Fusarium, el hongo más temido del cultivador de cannabis

El fusarium es un extenso grupo de hongos filamentosos de suelo que prácticamente habita todo el planeta. La mayoría son inofensivos, mientras otros pocos son devastadores y causantes de grandes pérdidas en la agricultura

En el cultivo de cannabis los ataques de hongos son muy frecuentes. Algunos como el mildiu o el oídio son fácilmente detectables y relativamente sencillos de tratar. Otros como la botrytis o el fusarium en ocasiones ya es demasiado tarde cuando nos damos cuenta que alguna de nuestras plantas ha sufrido su ataque. Y especialmente el fusarium, causante de la muerte de una planta aparentemente sana en apenas unas horas.

El fusarium es un extenso grupo de hongos filamentosos de suelo que prácticamente habita todo el planeta. La mayoría son inofensivos, mientras otros pocos son devastadores y causantes de grandes pérdidas en la agricultura. Los científicos debaten su sistema de clasificación, que en muchas ocasiones se basa en el tipo de enfermedad que causan. Así que los principales grupos los forman:

  • Fusarium del cáncer del tallo: está formado por seis especies: Fusarium sulphureum, Fusarium graminearum, Fusarium lateritium, Fusarium  sambucinum, Fusarium avenaceum y Fusarium culmorum
  • Fusarium de la putrefacción de la raíz: causado principalmente por Fusarium solani
  • Fusarium del marchitamiento vascular: es un hongo vascular causado por un patógeno del xilema llamado Fusarium oxysporu.

SÍNTOMAS Y DAÑOS

Dependiendo del grupo basado en el tipo de enfermedad que causan, tanto los síntomas como los daños puedes variar ligeramente. Los síntomas del Fusarium del cáncer del tallo comienzan con la lesión de la epidermis, a la que le sigue una clorosis, es decir pérdida de color, y finalmente necrosis o muerte del tejido. Las hojas de la planta afectada o de sólo alguna rama se marchitarán rápidamente pero no se desprenderán de la planta.

Los síntomas del Fusarium de la podredumbre de raíces puede confundirse con el Fusarium del cáncer del tallo ya que ambos provocan un cancro allá donde atacan. Sin embargo en éste la decoloración de color rojizo del xilema. Al tratarse de un hongo saprofito, puede colonizar tejido de la planta que esté muriendo o que ya esté muerto. Se aprovechan principalmente de cualquier herida para comenzar su ataque.Condiciones de alta humedad y calor, hace que sus esporas germinen rápidamente .

Finalmente, el Fusarium de marchitamiento vascular es también un hongo saprofito. Puede sobrevivir tanto en un sustrato, como en los restos de las plantas. Normalmente se aprovecha de alguna herida para introducirse en la planta y expandirse hasta alcanzar el xilema. Posteriormente y mediante el tejido vascular, infecta toda la planta. La asimilación de agua y nutrientes se ve limitada, las hojas se marchitan y para terminar la planta muere.

CONTROL Y TRATAMIENTO

Realmente el tratamiento para el Fusarium es muy complicado. Una vez el hongo ataca una planta, ésta tiene bastantes probabilidades de terminar muriendo. Incluso es muy difícil de controlar, ya que es capaz de sobrevivir en un sustrato largos períodos esperando las condiciones apropiadas para atacar a cualquier planta que se cultive en ese sustrato. Además al se saprofito, puede hospedarse en cualquier tipo de materia orgánica en descomposición o no, incluidos cadáveres, excrementos u hojas muertas.

Como prevención, intenta mantener las plantas del cultivo lo menos estresadas posibles. Evita riegos excesivos, abonos nitrogenados o fosforados, así como heridas o roturas al realizar alguna poda o trasplante. Si una planta del cultivo sospechas que ha sido infectada por Fusarium, retírala lo antes posible. El sustrato de esa planta no es reutilizable pues puede contener esporas. Incluso la maceta conviene desinfectarla bien antes de volver a usarla.

El uso de fungicidas químicos puede ser de gran ayuda en cultivos donde en pasadas temporadas el Fusarium atacó alguna planta. También el uso de Trichodermas resulta bastante eficaz. Se trata de un hongo beneficioso que coloniza rápidamente las raíces de las plantas y ataca, parasita y/o se alimenta de otros hongos como puede ser el propio Fusarium y la Botrytis.

Más Artículos
Variedades de leyenda: Cinderella 99, el “santo grial”
>