La importancia del sol en el cultivo de cannabis en exterior

Macfoto

Ahora que los cultivadores comienzan la actividad, vamos a hablar del que quizá sea el pilar de los cultivos al aire libre: el Sol. La exposición de las plantas a la luz del Sol, será determinante tanto para que éstas crezcan más, y las producciones sean más elevadas.

Empezamos hablando de la fotosíntesis. Gracias a la clorofila, que es el pigmento de color verde, las hojas captan la luz solar. Ésta energía luminosa se transforma en energía química. Por un lado las hojas absorben carbono inorgánico de la atmósfera (CO2). Y por otro, las plantas absorben agua y nutrientes del suelo a través de sus raíces y suben hasta las hojas. Cuando se unen unos y otros, la planta sintetiza los nutrientes inorgánicos en orgánicos.

El cannabis es una especie a la que le encanta el sol. Tanto en cantidad como en calidad. Pero como cualquier otro ser vivo, las plantas pueden sufrir tanto excesos como carencias de luz. Los síntomas de los excesos son colapsos al no poder sintetizar más materia orgánica, y el más común que es la debida a la deshidratación que deforman su porte. Se puede apreciar como las plantas tienden a inclinarse en sentido contrario al de la luz. Además las hojas pierden color, muestran quemaduras y se resecan.

La falta de luz es algo que sufren muchas plantas recién nacidas. Es por principalmente por el miedo de los cultivadores principiantes a que el sol las pueda quemar. Las plantas crecen despacio, se estiran buscando el sol, los tallos son tan finos que en ocasiones no llega a sostener las pequeñas hojas, y en casos graves las hojas amarillean al no poder realizar correctamente la fotosíntesis.

La auxina y su relación con el crecimiento

Todos podemos comprobar que cuando colocamos cualquier planta lejos de una ventana, ésta siempre tiende a inclinarse hacia la ventana, ya que luz es imprescindible para hacer la fotosíntesis y sobrevivir. Hace unos años, un equipo del Instituto de Biotecnología de Flandes y de la Universidad de Gante, en Bélgica, ha comprobado que la auxina tiene mucho que ver con la regulación del proceso.

La auxina es una hormona relacionada con el crecimiento vegetal de cualquier planta. Según los investigadores de este estudio, se almacena en sitios específicos de la planta. En los primero días de vida de la planta, el tallo debe enderezarse lo antes posible, por lo que las auxinas se almacenan en su parte inferior, lo que provoca un aumento del tamaño superior más rápido y en consecuencia el tallo crece recto.

Seleccionar un buen lugar para un cultivo en exterior llega a ser determinante. Como norma general, las plantas agradecen cuando se cultivan con orientación sur. Si no es posible, averiguar qué lugar de los disponibles, recibe mayor cantidad de horas de sol. Procura evitar esas zonas sombreadas a causa de edificios, arbustos o árboles.

Más Artículos
Bricomaría: fabricación de un medidor de pH casero
>