LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
La historia de los vaporizadores y la vaporización de cannabis

La historia de los vaporizadores y la vaporización de cannabis

0 539 vistas

Un vaporizador, es un dispositivo para la extracción de aceites esenciales, que en lugar de la combustión del material, emplea calor controlado para evaporar las sustancias activas. La temperatura de vaporización siempre está por debajo del punto de combustión, por lo que no se llegan a consumir las sustancias tóxicas producto de esta combustión. Es por lo tanto un método de consumo más saludable, sea de tabaco, hierbas o cannabis y derivados.

Es complicado saber exactamente donde y cuando tiene su origen la vaporización. Los datos más antiguos de los que hay constancia nos remontan al antiguo Egipto, donde durante el siglo quinto a.C., Herodoto, un historiador y geógrafo griego que vivió entre el 484 y el 425 a. C., y considerado como el padre de la Historia en el mundo occidental, relató la antigua práctica de los escitas. “Los escitas toman parte de la semilla de cáñamo y las lanzan sobre las piedras calientes al rojo vivo. Inmediatamente se vaporizan y dan un vapor como ningún otro baño de vapor griego pudiese superar. Los escitas, encantados, dan voces de júbilo.“

Cientos de años más tarde, aproximadamente sobre el 1.000 d.C., surgen las shishas o narguiles en la India y Pakistán. Estos primeros “modelos” eran muy rudimentarios, usaban cáscara de coco como base y se calentaban con carbón de madera, logrando extraer las sustancias esenciales sin combustión.  Shisha de proviene de la palabra persa shishe que significa “vaso”. Narguile por su lado proviene del persa nàrgil, que significa “coco”. No son casualidad los nombres que recibe, como vemos.

Hace unos 500 años los narguile se abrieron paso hacia Turquía, llegando a hacerse muy populares entre los intelectuales y las clases altas. También sufrieron una gran evolución, fabricándose cada vez modelos más complejos y detallistas, verdaderas obras de arte. Se comienzan a usar materiales como el barro y el cristal, siendo el origen de los modelos actuales.

Pasaron varios siglos sin que el mundo de la vaporización sufriera grandes avances, hasta que en la década de 1970 se creó un vaporizador llamado como el Tilt. Según el propio fabricante, en pruebas de laboratorio se pudo comprobar que era capaz de liberar un 79% menos de alquitrán que en una pipa convencional. Desgraciadamente, las leyes en contra de la parafernalia hicieron que se retirase al poco tiempo.

En la década de los años 90, un chamán Cherokee llamado Frank William Wood, más conocido como Eagle Bill Amato y bautizado más tarde como el “padre del vapor”, entraría en escena. Bill Eagle fue introducido en la vaporización de cannabis en 1993 por un productor californiano. Éste empleaba una pistola de calor para vaporizar mezclas aromáticas. Más tarde inventaría el “Shake & Vape”, que se basaba en los antiguos métodos que se usaban en el antiguo Egipto, usando indirectamente el calor para vaporizar. El primer Shake & Vape tenía un diseño muy simple pero efectivo. Consistía en una pipa de vidrio que se calentaba por su parte inferior con una llama para encender la propia sustancia. Hoy en día estos modelos se conocen como Eagle Bill en su honor.

Eagle Bill y su invento sería rápidamente evolucionados, naciendo una industria del vapor que que rápidamente logró consolidarse. En 1994 la empresa canadiense BC desarrolló el fue uno de los primeros vaporizadores eléctricos. Éste primer modelo empleaba el calor por conducción, lo que significa que las mezclas aromáticas están en contacto directo con una superficie caliente, siempre por debajo de la temperatura de combustión.

Un año más tarde, en 1995, un holandés llamado Evert Verdamper, tras haber probado una pipa Eagle Bill, decidió combinarla con agua para conseguir un vapor inhalado más suave. Nacieron así los vaporizadores De Verdamper, donde se combinaban los modelos existentes hasta aquel momento. Usó una base típica de los narguile fabricado en cristal de laboratorio, combinado con la idea del Eagle Bill y con una fuente de calor al estilo del antiguo Egipto. Pero en este caso usando una resistencia eléctrica. Y también un flujo de aire que pasa a través de la hierba que consigue extraer todos los cannabinoides deseados.

En los primeros meses del año 1996, en Alemania, Markus Storz registró la patente del vaporizador Volcano, que permite llenar globos con vapor mediante una unidad calefactada, aunque no sería hasta el año 2000 que se empezó a comercializar. Estas primeras unidades del Volcano incorporaban un termostato que permitía regular la temperatura por niveles.

Año a año y mes a mes, fueron fundándose compañías de vaporizadores hasta llegar a los cientos de modelos que podemos disfrutar hoy en día. ¿Qué nos espera en el mundo de la vaporización en los próximos años? Teniendo en cuenta el gran avance que sufrieron en muy pocos años, el futuro parece muy prometedor.

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 8 vistas
"Fumé marihuana justo antes de entrar en el vestuario para pelear contra Andrew Golota... y no me afectó. Le hizo más efecto a él"

0 38 vistas
Cultivar en interior no está exento de sufrir ataques de plagas. Aunque son muchas menos con respecto a las que pueden atacar a plantas de exterior
mexico mariguana

0 235 vistas
El futuro del cannabis en México parece ser promisorio. También parece llegar a gran velocidad.

0 52 vistas
Hace algunos días contábamos acerca de una tienda neoyorquina que vio explotadas sus ventas de parafernalia cannábica justo antes de Navidad.