Galletas danesas cannábicas, fáciles y deliciosas.

Las galletas danesas, conocidas también como galletas de mantequilla o butter cookies, son unas deliciosas galletas muy fáciles de hacer.

Las galletas danesas, conocidas también como galletas de mantequilla o butter cookies, son unas deliciosas galletas muy fáciles de hacer. Sus ingredientes únicamente son mantequilla, huevo, harina y azúcar. La mantequilla y el azúcar son responsables de su textura crujiente.

Fueron creadas por la empresa Royal Dansk, fundada en 1966 en la isla de Fionia en Dinamarca. Y tan famosas como las galletas son la caja redonda azul de metal en las que comúnmente se pueden adquirir. De hecho ¿quién no tiene en su casa alguna de estas cajas dándole otro uso tras vaciarla?

Las galletas de mantequilla clásicas no incorporan ningún otro ingrediente, aunque actualmente se elaboran también con chocolate o vainilla. También suelen ser de forma variada como circulares, cuadradas, ovaladas, en lazo, etc, además de servirse en de papel. En muchos países europeos, América del Norte y Centro América, son muy típicas durante las navidades.

En nuestro post de hoy, como viene siendo habitual, adaptaremos la receta clásica de estas galletas danesas para darle el toque especial que aporta la marihuana. Son una manera saludable y diferente de consumir cannabis, sea con fines recreativos o terapéuticos.

INGREDIENTES PARA LAS GALLETAS DANESAS CANNÁBICAS

  • Un huevo
  • 100 gramos de azúcar
  • 225 gramos de mantequilla
  • 10 gramos de cogollos de cannabis
  • 420 gramos de harina
  • Una cucharadita de levadura de repostería
  • Una cucharadita de esencia de vainilla

ELABORACIÓN

Como siempre, el primer paso será integrar la marihuana un ingrediente graso, en este caso mantequilla. Para hacer una cannabutter o mantequilla cannábica, simplemente derretimos la mantequilla y añadimos los cogollos triturados. Cocinamos durante unos 30 minutos a una temperatura de no más de 110-120 ºC. Colamos para retirar la materia vegetal y dejamos que enfríe a temperatura ambiente.

Una vez la mantequilla haya enfriado, añadimos el azúcar y batimos hasta que consigamos una masa cremosa. Añadimos el huevo y batimos de nuevo. Después añadimos también la harina, la levadura y la esencia de vainilla y volvemos a batir hasta que veamos que podemos continuar amasando a mano. Mientras tanto, precaliente el horno a 200ºC.

Con la ayuda de un rodillo, extendemos la masa sobre una superficie limpia, que quede aproximadamente de medio cm de grosor. Si no tienes moldes para hacer galletas, puedes usar un vaso pequeño o chupito, dándole la vuelta y presionando sobre la masa para cortarla. La masa sobrante vuelve a estirarla de nuevo con el rodillo y repite hasta terminarla.

Pon las galletas en una bandeja de horno, bien untada con un poco de aceite o con papel de horno antiadherente. Hornéalas unos 10 minutos o hasta que estén doradas. Retíralas del horno y déjalas enfriar completamente antes de disfrutarlas.

Como consejo final, divide la cantidad de galletas que has conseguido hacer entre 10. Así sabrás qué cantidad de cannabis contiene cada una. En cualquier caso, no comas más del equivalente a un gramo de cannabis, una cantidad muy respetable y que te proporcionará unos efectos increíbles.

 

Más Artículos
Una ‘app’ uruguaya rastrea procesos de producción y distribución de marihuana
>