al esqueje le gusta el calor, así que es mejor tener los fluorescentes en un espacio reducido, tipo estantería de unos 50 x 50 x 80 centímetros ( alto-ancho-largo ); si mantenemos la humedad constante y no dejamos que el esqueje se seque, pulverizando de vez en cuando, al cuarto o quinto día el esqueje arraigará y vivirá.

Esperaremos 14 o 15 días y ¡ ho ! sorpresa: ha enraizado y crecido, aunque no todos los esquejes lo harán al mismo ritmo ni con la misma fuerza; algunos tardarán hasta un mes y otros en el camino secarán y morirán: no desesperéis.

Ahora es el momento de cambiar el tipo de luz a una de más potente ( 400 o 600 W de luz azul de 16 a 18 horas al día ) y practicarle un nuevo corte en la cima para que se bifurque; a los 14 días la turba será un amasijo de raíces, y ya podemos trasplantar los esquejes a macetas de 20-25 centímetros de diámetro con una buena tierra, pudiendo optar por dejarlos en crecimiento bajo luz azul o pasarlas directamente a floración.

En este caso deberemos usar macetas alargadas de unos 20 centímetros de profundidad como mínimo, para obtener un campo de "sticks" ( Palitos ) de altura inferior al metro y tener unas plantas uniformes y cogolladas en su cima, con una mayor profusión de cogollos en las ramas laterales pequeñas, con lo que se evita que tengan aspecto esquelético.

Durante el periodo de floración bajo 12 horas de luz y 12 de oscuridad, la planta crece y permite practicar nuevos cortes, pero no de una que haya empezado a cogollar, ya que no arraigarán ni crecerán. Deben mantenerse en ese ritmo equilibrado de día/noche durante 10 semanas, y después cosechar.

La segunda charla ofertada por el conocido experto cruzador de Soma Seeds fue una magistral disertación acerca de cómo empezar a esquejar una planta de la cual nos hayamos asegurado que sea hembra, aprovechando al máximo las posibilidades de ésta.
Como muy bien deberíais conocer desde los primeros expertos pasos, en propagación avanzada ( esquejes ), para poder realizar esquejes necesitaremos con seguridad que la planta elegida sea una hembra y que al menos su crecimiento real esté formado por siete o más pares de hojas, sin contar los cotiledones o falsas hojas.
La seguridad y garantía de su sexo pueden ocurrir espontáneamente o se pueden provocar, mediante una interrupción brusca de luz. Una vez observado, con ayuda de una lente de aumento, el sexo femenino podemos plantearnos la primera operación de clonación.
Practicaremos un corte por un lado, a partir del tercer par real de hojas, obteniendo así un trozo superior de cuatro o más pares de hojas. Si es así podremos realizar un segundo corte en la parte superior.
El corte deberá ser realizado mediante una cuchilla estéril, con un ángulo de 45º. Se dejara la parte cortada dentro de un vaso de agua a oscuras durante una noche.
El resto de planta con sus raíces vivas se situará bajo un fluorescente Grolux con espectro azul, en un régimen de 24 horas de luz continuadas, pulverizándolo a menudo y recortando las puntas de las hojas si es necesario. La humedad entorno a los esquejes no deberá bajar del 50%, siendo preferible el 60%.
Si cortamos una hoja alternativamente de cada par, procuraremos ya el nacimiento de tres pequeñas ramitas, al margen de la doble cima apical.
Por otro lado, a la mañana siguiente y tras haber nuevamente cortado unos milímetros del tronco inferior del esqueje, mojaremos éste en hormonas de enraizamiento y lo introduciremos en un tiesto, en lana de roca, poliestireno, fibra de cáñamo, etc. que elijamos. Pondremos este esqueje también junto con el otro con el mismo régimen lumínico.
A los tres días, los esquejes han reaccionado y empiezan a mostrar sus nuevas hojas uno, y nuevas raíces el otro. Lo fundamental es controlar la humedad y la temperatura, para que el crecimiento vuelva a su normalidad. Reduciendo a la semana el régimen de luz paulatinamente 1/4 de hora cada día.

El experto orador también utilizaba un sistema mixto, aerohidropónico. En cubetas de plástico circulares, con el tallo bien sujeto entre la fibra de cáñamo y las raíces suspendidas hasta llegar a la solución nutriente. Las nuevas madres mostraban un vigoroso color verde oscuro.
Las madres recuperaron el ritmo habitual de 18 horas de luz en dos semanas, y a continuación se inició un abonado ligero, y completo en las siguientes; siempre alto en nitrógeno y con un riguroso control del pH y electroconductividad de la solución nutriente. Usaban productos de primera calidad.
a la semana siguiente las madres ya disponían tres por dos nuevos esquejes, y así sucesivamente. Con esta técnica se trata de iniciar el crecimiento de una planta que nos dará dos a las dos semanas, seis en las cuatro siguientes, doce en las seis siguientes y veinticuatro a los dos meses.
Es decir, veinticuatro hembras aseguradas en sesenta días. Con un abonado correcto, un ciclo lumínico de 12/12 horas ( día/noche), los esquejes cogollan a la perfección.
Un aporte de CO² complementario junto con una aireación y control de la humedad correctos producen una excelente cosecha rotativa y continua.
Es el primer paso para garantizarla estabilidad de unas madres que nos permitirán en lo sucesivo ser polinizadas a nuestro placer por polen masculino de plantas desechadas por su sexo. Siempre conviene guardar, con un celofán trasparente que lo recubra, algún macho de genética y estirpe garantizadas, para poder recolectar su polen y fecundar a placer.
El maestro Soma mostró plantas madres con una simetría axial perfecta, enfrentada en grupos de tres en tres ramas. Las nuevas ramas seguían mostrando geometrías que nos recordaron a todos los principios fractales matemáticos.

http://www.bitox.com/la_tecnica_del_esqueje.htm

-----------------------------------------------------------------------------------

4. Procedimiento para clonar:
Según algunos autores, la planta madre debería tener entre 4-6 meses, y no haber entrado en floración manteniendola bajo un régimen de luz de 18 horas. Esto es adecuado pero no obligatorio, ya que si la planta tiene altura suficiente como para que los clones sean del tamaño mínimo, ya se puede esquejar. Por otra parte, otros autores afirman que hasta las dos primeras semanas de la floración es posible la clonación.

La planta debería tener una altura de unos 30 cm o una edad mínima de 2 meses, habiendo estado en proceso de crecimiento (sin forzar la luz). Es posible que haga falta tener un sistema aparte para las plantas madre. Si se desea, se puede llevar la planta madre a floración y tener un clon de ésta como futura planta madre.

La planta clonada debería crecer bajo luz de alta presión, aunque también se pueden usar fluorescentes.

Antes de clonar una planta, es recomendable limpiarla de nitrógeno. Una semana antes y a diario, aclarar la planta con abundante agua cara dejándola correr durante un buen rato, permitiendo que el agua drenada se vaya por el desagüe. Si no se puede mover la planta a un desagüe, se pueden pulverizar con agua abundante las grandes hojas inferiores.

Si una planta que ha sido esquejada pasa a floración, deberá estar unos días más en crecimiento bajo una buena luz para que se recupere del trauma.

Como los clones de una planta se desarrollan igual que ésta, podemos someter a un clon a floración para comprobar prematuramente el sexo de la planta de la que procede. Conviene identificar o etiquetar cada clon para saber su procedencia.

Trabajando con clones del mismo tamaño, conseguimos más comodidad al manejar el sistema, y podemos obtener un laboratorio para probar nuevas técnicas, ya que como los clones son iguales el que mejor prospere es el que ha sido mejor cultivado (siempre suponiendo que a todos se les ha administrado los mismos cuidados).

Procedimiento para clonar:

1. Se corta un trozo de rama de 5 a 12 cm. que contenga un mínimo de 3 nudos además de la punta de crecimiento. El corte se practicará con un cutter o unas buenas tijeras de podar, si es posible desinfectadas, a media distancia entre dos nudos y en ángulo de 45 grados. El corte debe ser limpio y el agujero del tallo no puede ser dañado. Si se quiere tener un jardín uniforme conviene cortar los trozos de igual tamaño. Es aconsejable cortar las ramas inferiores antes que las superiores o la punta. Las idoneas son las pequeñas ramas de la base, que nunca llegarán a desarrollarse bajo la sombra de las más altas.

2. Los clones deben tener uno o dos nudos enterrados y dos o tres por encima, además de la punta. Los nudos a enterrar serán despojados de brotes y hojas con unas tijeras. En dichos nudos crecerán las nuevas raíces. Inmediatamente han de ponerse en un recipiente con agua tibia que cubra las partes a enterrar. El recipiente con los esquejes, siempre bien identificados, se dejará en penumbra o a oscuras durante unas horas. Suelen dejarse una noche, aunque podrían aguantar un par de días si fuera necesario.

3. Preparación del recipiente:

Mezcla recomendada: vermiculita de grano fino, si es posible mezclada con perlita al 60-40%, con un poco de humus de lombriz. También enraizará en vermiculita sola, arena fina, perlita y en bloques de rockwool. En último caso usar substrato.
Recipiente recomendado: potes de turba degradables: mantienen la humedad, necesaria en este proceso, y permiten que las raíces atraviesen sus paredes. Conviene que dichos cubiletes tengan una ranura o un agujero de drenaje, si no, lo haremos nosotros. Un corte en la base bastará. Tamaño recomendado: 4x4cm y 6cm de fondo.
Si no se dispone de estos potes se puede usar pequeños tiestos de plástico. La profundidad del recipiente debe permitir enterrar el o los nudos sin que la punta inferior toque el fondo.
4. Humedecer la mezcla y llenar los cubiletes que se vayan a utilizar. Practicar un agujero en el centro con un lápiz para introducir el tallo, dejando un espacio de tierra hasta el fondo. Los cubiletes los ponemos en una bandeja con desagües o una rejilla con soporte para evitar que entren en contacto con el agua drenada. La mezcla y los potes deben estar humedecidos.

5. En este punto se necesita la presencia de una hormona que nos facilite el enraizamiento. Se comercializan como hormonas para transplantes y sólo se encuentran en polvo. Usar alguna para tallo tierno, no para tallo leñoso. Son óptimas las del tipo Rootone o Transplatone.
Rebozaremos los clones en la hormona en polvo uno a uno por el tallo libre de brotes y hojas. Con un pincel retirar el exceso para que quede una capa uniforme. Hay que evitar que algún grumo tape el agujero del corte.
Introducimos el clon en el agujero del cubilete, con cuidado de que no llegue hasta abajo, y presionamos en los lados para que el medio tape el tallo y éste quede fijo.

6. Colocaremos todos los clones en una o varias bandejas con desagües que se adapten al área iluminada y daremos un riego individualizado, con un chorro muy fino hasta que drenen. Hay que evitar que el medio se ablande con el riego. El clon no debe perder el equilibrio y siempre ha de tener medio en contacto con el tallo. Colocaremos los clones en régimen continuo, o un mínimo de 18 horas de luz.

Los clones dejarán caer sus hojas como si estuvieran fatigados nada más ser puestos en los potes, pero esto es normal y se recuperan al cabo de unas horas de haber sido regados. Algunas hojas amarillearán y acabarán secándose, pero no deben retirarse hasta que caigan por si solas.
El agua drenada contiene hormona y es conveniente reciclarla y añadir agua nueva. Los riegos se harán según necesidades, pero lo habitual es uno o dos diarios.

En esta etapa es mejor no usar ventiladores, ya que la humedad no ha de bajar del 50%. Los clones enraizarán en una a tres semanas. Cuando lo hagan, los trataremos como a los brotes de semillas. Los clones que se retrasen mucho o tengan mal aspecto es mejor retirarlos.

http://leo.worldonline.es/gonzalol/cult ... .html#clon



Eso es parte de la teoria, ahora falta la practica jeje.
 

WollDamm

Semilla
8 Julio 2002
721
4
0
jaja Chronic, no pasa nada hombre tu tranqui que te apruebo seguro. Hombre yo creo que la informacion siempre es buena, que este ahi no significa que te la tengas que leer toda, pero cuanta mas mejor no??
 

koyote

Semilla
1 Julio 2002
446
5
0
muy buena la informacion wolldamm, muy util. y un acierto el haber abierto los nuevos foros. seguir asi y muchas gracias.
 
-