Hormigas en plantas de cannabis ¿buenas o malas?

La presencia de hormigas en una planta de cannabis, sólo puede significar una cosa: peligro. Las hormigas se sirven de cualquier cosa para alimentarse o almacenar en su hormiguero. Se las puede ver transportar desde hojas secas, hasta verdes que arrancan de plantas verdes. También son grandes carroñeros, además de en ocasiones cazadoras de otros insectos. Pero el motivo por el que se sienten atraídos por las plantas de cannabis es otro bien distinto.

Las hormigas también son buenas granjeras. Son capaces de “pastorear” otros insectos de los cuales obtiene beneficio. Es el caso del pulgón y en menor medida también la cochinilla. Las hormigas transportan literalmente a grandes colonias de pulgones a plantas sanas con gran movimiento de savia en su interior. El cannabis es una de ellas. Una vez en las plantas y especialmente en las puntas de crecimiento, los pulgones comienzan a succionar esta savia.

Al digerirse, se, transforma en una melaza que les encanta a las hormigas. Llegan además a proteger a estas colonias de depredadores, y siempre van buscando nuevas zonas de la planta donde poder instalar una nueva colonia de pulgón y seguir obteniendo así más y más melaza. La planta se verá seriamente dañada, además de que el pulgón transmite virus procedentes de otras plantas, lo que puede traer consigo infecciones de todo tipo.

Lo mismo sucede con la cochinilla, que produce una melaza similar a la de los pulgones. Con más dificultad de movimientos que el pulgón, las hormigas las transportan hasta plantas sanas rápidamente, situándolas en el tallo y ramas. Son más difíciles de detectar, puesto que suelen ser de color pardo grisáceo y adherirse al tallo como lapas. En plantas frondosas, la búsqueda se dificulta y hay que prestar mucha atención para localizarlas.

No son la especie más común, pero en zonas de Uruguay por ejemplo, unas hormigas devoran plantas en poco tiempo, especialmente las de pequeño tamaño. Nos han mandado fotos de alguna planta sin hojas, incluso el tallo comido en su zona tierna. En este caso, la única opción posible es la prevención con alguna de las opciones que os daremos a continuación.

CÓMO DESHACERSE DE LAS HORMIGAS

Como venimos diciendo, la presencia de hormigas se suele relacionar principalmente con plagas de pulgón y cochinilla. Los primero que debemos hacer, es revisar bien a fondo toda la planta, sobretodo las puntas de las plantas y bajo las hojas. Alguna hoja algo enrollada, o lacia como con falta de riego, puede ser un síntoma de presencia de pulgón. También ramas y el tallo próximo al suelo.

Para combatir las hormigas, tenemos dos opciones. O indirectamente que es tratando la plaga que seguramente tengamos en la planta. O directamente mediante algún tipo de producto repelente. Normalmente y tratándose de plagas no muy complicadas de combatir, con algunas aplicaciones de Neem, jabón de potasio o diatomeas.

Para ahuyentar las hormigas, algo recomendable al mismo tiempo que se trata la plaga, se puede usar algún producto específico o alguno de los muchos remedios. Desde una maceración de ajo pulverizada cerca de las plantas, hasta talco, tiza o una mezcla de agua con limón o vinagre, ya que los productos ácidos las disuaden de acercarse.

Más Artículos
Exceso de riego: cómo evitarlo, detectarlo y solucionarlo
>