Francia, carnicería crea las primeras salchichas con CBD

Un carnicero de 22 años de Marsella creó Ouidi, las salchichas que lleva el cannabidiol incorporado como un ingrediente.

Foto: wikipedia

Un carnicero de 22 años de Marsella creó Ouidi, las salchichas que lleva el cannabidiol incorporado como un ingrediente.

En la ciudad francesa y mediterránea de Marsella un carnicero ha tenido la idea de realizar salchichas con CBD. Estas salchichas o longanizas con cannabidiol no te harán tener ninguna sensación psicotropica, ya que no contiene THC.

El periódico francés y local La Provence se hizo eco de la noticia del carnicero marsellés que había creado la primera salchicha hecha con cáñamo. La carnicería Luca Morant sita en el Distrito 8 de la Marsella ya ofrece desde hace unos días esta “Ouidi” hecha con cannabidiol.

Le llevó mas de un año desarrollar esta receta especial, certificada con 0.0% de THC.”No fue fácil encontrar el equilibrio correcto entre el sabor de la salchicha y el de la flor. También tuve que adaptar la cantidad de CBD que puse dentro para que los consumidores pudieran sentir los beneficios de la molécula “, dice Lucas.

Luca Morand no ha revelado su receta: “Lo que haga para que el CBD se incorpore a la salchicha, seguirá siendo un secreto”, asegura La Provence. En tres semanas, Luca Morand ha vendido unos 15 kilos de salchicha de cáñamo, prometiendo que las barbacoas serían más relajantes que nunca.

El joven carnicero de 22 años llevaba pensando la idea varios años, así se lo dijo a la prensa local. Según dijo, el proceso de creación es el mismo que para cualquier otra salchicha, las diferencias solo estaban en el método de producción, porque las salchichas Ouidi contienen CBD. La salchichas normales se venden sobre 2,30 euros y la de cáñamo Ouidi sobre 4,50.

“Tengo una clientela muy variada e intergeneracional, desde el principio, los jóvenes sabían lo que era, pero las personas mayores, que saben menos sobre el producto, les digo sobre la planta”, contó a La Provenza.

 

Más Artículos
La marihuana en Nueva York perdió una batalla, pero no la guerra
>