Galletas de cannabis, coco y chocolate, hazlas tú mismo

Una receta muy sencilla para preparar nuestras propias galletas y poder disfrutar de varios productos que nos gustan en una sola “cookie”

INGREDIENTES

  • 2 claras de huevo
  • 100 gramos de azúcar glass
  • 100 gramos de mantequilla cannábica o cannabutter
  • 60 gramos de coco rallado + un poco para decorar.
  • 70 gramos de harina
  • 1 tableta de chocolate (puedes ser chocolate para repostería o chocolate con leche)

PREPARACIÓN

Comenzamos haciendo la mantequilla de cannabis. Para ello ponemos un cazo a fuego bajo y añadimos unos 125 gramos de mantequilla. Una vez se haya derretido, añadimos 5 gramos de cogollos triturados y dejamos cocinar durante unos 40 minutos, removiendo para que no se nos pegue y queme. Retiramos, colamos en un filtro de café para eliminar la materia vegetal del cogollo, y reservamos.

Continuamos separando las claras de las yemas de los dos huevos. Las yemas las guardamos pues no nos hacen falta, las puedes usar otro día en una tortilla. A las claras les añadimos una pizca de sal y las batimos hasta el punto de nieve. Y también reservamos.

Con la mantequilla cannábica a temperatura ambiente, con una textura de pomada ligera, le añadimos el azúcar glasseado y removemos bien hasta conseguir una crema homogénea. Después añadimos sobre esta crema la harina tamizada, es decir pasada por un colador. También añadimos casi todo el coco rayado (guardaremos un poco para decorar) y mezclamos todo bien hasta integrar perfectamente todos los ingredientes.

Para terminar, añadimos la clara montada a punto de nieve, y mezclamos muy lentamente, de abajo a arriba en movimientos envolventes. No queremos que las pequeñas burbujas de aire de las claras montadas exploten y la masa pierda esponjosidad. Es buen momento para encender el horno y que vaya precalentando a 180ºC.

Sobre una bandeja de horno colocamos un papel sulfurizado que untaremos con mantequilla. Y vamos poniendo encima nuestras galletas. Para ello o bien podemos usar una manga pastelera, o un par de cucharas. Con una cogemos la masa y con la otra nos ayudamos para dejarla sobre el papel de horno. Usa poca masa para cada galleta, ya que tiende a expandirse bastante y te pueden salir enormes. Haz primero unas pruebas con diferentes tamaños y grosor y hornéalas para ver cómo te quedan mejor.

Cuando las galletas estén doraditas por los bordes, las retiramos y dejamos a enfriar. Horneamos así todas las galletas que nos queden. Si nos pasamos, quedarán muy duras y secas. Y ya para finalizar,  fundimos el chocolate al baño maría o en el microondas. Con el chocolate fundido y a una temperatura media, bañamos las galletas y las vamos dejando sobre un papel sulfurado para que cuando el chocolate se enfríe no se quede pegado. Antes, les espolvoreamos un poco de coco rallado por encima a cada una de ellas. Una vez enfríen, ya se pueden disfrutar.

Más Artículos
Estudio: Terpenoides de cannabis “Ejerce actividades antiinflamatorias y antinociceptivas”
>