Guía completa para como cultivar marihuana en casa [paso a paso]

En esta guía completa para como cultivar marihuana en casa te contaremos de una manera fácil y paso a paso todo lo necesario para que un cultivo termine en éxito

SOG

En esta guía completa para como cultivar marihuana en casa te contaremos de una manera fácil y paso a paso todo lo necesario para que un cultivo termine en éxito. Son muchos los errores que se suelen cometer en un primer cultivo y la intención de este post de hoy será

Como se planta una semilla de marihuana en casa

Cuando se cultiva en interior se gozan de muchas ventajas con respecto a hacerlo en exterior. La más importante, es el control total del clima. No existirán días nublados ni mucho menos lluvias que puedan retrasar el crecimiento o poner en peligro los cogollos en floración. Además las plagas serán menos numerosas, pero también más agresivas al no contar con depredadores naturales.

como cultivar marihuana en casa

Lo primero y más importante será crear un buen entorno para las plantas. Esto lo conseguiremos con la iluminación y la ventilación. Contar con un armario de cultivo ayudará, aunque no es imprescindible en absoluto. La variedad que se vaya a cultivar, las macetas, sustrato y los abonos, deberían quedar en segundo plano al principio. Habrá tiempo para todo eso una vez hayamos planeado lo más importante.

Como cultivar marihuana en casa: la iluminación

La iluminación es el pilar básico de cualquier cultivo. Podemos tener las mejores semillas y los mejores abonos, que sin una luz apropiada poco conseguiremos. Principalmente existen 4 tipos de iluminación que se considera apropiada para el cultivo en interior, cada una con sus ventajas e inconvenientes. Lo que hay que tener claro, que el mayor gasto lo tendremos en el sistema de iluminación, tanto en coste como en su consumo mensual.

  • CFL: comúnmente llamados fluorescentes o de bajo consumo. Es un tipo de iluminación económico, duradero y de baja emisión de calor, usado frecuentemente en fases de crecimiento, mantenimiento de plantas madre o enraizado de esquejes. Aunque es una opción en floración, es sin duda la menos usada por los bajos rendimientos que ofrece.
  • HM y HPS: los haluros o halogenuros metálicos (HM) son lámparas de alta intensidad especiales para la fase de crecimiento. Las lámparas de vapor de sodio (HPS) son indicadas para floración, o para crecimiento y floración en caso de ser mixtas. Es el tipo de iluminación más usado hoy en día por su relativamente bajo coste y buenos rendimientos. Emiten mucha calor y su duración es baja.
  • LEC: son lámparas de alta intensidad que se podría definir como un híbrido de haluros metálicos y vapor de sodio, a diferencia del arco interno que es cerámico. Emiten mucha calor, son más duraderas que las HM y HPS, y ofrecen un mejor rendimiento. Están disponibles en diferentes espectros, cada uno de ellos ideal para una fase específica del cultivo.
  • LED: son sin duda la mejor opción, pero también la más cara. Pueden durar muchísimos años sin perder eficiencia. No debemos pensar en un LED como en un sistema de bajo consumo porque no es así. Para conseguir buenos rendimientos se debe optar por un equipo de gran potencia. La gran ventaja de los LED son su baja emisión de calor, además de la multitud de espectros existentes.

¿Cuánta luz se necesita?

En un cultivo interior la iluminación siempre se calcula por espacio de cultivo. Y lo ideal siempre es cubrir todo el espacio. Cualquier espacio vacío significará un menor rendimiento final, y un consumo eléctrico desperdiciado. A continuación pondremos algunos ejemplos sobre la iluminación ideal según el espacio de cultivo disponible:

  • CLF: como decíamos anteriormente, este tipo de iluminación es apropiado para el crecimiento y floración en espacios reducidos. Los CLF de 250W, los de mayor potencia, sería incluso escasos en un espacio de floración de 80x80cm.
  • HM y HPS: para espacios desde 60x60cm hasta 80x80cm, lo ideal serían lámparas de 250W. Para espacios desde 80x80cm hasta 100x100cm lo ideal serían 400W. En espacio de cultivo desde 100x100cm hasta 120x120cm lo ideal serían 600W. Y para espacios de 120×120 hasta 150×150, lo ideal serían 1000W.
  • LEC: para espacios desde 80x80cm hasta 100x100cm lo ideal serían lámparas de 315W. Para espacios desde 120x120cm hasta 150x150cm lo ideal serían 630W. Y para espacios desde 150x150cm hasta 200x200cm, lo ideal serían 1000W.
  • LED: lo ideal sería usar de 300 a 350W por cada m2 de cultivo. Los sistemas LED están disponibles en multitud de potencias y tamaños, por lo que basándonos en eso buscaremos lo más adecuado para el espacio de cultivo disponible.

Como cultivar marihuana en casa: la ventilación

El sistema de ventilación lo formará el extractor, un ventilador interior, y dependiendo del espacio disponible también un intractor. Sus funciones son dos. Por un lado el evacuar del cultivo el calor que genera el sistema de iluminación. Y por otro y más importante, renovar el aire. La marihuana es una planta que consume una gran cantidad de CO2, llegando a agotar muy rápido el disponible.

Para hacer un cálculo rápido del volumen de extracción necesario, existe una fórmula muy simple. Se debe calcular el volumen del armario en metros cúbicos, multiplicando el resultado x60. A la cifra resultante se le suma la mitad, ya que la longitud y curvas del conducto de extracción y el posible uso de filtro de carbón antiolor reducirán bastante el flujo del extractor.

como cultivar marihuana en casa

Pondremos un ejemplo para que se entienda mejor. En un armario de 100x100cm y 200cm de altura, el volumen serían 2 m3. Lo multiplicamos x60 y obtendríamos 120. Y le sumamos la mitad, es decir 120+60. Así que el extractor que precisaríamos sería de 180 m3/h o con un flujo aproximado, siempre mejor si es un poco superior que un poco inferior.

En cuanto a la intracción, en armarios de pequeñas dimensiones será suficiente la extracción pasiva, es decir el aire que forzado por el extractor se introduce por cremalleras y ventanas del armario. En armarios de gran tamaño sí será obligatorio. Se suele usar entre un 50% y 60% del volumen del extractor. Siguiendo con el ejemplo anterior, con un intractor de 90-110 m3/h sería suficiente.

Un ventilador interior es también muy importante, ya que fortalece los tallos de las plantas, refresca las puntas situadas próximas a la lámpara y en gran medida evita la aparición de hongos. Dependiendo del tamaño de la zona de cultivo puede ser suficiente un pequeño ventilador oscilantes, o varios. En cualquier caso todas las plantas del cultivo deberían notar el flujo de aire del ventilador.

Como cultivar marihuana en casa: cantidad y tamaño de las macetas

El número y tamaño de las macetas siempre dependerá de los gustos de cada cultivador. A mayor número de plantas, más rápido conseguiremos cubrir todo el espacio de cultivo y más corta será la fase de crecimiento. Y cuantas menos plantas se cultiven, mayor será la fase de crecimiento ya que obligará a podar o realizar un guiado de ramas para cubrir todo el espacio disponible. También dependerá de si partimos de semillas o esquejes.

como cultivar marihuana en casa

Por ejemplo para un espacio de cultivo de 100x100cm, podríamos usar las siguientes combinaciones:

  • 8-9 macetas de 11 litros
  • 14-16 macetas de 7 litros
  • 36-49 macetas de 3 litros

Para un espacio de cultivo de 120x120cm, podríamos optar por:

  • 14-16 macetas de 11 litros
  • 23-25 macetas de 7 litros
  • 64-81 macetas de 3 litros

Y para un espacio de cultivo de 150x150cm, podríamos usar:

  • 23-25 macetas de 11 litros
  • 33-36 macetas de 7 litros
  • 81-100 macetas de 3 litros

Como cultivar marihuana en casa: sustrato y abonos

Son dos cosas en las que nunca se debe escatimar. El sustrato será el soporte para las raíces de las plantas durante lo que dure el cultivo. Un buen sustrato ante todo debe ser aireado, estar perfectamente compostado y a poder ser esterilizado. Que tenga más o menos nutrientes, hasta cierto punto es indiferente ya que para eso están los abonos, para usar cuando sea necesario.

Los fabricantes de abonos para marihuana, usan cantidades específicas de cada nutriente según la fase de cultivo. Y eso es muy complicado de encontrar en abonos convencionales para plantas de jardín o de interior. Lo básico será un abono de crecimiento, un abono de floración y un potenciador de floración para el engorde de los cogollos. Todo lo que usemos a mayores, servirá para mejorar los rendimientos finales.

Lo ideal siempre es optar por alguna de las gamas completas de los muchos fabricantes de abonos y seguir el programa de cultivo que proporcionan. Aunque las dosis siempre son orientativas, servirá para saber cuando combinar abonos y aditivos en cuanto a la fase de cultivo en la que nos encontremos. Potenciadores de raíz, estimuladores de crecimiento y floración, enzimas… como decimos, al final de todos se beneficiará la planta.

Como cultivar marihuana en casa: las semillas

Es sin duda el tema más controvertido, ya que existen cientos de variedades y los gustos pueden diferir mucho entre cultivadores. Indicas, Sativas, autoflorecientes, regulares, feminizadas, más o menos potentes, con sabores cítricos, inciensados, almizclados… Lo mejor es leer las descripciones que proporcionan los bancos de semilla para encontrar algo que llame la atención.

como cultivar marihuana en casa

Una vez tengamos montado nuestro cultivo interior, será el momento de germinar las semillas. Un método fiable es usar un recipiente tipo tupperware, haciendo una “cama” con una servilleta de papel humedecida sobre la que pondremos las semillas. El recipiente debemos situarlo en un lugar templado y oscuro. En unas 24-48 horas, las semillas habrán germinado y será hora de pasarlas a macetas con sustrato.

No será necesario abonar durante los primeros días o semanas, siempre dependerá de si hemos usado un sustrato ligero de nutrientes (los llamados light) o un sustrato enriquecido (llamados complete u all). Una vez vayamos a comenzar a usar abonos, empezaremos con dosis más bajas, subiendo poco a poco hasta llegar a las dosis recomendadas por el fabricante.

Otros aspectos a tener en cuenta

En cada riego, sea con agua sola o con abonos, es imprescindible regular el pH. Muchos de los problemas en un cultivo son consecuencia de un pH inadecuado. Las plantas para asimilar todos los nutrientes, necesitan que estos se encuentren dentro de un rango de pH entre 6 y 6.5. Por encima o por debajo, algunos nutrientes tienen una menor disponibilidad o directamente no serán asimilables.

La temperatura ideal para un cultivo interior ronda debe rondar los 24º. Por encima las plantas consumen más CO2 del que podamos aportar. Si la temperatura es demasiado baja, inferior a los 14º, a las raíces les cuesta asimilar nutrientes y se ralentiza el crecimiento. En cuanto a la humedad, en crecimiento lo ideal sería del 55%-70% en crecimiento, y 35%-45% en floración.

Más Artículos
sativas
Los 4 mejores consejos para el cultivo de sativas en interior
>