La floración forzada en plantas de cannabis

Macfoto

Cultivar en exterior en ocasiones puede ser complicado. Las plantas se rigen por fotoperíodos, es decir la duración del día y de la noche, por lo que de manera natural van completando sus fases. Pero en determinadas zonas y dependiendo del clima, puede que las plantas tengan dificultades para terminar la floración. El final de verano y principios de otoño se necesita que sean secos y con la menor cantidad de lluvias posible, lo que en ocasiones es algo utópico.  La solución en estos casos, puede ser la floración forzada.

Esta técnica es algo que conocen muy bien los cultivadores de interior, ya que en cada cultivo la ponen en práctica. Escogen el mejor momento para forzar la floración y obligar a las plantas a detener su crecimiento para comenzar a producir cogollos. Simplemente jugando con los fotoperíodo se consigue ésto. Las plantas de cannabis cuando reciben más de 12 horas de luz, permanecen en fase de crecimiento. En el momento que reciben 12 horas o menos de luz, comienzan a florecer.

¿PARA QUÉ FORZAR LA FLORACIÓN?

Como ya hemos comentado, el principal motivo es el de adelantar la cosecha y evitar las lluvias de final del verano y principio de otoño, algo muy común en zonas del norte de Europa (incluído el norte de España), así como también la llegada de las bajadas drásticas de temperaturas. Este adelanto de la cosecha puede ser de unos pocos días o varias semanas, ya dependerá siempre de cuando el cultivador desee forzarla.

Otro de los motivos, es poder cosechar una planta en cualquier época si el clima lo permite. Podremos forzar la floración de una planta en mayo para cosechar en julio, cuando lo natural sería cosecharla en septiembre/octubre. Llega a ser muy útil disponer de unas cosechas escalonadas por varios motivos, como los tan de moda cogollos crudos por su contenido en THCA.

¿CÓMO FORZAR LA FLORACIÓN?

Pues es muy sencillo. Ya hemos dicho que reduciendo el fotoperíodo a 12 o menos horas de luz, la planta recibirá la señal de que esta reducción se debe a la próxima llegada del otoño, por lo que comenzará a florecer. En interior basta con controlar los fotoperíodos mediante un temporizador. En exterior no podemos apagar el sol, así que debemos buscar otras alternativas para que la planta reciba un mínimo de 12 horas de oscuridad total. Cualquier tipo de contaminación lumínica puede retrasar la floración, o incluso hacer que la planta no llegue a florecer.

Las opciones son varias, desde usar una gran caja de cartón o una lona, hasta meter las plantas en algún alpendre, bodega o el interior de nuestra casa. Lo importante además de garantizar las 12 horas de oscuridad total, es ser constante durante todos los días que dure la floración. Todos los días a la misma hora, se debe dar una oscuridad total a las plantas, y todos los días 12 horas después, se debe exponer las plantas a la mayor cantidad de horas de sol posibles.

Existiría una excepción, que sería si el fotoperíodo exterior ya fuese el de floración. Aproximadamente un mes después de la entrada del verano, las plantas comienzan a florecer ya que han detectado que el otoño se aproxima. Si a nuestra planta a la que hemos estado forzando la floración le faltase 1 mes para cosechar, por ejemplo, no recibiría más de 12 horas de luz en exterior, por lo que seguiría floreciendo sin problemas y nos ahorraríamos todo un mes da tapar y destapar la planta.

Más Artículos
Aprende a regar tus plantas de cannabis correctamente
>