La chinche verde o chinche hedionda en cultivos de cannabis

Son originarias de China, Japón, Corea y Taiwán, y en Estados Unidos y México, son un serio problema para la agricultura

Foto youtube

La chinche verde, también llamada “chinche apestosa” o “chinche hedionda“, es una plaga bastante conocida y cada vez más extendida. Son originarias de China, Japón, Corea y Taiwán, y en Estados Unidos y México, son un serio problema para la agricultura especialmente en las dos últimas décadas. Su nombre se debe a que cuando se ven amenazadas, segregan una sustancia de olor nauseabundo como sistema de defensa. Este olor desagradable proviene de unas glándulas repugnatorias situadas junto al tercer par de patas.

Su color como indica el nombre es verde, pero con la edad o la llegada del otoño se vuelven de color marrón. Ésto en estado adulto, ya que atraviesan primero varios estadios en los que su cuerpo sufre una curiosa transformación. Los adultos miden alrededor de 17 mm de longitud y unos 5-7 mm de ancho. Es una especie cosmopolita y polífaga que prácticamente se encuentran por todas partes. Se alimentan sorbiendo la savia de una gran variedad de plantas, y el cannabis se encuentra dentro de sus preferidas.

Dependiendo de la zona climática, tienen de una sola generación por año, hasta las seis generaciones por año en zonas subtropicales. Los adultos emergen con la llegada de la primavera (desde finales de abril a mediados de mayo). No tardan en aparearse y las hembras realizan sus puestas de huevos entre los meses de mayo y agosto. Los huevos son de forma elíptica, de color amarillo claro a amarillo rojizo, y con unas espinas diminutas que forman finas líneas. El tamaño es de aproximadamente 1, 5mm, algo más largos que anchos.

Cada hembra pone en la parte inferior de las hojas unos 20-30 huevos, unos pegados a los otros. De éstos salen unas pequeñas ninfas de color negro y rojo, las cuales pasan a través de cinco mudas de piel hasta llegar a su estado adulto. Entre los meses de septiembre a octubre buscan lugares donde invernar hasta la primavera siguiente. Y para ello, buscan cobijo en en zonas abrigadas, especialmente en interiores de viviendas y cortezas de árboles.

Como comentábamos, las chinches hediondas tienen cinco etapas ninfales o etapas inmaduras. De su primera etapa a la última, varía de tamaño de 2.4 a los 12 mm de longitud, mayor en su estado adulto. Los ojos son de color rojo oscuro y el abdomen de color amarillo rojizo en la primera etapa, progresando a un color blanco opaco con manchas rojizas en la quinta etapa. Las patas, cabezas y el tórax son de color negro. Además, tienes unas púas o espinas localizadas en el fémur, ante cada ojo y varias en los márgenes laterales del tórax. En su tercer estadio, presenta un color negro con una serie de puntos blancos. Alguna gente llega a confundirlas con mariquitas.

Succionador de savias

Además de succionar la savia de las plantas y debilitarlas, son vectores de enfermedades y virus si anteriormente se han alimentado de una planta enferma. También producen infecciones de hongos o bacterias, haciendo que la planta se deseque o presente malformaciones. Cuando en lugar de pocos individuos la presencia de chinches se convierte en plaga, puede llegar a dañar seriamente los cultivos.

Para combatirlas, lo mejor es usar insecticidas en sus primeros estadios. Si se realizan revisiones periódicas a las plantas, tal vez encontremos bajo alguna hoja alguna puesta de huevos que podremos retirar manualmente. También se pueden emplear algunos remedios caseros a base de ajo, ya que previene su aparición. Conviene además eliminar malas hierbas cercanas a las plantas e ir matando los que encontremos, siempre teniendo presente que su nombre nos puede hacer pasar un mal rato de olores nauseabundos.

Más Artículos
¿Por qué triunfan tanto las variedades autoflorecientes?
>