Nuevo!!!!!! guia completa de fertilizacion y usos de abonos, para que son, como se usan, tiempos, etc.......te recomiendo que le prestes atencion !!!!

JohnBud

Gran cogollo
Miembro del equipo
8 Octubre 2018
1.232
2.096
143
29
atafe, granada
www.cannaboom.com
Entendemos por abonar o fertilizar como la acción de aportar nutrientes a las plantas con el fin de ofrecerles la alimentación que necesitan para llevar a cabo cada uno de sus procesos con resultados óptimos.
Las plantas de marihuana absorben los nutrientes principalmente por las raíces, aunque también tiene la capacidad de absorber nutrientes mediante la cutícula y las estomas de las hojas, pero en menor cantidad que lo harían.
Existen tres formas diferenciadas para abonar tus plantas de marihuana:
Usar abonos o aditivos líquidos mezclados en el agua de riego.
Usar abonos o aditivos en polvo mezclados o espolvoreados en el sustrato.
Usar abonos o aditivos líquidos disueltos en agua y aplicados pulverizando las hojas (fertilización foliar).
Tipos de nutrientes:

Las plantas de cannabis necesitan macronutrientes y micronutrientes para garantizar su óptimo desarrollo durante todo el cultivo.
Los macronutrientes son los componentes mayoritarios de las plantas y se pueden medir en tanto por ciento (%) y los micronutrientes que son los que participan en cantidades más pequeñas, pero son fundamentales en las funciones metabólicas (enzimas, vitaminas y otros aditivos) que se miden en parte por millón (ppm).
Es mejor usar fertilizante en polvo para cultivos en huerto
Los nutrientes se pueden clasificar de la siguiente forma:
Macronutrientes primarios: Carbono C, Oxigeno O, Hidrogeno H, Nitrógeno N, Fosforo P, Potasio K
Macronutrientes secundarios: Calcio Ca, Magnesio Mg, Azufre S.
Micronutrientes: Hierro Fe, Cobre Cu, Manganeso Mn, Zinc Zn, Molibdeno Mo, Boro B, cloro Cl, Silicio Si y Sodio Na.
Estos elementos nutritivos han de aplicarse en proporciones adecuadas (ratio N-P-K) según la necesidad de la planta, que va cambiando de necesidad en función del periodo en el que se encuentre (enraizamiento, etapa de crecimiento o etapa de floración). Además, según otros factores como el estado del sustrato, el tamaño del macetero, las condiciones del sistema radicular o las condiciones medioambientales, deberás abonar en mayor o menor cantidad.
Tipos de abonos y aditivos para plantas:
Los nutrientes para plantas pueden clasificarse principalmente según su procedencia (composición) y su uso (según la necesidad de las plantas en cada etapa).
La procedencia de los nutrientes y su composición nos indican también si son fácilmente absorbibles por las plantas o son de transformación más lenta.
Las plantas no tienen estómago como los animales, por lo que dependen de microorganismos como hongos y bacterias para descomponer la materia orgánica y que sea fácilmente absorbible por las raíces. Esto ocurre por ejemplo en los abonos orgánicos en polvo.
En términos generales, las plantas de marihuana absorben de forma más rápida los abonos minerales que los orgánicos, aunque la mayoría de los abonos orgánicos en formato líquido se presentan “pre-digeridos”, es decir, mezclados en tanques con bacterias beneficiosas y oxígeno para descomponer los productos orgánicos y ser más fáciles de absorber.
Tipos de abonos y aditivos según su procedencia (composición):
1- Fertilizantes y aditivos orgánicos (biológicos):
Los abonos y aditivos orgánicos contienen elementos procedentes de fuentes naturales como vegetales, algas, guanos u otros. Suelen aportar mayor variedad de nutrientes y compuestos, lo que se traduce en olores y sabores de las cosechas intensos y originales de cada variedad.
Combinados de forma correcta pueden ofrecer altas producciones igual que con abonos minerales con unas cualidades organolépticas superiores.
Se absorben de forma más lenta que los minerales, por lo que son fáciles de usar y te será más difícil sobre fertilizar las plantas.
El lavado de raíces es más fácil con nutrientes orgánicos, las plantas metabolizarán los nutrientes rápidamente.
Son respetuosos con el medio ambiente.
2- Fertilizantes y aditivos minerales (químicos):
Los abonos y aditivos minerales no parten de elementos naturales como los biológicos, pero las plantas los asimilan más rápido que los nutrientes orgánicos. Al absorberse fácilmente, las plantas muestran avances más rápidamente, por lo que es más fácil obtener producciones altas, pero también es más fácil sobre fertilizar tus plantas.
Es por ello también que hay que ser meticuloso en la frecuencia y dosificación de este tipo de nutrientes y observar el aspecto de nuestras plantas para evitar bloqueos de raíces. Es muy recomendable el uso de enzimas durante el cultivo y limpiadores al final de floración para facilitar el proceso del lavado de raíces y evitar un mal sabor de los cogollos.
Los productos minerales suelen ser más económicos y concentrados los biológicos.
3- Fertilizantes y aditivos bio-minerales (orgánico-minerales):
Los abonos y aditivos minerales suelen estar compuestos por una base orgánica y nutrientes minerales, lo que los hace fácilmente absorbibles por las plantas.
El cultivo de marihuana con este tipo de nutrientes proporciona a las plantas una nutrición completa para un desarrollo garantizado, una producción abundante y de calidad.
Son más fáciles de usar que los minerales, pues no crean sales indeseadas con tanta facilidad.
Si haces un buen lavado de raíces a tus plantas unos 10 días antes de la cosecha obtendrás una marihuana con sabores y aromas intensos como la que se consigue con abonos orgánicos, en el equilibrio se encuentra la perfección.
Suelen ir muy concentrados, por lo que hay que estar atentos a la dosificación que indica el fabricante.
Según la etapa en que se encuentren tus plantas deberás usar distintos tipos de abonos y aditivos.
Tipos de fertilizantes y aditivos según su función:
1- Estimulantes de raíces: (Raimil, Rizomin, Rizoclon)

Los productos para el enraizamiento o enraizantes son abonos con altos contenidos en Fito - hormonas, principalmente auxinas, que actúan como señales químicas que le indican a las células en que especializarse. El aporte de estas Fito - hormonas (hormonas naturales producidas por las plantas) no es imprescindible ya que las plantas las sintetiza, pero favorecen y aceleran el crecimiento del sistema de raíces y por lo tanto la cantidad de nutrientes que la marihuana puede absorber y transformar en nuevos tejidos.
Es muy recomendable usar un estimulante de raíces desde que plantas tus semillas germinadas o esquejes (clones), durante las primeras semanas de crecimiento, cada vez que trasplantes y en mantenimiento de plantas madre.
Las micorrizas y trichodermas no son abonos ni estimulantes, pero son microorganismos beneficiosos que favorecen la creación y protección de las raíces. Si vas a aportar una nutrición orgánica a tus plantas, te recomendamos usar micorrizas y trichodermas para favorecer al sistema radicular (si cultivas con nutrición mineral no serán tan efectivas, ya que los abonos minerales eliminan las cepas de micorrizas y trichodermas).
2- Abonos (fertilizantes) de crecimiento: (In Vitro, Boomrapid)
Las plantas de cannabis, durante la etapa de crecimiento, necesitan principalmente nitrógeno, fósforo y potasio (NPK). Los abonos de crecimiento contienen nitrógeno en mayor proporción que fósforo y potasio, ya que el nitrógeno es el elemento más usado por las plantas a la hora de crear nuevos tallos, brotes y hojas, además de aumentar los niveles de clorofila y con ello mejorar el aspecto general de la planta.
Nitrógeno (N), suele presentarse en los abonos en forma de nitrato (NO-3) y amonio (NH+4. Dada su abundancia en las plantas de marihuana, es el elemento más importante durante este periodo, ya que forma parte de la estructura de la planta (aminoácidos, proteínas…) que forman sus tejidos (raíces, ramas, hojas…) y funciones metabólicas básicas.
Fósforo (P), presentado normalmente en óxido de fósforo, también forma parte de la estructura de las plantas como raíces y pistilos, además de intervenir en funciones metabólicas de gran importancia como la transformación de azúcares.
Potasio (K) presentado normalmente en forma de óxido de potasio, interviene en funciones metabólicas muy importantes como la fotosíntesis, la apertura y cierre de estomas, etc.
Deberás tener en cuenta el tipo de sustrato que vas a usar para empezar a abonar tus plantas. Si usas un sustrato inerte como el coco deberás abonar desde el principio, ya que en caso contrario tus plantas no tendrán ningún nutriente del que alimentarse. Si usas tierras ya abonadas, deberás tener en cuenta el tiempo aproximado que los nutrientes seguirán en el sustrato, por ejemplo, las tierras light como Light Mix de Biobizz contienen unas dos semanas de nutrientes, las medias como Grow Mix contienen unas cuatro semanas de nutrientes y las tierras muy abonadas como Kilomix o All Mix contienen hasta 6 semanas de nutrientes. Esto significa que durante el periodo en que la tierra contenga nutrientes no deberás usar abono de crecimiento, tan sólo estimulantes de raíces. Esto es muy importante de leer y de comprender, si la tierra ya va abonada, no hay que abonar nada durante el periodo que indica el fabricante, solamente riegos con fertilizante radicular.
3- Abonos (fertilizantes) de floración: (Gomabloom, Floraboom)
Las plantas de marihuana durante la etapa de floración dirigen su energía a crear nuevas flores (cogollos) y cannabinoides (THC, CBD, CBN, CBG , …), por lo que la demanda de fósforo y potasio aumenta notablemente y la demanda de nitrógeno disminuirá (aunque seguirá necesitando menores proporciones), ya que la planta ya no se dedicará a crear nuevas hojas o tallos. Por lo tanto, los fertilizantes de floración también son abonos tipo NPK en distintas proporciones que los fertilizantes de crecimiento.
Si durante el proceso de floración existe un exceso de nitrógeno o magnesio las plantas tendrán su nivel de clorofila demasiado alto y será difícil realizar un lavado de raíces, que, si no consigues hacer bien, alterará negativamente el sabor de la marihuana.
Deberás empezar a usar abono de floración a partir de los 10-15 días del cambio de fotoperiodo (cambio de horas de luz), concretamente cuando empieces a ver agrupaciones de pistilos (pelitos blancos) por toda la planta.
4- Estimulantes, boosters o aceleradores del metabolismo: (Biotonex, Biotonic, Pocion Vit)
Las plantas de marihuana absorben los nutrientes principalmente por las raíces y los transforman según el uso que den a cada uno de ellos, cubriendo de esta forma cada una de sus necesidades. Los estimulantes o boosters están compuestos principalmente por sustancias húmicas y fúlvicas que facilitan la absorción y transporte de nutrientes por las células de las plantas. Suelen contener además vitaminas y aminoácidos, que son clave en la formación de nuevos tejidos.
Si tus plantas van a empezar la fase de floración es muy recomendable además usar un estimulante de floración o acelerador del metabolismo, para favorecer a las plantas a crear nuevos cogollos y cannabinoides. En términos generales, los estimulantes de floración se usan durante todo el periodo de floración (respetando la frecuencia y proporción que indique el fabricante y observando el comportamiento de las plantas).
5- PK o engordadores del cogollo: (Redboom, Revienta Cogollos, Super Potent Buds)
La marihuana demanda grandes cantidades de fósforo y potasio durante la floración, en especial a partir de la 3ª-4ª semana de floración, con el objetivo de crear nuevas flores. Es por ello, que además de tener que usar un fertilizante de floración para alimentar a tus plantas, si les proporcionas fósforo y potasio extra aumentará la producción y peso de los cogollos.
Siempre hay que ser cuidadoso a la hora de usar este tipo de productos, pues hay que tener en cuenta que ya le aportas fósforo y potasio en la nutrición base y si te excedes puedes bloquear las raíces de tus plantas y crearles carencias de otros tipos, así como reacciones adversas como la creación de nuevas flores a la hora de la maduración.
6- Enzimas: (Brutalzym, Raisana)
Las enzimas son compuestos que favorecen determinadas reacciones bioquímicas como la creación de ácido cítrico.
Usar enzimas en cultivos de marihuana ayuda a descomponer la materia orgánica como las raíces muertas y a descomponer las sales indeseadas que se generan y acumulan en el sustrato y las raíces, manteniendo de esta forma el equilibrio en el sustrato y mejorando la absorción de nutrientes. Es muy recomendable el uso de enzimas durante todo el cultivo, especialmente durante la floración y en cultivos con altas nutriciones o que utilicen agua del grifo. Siempre te recomendamos usar agua osmotizada o con baja concentración de sales.
7- Otros aditivos o complementos nutricionales para marihuana
Además de todos los nutrientes anteriormente nombrados, las plantas en ocasiones necesitan además algunos aditivos o complementos nutritivos para cubrir todas las necesidades de las plantas en todo momento y obtener la calidad de marihuana que deseas. Hay distintos tipos de aditivos, desde carbohidratos y azúcares para aumentar la densidad y peso de los cogollos como Maxisugar, resina plus realzadores de los terpenos (aromas). Además, existen monos nutrientes para cubrir necesidades específicas, como nitrógeno, magnesio, calcio o fósforo y evitar carencias en cualquier momento del cultivo.
8- Limpiadores: (Raisana)
El lavado de raíces no es una tarea difícil cuando tienes pocas plantas o usas una nutrición orgánica, ya que en poco tiempo podrás bajar el tono de color de tus plantas y hacer que metabolicen los nutrientes contenidos. Es recomendable el uso de limpiadores unos 10 días antes de la cosecha.
¿Qué nutrientes usar para tus plantas de marihuana?
los mejores que te puedas permitir. Como ejemplo vamos a tomar la compra que haces de comida; seguro que casi todo el mundo compraría verduras y frutas ecológicas, huevos de corral, etc.…Pero has de adaptar la compra a tu economía y a tus necesidades. Si buscas una producción lógica o alta con aromas originales de tus variedades, más intensos y diversos, será mejor que apuestes por abonos orgánicos. Por otro lado, si buscas una nutrición económica, que ofrezca una producción alta a tu cultivo y no te importa perder parte del sabor y aroma original de cada variedad tu mejor opción son los abonos minerales. Si buscas algo intermedio entre los dos tipos de nutrición anteriormente nombradas puedes optar por abonos bio-minerales.
Debes tener en cuenta también el medio de cultivo o sustrato que vayas a usar, ya que no se abona igual un sustrato de coco que un cultivo en tierra o en cultivos hidropónicos o aeropónicos. Ni todo lo orgánico es bueno ni todo lo mineral es malo. La procedencia de los componentes de un abono es muy importante. No es lo mismo usar un compost o un humus de zonas industriales o contaminadas que el mismo material obtenido de zonas naturales poco explotadas. Y no es lo mismo la calidad de los minerales empleados para hacer medicamentos que los empleados para la industria, que son menos refinados. Por lo tanto, hay que tener en cuenta la composición y procedencia de los abonos.
Cuando abonar tus plantas de marihuana, fase a fase:
Una vez más vamos a diferenciar entre abonar y regar. Regar consiste en hidratar o aportar agua a las plantas y abonar es aportar nutrientes a las plantas. No siempre que se riega hay que abonar, las plantas pueden necesitar agua, pero no nutrientes.
Respecto al tema de cuándo abonar las plantas de cannabis hay muchas posturas y siempre hay que adaptarse a las circunstancias de cada cultivo. Como hemos comentado anteriormente, dependerá del tipo de sustrato, del volumen de la maceta, condiciones medioambientales y las condiciones en que encuentren las plantas.
En términos generales, lo razonable es abonar a baja dosificación más veces que con alta dosificación una sola vez, es decir, usar menos cantidad de abono en el riego, pero más a menudo. Siempre es más fácil identificar y corregir una carencia que un exceso.
1- Abonado durante el enraizado:
En todo tipo de cultivos, una vez germinada y plantada la semilla es ideal empezar a usar estimulante de raíces, durante las 2-3 primeras semanas de crecimiento y en cada trasplante. Los estimulantes de raíces aportan Fito - hormonas y nutrientes que aceleran la formación del sistema radicular y con ello mejoran el desarrollo general de la planta en su momento más vulnerable.
A la hora de aportar nutrientes como el fertilizante de crecimiento, debes tener en cuenta el sustrato que vas a usar. Si usas un sustrato inerte como el coco o la lana de roca deberás usar el abono de crecimiento desde el inicio del cultivo, si usas una tierra abonada, deberás informarte de la cantidad de abono contenida para empezar a abonar, además de observar el aspecto y desarrollo de tus plantas.
Por norma general, durante la fase de enraizado te recomendamos usar 1/3 de la dosificación del abono de crecimiento que te indica el fabricante e ir aumentando durante las 2 primeras semanas hasta llegar a la dosificación indicada.
2- Abonado durante el crecimiento:
Durante la etapa de crecimiento, las plantas de marihuana tienen la función de crear nuevas raíces además de la zona aérea (tallos y hojas). Es por ello por lo que el nitrógeno es el elemento más demandado en esta fase, seguido del potasio y el fósforo.
La carencia de nitrógeno es la más frecuente durante la fase de crecimiento, mostrándose en la planta como una pérdida de verdor en su aspecto general. Puede corregirse fácilmente con tu abono de crecimiento NPK o con un mono nutriente de nitrógeno.
 

colemman17

Gran cogollo
1 Mayo 2012
5.570
4.844
143
Entendemos por abonar o fertilizar como la acción de aportar nutrientes a las plantas con el fin de ofrecerles la alimentación que necesitan para llevar a cabo cada uno de sus procesos con resultados óptimos.
Las plantas de marihuana absorben los nutrientes principalmente por las raíces, aunque también tiene la capacidad de absorber nutrientes mediante la cutícula y las estomas de las hojas, pero en menor cantidad que lo harían.
Existen tres formas diferenciadas para abonar tus plantas de marihuana:
Usar abonos o aditivos líquidos mezclados en el agua de riego.
Usar abonos o aditivos en polvo mezclados o espolvoreados en el sustrato.
Usar abonos o aditivos líquidos disueltos en agua y aplicados pulverizando las hojas (fertilización foliar).
Tipos de nutrientes:

Las plantas de cannabis necesitan macronutrientes y micronutrientes para garantizar su óptimo desarrollo durante todo el cultivo.
Los macronutrientes son los componentes mayoritarios de las plantas y se pueden medir en tanto por ciento (%) y los micronutrientes que son los que participan en cantidades más pequeñas, pero son fundamentales en las funciones metabólicas (enzimas, vitaminas y otros aditivos) que se miden en parte por millón (ppm).
Es mejor usar fertilizante en polvo para cultivos en huerto
Los nutrientes se pueden clasificar de la siguiente forma:
Macronutrientes primarios: Carbono C, Oxigeno O, Hidrogeno H, Nitrógeno N, Fosforo P, Potasio K
Macronutrientes secundarios: Calcio Ca, Magnesio Mg, Azufre S.
Micronutrientes: Hierro Fe, Cobre Cu, Manganeso Mn, Zinc Zn, Molibdeno Mo, Boro B, cloro Cl, Silicio Si y Sodio Na.
Estos elementos nutritivos han de aplicarse en proporciones adecuadas (ratio N-P-K) según la necesidad de la planta, que va cambiando de necesidad en función del periodo en el que se encuentre (enraizamiento, etapa de crecimiento o etapa de floración). Además, según otros factores como el estado del sustrato, el tamaño del macetero, las condiciones del sistema radicular o las condiciones medioambientales, deberás abonar en mayor o menor cantidad.
Tipos de abonos y aditivos para plantas:
Los nutrientes para plantas pueden clasificarse principalmente según su procedencia (composición) y su uso (según la necesidad de las plantas en cada etapa).
La procedencia de los nutrientes y su composición nos indican también si son fácilmente absorbibles por las plantas o son de transformación más lenta.
Las plantas no tienen estómago como los animales, por lo que dependen de microorganismos como hongos y bacterias para descomponer la materia orgánica y que sea fácilmente absorbible por las raíces. Esto ocurre por ejemplo en los abonos orgánicos en polvo.
En términos generales, las plantas de marihuana absorben de forma más rápida los abonos minerales que los orgánicos, aunque la mayoría de los abonos orgánicos en formato líquido se presentan “pre-digeridos”, es decir, mezclados en tanques con bacterias beneficiosas y oxígeno para descomponer los productos orgánicos y ser más fáciles de absorber.
Tipos de abonos y aditivos según su procedencia (composición):
1- Fertilizantes y aditivos orgánicos (biológicos):
Los abonos y aditivos orgánicos contienen elementos procedentes de fuentes naturales como vegetales, algas, guanos u otros. Suelen aportar mayor variedad de nutrientes y compuestos, lo que se traduce en olores y sabores de las cosechas intensos y originales de cada variedad.
Combinados de forma correcta pueden ofrecer altas producciones igual que con abonos minerales con unas cualidades organolépticas superiores.
Se absorben de forma más lenta que los minerales, por lo que son fáciles de usar y te será más difícil sobre fertilizar las plantas.
El lavado de raíces es más fácil con nutrientes orgánicos, las plantas metabolizarán los nutrientes rápidamente.
Son respetuosos con el medio ambiente.
2- Fertilizantes y aditivos minerales (químicos):
Los abonos y aditivos minerales no parten de elementos naturales como los biológicos, pero las plantas los asimilan más rápido que los nutrientes orgánicos. Al absorberse fácilmente, las plantas muestran avances más rápidamente, por lo que es más fácil obtener producciones altas, pero también es más fácil sobre fertilizar tus plantas.
Es por ello también que hay que ser meticuloso en la frecuencia y dosificación de este tipo de nutrientes y observar el aspecto de nuestras plantas para evitar bloqueos de raíces. Es muy recomendable el uso de enzimas durante el cultivo y limpiadores al final de floración para facilitar el proceso del lavado de raíces y evitar un mal sabor de los cogollos.
Los productos minerales suelen ser más económicos y concentrados los biológicos.
3- Fertilizantes y aditivos bio-minerales (orgánico-minerales):
Los abonos y aditivos minerales suelen estar compuestos por una base orgánica y nutrientes minerales, lo que los hace fácilmente absorbibles por las plantas.
El cultivo de marihuana con este tipo de nutrientes proporciona a las plantas una nutrición completa para un desarrollo garantizado, una producción abundante y de calidad.
Son más fáciles de usar que los minerales, pues no crean sales indeseadas con tanta facilidad.
Si haces un buen lavado de raíces a tus plantas unos 10 días antes de la cosecha obtendrás una marihuana con sabores y aromas intensos como la que se consigue con abonos orgánicos, en el equilibrio se encuentra la perfección.
Suelen ir muy concentrados, por lo que hay que estar atentos a la dosificación que indica el fabricante.
Según la etapa en que se encuentren tus plantas deberás usar distintos tipos de abonos y aditivos.
Tipos de fertilizantes y aditivos según su función:
1- Estimulantes de raíces: (Raimil, Rizomin, Rizoclon)

Los productos para el enraizamiento o enraizantes son abonos con altos contenidos en Fito - hormonas, principalmente auxinas, que actúan como señales químicas que le indican a las células en que especializarse. El aporte de estas Fito - hormonas (hormonas naturales producidas por las plantas) no es imprescindible ya que las plantas las sintetiza, pero favorecen y aceleran el crecimiento del sistema de raíces y por lo tanto la cantidad de nutrientes que la marihuana puede absorber y transformar en nuevos tejidos.
Es muy recomendable usar un estimulante de raíces desde que plantas tus semillas germinadas o esquejes (clones), durante las primeras semanas de crecimiento, cada vez que trasplantes y en mantenimiento de plantas madre.
Las micorrizas y trichodermas no son abonos ni estimulantes, pero son microorganismos beneficiosos que favorecen la creación y protección de las raíces. Si vas a aportar una nutrición orgánica a tus plantas, te recomendamos usar micorrizas y trichodermas para favorecer al sistema radicular (si cultivas con nutrición mineral no serán tan efectivas, ya que los abonos minerales eliminan las cepas de micorrizas y trichodermas).
2- Abonos (fertilizantes) de crecimiento: (In Vitro, Boomrapid)
Las plantas de cannabis, durante la etapa de crecimiento, necesitan principalmente nitrógeno, fósforo y potasio (NPK). Los abonos de crecimiento contienen nitrógeno en mayor proporción que fósforo y potasio, ya que el nitrógeno es el elemento más usado por las plantas a la hora de crear nuevos tallos, brotes y hojas, además de aumentar los niveles de clorofila y con ello mejorar el aspecto general de la planta.
Nitrógeno (N), suele presentarse en los abonos en forma de nitrato (NO-3) y amonio (NH+4. Dada su abundancia en las plantas de marihuana, es el elemento más importante durante este periodo, ya que forma parte de la estructura de la planta (aminoácidos, proteínas…) que forman sus tejidos (raíces, ramas, hojas…) y funciones metabólicas básicas.
Fósforo (P), presentado normalmente en óxido de fósforo, también forma parte de la estructura de las plantas como raíces y pistilos, además de intervenir en funciones metabólicas de gran importancia como la transformación de azúcares.
Potasio (K) presentado normalmente en forma de óxido de potasio, interviene en funciones metabólicas muy importantes como la fotosíntesis, la apertura y cierre de estomas, etc.
Deberás tener en cuenta el tipo de sustrato que vas a usar para empezar a abonar tus plantas. Si usas un sustrato inerte como el coco deberás abonar desde el principio, ya que en caso contrario tus plantas no tendrán ningún nutriente del que alimentarse. Si usas tierras ya abonadas, deberás tener en cuenta el tiempo aproximado que los nutrientes seguirán en el sustrato, por ejemplo, las tierras light como Light Mix de Biobizz contienen unas dos semanas de nutrientes, las medias como Grow Mix contienen unas cuatro semanas de nutrientes y las tierras muy abonadas como Kilomix o All Mix contienen hasta 6 semanas de nutrientes. Esto significa que durante el periodo en que la tierra contenga nutrientes no deberás usar abono de crecimiento, tan sólo estimulantes de raíces. Esto es muy importante de leer y de comprender, si la tierra ya va abonada, no hay que abonar nada durante el periodo que indica el fabricante, solamente riegos con fertilizante radicular.
3- Abonos (fertilizantes) de floración: (Gomabloom, Floraboom)
Las plantas de marihuana durante la etapa de floración dirigen su energía a crear nuevas flores (cogollos) y cannabinoides (THC, CBD, CBN, CBG , …), por lo que la demanda de fósforo y potasio aumenta notablemente y la demanda de nitrógeno disminuirá (aunque seguirá necesitando menores proporciones), ya que la planta ya no se dedicará a crear nuevas hojas o tallos. Por lo tanto, los fertilizantes de floración también son abonos tipo NPK en distintas proporciones que los fertilizantes de crecimiento.
Si durante el proceso de floración existe un exceso de nitrógeno o magnesio las plantas tendrán su nivel de clorofila demasiado alto y será difícil realizar un lavado de raíces, que, si no consigues hacer bien, alterará negativamente el sabor de la marihuana.
Deberás empezar a usar abono de floración a partir de los 10-15 días del cambio de fotoperiodo (cambio de horas de luz), concretamente cuando empieces a ver agrupaciones de pistilos (pelitos blancos) por toda la planta.
4- Estimulantes, boosters o aceleradores del metabolismo: (Biotonex, Biotonic, Pocion Vit)
Las plantas de marihuana absorben los nutrientes principalmente por las raíces y los transforman según el uso que den a cada uno de ellos, cubriendo de esta forma cada una de sus necesidades. Los estimulantes o boosters están compuestos principalmente por sustancias húmicas y fúlvicas que facilitan la absorción y transporte de nutrientes por las células de las plantas. Suelen contener además vitaminas y aminoácidos, que son clave en la formación de nuevos tejidos.
Si tus plantas van a empezar la fase de floración es muy recomendable además usar un estimulante de floración o acelerador del metabolismo, para favorecer a las plantas a crear nuevos cogollos y cannabinoides. En términos generales, los estimulantes de floración se usan durante todo el periodo de floración (respetando la frecuencia y proporción que indique el fabricante y observando el comportamiento de las plantas).
5- PK o engordadores del cogollo: (Redboom, Revienta Cogollos, Super Potent Buds)
La marihuana demanda grandes cantidades de fósforo y potasio durante la floración, en especial a partir de la 3ª-4ª semana de floración, con el objetivo de crear nuevas flores. Es por ello, que además de tener que usar un fertilizante de floración para alimentar a tus plantas, si les proporcionas fósforo y potasio extra aumentará la producción y peso de los cogollos.
Siempre hay que ser cuidadoso a la hora de usar este tipo de productos, pues hay que tener en cuenta que ya le aportas fósforo y potasio en la nutrición base y si te excedes puedes bloquear las raíces de tus plantas y crearles carencias de otros tipos, así como reacciones adversas como la creación de nuevas flores a la hora de la maduración.
6- Enzimas: (Brutalzym, Raisana)
Las enzimas son compuestos que favorecen determinadas reacciones bioquímicas como la creación de ácido cítrico.
Usar enzimas en cultivos de marihuana ayuda a descomponer la materia orgánica como las raíces muertas y a descomponer las sales indeseadas que se generan y acumulan en el sustrato y las raíces, manteniendo de esta forma el equilibrio en el sustrato y mejorando la absorción de nutrientes. Es muy recomendable el uso de enzimas durante todo el cultivo, especialmente durante la floración y en cultivos con altas nutriciones o que utilicen agua del grifo. Siempre te recomendamos usar agua osmotizada o con baja concentración de sales.
7- Otros aditivos o complementos nutricionales para marihuana
Además de todos los nutrientes anteriormente nombrados, las plantas en ocasiones necesitan además algunos aditivos o complementos nutritivos para cubrir todas las necesidades de las plantas en todo momento y obtener la calidad de marihuana que deseas. Hay distintos tipos de aditivos, desde carbohidratos y azúcares para aumentar la densidad y peso de los cogollos como Maxisugar, resina plus realzadores de los terpenos (aromas). Además, existen monos nutrientes para cubrir necesidades específicas, como nitrógeno, magnesio, calcio o fósforo y evitar carencias en cualquier momento del cultivo.
8- Limpiadores: (Raisana)
El lavado de raíces no es una tarea difícil cuando tienes pocas plantas o usas una nutrición orgánica, ya que en poco tiempo podrás bajar el tono de color de tus plantas y hacer que metabolicen los nutrientes contenidos. Es recomendable el uso de limpiadores unos 10 días antes de la cosecha.
¿Qué nutrientes usar para tus plantas de marihuana?
los mejores que te puedas permitir. Como ejemplo vamos a tomar la compra que haces de comida; seguro que casi todo el mundo compraría verduras y frutas ecológicas, huevos de corral, etc.…Pero has de adaptar la compra a tu economía y a tus necesidades. Si buscas una producción lógica o alta con aromas originales de tus variedades, más intensos y diversos, será mejor que apuestes por abonos orgánicos. Por otro lado, si buscas una nutrición económica, que ofrezca una producción alta a tu cultivo y no te importa perder parte del sabor y aroma original de cada variedad tu mejor opción son los abonos minerales. Si buscas algo intermedio entre los dos tipos de nutrición anteriormente nombradas puedes optar por abonos bio-minerales.
Debes tener en cuenta también el medio de cultivo o sustrato que vayas a usar, ya que no se abona igual un sustrato de coco que un cultivo en tierra o en cultivos hidropónicos o aeropónicos. Ni todo lo orgánico es bueno ni todo lo mineral es malo. La procedencia de los componentes de un abono es muy importante. No es lo mismo usar un compost o un humus de zonas industriales o contaminadas que el mismo material obtenido de zonas naturales poco explotadas. Y no es lo mismo la calidad de los minerales empleados para hacer medicamentos que los empleados para la industria, que son menos refinados. Por lo tanto, hay que tener en cuenta la composición y procedencia de los abonos.
Cuando abonar tus plantas de marihuana, fase a fase:
Una vez más vamos a diferenciar entre abonar y regar. Regar consiste en hidratar o aportar agua a las plantas y abonar es aportar nutrientes a las plantas. No siempre que se riega hay que abonar, las plantas pueden necesitar agua, pero no nutrientes.
Respecto al tema de cuándo abonar las plantas de cannabis hay muchas posturas y siempre hay que adaptarse a las circunstancias de cada cultivo. Como hemos comentado anteriormente, dependerá del tipo de sustrato, del volumen de la maceta, condiciones medioambientales y las condiciones en que encuentren las plantas.
En términos generales, lo razonable es abonar a baja dosificación más veces que con alta dosificación una sola vez, es decir, usar menos cantidad de abono en el riego, pero más a menudo. Siempre es más fácil identificar y corregir una carencia que un exceso.
1- Abonado durante el enraizado:
En todo tipo de cultivos, una vez germinada y plantada la semilla es ideal empezar a usar estimulante de raíces, durante las 2-3 primeras semanas de crecimiento y en cada trasplante. Los estimulantes de raíces aportan Fito - hormonas y nutrientes que aceleran la formación del sistema radicular y con ello mejoran el desarrollo general de la planta en su momento más vulnerable.
A la hora de aportar nutrientes como el fertilizante de crecimiento, debes tener en cuenta el sustrato que vas a usar. Si usas un sustrato inerte como el coco o la lana de roca deberás usar el abono de crecimiento desde el inicio del cultivo, si usas una tierra abonada, deberás informarte de la cantidad de abono contenida para empezar a abonar, además de observar el aspecto y desarrollo de tus plantas.
Por norma general, durante la fase de enraizado te recomendamos usar 1/3 de la dosificación del abono de crecimiento que te indica el fabricante e ir aumentando durante las 2 primeras semanas hasta llegar a la dosificación indicada.
2- Abonado durante el crecimiento:
Durante la etapa de crecimiento, las plantas de marihuana tienen la función de crear nuevas raíces además de la zona aérea (tallos y hojas). Es por ello por lo que el nitrógeno es el elemento más demandado en esta fase, seguido del potasio y el fósforo.
La carencia de nitrógeno es la más frecuente durante la fase de crecimiento, mostrándose en la planta como una pérdida de verdor en su aspecto general. Puede corregirse fácilmente con tu abono de crecimiento NPK o con un mono nutriente de nitrógeno.
Gracias.

Enviado desde mi SM-G950F mediante Tapatalk