Indígenas de Colombia consiguen permiso para cultivar cannabis

La comunidad espera comenzar la siembra desde el año 2021, recordando que no tienen un límite de cuántas plantas o hectáreas pueden sembrar.

indigenas
Macfoto

Colombia y el cannabis, una relación cada vez más estrecha. Tanto es así que no sólo las grandes corporaciones canadienses obtendrán provecho de las cálidas y fértiles tierras excafeteras, ahora cannábicas.

Sus pueblos originarios también serán de la partida, según publica Un Minuto Radio.

Es que indígenas de la comunidad Misak consiguieron el permiso para cultivar marihuana medicinal.

La comunidad espera comenzar la siembra desde el año 2021, recordando que no tienen un límite de cuántas plantas o hectáreas pueden sembrar.

Es sabido que el territorio colombiano ha sido uno de los que más utiliza la coca para fines psicoactivos, y el departamento del Cauca, en particular, ha sido una de las zonas más golpeadas por el conflicto y el narcotrafico.

Colombia y el departamento del suroeste ahora le apuntan a aprovechar algunos cultivos para otros usos, recordando que el Ministerio de Salud mediante el decreto 613 del 10 de abril de 2017 autorizó el empleo de la semilla de marihuana solo con fines para aliviar dolencias y también para “evaluación, seguimiento y control de las actividades de importación, exportación, cultivo, producción, distribución y uso de la semilla”.

Desde que Colombia reguló la producción de cannabis con fines medicinales y científicos, y hasta el 30 de abril de este año, el Ministerio de Justicia había expedido 656 licencias de cultivo de cannabis en el país.

La mayoría de las licencias están concentradas en Cundinamarca (centro), seguida por Antioquia (oeste).

De todos los permisos expedidos, 394 son para el cultivo de cannabis no psicoactivo; 164, para cannabis psicoactivo, y hay 98 licencias para producción de semillas para siembra.

Mostrando lo mejor del departamento, el Cauca producirá también cannabis legal de uso medicinal y científico, quienes lo producirán serán miembros de la comunidad indígena Misak del departamento, que el pasado 15 de mayo se convirtió en la primera comunidad indígena a la que el Ministerio de Justicia le otorgó una licencia de cultivo de la marihuana.

PUEBLO MISAK

Según la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC el pueblo Misak que significa (Hijos del agua, la palabra y los sueños), se concentra en el departamento del Cauca, en donde habita el 91,3 por ciento de la población (19.244 personas), en la cultura Misak la tierra y el trabajo colectivo están estrechamente ligados.

Es gracias al cuidado del trabajo conjunto que la tierra se calienta y se reproduce. La base de la economía Misak es la agricultura.

Siendo un pueblo agrícola, sus productos varían de acuerdo con la altitud; es así como en las zonas bajas cultivan maíz, mientras que en las partes altas se cultiva papa y cebolla.

Sin embargo, esta zona de Colombia también es un terreno en el que se cultivan más hectáreas de coca, pues el departamento es el cuarto a nivel nacional donde hay más hectáreas sembradas y también es el departamento que produce casi toda la marihuana ilegal del país.

PROYECTO

El proyecto que le otorgó la licencia a los indígenas y que permitió dar un nuevo paso para el pueblo aún está en proceso, sin embargo, esperan comenzar la siembra a principios del 2021.
Como la licencia que les concedió el Ministerio es para producir cannabis no psicoactivo, no tienen un límite de cuántas plantas o hectáreas pueden sembrar.

Y además de la producción de derivados del cannabis, que les permite la licencia, también están autorizados legalmente para producir semillas para la siembra.

El proyecto que le otorgó a licencia a los indígenas aún está en proceso, sin embargo, esperan comenzar la siembra a principios del 2021.

Como la licencia que les concedió el Ministerio es para producir cannabis no psicoactivo, no tienen un límite de cuántas plantas o hectáreas pueden sembrar.

Y además de la producción de derivados del cannabis, que les permite la licencia, también están autorizados legalmente para producir semillas para la siembra.

En el proyecto participarán directamente cerca de 100 personas misak, e indirectamente otras 500 personas, entre misak, campesinos y afrocolombianos.

Liliana Pechené, lideresa indígena del pueblo Misak, explicó que (…) “Este proyecto es importante para cambiar la concepción de Cauca, que ha sido “estigmatizado por los cultivos ilícitos y por el conflicto; al igual que la planta, que nosotros los pueblos indígenas hemos usado ancestralmente como medicina. Por eso para nosotros este proyecto es un gran reto, pero también una esperanza para el departamento, y una oportunidad de trabajar por la paz”. Añadiendo que (…) “Que todo se coordina desde la Sociedad Pharma Indígena Misak Manasr, esta palabra significa en lengua misak ‘planta inmortal que conecta al ser humano con el ser medicinal”.

Los Misak ya cuentan con el apoyo de dos universidades del país: la Universidad del Cauca y la Universidad de los Andes, que los están asesorando académica y técnicamente y han logrado alianzas con pueblos indígenas de Canadá y Estados Unidos.

Más Artículos
argentina
Argentina, el profe Loza cumple uno de sus deseos
>