La industria del cannabis medicinal en tiempos de coronavirus COVID-19

La pandemia del COVID-19 va a tener unos efectos demoledores en la economía de muchos países del mundo. ¿Qué podría hacer una industria del cannabis legal y regulada?

covid-19

La pandemia del COVID-19 va a tener unos efectos demoledores en la economía de muchos países del mundo. ¿Qué podría hacer una industria del cannabis legal y regulada?

La pandemia del COVID-19 va a tener unos efectos demoledores en la economía de muchos países del mundo. Lo que también parece claro, es que  el cannabis puede ser una gran ayuda económica para las maltrechas economías que este coronavirus va a dejar en un gran número de  países.

Como ejemplo en estos días, una nueva investigación realizada en Nueva Zelanda muestra que el cannabis medicinal es valioso para la recuperación económica de este país. Y si puede ser valioso para una fuerte economía como la neozelandesa, por qué no para las de otros países donde el cannabis tradicionalmente se consume.

Un estudio realizado en Nueva Zelanda

Después de que el estudio mostrase sus resultados, la compañía neozelandesa Puro de cannabis medicinal, se apresuró a pedir al Gobierno del país que se diese prisa en el establecimiento y apoyo a la industria del cannabis medicinal. Esta industria puede proporcionar una enorme ayuda económica a las arcas del estado y población en general.

La compañía Puro cultiva cannabis medicinal con bajo contenido en THC en Nueva Zelanda y ha comenzado con la construcción de su instalación multimillonaria en Marlborough. En ella, habrá un centro de investigación de cannabis medicinal, además de instalaciones con lo último en tecnología para su cultivo en interior.

“Acabamos de encargar un informe de economistas independientes, Agribusiness Group, sobre la capacidad de esta nueva industria para crear empleos para Nueva Zelanda. Muestra que nuestra operación, por sí sola, tiene el potencial de crear hasta 375 empleos a tiempo completo en los próximos dos años. Esto podría eventualmente crecer a 500 empleos de tiempo completo ” dijo el Director Gerente de Puro, Tim Aldridge en comunicado e informaba SCOOP.

Un informe anterior de The AgriBusiness Group concluyó que si el 1% de la población de Nueva Zelanda usaba cannabis medicinal, el mercado podría valer $ 379 millones cada año. A nivel internacional, se estima que el mercado total de cannabis tiene un valor de USD $ 150.000 millones.

Los países tendrán que buscar y crear nuevas industrias

Si va a dejar algo claro esta pandemia mundial, es que todos los países van a sufrir por la pérdida económica. Todos los gobiernos del mundo tendrán que buscar nuevas industrias que puedan ayudar económicamente a sus respectivas naciones. Estas nuevas industrias, contra más poder de captación de recursos en todas direcciones  tengan y por supuesto; contra más limpias, menos contaminantes y sean lo más ecológicas posibles, más posibilidades tendrán de ser aceptadas por gobiernos y ciudadanos.

En este caso, la industria del cannabis medicinal puede ser la candidata perfecta  para estos tiempos que corren de COVID-19. Además, el cannabis en sí y como sus números lo demuestran, no se ha visto mermada en los territorios donde están más avanzados con su regulación legal, todo lo contrario.

Muchas compañías de esta industria verde, creen que es el momento adecuado para darle un impulso regulatorio. A su vez, ese impulso producirá un retorno económico en forma de recaudación de impuestos que ayudará a las arcas gubernamentales de los países que lo regulen.

Los  gobernantes deben preocuparse por el bienestar de sus ciudadanos

El gerente de la compañía neozelandesa de cannabis medicinal Puro llamó a las autoridades de su país para que impulsasen el establecimiento de esta nueva industria en el país. También, el alcalde del Consejo de Distrito de Marlborough, John Leggett, contestó sobre la inversión de la empresa en su término;“Nuestras comunidades y economía necesitan nuevos negocios y oportunidades de empleo, particularmente como parte de nuestra recuperación de COVID-19. Por lo tanto, una empresa implantada en Marlborough como Puro, que aprovecha esa oportunidad y crea empleos locales merece ser apoyada ”.

Esta nueva industria verde y ecológica del cannabis es ambientalmente sostenible. Alrededor de ella se moverán miles de millones. Bien por su aspecto medicinal, en el que muchos están encontrando una solución no tan perjudiciales como con otros medicamentos. Por su uso recreativo, que mueve grandes sumas de dinero sin pagar impuestos al no ser legal en la mayoría del mundo. O por su nuevo re-descubrimiento en su aspecto industrial y que va a crecer hasta cifras inimaginables. Por todo ello, puede ser de gran ayuda económica y repercutiendo en la población.

Fuente de energía verde

Otro aspecto altisimamente valorado y que la producción y cultivo de cannabis puede proporcionar sencillamente es como una fuente de energía verde. La industria del cultivo de esta planta puede limitar las emisiones de carbono y contribuir a cuidar un mundo que debemos cuidar hoy más que nunca.

La regulación del  cannabis es estos en tiempos de la pandemia mundial de coronavirus COVID-19 y después de ella, puede ser una gran ayuda en muchas direcciones; en la salud, en economía, en la ecología, como creadora de empleos, implantación de cultivos amables con la naturaleza, revulsivo de zonas deprimidas, generadora de impuestos y mucho más.

Más Artículos
EEUU, Promesa de votar por la marihuana en 2020
>