Irlanda, se queja en la comisaría de la calidad de su marihuana comprada

En Irlanda un hombre de 33 años llevó una bolsa de cannabis a una comisaría de policía para quejarse de que “no era de buena calidad”. Arthur Liwembe, de 33 años, de Malawi, admitió haber comprado cannabis. Fue arrestado inmediatamente después de enseñar marihuana que había adquirido y que no estaba satisfecho con su calidad.

La persona registrada en el centro irlandés de solicitantes de asilo, admitió haber adquirido marihuana. Según el Irish Independent , el juez John Hughes dijo que el comportamiento de Liwembe era “al menos ilógico” y señaló padecer psicosis inducida por el cannabis.

El Tribunal de Distrito de Dublín supo que el 10 de julio del año pasado, Liwembe fue al puesto de policía de Kilmainham y le mostró a los policías una bolsita de cannabis por un valor de 10 euros.

El policía le dijo al juez que “el hombre compró marihuana y pensó que no era de buena calidad. Por eso vino a la comisaría de policía”.

Durante el arresto, la policía registró a Liwembe y le encontró un cuchillo para abrir cajas que utilizaba como herramienta. Su abogada, Anne Fitzgibbon, dijo que el cuchillo lo usaba en su trabajo. El hombre trabaja como personal de mantenimiento en una empresa local.

Por ahora el caso esta aplazado y Liwembe se encuentra en libertad condicional.

Varios casos parecidos

No es la primera vez que se dan este tipo de casos. En la ciudad polaca de Zakopane, hace unos meses, un turista también fue a una comisaría preguntando si alguien había encontrado una bolsa de cannabis que había perdido. Posteriormente fue detenido y acusado de posesión de sustancias prohibidas.

  • Más Artículos
    En Puerto Rico nacen los mejores maestros del cannabis
    >